• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.477 seguidores

  • Archivos

Meditación del perdón

Estamos llegando al fin de un año, cerrando ciclos, abriendo nuevos rumbos. Nadie puede crecer si lleva en su corazón las heridas abiertas y sangrantes, de un pasado que aún duele, lastima y se muestra como dolor en el cuerpo, rencor, demanda permanente de que el mundo sea diferente, aislamiento, miedo, compulsión. Hoy meditamos en el perdón ,para poder caminar más ligeros hacia la transformación. Gracias a mis alumnos por abrir el corazón al perdón.
Meditación

Para practicar la meditación del perdón siéntate de manera cómoda, cierra tus ojos y deja que tu respiración se vuelva natural y relajada . Deja que tu cuerpo y tu mente se relajen. Respira suavemente en la zona del corazón , siente todas las barreras que has erigido y las emociones que soportas por no haberte perdonado a ti mismo y a los demás . Siente el dolor de mantenerte con el corazón cerrado. Después respira con suavidad y empieza a pedir perdón, ampliándolo cada vez más, recitando estas palabras, dejando que las imagenes y los sentimientos que aparezcan se hagan más profundos a medida que las repites.
Pedir perdón a los otros

Di: hay muchas maneras en las que herido y dañado a otros, los he traicionado y abandonado causándoles sufrimiento de modo consciente o inconsciente, movido por el dolor, el miedo , la ira y la confusión.
Recuerda y visualiza las maneras en que has herido a otros. Siente el dolor que le has causado movido por tu propio miedo y confusión, siente tu propio dolor y arrepentimiento. Finalmente date cuenta de que puedes liberarte de esa carga y pedir perdón. Observa en tu mente los recuerdos que aún llevas como un peso en tu corazón y con cada persona, repite mentalmente : te pido perdón, te pido perdón.

Perdonarte a ti mismo

Di : hay muchas maneras en las que me he herido y dañado a mí mismo. Me he traicionado y abandonado muchas veces con el pensamiento la palabra o la acción de modo consciente o inconsciente. Siente qué maravilloso es tu cuerpo y tu vida. Contempla todas las maneras en las que te has hecho daño. Obsérvalas en tu mente y recuérdalas. Siente el dolor que arrastras por ello y date cuenta que puedas liberarte de esas cargas. lleva al perdón a todas ellas incluyéndolas una a una. Repítete: por todas las formas en las que me he hecho daño a través de la acción o la falta de acción, movido por el miedo, por el dolor y la confusión, ahora me perdono completamente desde le corazón. Me perdono, me perdono.

Perdonar a los que te han hecho daño

Di: hay muchas maneras en que me han hecho daño , me han maltratado , o abandonado, de modo consciente o inconsciente, con el pensamiento, la palabra o la acción. Observa en tu mente y recuerda todos estos hechos. Siente el dolor que arrastras de este pasado y date cuenta de que puedes soltar esta carga, ofreciendo el perdón cuando tu corazón esté preparado. Ahora di para ti mismo: recuerdo las muchas maneras en que los otros me han hecho daño, movidos por el miedo, el dolor, la confusión y la ira. He llevado este dolor en mi corazón demasiado tiempo. Te ofrezco mi perdón hasta el punto en que estoy preparado. A los que me han hecho daño les ofrezco mi perdón, te perdono.
Repite amablemente estas instrucciones hasta liberar tu corazón. para los grandes dolores, es posible que no sientas ninguna liberación sino solo la carga, la angustia o la ira que dentro de ti. Contacta suavemente con eso. Perdónate por no estar preparado y avanzar. El perdón no puede forzarse, no puede ser algo artificial. Simplemente continua con estas prácticas y deja que las palabras y las imágenes actúen poco a poco. Con el tiempo podrás convertir la meditación del perdón en una práctica regular de tu vida, soltando el pasado y abriendo tu corazón a cada nuevo momento con una sabia bondad .
Basado en las enseñanzas de Jack Kornfield.

Anuncios