• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.477 seguidores

  • Archivos

La importancia de ser generosos (Maytte)

En estos tiempos tan materialistas y convulsionados por los cambios, la ambición de poseer y la necesidad de encontrar seguridad hacen que las emociones más negativas (el temor, el egoísmo, la envidia, la venganza, la mentira, la indolencia, la apatía, la violencia) se desaten dentro de la gente, haciendo que su comportamiento equivocado sea la causa que mantiene y acrecienta el malestar general. Hay días en que salir a la calle nos da una sensación de estar en el medio de la jungla, donde el vivir, para muchas personas, se torna una tarea difícil de cumplir.

La generosidad y el altruismo forman parte importante de la naturaleza humana. Aun cuando la educación que recibimos durante la infancia y las condiciones que acompañaron nuestro crecimiento y desarrollo hayan sido adversas y negativas, estos valores se encuentran presentes y dormidos dentro de cada uno de nosotros. La inclinación a la ayuda solidaria y el interés por el bienestar de los demás son innatos en el ser humano.

Todos podemos recordar casos de personas que sacrificaron parte de su tiempo, de sus deseos e inclusive de sus necesidades -y hasta su vida- para ayudar a alguien en momentos de emergencia. ¿El motivo? Esa inmensa fuerza interior que nos impulsa a hacer actos generosos y heroicos por otros. ¿La recompensa? El placer inmenso de colaborar y contribuir para mejorar la sociedad donde viven.

Son muchas las acciones generosas que podemos realizar a diario: detenernos a ayudar a una persona que en la calle precisa orientación, salir unos minutos más tarde del trabajo para colaborar con un compañero que necesita terminar una tarea urgente, preparar un par de platos extra de comida caliente para compartir con esas personas que sabemos que lo necesitan, hacer algún tipo de colecta para reunir ropa y compartirla con otras personas más necesitadas que nosotros…

La mayoría de las personas que tienen conductas generosas comparte un mismo anhelo: el de inclinar la balanza para favorecer siempre a los más necesitados y contribuir con el bienestar de los demás.

La empatía es la capacidad de estar conscientes de los sentimientos, del sufrimiento y de las necesidades de las personas. También permite que nos coloquemos en el lugar de los demás, para comprender su comportamiento y muchas de sus reacciones. Aumenta nuestro nivel de tolerancia y nos ayuda a desarrollar la humildad suficiente que nos impide sentirnos superiores y desconectados de los demás. Igualmente nos ayuda a vivir la relación con nuestros familiares, a través de la gratitud y el reconocimiento de todo lo bueno que nos dieron, sanando cualquier recuerdonegativo para que brote el amor incondicional que sane y fortalezca el vínculo que nos une.

La generosidad es un camino directo hacia nuestro crecimiento personal.

CLAVES PARA desarrollar la generosidad

ANÍMATE A COMPARTIR CON LOS DEMÁS. Comparte y ofrécele lo mejor que tengas a quien lo necesita. La generosidad es la expresión de una infinita capacidad de amar. ¡No seas indolente!

EXTIENDE TU TOLERANCIA. Acércate a los demás con una actitud abierta de respeto y aceptación. Recuerda que aun cuando no estés completamente de acuerdo con la forma de actuar o de reaccionar de los demás, cada persona tiene su punto de vista, su forma de pensar y su manera de actuar, al igual que tú.

PRACTICA LA GRATITUD. No hay mayor fuente de plenitud que el agradecimiento. Reconoce y valora todos los regalos esenciales que recibes cada día, inclusive los más pequeños. Piensa en todo lo bueno y lo positivo que has conseguido hasta este momento.

EVITA JUZGAR. Hacerlo hará que las otras personas se sientan más cercanas a ti y dispuestas a conversar y a compartir. Podrás verlas tal como son para comprenderlas y aprender siempre algo de ellas, a través del intercambio y la generosidad.

VALORA TODO LO BUENO QUE OTROS APORTAN A TU VIDA. Es importante aprender a reconocer y resaltar el aporte que otros hacen a nuestra vida. Usar frases de reconocimiento para expresar nuestra gratitud hará que se sientan motivados a vivir la diferencia. Si analizas cada uno de tus logros verás que no hubieran sido posibles sin el apoyo o la participación de otras personas.

DA SIN ESPERAR. Cuando hagas un favor, no te quedes esperando a que te den las gracias o te reconozcan por lo que hiciste. Tampoco te quejes o busques cobrarle a la persona más tarde. Hazlo con entrega, excelencia y generosidad.

ENVÍA UN MENSAJE DE APOYO Y CARIÑO. Haz una nota con frases como: ¡Eres especial!, ¡te quiero mucho!, ¡sé que eres una persona exitosa! Y colócala en un lugar donde tu pareja, tus hijos o amigos puedan encontrarla.

PRACTICA EL PERDÓN. Llena tu corazón de amor, y envíale un pensamiento de perdón a esa persona que te hizo sentir herido. Sana el resentimiento y libérate de ese recuerdo.

REALIZA UN ACTO BONDADOSO. Hacer acciones solidarias, positivas y amorosas -sin interés- nos ayuda a sentir mejor. Infórmate sobre las iniciativas que existen para prestar servicio comunitario y colabora con alguna de ellas.

ESCUCHA CON ATENCIÓN. Prestarle atención a los demás enriquece tu vida y fortalece tus relaciones personales.

“La generosidad y el altruismo forman parte importante de la naturaleza humana… estos valores se encuentran presentes dentro de cada uno de nosotros. La inclinación a la ayuda solidaria es innata en el ser humano”

Anuncios