• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.480 seguidores

  • Archivos

Orar es liberar…

Para mí, orar es sentir, fluir con la naturaleza. Si quieres hablar, habla, pero recuerda que el hecho de hablar no va a afectar a la Existencia, Te afectará a ti y puede que esto sea bueno, pero la oración no va a cambiar la mente de Dios,puede que te cambie a ti, pero si no te cambia, entonces Puedes seguir rezando durante años, pero si no te cambia, abandónala, tírala; no acarrees con ella ya más.

El orar no va a cambiar a Dios. Tú siempre piensas que si rezas, la mente de Dios cambiará, que El te será más favorable, que se inclinará más de tu lado. ¡No! El cielo inmenso, la Totalidad, solamente puede estar contigo si tú estás con ella. No hay otra forma de rezar.

Yo también sugiero que reces, pero el orar debería ser un fenómeno energético, no un fenómeno de devoción a Dios; un fenómeno energético.

Simplemente quédate en silencio, ábrete. Levanta ambas manos, las palmas hacia arriba, la cabeza hacia arriba, hacia el cielo, y que simplemente la Existencia fluya a través tuyo. Mientras la energía, o prana, baja por tus brazos, sentirás un ligero temblor. Serás como una hoja al viento, trémula. Permítelo, ayúdalo. Deja entonces que tu cuerpo vibre de energía. Deja que suceda lo que tenga que suceder.

Después de dos o tres minutos, o cuando te encuentres totalmente lleno de energía, inclínate y besa la tierra. Vuélvete un vehículo para permitir que la energía divina se una con la tierra. Otra vez te sentirás fluir con la tierra: cielo y tierra, arriba y abajo, yin y yan, masculino y femenino. Flotas, te fundes, te abandonas por completo. Dejas de existir. Te vuelves uno, te fusionas.

Esas dos etapas deberían repetirse seis veces más, de forma que cada uno de los chakras se desbloquearan. Puede hacerse más veces, pero nunca menos de siete veces o, de lo contrario, te sentirás inquieto y no podrás conciliar el sueño.

Es mejor practicar esta oración por la noche, en una habitación a oscuras, yendo a dormir inmediatamente después. O, puedes hacerlo por la mañana, pero luego deberás estar quince minutos descansando. Este descanso es necesario; si no, te sentirás como si estuvieras borracho, atontado.

Esta fusión con la energía es orar.

“Te cambia y cuando cambias, toda la Existencia cambia”

Todos los Derechos Reservados Osho International.

Anuncios