• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.478 seguidores

  • Archivos

Domingos con Maytte (A tiempo para el amor)

Tengo unas cuantas amigas solas, sentimentalmente hablando, que vivieron algunos años convencidas del beneficio de su soltería, pero que, en este momento, han decidido abrirse a la búsqueda de un buen compañero.

Y es interesante escuchar las razones y los comentarios que las acompañan al momento de justificar y expresar su decisión. “La soledad es muy dura”, “quiero alguien con quien salir de vez en cuando, que tenga una conversación interesante”, “quiero alguien que me abrace”, “una persona que me ayude a resolver mi situación…”.

Como puede observarse, la mayoría de ellas sólo piensa en lo que espera recibir de esa otra persona, y no en lo que esté dispuesta a dar y a compartir para hacer sentir bienvenido al otro a su vida. En la medida en que nos acostumbramos a vivir solos, vamos acomodando el estilo de vida a nuestras necesidades y deseos, nos volvemos más exigentes y menos dispuestos a disculpar y compartir, haciendo que sea más difícil ceder parte de nuestro territorio cuando se presente la oportunidad de vivir con alguien especial.

Tener una relación de pareja implica estar dispuestos a abrir parte de nuestro espacio de libertad e intimidad para recibir a esa otra persona; también, estar abiertos a conocerla, a descubrir sus intereses, gustos y sueños; estar dispuestos a compartir y a brindarle lo mejor de nosotros, sin egoísmo, condición o prejuicios temerosos, producto de alguna experiencia anterior. ¿Pero estaremos listos para hacerlo?

Nadie llega a nuestra vida por casualidad, todo encuentro es causal y si queremos cambiar el patrón de las personas que hemos atraído, tenemos que hacer algún cambio significativo en nuestra actitud, comportamiento y elección. Recuerda que eres tú quien decide con quién te relacionarás y si estás verdaderamente dispuesto a asumir el costo de lo que significa compartir la vida con alguien.

PREPÁRATE PARA RECIBIR A TU PAREJA

No esperes por alguien que venga a darte lo que necesitas materialmente, pero que te robe todo lo bueno que tienes, como tu libertad, tu esencia y tu identidad. Si buscas a una persona que pueda resolver tus necesidades económicas, sólo atraerás al individuo equivocado, que, seguramente, no podrá llenar tus vacíos afectivos. La relación que se mantiene por necesidad o temor nos obliga a pagar costos muy altos en la vida.

Merecemos ser bien tratados. Cree que eres una persona muy especial que merece compartir su vida con alguien que te respete, ame y valore lo suficiente. Sé auténtica y muéstrate tal como eres.

Decide perdonar a esa persona que te afectó, haciendo que construyeras una coraza emocional para protegerte del dolor y la traición en una nueva relación. Llénate de amor y perdónala, para que puedas pasar la página y sanar tu corazón.

No repitas los errores del pasado. Aprende algo de cada experiencia fallida y no repitas las mismas actitudes o comportamientos del pasado. Prueba hacer cosas diferentes, como dejar que sea el otro quien tome la iniciativa.

“Tener una relación de pareja implica estar dispuestos a abrir parte de nuestro espacio de libertad para recibir a esa otra persona”

Ahora Disfruten de un Excelente video de Hola Maytte… Sobre los Principes Azules

Todos Los derechos reservados 2010 © Diario el universal,  Estampas, CasaClubTv y Maytte.  Para mas informacion y Temas nuevos visite  maytte.com

Anuncios

Una respuesta

  1. hola me parece una persona muy bueno y que unos buebnos consejos gracias x que me ayudado nucho y creo que debe seguir asii ….

Los comentarios están cerrados.