Claves para afrontar la dificultad (Maytte)

“A pesar de lo intensa que sea la presión sufrida debemos mantener la calma”

Practicar la aceptación sin hacernos muchas preguntas, especialmente de esas que no tienen una respuesta clara y satisfactoria en el momento, nos permitirá hacer algo concreto para afrontarlo y superarlo.

2 Canalizar las emociones negativas
Reconocerlas y aceptar que están presentes en nosotros hará que podamos canalizarlas sin que se queden represadas en nuestro interior convirtiéndonos en una olla de presión. Aprendamos a desarrollar nuestra inteligencia emocional

3 Mantener una actitud positiva
A pesar de lo intensa que sea la presión por los conflictos, debemos mantener la calma. Recordemos que las dificultades son parte de un proceso que nos mantiene creciendo y cambiando. Si continuamos viviendo los mismos dramas, tal vez sea porque aún no hemos

aprendido la lección que la vida está enseñándonos.

4 Fortalecer la fe y el espíritu de superación
Confiando en Dios, y con una fe inquebrantable, enfrentemos la situación con la certeza de que no habrá obstáculos que no podamos superar. Cada uno es un reto y una oportunidad de mostrar nuestra determinación.

5 Reforzar nuestra estima
Rescatar el aprecio y el valor hacia nosotros haciendo contacto con nuestros talentos, dones y capacidades. Evitar pensar en las limitaciones, errores y fracasos del pasado.

6 Busquemos soluciones
En lugar de quedarnos pegados en lo que pasó, pensando en lo que pudimos haber hecho para evitarlo, sintiéndonos culpables, tratándonos con dureza o peleándonos con los demás, vale la pena movernos en busca de la solución. Probemos cambiar la forma en la que reaccionamos ante las situaciones que nos afectan.

7 Tomar responsabilidad sobre nuestras elecciones y acciones
La única forma en la que podemos terminar con todas aquellas situaciones que nos desaniman y nos hacen infelices es tomando la decisión valiente de cambiar nuestra actitud y comportamiento para terminar con ellas. Por eso, la mejor manera de mantenernos despiertos y concentrados es estar dispuestos a hacer lo que sea necesario para lograrlo.

8 Estar 15 minutos contigo mismo
Mi recomendación es que pongas tu despertador 15 minutos antes para no robarle tiempo a tus ocupaciones. Si dedicas esos primeros minutos de la mañana, cuando estás fresco y descansado, a meditar, esa pausa te va a recargar, porque en la pausa habita la serenidad y la fortaleza del alma.

Anuncios