• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.477 seguidores

  • Archivos

Suelta y vuelve a empezar

“Vale la pena darnos la oportunidad de pasar la página para desconectarnos de aquellas ideas que nos causan estrés, ansiedad o temor. Sólo así tendremos la claridad para afrontar cualquier situación”

La mayoría de las veces afrontamos la vida con una actitud pesimista: nuestra cara refleja un estado de ánimo bajo y negativo, caminamos como en una especie de piloto automático, sin ver a nuestro alrededor para reconocer todos los elementos positivos que también tiene nuestro día. Vamos con el entrecejo fruncido, la boca apretada y los ojos semicerrados, como si estuviéramos ensimismados en nuestros problemas y preocupaciones… Sintiéndonos de esta manera no sólo terminaremos convirtiéndonos en el obstáculo más grande a vencer, sino que nos será difícil recuperar el balance y el bienestar que tanto necesitamos.
Vale la pena darnos la oportunidad de pasar la página para desconectarnos de aquellas ideas o situaciones que nos causan estrés, ansiedad o temor. Sólo así podremos recuperar la claridad necesaria para afrontar, manejar y superar cualquier situación por más difícil que ésta se nos presente.
Quedarnos callados, escondiendo nuestro malestar, no solucionará nada; por el contrario, agravará la situación y nos convertirá en víctimas de ese proceso.
Deja de buscar culpables o responsables de tu malestar y asume la responsabilidad de equilibrar tu estado emocional. Haz algo concreto para salir a flote y mantenerte la mayor parte del tiempo en la superficie de la vida. No permitas que lo que suceda a tu alrededor con una cierta intensidad -y que la mayoría de las veces no depende de ti-, te afecte o te haga perder el optimismo, la confianza y la sonrisa. Ahí donde estés cierra los ojos por un momento y recuerda algún evento feliz o divertido que hayas experimentado en tu vida, conéctate a los sentimientos que tuviste en ese momento y verás cómo automáticamente sonríes sin pensar.
¡Vamos! Cambia tu actitud, sonríe, llena tu mente de ideas y pensamientos optimistas, y actúa en coherencia con ellos. De esta manera estarás participando en la construcción de un futuro positivo mejor para ti y para todos.

Para ponerle buena cara a tu vida
Actúa con entusiasmo. Sacude, físicamente, el cansancio, el desánimo y el pesimismo, moviendo tu cuerpo al aire libre y exponiéndote un poco al sol. Retoma el entusiasmo y ponle pasión a cada movimiento y acción.

Cuida tu jardín interior. Fortalece tu espíritu y mantén tu balance leyendo libros positivos, escuchando música rítmica, alegre y brillante que levante tu ánimo. Realiza actividades manuales y creativas que distraigan tu mente y renueven tus pensamientos.

Rescata momentos agradables. Cada vez que lo necesites recuerda experiencias positivas, llenas de felicidad, optimismo y entusiasmo. Revisa las fotos de los buenos tiempos, mira películas familiares de celebraciones especiales cargadas de alegría, sonrisas y buenos sentimientos. Llénate de ellos.

Estírate y mueve tu cuerpo. No te quedes quieto, tenso y apretado… vamos suéltate un poco, ponte en movimiento, camina, haz ejercicio, ponte en actividad, sobre todo si ésta te divierte, te gusta o te hace sentir muy bien.

Anuncios