• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.477 seguidores

  • Archivos

Aprender de lo vivido (Maytte)

“Cuando se viven situaciones difíciles debemos aprender a mantener la calma para afrontarlas con valor y resolverlas de la mejor manera”

Hace unos días caminaba al aire libre, disfrutando de un atardecer espectacular. En ese ambiente tan pacífico y perfecto pensaba en el contraste tan grande que se produce cuando la vida se transforma en una experiencia completamente inesperada, dura y, por ende, difícil de asumir de un momento para otro.

Pero todavía es más sorprendente ver como nosotros mismos, sin darnos cuenta, terminamos haciendo que la situación se vuelva todavía más grave y complicada de resolver, con nuestras actitudes y comportamientos equivocados y con las decisiones que tomamos cuando estamos afectados.

Aunque te parezca difícil de aceptar, tenemos la capacidad de crear situaciones y mecanismos para complicar nuestras vidas tanto en el área personal como en el campo profesional, lo que lleva a desperdiciar los grandes recursos que tenemos -el tiempo, la energía, la salud, el entusiasmo y el dinero- en situaciones y cosas que nos desgastan y que no nos benefician en lo absoluto.

Con una gran facilidad, nos envolvemos en un remolino de miedos, pensamientos y emociones negativas, sin un sentido objetivo y constructivo; nos ahogamos en un mar de susceptibilidades y dramatismos innecesarios sintiéndonos víctimas de lo sucedido; nos abrumamos y aturdimos en una especie de carrera loca para aparentar lo que no somos o lo que no sentimos, desesperados por pertenecer o sentirnos aceptados por los demás y deseosos de mantener un ritmo de vida a veces descontrolado y superficial. Es así como terminamos hundiéndonos aún más en un foso de oscuridad, confusión y desesperanza, que nos impide vislumbrar la luz que nos indica una salida al final del túnel.

seguir leyendo…

Cuando vivimos situaciones inesperadas y difíciles, deberíamos aprender a conservar la calma, para afrontarlas con valor y prepararnos para resolverlas de la mejor manera, apenas podamos hacerlo. En este proceso, los temores, los prejuicios y los comentarios negativos de los demás nos impiden avanzar en la búsqueda de las posibles soluciones, tomar decisiones acertadas, aceptar los cambios y abrirnos a nuevas oportunidades; además, pueden hacernos perder el balance emocional y la claridad mental que tanto necesitamos para tener una vida plena.

Vamos, toma la decisión de asumir la responsabilidad de tu vida, y de aligerar el peso de tu equipaje, para que puedas pasar la página, recuperar el ánimo y la confianza que te permitan tomar lo mejor de esa experiencia para crecer, madurar y sentirte preparado para afrontar lo inesperado. No te quedes ahí, recordando una y otra vez lo sucedido, sintiéndote culpable o tratando de hacer responsables a otros como si de esta manera pudieses transformar la situación. No pierdas la posibilidad de aprender de esta experiencia y retoma la vida con una gran dosis de sentido común, discernimiento, madurez y pasión, para que salgas fortalecido de esa experiencia.

Anuncios