• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.481 seguidores

  • Archivos

La Fuerza De Voluntad

“Tu voluntad dependerá,
en gran parte, de la claridad que tengas para reconocer
el beneficio que traerá a tu vida o a la de los tuyos el cambio o el trabajo
que estás haciendo”

Son muchas las personas que hoy en día te prometen una gratificación o un resultado instantáneo si lees sus libros, haces sus cursos o escuchas sus audio libros… pero será tan sencillo alcanzar tus sueños ¿dependerá tan solo de cumplir con los pocos pasos que ellos describen para conseguir tus objetivos?

Yo personalmente creo que sólo podemos alcanzar nuestras metas y potenciar nuestra calidad de vida a través del esfuerzo, el trabajo, la dedicación y la perseverancia, y el elemento indispensable para darle coherencia a todo este proceso, es la voluntad. La voluntad es una de las palabras con mas significado en estos tiempo, porque es la fuerza que nos impulsa a establecer contacto con nuestra verdadera esencia y que nos lleva a conseguir nuestras más altas metas.

El binomio autoestima y voluntad, se convierte en la fuerza interior que nos hace falta para convertir nuestras buenas intenciones en acciones y resultados concretos.
Muchas veces estamos esperando a que algo suceda ajeno a nuestra voluntad, para liberarnos de situaciones o condiciones que no son buenas para nosotros, sin darnos cuenta de que con esa actitud sólo aumentamos el tamaño y la gravedad de nuestros conflictos. Las personas que actúan de esta manera, no saben que pueden tomar el control de sus vidas para cambiar y resolver cualquier situación en la que se encuentren atrapados, a través de su decisión y voluntad.

Algunas veces nos sentimos en una especie de altibajo emocional y, cuando iniciamos el proceso que nos llevaría a conseguir la meta, nos falta la motivación que teníamos inicialmente y hasta es posible que experimentemos el deseo súbito de abandonarlo todo por falta de motivación… Es entonces cuando la voluntad se convierte en esa energía que renueva nuestra convicción en las decisiones que tomamos, y en el compromiso que hicimos de continuar aún a pesar de que aparezcan pequeños obstáculos en el camino. No disperses ni malgastes tu energía, una vez que hayas tomado la decisión de hacer algo, procura centrar tu atención en lo que quieres, no permitas que las cosas que ocurren a tu alrededor o tu ánimo cambiante te desanimen y te hagan abandonar el esfuerzo. La disciplina generalmente nos ayuda a superar estos momentos de crisis, para lograr romper el círculo vicioso en el que nos sentíamos atrapados. Tu voluntad dependerá, en gran parte, de la claridad que tengas para reconocer el beneficio que traerá a tu vida o a la de los tuyos el cambio o el trabajo que estás haciendo.

PARA FORTALECER LA VOLUNTAD

Define con claridad la meta que quieres conseguir y ve por ella, dispuesto a realizar el trabajo necesario para cumplir con tu compromiso. ¡Disfruta del proceso!

Una vez tomada la decisión inicia el trabajo y no te detengas, sin importar lo que suceda a tu alrededor. Coloca tu atención en la meta y dirígete hacia ella, a tu ritmo pero sin detenerte o perder el tiempo.

Una vez que hayas elaborado un plan de acción, vuélvete disciplinado para que te sea más sencillo mantener la voluntad. Crea rutinas para alcanzar lo que quieres y no abandones, ni aplaces el momento de hacerlo.

APRENDER de la persistente oruga

“Un gusanito iba caminando y se encontró con un duendecillo que le preguntó:

¿Hacia dónde te diriges?

Sin dejar de caminar, le contestó:

-Tuve un sueño anoche: que desde las alturas contemplaba todo el valle, me gustó lo que vi y voy camino a la cima más alta para poder verlo.

-Pero estás loco. ¿Cómo vas a llegar a ese lugar? Tú eres una simple oruga que se arrastra por el suelo. ¡Qué iluso eres!

NUESTRO DESTINO ES CRECER SUPERANDO NUESTRAS LIMITACIONES
Y SACÁNDOLE EL MEJOR PROVECHO
A NUESTRA APTITUDES

Más adelante se encontró con una araña:

-Amigo, ¿a dónde te diriges con tanto empeño?

– A la montaña más alta para contemplar el valle.

La araña soltó una carcajada y dijo:

-Ni yo, con estas patas tan grandes, intentaría una empresa tan ambiciosa, y se quedó riendo mientras la oruga continuaba su camino.

Del mismo modo el escarabajo, la rana, el topo y todos los animales del bosque aconsejaron a nuestro amigo desistir, pero no pudieron convencerlo, pues en su interior había un impulso que lo obligaba a seguir.

Pero pasó el tiempo y, después de mucho caminar, agotado y sin fuerzas, decidió detenerse para construir un lugar donde pernoctar.

Pero a la mañana siguiente no se levantó a continuar con su camino y por el bosque se regó la noticia de que la oruga había muerto por cansancio, víctima de su insensatez y de querer realizar un sueño imposible.

Una mañana en la que el sol brillaba de manera especial, la concha donde murió la oruga, como por arte de magia, empezó a partirse y de ella comenzaron a emerger un par de antenas y unos ojos, además de unas hermosas alas de todos los colores; era una espléndida mariposa. Todos los animales del bosque no salían de su asombro al ver tan hermoso animal.

No había nada que decir, pues todos sabían lo que haría: se iría volando hasta la gran montaña y cumpliría su sueño. El sueño por el que había vivido, había muerto y había vuelto a vivir”.

Si eres de los que abandona a mitad de camino cualquier proyecto, iniciativa o actividad, piensa en cuál puede ser la verdadera razón por la que no logras llegar hasta el final; tal vez descubras que tienes algún miedo oculto o que en realidad no estás del todo convencido de lo positivo que será hacerlo.

Nuestro destino es crecer, superando nuestras limitaciones y sacándole el mayor provecho a nuestras aptitudes. Con la voluntad, podemos transformarnos hasta convertirnos en la persona que deseamos ser, y al mismo tiempo podemos renovar nuestra forma de vivir cada día.

Anuncios