• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.469 seguidores

  • Archivos

Amar, perder, reconstruir (2da parte)

El funcionamiento de una relación de pareja implica una coordinación entre quienes la conforman, es una “sintonía” muy sutil en la que están coordinados aspectos como las emociones, ritmos psicofisiológicos, expectativas y comportamientos. Cuando esta coordinación se pierde la pareja comienza a experimentar conflictos. La coordinación en la pareja no es una simetría entre las personas que la conforman, no se trata de que ambos miembros de la pareja funcionen del mismo modo. En realidad el concepto alude a un modo de relación en el que cada uno puede ser el que es y, que, en este ser el que se es aceptamos y somos aceptados, respetamos y somos respetados como seres humanos legítimos, únicos, especiales. Visto así la coordinación tiene que ver con la capacidad que tenemos de ver al otro en su dimensión humana, sin idealizaciones ni descalificaciones. Para ello debemos saber distinguir nuestro comportamiento del otro, diferenciar el propio mundo interno del funcionamiento de nuestra pareja; conocer nuestro modo de sentir para comprender cómo nos afecta el modo de ser de nuestra pareja. Esto es uno de los aspectos más sorprendentes y enriquecedores de una relación: todo lo que podemos aprender sobre nosotros mismos al vernos en ella. En efecto, cuando estás en una relación y si te tomas el tiempo de ver con cuidado, podrás encontrar un camino que te llevará a tu mundo interno y en él verás aspectos de ti mismo que te sorprenderán, es un camino de autodescubrimiento, una senda hacia la autoconciencia.

La coordinación en la pareja no es una condición estable, rígida o congelada. Como en toda relación se producen oscilaciones, discrepancias y desbalances que desafían a la pareja y a su identidad, a la vez que promueven el cambio y la evolución de la relación.

Cuando las discrepancias superan la capacidad da la pareja para mantenerlas dentro de márgenes aceptables y ya no es posible integrarlas dentro de los límites propios de su identidad surgen conflictos más serios, verdaderas crisis de pareja.

Fecha de las Publicaciones siguientes

06 de marzo 1ra parte

06 de marzo 2da parte

07 de marzo 3ra parte

08 de marzo 4ta parte

Anuncios