Sentirnos atrapados (Maytte)

Hace unos días pensaba en esas situaciones complicadas, difíciles, que se presentan de forma inesperada y que nos atrapan, obligándonos a poner en práctica el conocimiento que tenemos, bien guardado, para poder afrontarlas y superarlas.

Es curioso como la teoría nos resulte tan sencilla y fácil de comprender y aplicar, cuando la dificultad la está viviendo otro, y lo compleja que se vuelve al tratar de incorporarla y usarla en el momento en que los necesitados somos nosotros.

Definitivamente, la vida es una escuela y basta que digamos que ya sabemos algo, que ya lo aprendimos y que estamos listos para vivir algo completamente nuevo, para que la vida se encargue de envolvernos en alguna situación similar a esa en la que nos sentimos atrapados alguna vez. De esta manera, podemos asegurarnos de que en realidad la superamos, porque ahora podríamos actuar de una forma diferente, valiente, positiva, serena y efectiva, a la hora de afrontarla y resolverla.

Y es que puede resultarnos bien complicado vivirla, cuando nos dejamos envolver emocionalmente por ella y profundizamos en las ideas negativas que se crean en nuestra mente y que solo sirven para paralizarnos con el temor.

Volvamos a recordar unas herramientas sencillas que pueden ayudarnos en este proceso:

No reacciones de inmediato: Serénate, no te dejes dominar por el pánico, ni por la angustia. Nada es tan importante como para hacerte perder tu tranquilidad. Necesitas serenarte para poder pensar y actuar con claridad. Respira lentamente, toma el aire por la nariz y hazlo llegar hasta el estómago, luego saca el aire lentamente por la boca. Recupera el balance y la tranquilidad. Recordemos que todo es para aprender.

Infórmate: Nada es tan grave como inicialmente parece, siempre hay una solución, búscala. Asesórate, infórmate, pide opiniones de gente positiva y con experiencia.

Toma tu propia decisión: Con la información obtenida y con tranquilidad crea una estrategia. No te quedes quieto, actúa sin miedo, con la certeza de que el universo conspirará para ayudarte. Atrás ni para tomar impulso.

Ejecuta tu plan: No te quedes paralizado esperando a que la situación se resuelva por sí sola, o que la persona involucrada cambie su comportamiento y actitud, podrías estar muy equivocado. Incluso a la hora de buscar una conciliación.

Afronta con valor. Ten confianza y determinación ante cualquier situación. ¡Tú puedes salir adelante!

Copyright © 2011 Estampas, Maytte & CHM (Camino a la Grandeza) Todos los Derechos reservados.

Anuncios