Solo en tus ojos

En la blancura impermeable de tus ojos

se deposita la fértil esperanza a mis días desconsolados,

días de llantos y relámpagos

que deslumbran mis pestañas dormidas

en la impaciencia de un deseo que no llega.

Me he vuelto caminante de unas horas exiguas

que conducen mis pasos al infinito

que en ocasiones humedece tu mirada,

mirada en la que recreo las oportunas esperanzas

de poseerte como ayer,

como ese pasado al que quiero

y que todavía puede sorprenderme con el añil

que me acaricia cuando deslizas tu mirada sobre mí,

en el espacio combustible que nos separa

antes de fundirnos.

Anuncios