• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.472 seguidores

  • Archivos

Busca tu salud integral (Maytte)

“Tu felicidad depende de ti, de la capacidad y el valor que tengas para hacer cuanto sea necesario para sanar emocionalmente, limpiando tu espacio interior de todas esas emociones ligadas a los peores momentos”

Tal vez tú seas una de esas personas activas, luchadoras, entusiastas, que siempre tienen un comentario positivo para los demás, pero, que cuando llega el final del día, sienten la soledad y se conectan con las emociones de un pasado que no fue tan agradable. Recuerda la importancia que tiene aprender a liberar todas esa emociones reprimidas para sanar el alma, de manera que toda esa fortaleza y alegría que compartes con los demás puedan, también, ser tuyas internamente.

Más importante que mostrarnos como súper hombres o súper mujeres y aparentar que nada de lo que vivimos con dificultad nos afecta, es reconocer y aceptar la vida emocional que escondemos y guardamos adentro, aunque nadie más lo sepa. Tu felicidad depende de ti, de la capacidad y el valor que tengas para hacer cuanto sea necesario para sanar emocionalmente, limpiando tu espacio interior de todas esa emociones ligadas al recuerdo de los peores momentos de tu vida. Sólo así podrás abrirte para reconocer y disfrutar de todos los regalos y las pequeñas bendiciones que Dios te ofrezca.

Cuando te quedas con todas esas emociones negativas guardadas olvidas que ellas están ahí y que todavía necesitas liberarlas, para que no enfermen tu cuerpo ni terminen convirtiéndote en una olla de presión a punto de estallar.

Es posible que tu alma esté pidiéndote a gritos hacer un alto en tu camino para reflexionar, bajarle la velocidad a tus días y tomar la decisión de liberar toda esa carga emocional. No sigas cargando el peso del rencor, la tristeza, la impotencia, el miedo o la culpa. El pasado ya pasó y no puedes cambiarlo, entrégale a Dios esa situación para que te dé la fortaleza y la claridad que necesitas para afrontarla de la mejor manera.

Quiero recordarte que tú eres la persona más importante de todas, y que mereces estar sano por dentro y por fuera. Es tiempo de recuperar la plenitud de tu vida, sin prejuicios, sin culpa, sin resentimiento, temores o consideraciones negativas que todavía pudieran estar haciéndote sufrir.

¡Vamos, decide comenzar a vivir una nueva etapa de vida!

CLAVES PARA SANAR…

Desahógate: Encuentra una persona en quien puedas confiar, un amigo, un familiar o un buen profesional. Anímate a contarle con detalles alguna de esas vivencias que deseas sanar, hazlo desde tu niño porque si lo haces con el adulto, comenzarás a justificarlo todo y bloquearás tus verdaderas emociones. Déjalas salir y no las reprimas.

“Acepta y reconoce tu afectación: No es signo de debilidad aceptar que te han herido. Acéptalo y decide superarlo. ¿Cómo? Revive ese momento, siente la emoción que enterraste y luego imagina que la quemas y que sale de tu cuerpo para siempre.

“Perdona de verdad y olvida: Yo sé que muchas veces has intentado perdonar porque creíste que era lo más conveniente& pero sólo puedes perdonar y soltar los nudos que te mantienen atado al pasado cuando lo haces desde el corazón. Comprender y reconocer sus limitaciones hará que puedas hasta desearles la felicidad y la paz interior.

 

Anuncios