• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.481 seguidores

  • Archivos

Luz y prosperidad (Teresa León)

A veces, las personas toman el dinero y antes de pagar algo tienen un cantidad de pensamientos y emociones relacionadas con el miedo a no tener o a perder, sensación de no merecer, de haber hecho algo indebido, tristeza por tener que entregarlo, carencias, escasez, sacrificio, rabia, etc. y todos esos pensamientos y emociones quedan impregnados en los billetes.

Además, no es descabellado pensar que cuando el dinero no viene de forma honesta y limpia, también puede venir con cargas negativas. Junto con el dinero, estamos recibiendo la energía que quedó impregnada en él.

Como dice Walter Lubeck, en el libro El Tao del Dinero (que les recomiendo ampliamente), el dinero es un medio de transporte de energía en la sociedad. Así como en el organismo la sangre transporta nutrientes, en la sociedad el dinero transporta energía de una persona a otra.

Por eso, es sumamente recomendable que le imprimamos buena energía a cada billete y moneda que recibimos y que entregamos; y así le quitemos toda “mala vibra” que pueda tener.

Lubeck nos recomienda que cuando recibamos dinero pensemos en “amor, gratitud y respeto” con la intención de imprimirle estas energías. De esta manera, cuando estés pagando algo estarás entregando también estas energía de amor, gratitud y respeto, que van limpiando todos los pensamientos y emociones desfavorables.

En cuanto al “respeto”, la idea es dejar atrás los pensamientos desfavorables como por ejemplo que el “dinero es sucio” “todo por el cochino dinero”, etc. Es el respeto al dinero como una manifestación de la abundancia del universo y del amor del Padre Celestial.

Les propongo algo: Vamos a “limpiar” el dinero de todas las energías desfavorables. Lo podemos hacer así: cada vez que recibas billetes y monedas pronuncia mentalmente las palabras LUZ Y PROSPERIDAD, con la intención de cargar el dinero con luz (que representa lo elevado y armonioso) y prosperidad.
La gratitud es una energía que eleva y la podemos poner en todo lo que hagamos, en todo el dinero que recibamos y demos.

Demos gracias por todo lo que tenemos, por la riqueza de nuestro cerebro, nuestro cuerpo entero, y todos nuestros recursos internos como inteligencia, creatividad, intuición, amor, etc. y por la posibilidad de dar un servicio y crear abundancia.

Demos las gracias por la posibilidad de contribuir con esta manera sencilla y potente de recargar de forma positiva todo el dinero que pongamos a circular. Tú puedes poner a circular LUZ Y PROSPERIDAD.

También podemos decir: Padre bendice la luz y la prosperidad en este dinero, gracias!

 

Anuncios