• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.479 seguidores

  • Archivos

Maytte: Abre las puertas de tu corazón, es Navidad

En esta Navidad he decidido tener presente los buenos sentimientos y deseos con los que quiero acompañar mis comentarios, comportamiento y actitud… y no es que necesite de una ocasión especial para hacerlo, pero es que el resto del tiempo, muchas veces, mis buenos propósitos e intenciones se ahogan en una lista interminable de asuntos pendientes, distancias por recorrer y responsabilidades.

La verdad es que somos capaces de crecer, madurar y tomar el control de nuestra vida, sólo si logramos vencernos a nosotros mismos para reflejar nuestra verdadera naturaleza esencial.

La Navidad es un tiempo apropiado para transformarnos, compartir y reconciliarnos; para acercarnos a las personas de las que nos hemos alejado sin querer y para expresar nuestro cariño y reconocimiento a la familia, los amigos y a las personas que nos ayudaron y suavizaron nuestra vida en algún momento; pero, también, es una época de renovación, en la que, si lo permitimos, puede aflorar la mejor parte de nosotros… Recordemos la importancia que tiene mejorar la calidad de nuestros sentimientos y pensamientos, pues de ellos dependerá nuestra actitud, comentarios, decisiones y comportamiento.

En esta Navidad procura, convertirte en una mejor persona cada día, llénate de alegría, optimismo, determinación, confianza, valor, tolerancia y comprensión… cuida la cara que le pones al mundo, pues ella refleja, aunque no te des cuenta, lo que verdaderamente estás pensando y sintiendo en todo momento.

Pautas para renovar tu vida
Aprovecha tus buenos sentimientos para tomar la decisión de dejar el pasado atrás. Toma la decisión valiente de perdonar y de darte otra oportunidad.

Reúne a los tuyos para compartir momentos de calidad. Eviten las discusiones, los recuerdos tristes o los reclamos, es la oportunidad para resaltar la afinidad y las semejanzas.

Conviértete en un elemento conciliador y favorece el acercamiento entre los unos y los otros.

Rescata alguna de las tradiciones que formaron parte de la Navidad más feliz que hayas tenido y compártela con tus seres queridos.

Abre tu corazón y déjate llevar por el espíritu amoroso de la Navidad, comparte un plato de comida caliente, una visita, una gran sonrisa o una acción generosa y desinteresada dirigida a suavizar la condición de limitación, soledad o necesidad de otra persona.

Deseo que esta Navidad sea el comienzo de una nueva y maravillosa etapa en nuestras vidas, y que el espíritu navideño nos anime a vencer la apatía, el desánimo y el pesimismo. Pongamos en marcha nuestra imaginación para llenar de alegría, paz y amor el ambiente a nuestro alrededor. No importa qué tan difíciles hayan sido estos días, recuerda que todo pasa y que siempre podemos volver a comenzar con más fuerza, valor, entusiasmo y determinación.

¡Feliz Navidad!

Anuncios