• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.481 seguidores

  • Archivos

Causa y efecto

En notas anteriores decíamos que con el pensamiento y la emoción creamos cosas en nuestro mundo; también en la nota sobre Ho’Oponopono señalamos que somos responsables de lo que vivimos, de alguna u otra manera.

Esto a veces es difícil de captar y de aceptar. Numerosos estudios como los de Psiconeuroinmunología indican que nuestras emociones tienen efectos en el cuerpo. Los resentimientos causan enfermedades como el cáncer.

Los pensamientos como “me va a ir mal” disminuyen la confianza y hace que la persona vea todo gris y se ciegue a las posibilidades, recursos etc. Así va creando su realidad.

Con nuestros pensamientos, emociones y acciones nos ponemos con una sintonía de radio y atraemos cosas que están en la misma frecuencia.

Una de las leyes espirituales que enseñan muchas corrientes es la de CAUSA Y EFECTO. El pensamiento y la emoción, seamos conscientes de ellos o no, forman causas y éstas traen los efectos. El miedo a que nos roben, por ejemplo, puede hacer que atraigamos precisamente eso. El pensamiento de “eso puede pasarme porque estoy en esta ciudad” puede abrir las puertas a que suceda.

En todo lo que vivimos hay una causa. Si la causa no está en nuestros pensamientos, creencias profundas, emociones, actitudes o acciones… es posible que estemos viviendo una situación porque tenemos algo que aprender o aportar algo en eso. Una enfermedad puede hacer que reaccionemos y emprendamos una acción, que cambiemos algo.

Está también la ley del KARMA: todo lo que uno hace se le devuelve, ya sea en ésta o en otra vida, como dicen siempre los escritos de metafísica cristiana. Algo que estemos viviendo en un momento puede tener su causa en algo que hicimos antes, aunque no lo recordemos.

Cuando nos vemos afectados por desastres naturales o por decisiones de gobernantes, podemos preguntarnos ¿y qué hice yo? Aquí los gurúes, maestros y eruditos en la materia concluyen: karma colectivo.

En las realidades colectivas, hay muchos factores y causas en juego.

Cuando vivimos en un sitio donde hay personas que echan basura donde no va, por ejemplo, tal vez nos preguntarnos ¿yo estoy creando esto? Tal vez sí, quizás sea una manera que adoptamos para aprender a ser más comprensivos. Puede que nos toque estar en una situación difícil para ayudar a todo un colectivo a encontrar una solución.

Nada es por casualidad. Todo cuadra en las piezas del rompecabezas, aunque desde nuestra posición no podamos ver el rompecabezas completo.
La idea no es quedarse buscando las causas, sino ver cómo podemos mejorar con eso, qué podemos hacer, recordar que podemos crear otra realidad.
Aquí quiero compartir con ustedes un extracto del libro “Descubre a tus Ángeles”, de Alma Daniel.

“Una señal de que estamos en el camino hacia la Conciencia Superior es reconocer que creamos nuestra propia realidad. Todo lo que traemos a nuestra vida (¡incluyendo situaciones que no se nos ocurriría desear!) es una oportunidad, y a veces un desafío, de iniciar la acción correcta. Esta comprensión no encierra ninguna culpa. Sin embargo ¡cuántas veces se nos hace sentir equivocados y hasta culpables por estar enfermos o tener una adicción!”

Anuncios