• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.469 seguidores

  • Archivos

Límites para contener y elegir (Adriana Paoletta)


¿En qué consisten los límites? En eso, en delimitaciones del camino, en cercos
protectores, en marcos contenedores y referenciales.
No son un fin en sí, son un instrumento para realizar fines.

Cuando ellos están uno puede actuar y elegir. Hasta, si quiere, puede salirse del camino. También para
salirse hay que conocer los límites.
Eso: los límites son para que pueda haber libertad. Justamente lo contrario de lo que podría pensarse: no cercenan la libertad, la otorgan.
Las rayas no son el camino; el camino está entre ellas, y dentro de ese estar entre ellas tú puedes elegir el ritmo, el movimiento, el desplazamiento, la
velocidad, el rumbo, el qué, el cuándo, el cómo, y si quieres dejas de moverte, te detienes, y todo lo que tu fecunda imaginación te proponga. Lo puedes realizar sabiendo qué va adentro y qué va afuera de esos límites, de esas rayas. Y eliges.
Esa es tu libertad, y la tienes porque tienes límites.


Creció en el vacío, sin límites, sin fronteras, sin carteles orientadores, sin
sustento, sin apoyo. En consecuencia no creció.
Quisimos ser modernos, terminamos siendo nadie. “Nadie” es un ser difuso,
desprovisto de una línea que demarque su identidad.

Los límites, lo que todos hemos perdido —nuestros hijos porque no los
conocieron, nosotros porque nos desprendimos de ellos—, los límites son las coordenadas de los valores, de las creencias, de los modales, de las maneras y —en fin— de las reglas de la existencia y de la coexistencia. De la identidad. Por ellos uno es o puede llegar a ser “alguien”.

Vivir es vivir entre límites, en algún encuadre, entre horizontes. Dentro de ese
espacio germina y se desarrolla la libertad.

Interpretamos mal: creíamos que la libertad se da. No es cierto: la libertad no se da, la libertad se toma, se arranca, se conquista, se logra, se esculpe, abatiendo esclavitudes, confrontándose con límites, aceptando unos, rechazando otros, pero usándolos como referentes en el camino.

Además la libertad es un medio, no un fin. Ahí la tienes, para hacer algo con
ella, algo que tú elijas.

¿Y cómo se elige? Se elige entre opciones. Las opciones son los límites dentro
de los cuales la libertad adquiere sentido, al rechazar unos y adoptar otros.
Es libre el que elige un proyecto de vida.

Copyright © 2011 Adriana Paoletta. Luis Padrón CHM (Camino a la Grandeza)
Los Hijos y los límites.  Jaime Barilko

 

Anuncios

Una respuesta

  1. MUY CLARO…ME ENCANTO..SOY MAMA Y DOCENTE ..Y EL TEMA LIMITES SIEMPRE ESTA PRESENTE

Los comentarios están cerrados.