• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.478 seguidores

  • Archivos

La insatisfacción permanente (Maytte)

 

Algunas personas parece que son incapaces de sentirse satisfechas… siguen pensando en lo que todavía no han conseguido, en lo que no tienen o en las próximas metas que ellas mismas se imponen alcanzar

 

 La insatisfacción puede apoderarse de nosotros silenciosamente, haciéndonos sentir desanimados, frustrados y hasta molestos con la vida que llevamos. Por eso, es necesario darnos cuenta a tiempo para hacer los cambios necesarios en nuestra actitud y comportamiento para recuperar y mantener el control de nuestra vida, y la alegría cada día.

Algunas personas parece que son incapaces de sentirse satisfechas. En lugar de sentirse contentas y motivadas por todo lo que han logrado, siguen pensando en lo que todavía no han conseguido, en lo que no tienen, pero que sí tienen otros, o en las próximas metas que ellas mismas se imponen alcanzar.

Estas personas, muchas veces, se plantean objetivos muy grandes y difíciles de conseguir, y constantemente están experimentando nuevos deseos. A ellas les cuesta trabajo establecer un límite saludable para sus aspiraciones personales y no pueden aceptar que en esta vida no podemos tener todo lo que deseamos al mismo tiempo.

Detrás de esta actitud se esconde una gran inseguridad, que constantemente las lleva a buscar nuevas fuentes de emoción y esfuerzo para sentirse vivas. Esta es la razón por la que unas personas se sienten satisfechas con todo lo que tienen y otras sienten que todavía no han conseguido lo que realmente necesitan y se embarcan en una especie de carrera loca por alcanzar nuevas y más altas metas, perdiendo la capacidad de detenerse a disfrutar de lo que han conseguido.

Existen otras personas que disfrutan, celebran, comparten y agradecen lo que obtienen producto de su esfuerzo y de los regalos esenciales que la vida les da. Al mantenerse conectadas a esa actitud positiva y al sentimiento de la gratitud, se convierten en la causa que constantemente atrae o genera situaciones positivas y agradables en sus vidas.

Es normal y saludable, hasta cierto punto, satisfacer nuestra motivación al logro al asumir nuevos retos y conseguir las metas que nos hemos propuesto; la motivación para ejercer cierto liderazgo, alcanzar un reconocimiento, aspirar a un cargo o rol de mayor responsabilidad; la motivación de buscar, iniciar y mantener relaciones personales más satisfactorias&, y digo hasta cierto punto porque ello puede convertirse en una fuente de insatisfacción o incluso de malestar si la necesidad o el deseo se vuelven desmedidos.

Claves para sentirnos más satisfechos

Disfruta tus logros. En lugar de continuar buscando nuevas cumbres, detente por un momento para que puedas asimilar tu éxito, disfrutar de tus logros e incorporarlos a tu estilo de vida de una manera positiva.

Vence el perfeccionismo. No permitas que el hábito de perfeccionar las cosas que haces o los proyectos que tienes te impida concretarlos, quedándote en una eterna revisión y búsqueda de la perfección.

Establece límites saludables. Es muy importante plantearte metas no sólo materiales, sino también afectivas y esenciales, para que la consecución de ellas le dé dirección y motivación a tus esfuerzos cotidianos, sin permitir que el medio te cree nuevos deseos y necesidades que no sean reales.

para mayor información sobre estos temas puedes visitar www.maytte.com

 

Anuncios