• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.477 seguidores

  • Archivos

Diario de un amor: Día 8/9

Día 8

No he pensado en ella solo la siento como la gota invisible del invierno en una hoja. uno sabe que esta allí pero a simple vista no se puede distinguir, el calor es algo bastante molesto pero como adoro mojarme y correr por toda la casa perseguido por los gritos de los criados diciéndome que no moje el piso pues es de madera y termina siendo cruelmente devorado por la humedad.

Día 9

Me desperté con una pequeña brisa de esas pocas que pasas por aquí en las montañas me dispuse a bajar y a recrearme viendo por la ventana con un poco de café pero no fue solo uno pasaron varios y cuando me di cuenta ya me había tomado 7 tazas y no había dejado para nadie. Debe ser esta sed de amor la que hace que el café reconforte mi corazón y le de una visión mas clara de lo que en verdad es el amor. Salio algo poetizo de los matorrales sentado en un pequeño banco de los que le gusta poner a papá en las escaleras y no se que fue lo que produjo esto que a mi parecer salio algo que en verdad respeta todos los parámetros románticos que he vivido hasta ahora, Soy frágil, lo sé, pero tú me amas. Me acerco a ti sin más ornamento que un corazón diligente, presto a amar.

Querido Amor: Llevo muchos años en tu senda, un camino complejo, difícil de transitar, pero he de admitir que en esta larga travesía he vivido experiencias extraordinarias, nuevas, sorprendentes. Los recuerdos de mi infancia empiezan a tener color cuando tú entras a formar parte esencial de mi vida.
Tú llegaste hasta mí para regalarme vida, no una vida cualquiera, una vida sobreabundante.

Hoy hablo desde esa sobreabundancia y puedo constatar que contigo todo es diferente, no hay nadie como tú, nadie capaz de sanar heridas.
Limas mis asperezas, amansas mis iras, potencias mis dones, acaricias mi desdicha.

Eres esa amiga perfecta a la que recurro a diario y junto a la cual me siento especialmente querido

Hoy no escribo de ti, te escribo a ti, sabiendo que mis palabras poseen alas y pueden volar lejos. Quiero decirte cuanto te amo, por lo haces conmigo, por lo que haces que yo sea.

Gracias por enseñarme lecciones de amor, por lograr que cada día sea una aventura digna de ser vivida. Por proteger cada uno de mis pasos consiguiendo que mi camino no sea tan temerario.

Gracias por los problemas, por la enfermedad, por el desánimo que a veces se cuela en mi corazón, pues en los momentos difíciles tú te muestras con más notoriedad, apareces en el escenario de mi vida y logras hacer que todo cuanto me acomete con el fin de hacerme daño desaparezca con una sola palabra tuya.

Saboreo con el paladar del alma todo lo que aún me espera, las promesas que por fe he de alcanzar, no tengo miedo porque tú estás conmigo .Extiendo mi mirada más allá de este presente, y te observo en mi vida, me siento dichoso por tenerte como consejera y como guía.
Gracias por ser, la única y verdadera.

Nadie como tú sabe de mí, nadie llena lo que tú.

Anuncios