Yoga para los más pequeños

Música directamente en los oídos, cientos de canales de televisión, actividades extracurriculares, celulares, escuela, padres, tareas, ejercicios cerebrales para estar a la par de otros niños y competencia natural que se genera en las relaciones con pares… éstas son algunas de las presiones a las que los niños están sometidos diariamente, según reconocen los expertos.

Adicionalmente, hasta antes de nacer ya algunos bebés son expuestos a estímulos que encienden todos los sentidos poniendo en riesgo su tranquilidad.

Recientemente, varios estudios -entre los que se cuenta Yoga in the mirror of science de la Universidad de Leipzig en Alemania y Spatial and verbal memory: yoga for kids del Instituto de Investigación del Yoga en Bangladesh- han demostrado que el yoga es un arma poderosa que podría ayudar a que los más pequeños se sientan relajados y tengan posibilidades de ser adultos equilibrados. Las investigaciones habrían concluído que los beneficios de la respiración, la relajación, la meditación concentrada y los movimientos habrían ayudado a solventar problemas como déficit de atención, hiperactividad y problemas de sociabilidad. Gracias a  resultados como éstos en varias escuelas de los estados de California y Nueva York en Estados Unidos se está probando enseñar yoga a los niños de manera gratuita, al igual que países como India, donde ya es una tradición.

Las clases de yoga para niños son diferentes a las de los adultos, pues incluyen en ellas momentos para conversar con el guía y con los compañeros además de realizar actividades lúdicas. En Venezuela también la actividad del yoga en niños se está incrementando. Varios centros de práctica de la disciplina han incluído en sus clases vespertinas espacios exclusivos dedicados a los más pequeños, al igual que algunas universidades del país que imparten clases de yoga a chicos de bajos recursos a precios accesibles e inclusive, de manera gratuita.

Es importante llevar al niño al médico antes de inscribirlo en clases de yoga o en cualquier actividad física, pues en el caso del yoga este implica movimientos que podrían lesionarlo si no son realizados luego de un buen calentamiento y bajo la supervisión de un experto en el arte milenario.

Anuncios