• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.478 seguidores

  • Archivos

Por que soy Vegetariano?

Soy periodista  nato, tengo 16 años y no como carne. Y contra todo pronóstico, el próximo julio serán dos años de vivir evitando el olor de los anticuchos, pidiendo hamburguesas “con todo menos carne” y reduciendo la oferta de restaurantes para el almuerzo.

Cubiertos350.jpg

Ha pasado ya bastante tiempo desde el día en el que decidí dejar de comerme a los animales. Sé que esto de “comerse a los animales” suena un poco raro, podría decir que dejé las hamburguesas o dejé el pollo a la brasa… pero todo se reduce a los mismo: preparado y servido de la forma que sea, no deja de ser un animal.

A mí nunca me llegó una cadena vía e-mail con fotos de matanza de animales, tampoco me llevaron de chiquita a un camal ni tengo familia Hare Krishna. Nunca sabré exactamente en qué momento comencé a mirar detenidamente lo que me estaba comiendo y a pensar que podía alimentarme de cosas un poco menos parecidas a mí, como diría un amigo un poco cursi: “cosas que tengan ojos y boca como yo”.

Leí que los vegetarianos tienen muchas motivaciones para abandonar la carne. Algunos lo hacen por salud, otros por religión, por ética o por ecología… En mi caso es algo un poco más simple: me gustan los animales, por eso no puedo comerlos. Sin entrar en el detalle terrorífico del ciclo de vida de un animal de granja (que la mayoría conoce), simplemente descubrí que existía otra forma de comer.

Si bien la oferta de comida vegetariana no es muy amplia (me consta y lo recuerdo siempre que intento almorzar en Larcomar), cada vez hay más personas vegetarianas. El fin de semana pasado conocí un nuevo restaurante vegetariano, que obviamente se convertirá en mi propuesta de almuerzos…

Algunos amigos me dicen que pienso mucho, que no debería hacerlo a la hora de comer, que solo debería disfrutar lo que como. Pero para mí no hay nada mejor que hacer ambas cosas al mismo tiempo: pensar en lo que estoy comiendo y, justamente por eso, disfrutarlo. ¿Qué pasa si descubrimos que podemos comer y pensar al mismo tiempo? A mí me pareció buena idea.

Claro que no es tan fácil como suena. Hacer las compras de la semana, mantener una dieta vegetariana en medio
de una familia de carnívoros, planear almuerzos con los amigos… ¿Qué come una vegetariana en un fast food? ¿En un restaurante de comida criolla?…

He oído que, luego de varios años, muchos vegetarianos terminan por aborrecer la carne e incluso no pueden tolerar ciertos olores, y yo estoy esperando pacientemente que me ocurra lo mismo. Tengo que admitir que aún no me desagrada el olor de un lomo saltado o de un plato de anticuchos, pero estoy trabajando en ello. De hecho, no me estresa, tengo dos en esto y, contra todo pronóstico, pronto serán tres.

Anuncios