• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.472 seguidores

  • Archivos

El estrés enemigo oculto (Maytte)

“Respira profundo y suelta todo aquello que cargas, siéntete ligero y liviano, dispuesto a experimentar la aventura de la vida”

 

<!–

Por
Rolando Fraga

–>

Hace unos días, la mamá de un buen amigo sufrió inesperadamente un ataque cardíaco. Yo sé que este tipo de evento siempre nos sorprende a todos, pero en su caso más, pues es una mujer joven, delgada, con un estilo de vida muy sano, una alimentación balanceada, una rutina de ejercicios diaria y con todas sus necesidades cubiertas& hizo que todos nos preguntáramos: ¿Y la dieta? ¿Y el ejercicio? ¿Qué pasó?

Más tarde, analizando la situación, recordamos algunos episodios familiares difíciles, pues supimos que algunos de sus hijos están atravesando momentos duras, unos tienen problemas económicos y laborales, otros de tipo sentimental. Al ser ella el centro emocional de su familia, pues está separada desde hace mucho tiempo, se fue cargando de estrés, con todas esas preocupaciones y emociones negativas, sin saber cómo manejarlas.

A pesar de que hemos leído y escuchado muchas veces acerca de la importancia que tiene para cada uno de nosotros aprender a canalizar el estrés y las emociones negativas para conservar nuestra salud y bienestar, no acabamos de hacer los cambios necesarios para conseguirlo.

Tal parece que necesitáramos que el dolor o la dificultad de lo inesperado se presente en nuestra vida para que podamos tomar la decisión de hacer algo al respecto, impulsados por el miedo.

Cuando somos incapaces de reconocer y expresar las emociones negativas, éstas se quedan represadas dentro de nosotros, esperando el momento en que, a través de una reacción, puedan salir. Por eso es que, la mayoría de las veces, reaccionamos exageradamente frente a una situación que no tiene mayor importancia, porque lo hacemos cargados de toda esa emotividad que hemos acumulado con el tiempo.

Es necesario que aprendamos a canalizar y a liberar emociones como la ira, el temor, la tristeza, la frustración y el resentimiento que llevamos por dentro. Para lo cual, el perdón sigue siendo la herramienta por excelencia, que nos permite sanar emocionalmente y recuperar nuestro bienestar.

Motivada por esta historia que conozco muy de cerca, decidí examinar mis recuerdos para asegurarme de que estuvieran limpios de malas emociones; descubriendo que todavía tenía asuntos pendientes por limpiar algunos de ellos, pues al revivirlos aún sentía algún malestar. Para liberarlos comencé una terapia del perdón; pero no con la intención de liberar a los otros de la responsabilidad de sus acciones equivocadas, sino con el deseo de liberarme yo, para siempre, de cualquiera de las emociones negativas que pudieran empañar mi alegría y capacidad de disfrutar de todos los regalos esenciales que me da la vida.

No vale la pena, vivir apegados al recuerdo de los momentos difíciles y dolorosos que pasamos; tampoco tiene sentido mantener el recuerdo vivo de las personas que nos causaron daño. Vivamos con más tranquilidad el presente, llenos de alegría.

para mayor información sobre estos temas puedes visitar http://www.maytte.com

Anuncios