• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.433 seguidores

  • Archivos

CHM Hoy: Estelas

En algún lugar escuché una vez que no es lo mismo vivir que saber hacerlo, y lo creí. Transitar por la vida no es lo mismo que exprimirle hasta la última gota de aprendizaje a cada experiencia vivida; entonces es eso lo que hace la diferencia entre los seres humanos…la forma como se experimente cada vivencia y sobre todo como se comprenda, se asimile, se internalice y se use como herramienta de aprendizaje aquella simple emoción que nos movió el alma en un momento determinado. En la medida en que se acumulan experiencias, y sus enseñanzas se superan unas a otras haciéndose cada vez más compleja nuestra visión de vida; en esa misma medida nos llevamos entre los pies mucha gente con quien compartimos a diario y que se ven influenciados queramos o no por nuestras conductas y comportamientos. Es muy importante el cultivo del ser y la forma individual como cada uno de nosotros emprenda cualquier proceso de formación por mínimo  que sea, pero también tiene muchísima importancia lo que las personas que están en nuestro entorno reciben de nosotros. Por eso es que saber vivir es una tarea durísima, porque al mismo tiempo que tratamos personalmente de aprenderlo, estamos sirviendo de lección a un gran número de personas con las que convivimos diariamente. Si tratamos de aprender esto desde el intelecto, manejando todas las variables conocidas para la creación de una verdadera conciencia de vida y ordenándolas en la forma más lógica posible para obtener resultados altamente eficientes, el fracaso es casi seguro!!! Así estemos llenos de muchísimo conocimiento, no es a partir de allí desde donde se fijan los principios de la apertura consciente del espíritu. La fórmula es mucho más sencilla, simple y placentera, y sin embargo se nos hace siempre más difícil y cuesta arriba. La única forma eficiente de generar la conciencia del ser humano es desde la práctica del amor!!! Y del amor en todas sus variantes posibles…amor al trabajo, al prójimo, a la familia, a la pareja, a los animales, al planeta, a todo!!! Cuando nuestras acciones parten de allí, aquel cúmulo de conocimientos filosóficos, psicológicos y hasta científicos que nos devoramos en los libros buscando estar mejor  preparados para vivir, se vuelven completamente innecesarios porque la intuición del ser humano comienza a funcionar a la perfección sólo siguiendo el camino de la emoción sincera desplegada hacia todo cuanto hacemos. He aquí donde aparecen nuestras verdaderas estelas.

Las estelas son los verdaderos legados que podemos dejarle a los demás, las verdaderas huellas que dejamos en nuestro andar por la vida y que hacen que ellos nos recuerden con afecto, admiración, cariño y verdadero amor. Nada tienen que ver estas estelas con herencias tangibles que dejemos, con bienes materiales o con seguridades que trabajemos para dejar “amparados” a nuestros hijos y descendientes. Las estelas son las enseñanzas más puras y sencillas, pero muy profundas que podemos otorgar a nuestros semejantes a través de una palabra, de un comportamiento o de un simple gesto que vaya cargado al máximo energéticamente como para que se quede fijado en el inconsciente de aquella otra persona y le mueva el alma entera hacia la felicidad. Cuando actuamos así, generamos automáticamente que el ser que recibe nuestra estela sea feliz aunque sea por un instante, y además le dejamos una lección implícita en aquella estela incitándolo a ser una mejor persona y un mejor ser humano.

Cuando imprimimos a cualquier acción un verdadero sentido de querer hacer el bien común, llegamos a influenciar el pensamiento de seres que ni siquiera conocemos, por lo que muchas veces ni siquiera somos conscientes de cuántas y cuales estelas podemos dejar en el mundo; y de eso se trata, de hacer el bien sin esperar nada a cambio, de hacerlo porque lo sentimos verdaderamente y de hacerlo conociendo nuestros límites y medidas para no ocasionar en nosotros mismos altos niveles de sacrificios que nos lleven al sufrimiento.

Dejar estelas es dejar huellas!!! Huellas sanas, llenas de verdadero amor que inspiren a otros a seguir en la búsqueda de su camino. Hay grandes personalidades en el mundo que han dejado estelas maravillosas para muchos: grandes gobernantes, grandes filósofos, grandes artistas, y hasta grandes personalidades del cine y la canción; cuyas vidas han significado ejemplo para muchos, en primera instancia por ser públicas, y en segundo lugar por servir de inspiración a quienes les siguen por tener actos de amor muy auténticos con el resto de la gente, o por brindar amor a través de lo que hacen. Sin embargo, no hay que ser famoso ni tener una vida pública para generar estelas auténticas. Basta con regalarle a un hijo o a un buen amigo una sola palabra que lo levante si está caído o que lo haga sentir mejor así este muy bien, para marcar la vida de aquel ser en forma positiva para siempre.

Las marcas que dejamos en otras personas impulsándoles a crecer, a seguir viviendo, a aumentar su visión de la vida, a encontrar su verdadera conciencia!!!! Esas son las estelas!!! Y lo más curioso de todo es que el universo tiene unos caminos muy misteriosos y perfectamente sabios como para hacer llegar nuestras estelas a los seres que menos imaginamos; y de igual forma, algunas veces nosotros recibimos estelas en la forma más inverosímil de gente que ni siquiera sabemos de dónde salió. Por eso, porque no alcanzamos a ver con nuestra corta visión la grandeza de la sincronía universal, debemos actuar siempre desde el bien y desde el amor, de una forma natural y sincera, sin sentarnos a pensar y a estudiar metódicamente cómo hago para dejar estelas, sino deseando desde el alma que todo cuanto hago le sirva a alguien para algo bueno.

Las estelas solo se dejan cuando abandonamos nuestro ser a la confianza de que todo estará bien para mí porque sólo procuro que otros también estén bien a partir de lo poco o mucho que puedo brindarles. Aprender a detectar cuando puedo dar y cuando no, lo dice sólo la felicidad que siento cuando estoy en paz conmigo porque sé que hice lo que correspondía en un momento determinado. Alguien se dará cuenta de eso, y entonces allí estaremos dejando una estela.

Feliz día para todos y que aprendan a reconocer y a dejar estelas a lo largo de su seguro y grandioso caminar por este hermoso mundo!!
Elizabeth Craswford Pritt. Editora Estrella

Una Artista, creativa, escritora, fiel creyente del poder de la palabra y apasionada de la búsqueda de la conciencia humana. Docente por más de 25 años en Venezuela, y como ella misma diría ”Mamá de mis propias hijas y de todos los ajenos que la vida me regala a diario”

Copyright © 2012 Elizabeth Craswford Pritt & Camino a la Grandeza.  Todos los Derechos reservados.

Editado desde un Blackberry®