• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.481 seguidores

  • Archivos

Biodanza… Danza de la vida

“Biodanza”…la sola palabra me sonaba a arte y poesía. Cuando me invitaron hace años a una sesión de biodanza fui con la idea de que sería algo nuevo, diferente, divertido, de contacto humano y profundo; y así lo viví.

Etimológicamente, la palabra Biodanza significa “danza de la vida”. Es una terapia corporal creada a finales de la década de los 60 por Rolando Toro, psicólogo, poeta y pintor chileno. “Es un sistema de integración humana, renovación orgánica, reeducación afectiva y re-aprendizaje de las funciones originarias de vida”.

Participar en una biodanza es una experiencia individual que se acompasa con la experiencia del colectivo. Se danza en grupo, con la guía de un profesional, quien escoge la música y estructura la sesión para adentrarse en alguna de las áreas que se trabaja con esta terapia: la creatividad, la afectividad, la vitalidad, la sexualidad y la trascendencia.

“Biodanza utiliza el movimiento, la música y la emoción en un trabajo en grupo donde se interactúa con uno mismo y con el otro y con el entorno”. Aquí es imposible no relacionarse.

He observado que esta terapia fomenta el contacto con las emociones, las propias y las de los otros, y estimula su expresión con el lenguaje corporal, lo que ayuda a desinhibición y la espontaneidad.

¿A qué sabe la biodanza? Le pregunté a Myrna Rondón, quien además de profesora de biodanza es una excelente cheff (con formación en India y Tailandia). “Me sabe a …. dulce. Me sabe a dulzura, a níspero… a alegría, ¡a mango! … también me sabe a ají dulce, ese que es dulce y picante, que tiene el picor de la picardía”.

“Mi mayor satisfacción al dar biodanza es ver cómo la gente sale transformada de la sesión. Las personas llegan sin conocerse y salen tratándose como si se conocieran de toda la vida, porque se crea un vínculo afectivo”, añade Myrna.

El pasado 16 de febrero, Rolando Toro dejó su cuerpo físico y esta tierra (como dirán algunos “se presume está danzando en el cielo”); y el movimiento sigue: este año se realizará en Venezuela (isla de Margarita) el I Encuentro Internacional de Biodanza, del 3 al 5 de julio, con la asistencia de facilitadores y maestros internacionales y representantes de escuelas de diversos países.

Para participar en las sesiones de biodanza con Myrna Rondón, comunícate al 0414-820-3244.

Anuncios

Una respuesta

  1. Que buena definición de “a que sabe Biodanza”. Excelente nota!

Los comentarios están cerrados.