• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.433 seguidores

  • Archivos

CHM Hoy: Amores de Paso

Nada hay más efervescente y excitante que una relación amorosa. Los seres humanos, ansiosos de compañía siempre, buscamos durante largos períodos de la vida, a un alguien que nos complemente y nos haga ver una luz distinta, que aparentemente es el éxtasis total de la existencia. Sin embargo, la gran mayoría de nosotros experimentamos un vacio muy extraño cuando pasan los primeros días de convivencia o relación y se acaba la magia. Más fue la emoción en la búsqueda que en el encuentro de aquella pareja. La razón? Nuestra eterna búsqueda de realización siempre está proyectada hacia afuera, hacia otros y nuestro encuentro con nosotros mismos se ve cada vez más turbado por compromisos y por un sinfín de esquemas preestablecidos, dentro de los cuales a la pareja se le situado en un lugar de honor. Y sin el más mínimo interés de convencer a los eternos enamorados de que se alejen de su placer, hoy sólo quiero que entiendan y sobre todo que se atrevan a experimentar, que los amores son de paso y que el cultivo de la existencia queda.

Cultivar nuestro espíritu, nuestros gustos, nuestras preferencias, nuestras afinidades, nuestros aciertos… Enmarcarnos en llevar a la excelencia lo que hacemos bien, afinar nuestros canales perceptivos, ordenar nuestras ideas y pensamientos ante tal o cual situación o premisa debe convertirse en el principio de vida de cada ser humano en forma INDIVIDUAL… Supongo que luego de que nuestra inteligencia ha sido ensayada y ejercitada muchas veces en el convivir diario con nosotros mismos, entonces podremos pensar en un compartir EXITOSO  con alguna pareja. Pero aquello de ir a descubrirnos juntos, es un mito que creo que ha dado más fracasos que logros.

Quiero aclarar que no se trata de no tener pareja hasta que seamos maduros o estemos entrados en años, NO!!! , se trata de tenerla guardando muy bien las distancias físicas y emocionales para que nadie se sienta invadido y mucho menos frenado en su crecimiento como ser. Tener pareja hasta limita de alguna forma la posibilidad de conocer más gente y  automáticamente entonces, limita la posibilidad de conocer muchas más variadas y novedosas visiones de la vida. Si hablamos de matrimonio y de vivir juntos, eso son palabras mayores y las opciones son dos: o la pareja tiene un nivel de desarrollo personal muy elevado que le permite convivir en el mismo espacio respetándose sus diferentes procesos evolutivos espirituales e intelectuales, o ambos deben estar muy dispuestos a que todo crecimiento espiritual, intelectual y hasta material se vea frenado por la presencia a destiempo de una pareja en su vida. En el último caso, inevitablemente se termina en ruptura!

El asunto es queridos amigos, que compartir nuestra vida con alguien en forma metódica puede ser un arma de doble filo para la evolución de nuestro propio ser. Podemos volvernos ciegos ante las novedades, incoherentes con las acciones y en muchos casos hasta podemos perder personalidad y dejarnos influenciar en nuestros pensamientos en nombre de aquel supuesto amor.  Hay otros casos en que los amores de pareja impulsan y le dan un vuelco total a la energía de vida de los dos miembros de aquel amor y todo se convierte en avance, progreso y evolución. Pero lamentablemente estos son los casos mínimos.  Y si, durante el tiempo que duró la relación todo “fue bello”, es innegable que al momento de una ruptura amorosa la energía que nos envuelve es gris, desalentadora y triste y esto, siempre, siempre retrasa nuestro proceso de avance personal.

Los amores son hermosos; deliciosas aventuras que contribuyen también a hacernos más sabios, pero hay que tener sumo cuidado del tiempo invertido en estas experiencias, y sobre todo de cuánto tiempo le quitamos a nuestro crecimiento como ser único para entregarlo a ese placer mágico de ser pareja… No vaya a ser que las cuentas no cuadren y nos demos cuenta al final… Que los amores fueron de paso y que nuestra vida que era más importante, ni siquiera nos dimos cuenta si vino a visitarnos!
Elizabeth Craswford Pritt. Editora Estrella

Una Artista, creativa, escritora, fiel creyente del poder de la palabra y apasionada de la búsqueda de la conciencia humana. Docente por más de 25 años en Venezuela, y como ella misma diría ”Mamá de mis propias hijas y de todos los ajenos que la vida me regala a diario”

Copyright © 2012 Elizabeth Craswford Pritt & Camino a la Grandeza.  Todos los Derechos reservados.

Editado desde un Blackberry®