• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.469 seguidores

  • Archivos

Volver a la amistad (Maytte)

A veces es difícil retomar una amistad que ha quedado interrumpida a causa de algún desacuerdo o malentendido. En mi adolescencia tuve un par de situaciones desagradables con compañeras, de esas que te parecen injustas porque te consideras muy buena amiga, y, simplemente, dejé de hablarles y actué como si no existieran. La amistad se terminó.

Hoy en día pienso, producto de la experiencia y de la revisión de cada elemento que forma parte de nuestra vida, que la amistad es uno de los regalos más valiosos que podemos llegar a atesorar y a disfrutar en cada etapa, pero, sobre todo, en la vida de adultos. Que bien vale la pena dejar de lado los desacuerdos, las actitudes y los comentarios que nos molestan, para darle paso a la amistad duradera. Claro, siempre y cuando no hayamos experimentado maltrato de ningún tipo, humillaciones, abusos, insultos u olvido.

Nos suele pasar que conocemos bien a nuestros amigos, con sus cualidades y limitaciones y, aun así, esperamos que sean distintos. No tiene sentido tratar de cambiarlos, mucho menos vivir juzgando o criticando sus actitudes y comportamientos. Cuando somos amigos verdaderos y lo que hemos compartido durante un buen tiempo nos hizo crecer, superar las dificultades y enriquecer nuestras vidas con el cariño, el apoyo y la compañía, bien vale la pena seguir invirtiendo en esa amistad. Los amigos de la etapa adulta se convierten en la extensión de nuestra familia, los hijos terminan llamándolos tíos y la gente te pregunta cuál es el parentesco que existe entre ustedes. Y seguramente responderás que no es consanguíneo, sino del corazón.

Uno de los elementos importantes que debe formar parte de nuestra vida para complementar el bienestar y la felicidad es el contacto social. ¡No te quedes solo! No te acerques a las personas sólo cuando las necesitas. Deja de ser tan exigente, siempre condicionando lo que das a los demás; evita criticar su estilo de vida, su comportamiento, sus elecciones y acéptalos como son. Toma la iniciativa de vez en cuando, para que realmente se dé un intercambio. Mantente dispuesto a apoyarlos en cualquier situación o circunstancia, de la misma manera como esperas que ellos lo hagan. Háblales con sinceridad respetuosa siempre, sin ocultarles la verdad de lo que sientes y piensas, y, sobre todo, crea el momento para compartir, para reunirte, celebrar las ocasiones especiales y decir presente en los tiempos difíciles… Así harás de tu vida y de la de ellos una experiencia más enriquecedora y agradable.

Anuncios

Una respuesta

  1. Good work, thanks.

Los comentarios están cerrados.