• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.469 seguidores

  • Archivos

La vida no es dura

paz_interior.jpeg

Exactamente la frase contraria de lo que gente piensa y dice. ¿Que no es dura? Si basta con abrir los ojos, leer los periódicos, escuchar al vecino. La vida es dura porque tomamos por realidad lo que no son más que apariencias, programaciones y automatismos.

El mundo no es como lo vemos. Ya Platón lo explicó claramente en el mito de la caverna. Hoy lo entendemos mejor con el símil de una proyección de cine. La película es sólo celuloide con fotogramas estáticos, no hay seres en la pantalla. Es la incapacidad de nuestro ojo de ver el salto y  la luz proyectada detrás del film, en medio de la oscuridad, la que produce la ilusión y sensaciòn de realidad .

Todo cambia continuamente. Por tanto esto no tiene una realidad consistente en su apariencia. Nosotros somos un constante cambio desde siempre.

No intentes empujar al río, por tanto. Fluye conscientemente con él.

No tengas miedo al cambio y quédate con lo que permanece, lo que no puede llevarse la llamada muerte.

Lo que nos hace infelices son nuestras programaciones, la imagen que nos hemos creado de nuestro propio “yo”. Blay lo llama el “yo idea”, un personajillo creado por la mente.

Detrás, hay un yo feliz, niño, que no envejece, que puede juguetear eternamente con las estrellas. La vida es dura si intentamos rebelarnos con su realidad, pararla, detener su cambio. La vida no es dura si damos el salto a la plenitud que hay detrás: la luz que hace posible la película. Lo que allí encontremos puede parecer silencio, pero es llenumbre. No es un cuento chino, una creación de la mente. La mente es la que hace sufrir. Es una experiencia directa cuando la atención se sitúa en el centro.

Anuncios