Meditando Historias

Hoy parece día feriado, o más bien la tarde-noche que antecede a un día festivo, y yo creo que tengo esa sensación porque mañana es Miercoles mi dia favorito.
Han pasado cosas nuevas, pero hoy tenía ganas de escribir en el diario para contar que en este día me la he pasado pensando en historias…
He seguido viendo a los sueños de los que les contare otro día, pero me recorde también de una señora que desde antes me llama mucho la atención, se llama “María” y me gustaría contar alguna vez sobre ella…
Hoy me recorde que estoy rodeado de personajes especiales y quiero atrapar sus historias.
Luego (poco antes más bien), a primera hora, antes de irme al liceo, cuando agarré mis cosas para echarlas en la mochila, entre ellas el Phone, se me vino a la mente la idea de un post que tal vez se titule: “Hablar Contigo”, y que trate sobre esos momentos a solas en el auto,en la casa, cuando voy rezando o a veces simplemente cuestionándole cosas a Dios, como en una charla, y porque hoy me pasó que de pronto tuve ganas de aprovechar ese espacio de silencio durante el día, para imaginarlo como un amigo que siempre va conmigo en el asiento de al lado, en el cuarto de mis tias y siempre me acompaña aunque yo no le diga nada.
Que a veces me regala cosas y va fabricando prodigios para que yo encuentre en el camino; y partiendo de esa idea, de las cosas respecto a las que hablaría con ÉL, empezó a dar vueltas mi imaginación.
Hace algún tiempo escribí un post parecido, y aunque esta idea pudiera parecer lo mismo, creo yo que sería mucho más personal. Haber cuando lo escribo y como me sale…
Lo que me trajo hoy  al diario, fueron las ganas de atrapar un poco de esas ideas y la tranquilidad que me dan.
No recuerdo si antes conté sobre las ganas que tengo de escribir una historia sobre perros callejeros, la idea me surgió una vez que iba de camino  en la mañana, y por un lugar por el que paso todos los días, afuera de un local que en otro tiempo fue una librería , y luego lo cerraron y ya en los últimos meses como que vivía ahí una persona o varias (no sé), de escasos recursos; y un día ahí afuera de ese lugar vi dos perros callejeros que estaban como esperando comida, y todos los días, cuando yo pasaba, me empecé a fijar y a pensar en que nadie ha contado una historia acerca de lo que en realidad pasa con ellos.
Bueno, hago referencia a esa idea, porque hace 2 días (contando el de hoy), derribaron ese local (convertido de forma improvisada en casa), y me quedé pensando: ¿qué sería de esos perros?
Poco antes de que eso pasara (como 3 días atrás), vi a uno de los perros como a 1 cuadra de ahí, en un puesto de comida, otra vez esperando que alguien le diera algo, y pues esa imagen me queda muy grabada, al igual que la primera vez que los vi.
Ojalá pueda escribir algo  para ellos, y ojalá ellos tengan suerte donde quiera que vayan a partir de ahora.
De este día también me quiero quedar con un atardecer hermoso… (ya vienen los días cálidos) y con ellos los regresos a casa plagados de cielos color naranja o en tonos rosas y azules.
Me quiero quedar con la tranquilidad de este día, con el sabor de una paleta deliciosa de tamarindo, con el frio de ayer y hoy que anticipa lo intenso que probablemente serán las lluvias y por último, también con mis ganas de hacer cosas y de trabajar en su momento en cada una de estas historias.
Anuncios