• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.472 seguidores

  • Archivos

Paulo Coelho: Veinte años después (I)

Sentado en un jardin en Leon, mirando el rio que corre, dia 27 de marzo de 2006.

A mi lado Cristina – mi mujer – está leyendo un libro. La primavera empieza en Europa, ya podemos colocar los abrigos en la maleta. Andamos en coche todos estos dias, pasando por algunos lugares que marcaron nuestras vidas (Cristina hizo el Camino de Santiago en 1990). A pesar de que viajamos sin prisa, cubrimos 500 kms. en menos de una semana.

Agua mineral. Café.

Personas que conversan, personas que caminan.

Personas que también toman su café y su agua mineral.

Entonces vuelvo veinte años en el tiempo, una tarde de Julio o Agosto de 1986, un café, un agua mineral, personas conversando y caminando – sólo que de esta vez el escenario son las planicies que se extienden después de Castrogeriz -, mi cumpleaños se aproxima, ya salí de Sant Jean Pied-de-Port hace tiempo, y estoy un poco más allá de la mitad del camino que conduce a Santiago de Compostela.

Velocidad de caminada: 20 kms por dia.

Miro para adelante, el paisaje monótono, el guia que también toma su café en un bar que parece haber surgido de la nada. Miro para atrás, el mismo paisaje monótono,con la única diferencia que en el polvo del camino están las marcas de las suelas de mis zapatos – pero eso es temporario, el viento las borrará antes de que llegue la noche.

Todo me parece irreal.

Qué estoy haciendo aquí? Esta pregunta continúa acompañándome a pesar de ya haber pasado varias semanas. Estoy buscando una espada. Estoy cumpliendo un ritual de RAM, una pequeña orden dentro de la Iglesia Católica, sin secretos o misterios más allá de la tentativa de comprender el lenguaje simbólico del mundo. Estoy pensando que fui engañado, que la búsqueda espiritual no pasa de una cosa sin sentido o lógica, y que sería mejor estar en Brasil, cuidando de lo que yo siempre cuidaba.

Estoy dudando de mi sinceridad en esta búsqueda, porque da mucho trabajo buscar un Dios que nunca se muestra, rezar en las horas ciertas, recorrer caminos extraños, tener disciplina, aceptar órdenes que me parecen absurdas.

Es eso: dudo de mi sinceridad. Todos estos días Petro ha dicho que el camino es de todos, de las personas comunes, lo que me deja muy decepcionado. Yo pensaba que todo este esfuerzo me fuese a dar un lugar de destaque entre los pocos elegidos que se aproximan a los grandes arquetipos del universo. Yo pensaba que iba finalmente a descubrir que son verdad todas las historias a respecto de los gobiernos secretos de sabios en el Tibet, de pociones mágicas que son capaces de provocar el amor donde no existe la atracción, de rituales donde de repente las puertas del paraiso se abren.

Pero es exactamente lo contrario de lo que Petrus me dice: no existen los elegidos. Todos son elegidos, si en vez de preguntarse “qué estoy haciendo aquí” resolvieran hacer cualquier cosa que despierte el entusiasmo en su corazón. Es en el trabajo con entusiasmo que está la puerta del paraíso, el amor que transforma, la elección que nos lleva hasta Dios.

Es ese entusiasmo que nos conecta con el Espiritu Santo, y no las centenas, millares de lecturas de los textos clásicos. Es la voluntad de creer que la vida es un milagro que permite que los milagros sucedan, y no los llamados “rituales secretos” u “órdenes iniciáticas”. En fin, es la decisión del hombre de cumplir su destino lo que lo hace ser realmente un hombre – y no las teorías que el desenvuelve alrededor del misterio de la existencia.

Y aquí estoy yo. Un poco más allá de la mitad del camino que me lleva a Santiago de Compostela. Si las cosas son tan simples como el dice, porqué esta aventura inútil?

 Copyright © 2006-2011 Paulo Coelho Blogs & CHM (Camino a la Grandeza) 

Anuncios