• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.499 seguidores

  • Archivos

MaytteX2: Busquemos una nueva oportunidad / Claves para cambiar tu estilo de vida

¿Estarías dispuesto a pagar el precio necesario para comenzar a vivir la vida que siempre deseaste? ¿Abandonarías la seguridad de la vida que llevas en este momento para ir por tus sueños? ¿Dejarías tu zona de comodidad para ir a vivir ese ideal que puede ser una utopía?

Todos experimentamos, tarde o temprano, una especie de crisis personal. Cuando pensamos que la vida que tenemos no es la que queremos, nos sentimos insatisfechos y con un gran vacío interior que nos hace perder la motivación, el entusiasmo y nos arrastra en medio de la rutina hacia el aburrimiento. Es, entonces, cuando anhelamos una segunda oportunidad para poder vivir la vida que deseamos.

Algunos soñamos con vivir en el campo y dejar de una vez por todas la jungla de cemento, para bajarle el ritmo a nuestra rutina, tener más tiempo para disfrutar de la familia, desconectarnos del tráfico, comer de nuestra propia huerta… Otros sueñan con vivir en la playa, disfrutar del clima caliente, con salir a pescar nuestra propia cena, vestir informalmente, tener tiempo para compartir… O tener un negocio propio, para manejar nuestro tiempo, potenciar nuestras capacidades y cumplir nuestras metas sin sentirnos bajo la presión que nos imponen otros.

Sin embargo, a la hora de la verdad, no nos atrevemos a tomar la decisión ni a dar el primer paso, nos falta la fuerza y la determinación para dar ese salto y abandonar nuestra zona de comodidad para comenzar a construir la vida con la que soñamos.

También puede ocurrirnos que cuando reunimos el valor y el coraje que necesitamos y comentamos con nuestros amigos o familiares el plan que tenemos, somos inmediatamente atacados por las aves de mal agüero, que nos advierten de inmediato que estamos equivocados, que no deberíamos hacerlo, que estamos actuando de forma irresponsable y nos llenan de miedo, augurándonos el fracaso al primer intento. Y es que tienen parcialmente la razón, pues, el que no va a la guerra no muere en guerra, el que no se monta en un caballo nunca se caerá de él… Pero, el que no lo intenta nunca conseguirá lo que sueña.

Lo importante no es preguntarnos si fracasaremos sino qué podemos conseguir con nuestro intento. Y aunque nunca estarán dadas todas las condiciones ideales para cambiar nuestras vidas de forma fácil, debemos perseverar en nuestro propósito, además, de estar atentos para reconocer las oportunidades que se nos presenten en el camino para conseguirlo con éxito.

Claves para cambiar tu estilo de vida

Elabora una estrategia 
No es suficiente con querer cambiar tu estilo de vida. En realidad el verdadero cambio comienza dentro de ti. Debes estar muy claro en cuáles son los elementos que deseas modificar y por qué. Cambiar no puede significar una loca y precipitada huida de tu realidad. Una vez establecida la meta crea una estrategia que te lleve a dar los pasos necesarios para cumplir etapas con objetividad e inteligencia.

Paga el precio 
Todo proceso de cambio tiene un precio, todo movimiento requiere una inversión de energía, tiempo y voluntad, y debes estar dispuesto a pagar el costo de lo que transformar tu estilo de vida implica. Recuerda que no hay nada gratis y que todo lo que deseemos va a costarnos conseguirlo. Prepárate para soltar aquello que no te sirve y adoptar nuevos hábitos de vida.

No renuncies 
Las recompensas no están a la vuelta de la esquina, tienes que trabajar por ellas, recuerda que entre más oscura es la noche, más cerca está el amanecer. El trabajo, la disciplina, el entusiasmo, la voluntad y la constancia te llevarán a conseguir lo que deseas.

Siente pasión por lo que haces 
Si te gusta la jardinería, tómala en serio y deja de considerarla como un pasatiempo. Edúcate, aprende y experimenta, siente pasión por lo que haces y encuentra en ella la motivación para concretar tu sueño.

Suelta el pasado 
No puedes seguir viviendo en función del pasado. Vamos, es tiempo de pasar la página tomando lo mejor de todo lo que experimentaste y mirando hacia el presente con una actitud mucho más positiva. No permitas que el pasado doloroso se interponga entre tú y la felicidad, trabaja en el perdón y sana emocionalmente.

Mejora tu actitud 
¡Puedes tener una vida diferente! La mayoría de las veces no somos conscientes de nuestra mala actitud. Comienza por mejorarla, espera siempre lo mejor y trabaja para conseguirlo. Cuida tus palabras y frases más comunes, tratando de que sean siempre afirmativas y positivas. Practica la sonrisa, especialmente en los momentos en los que te encuentras solo y ensimismado en tus pensamientos, de esta manera te será más fácil mantener una actitud positiva.

Para darte esa nueva oportunidad, solo necesitas decir: “Empiezo hoy, tomo la decisión, doy el primer paso, asumo mi compromiso y persevero hasta conseguirlo”.


Maytte Sepulveda. Escritora Master.

Comunicadora social con más de 20 años llevando mensajes de esperanza, cambio y mejoramiento. Articulista y presentadora del programa “Hola Maytte” transmitido por Casa Club TV. Tiene cinco libros publicados http://maytte.com/

Copyright © 2012 Maytte Sepulveda & .  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.

Maytte: Para comenzar demos el primer paso

Tenemos un amigo cuyo comportamiento repetitivo está llevándolo al borde de una quiebra. A pesar de que hemos tratado en diferentes momentos de ayudarlo a romper con ese ciclo, no lo hemos conseguido. Él se ha leído cuanto libro en referencia al tema de la procrástinación existe, tiene clara la teoría, conoce su problema, está viviendo las consecuencia y aun así, se plantea objetivos que no cumple, cayendo una y otra vez en el ciclo que lo lleva a evadir las responsabilidades y las tareas que necesita realizar para sacar su negocio y su vida adelante.

Su caso, guardando la distancia por la gravedad que para él conlleva en este momento, me recuerda a las personas que teniendo las herramientas que necesitan, no hacen nada concreto para resolver la situación en la que están atrapados; pareciera que esperan, al igual que nuestro amigo, a que alguien haga algo o a que ocurra algún evento extraordinario que cambie su situación sin tener que hacer el esfuerzo de vencerse a sí mismos para poder salir adelante. No deberíamos necesitar que otros nos recuerden nuestros compromisos, metas, sueños y propósitos, deberíamos querernos a nosotros mismos lo suficiente como para fortalecer la voluntad, la disciplina y la determinación que necesitamos para romper con aquellos hábitos, actitudes y comportamientos que nos hacen daño, en aras de aspirar a una mejor condición de vida.

Los enemigos a vencer son:
La apatía. Cuando perdemos la motivación y no somos capaces de reconocer el beneficio que tiene para nosotros hacer un esfuerzo positivo, nos volvemos indiferentes y pasivos.

La comodidad. Cuando prevalece la búsqueda de la satisfacción instantánea ocupamos todo nuestro tiempo y pensamiento en encontrar otras fuentes de distracción y placer, ignorando o aplazando las responsabilidades y los compromisos que hemos adquirido. Perseguir la comodidad nos lleva a hacer el menor esfuerzo posible.

El pesimismo. Cuando nos volvemos demasiado críticos de nosotros mismos o nos sentimos menos capacitados que los demás, tenemos la tendencia a creer que no seremos capaces de recuperarnos y de salir adelante. De antemano pensamos que lo haremos mal y por lo tanto, evitamos hacer algo para solucionarlo.

El postergar. “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”. Este es un dicho popular que contiene una gran sabiduría, dejar todo lo que no nos gusta hacer, nos parece difícil o nos compromete para después, solo agravará la situación haciendo que se más difícil de manejar y de superar.

La justificación. La mayoría de las veces nos convertimos en el mayor obstáculo a vencer cuando justificamos nuestra pasividad, irresponsabilidad y poca efectividad con razonamientos absurdos que, en algún momento, traslucen la poca verdad que los acompaña.

Falta de concentración. Cuando nos dispersamos fácilmente, ocupamos el tiempo en otras actividades que distraen nuestra atención del trabajo que debemos realizar, perdemos el tiempo y se acumulan los asuntos pendientes.


Maytte Sepulveda. Escritora Master.

Comunicadora social con más de 20 años llevando mensajes de esperanza, cambio y mejoramiento. Articulista y presentadora del programa “Hola Maytte” transmitido por Casa Club TV. Tiene cinco libros publicados http://maytte.com/

Copyright © 2012 Maytte Sepulveda & .  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.

Maytte: La piscina de caramelo

Hace un tiempo vi un comercial que mostraba a unos nadadores superprofesionales que se lanzaban a una gran piscina, pero, ésta, en vez de estar llena de agua, estaba llena de caramelo derretido, y por eso, al zambullirse, los nadadores quedaban inmovilizados en este espeso y empalagoso elemento y sólo con mucho esfuerzo alcanzaban a moverse. Así se nos pone la vida muchas veces cuando permitimos que el desánimo, el temor, la negatividad o la falta de voluntad nos impidan conseguir nuestras metas.

Cuántas veces, con mucho entusiasmo, nos lanzamos a realizar un proyecto nuevo como abrir un negocio, bajar de peso, dejar de fumar, cambiar nuestro régimen alimentario y, a pesar de que nos preparamos y sentimos listos para iniciarlo, caemos en una gran piscina de caramelo, pegajoso y espeso, que nos impide avanzar, a pesar de que tenemos el deseo. Al final, cansados de tanta resistencia, dejamos de luchar y nos quedamos quietos en nuestra zona de confort. ¿Y por qué digo que es de caramelo? Porque seguramente encontraremos personas que se encargaran de desanimarnos, circunstancias adversas que nos inmovilizarán y, lo que es peor, nosotros mismos buscaremos razones que justifiquen nuestra decisión de no seguir adelante.

Sólo hay una palabra mágica que puede ayudarnos a combatir la inercia y el desánimo para cambiar los hábitos negativos, renovar nuestra actitud y trabajar hasta cumplir nuestros sueños y proyectos: disciplina. Muchos de nosotros oímos esta palabra y la rechazamos inmediatamente, pues nos recuerda limitaciones, prohibiciones y castigos. Pero es únicamente con disciplina que podremos conseguir todo aquello que no resulta fácil inicialmente. Y cuando uno por fin comprende que disciplinarse es cuidar de sí y no castigarse, deja de rechazarla y comienza a hacer buen uso de ella, y aunque cuesta trabajo adquirirla, constituye el factor determinante para convertirnos en ganadores.

CLAVES PARA POTENCIAR LA DISCIPLINA

La disciplina es positiva. Algunos tratamos de cambiar un mal hábito con conductas extremas, otros pretenden hacerlo de un momento para otro sin obtener el resultado definitivo y positivo que desean. Los cambios hay que realizarlos poco a poco. Sólo podemos ocuparnos de una sola cosa a la vez.

Mantenerse enfocado. No pierdas de vista tu meta, focaliza tus esfuerzos. Escríbela en un papel, hazlo despacio, pensando en ella y lleva esta tarjeta contigo. Imagínate logrando tu objetivo, piensa como te sentirás y empieza a actuar como si ya lo hubieras conseguido. Repite este ejercicio y verás que la vida conspirará para ayudarte.

La gente disciplinada es más feliz. El placer del trabajo realizado nos da paz mental y una satisfacción, porque libera endorfinas que nos alegran y alivian a pesar de lo cansados y agotados que estemos.

La gratificación pospuesta. La disciplina es un proceso que consiste en programar las tareas y placeres de la vida diaria, de manera que las partes difíciles se cumplan primero para poder conseguir, después, la más satisfactorias, y disfrutarlas sin culpa ni limitaciones.

Buscar el balance. No confundamos disciplina con rigidez, no busquemos la perfección sino la tranquilidad y obtendremos la satisfacción que proporciona hacer lo que se tiene que hacer en el momento adecuado.

Maytte Sepulveda. Escritora Master.

Comunicadora social con más de 20 años llevando mensajes de esperanza, cambio y mejoramiento. Articulista y presentadora del programa “Hola Maytte” transmitido por Casa Club TV. Tiene cinco libros publicados http://maytte.com/

Copyright © 2012 Maytte Sepulveda & .  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.

Maytte: Busca las semejanzas

Muchas de las personas que llegan a nuestra vida vienen para enseñarnos, o para recordarnos lo que hemos olvidado, pero también pueden venir para que nosotros compartamos algo con ellas…

Ese individuo que tanto nos afecta con su comportamiento y actitud puede ser el maestro perfecto que necesitábamos para practicar la paciencia, la tolerancia, la comprensión, para vernos reflejados en su actuación o para mostrarnos los sentimientos y los pensamientos que escondemos y que se alborotan en nosotros en un momento, porque siguen ahí, guardados y pendientes por resolver.

Cuando estamos atentos a reconocer las reacciones que tenemos, podemos saber cuáles son nuestros verdaderos motivos, porque, a pesar de que muchas veces hacemos culpables a los otros del malestar que nos causan con su presencia, actitud y comportamiento, si no tuviésemos esas emociones en nosotros, no podríamos reaccionar como lo hacemos.

En lugar de vivir peleados contra el mundo, deberíamos encontrar las raíces de nuestro malestar para sacarlas a través de la aceptación y el perdón y sustituirlas por nuevos y mejores sentimientos y pensamientos.

La próxima vez que te sientas alterado por la actitud de otra persona, pregúntate qué es realmente lo que te hace sentir… y tal vez te descubras el recuerdo que fue la causa real de tu malestar.

Muchas veces son las diferencias las que no permiten complementar nuestras habilidades, cualidades y talentos para funcionar como un equipo bien conformado, que nos impulse a conseguir las metas o los sueños que nos hemos planteado.

Claves para conseguirlo
Resiste tu reacción. La mayoría de las veces nos dejamos llevar por las emociones al momento de reaccionar negativamente. Te sugiero que la próxima vez te tomes un par de minutos para pensar en cuál es la mejor manera de actuar en ese momento, recuerda que eres un ser humano racional, y piensa que la otra persona pudiera estar alterada o mal informada. Tranquilízala y mantén tu la calma.

Escucha con atención. Piensa que es posible que la otra persona tenga parte de la razón, trata de ponerte en su lugar para poder tomar una decisión justa, nada te da derecho para agredir a otro, ni siquiera el tener la razón. En caso de que no puedan ponerse de acuerdo, busquen a un tercero que les ayude a resolver la situación.

Acepta a las personas como son. No quieras cambiar el comportamiento y la actitud de los demás. Acéptalos con sus cualidades y limitaciones, centra tu atención en la afinidad y en las semejanzas que puedes tener con ellos.

Maytte Sepulveda. Escritora Master.

Comunicadora social con más de 20 años llevando mensajes de esperanza, cambio y mejoramiento. Articulista y presentadora del programa “Hola Maytte” transmitido por Casa Club TV. Tiene cinco libros publicados http://maytte.com/

Copyright © 2012 Maytte Sepulveda & .  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.

Busca las semejanzas

Maytte: Gánale tiempo al tiempo

Una de las expresiones que repetimos con más frecuencia es “no tengo tiempo” o “cuando tenga tiempo lo haré…”. Estas frases nos muestran la necesidad que tenemos de aprender a organizar nuestro tiempo de una mejor manera, para disfrutar de una vida más placentera.

Cuántas veces nos acostamos con la sensación de no haber hecho todo lo que nos habíamos propuesto, además de cargar con el cansancio que nos produce la ansiedad que acumulamos después de preocuparnos y correr la mayor parte del día sin lograr resultado alguno.

Es posible que no seamos muy realistas al momento de establecer nuestros objetivos y que, por esta razón, no hayamos podido cumplir con ellos. Pero también podría ser, simplemente, que no sabemos cómo organizar el tiempo de manera que podamos ser más efectivos y eficientes al cumplir con nuestras responsabilidades y asuntos pendientes, sin sacrificar el disfrute de momentos de calidad para compartir, relajarnos y divertirnos.

Siempre tendremos infinidad de compromisos, responsabilidades y cosas por hacer, de manera que tenemos que armarnos de valor, voluntad y determinación para hacer los cambios necesarios en nuestro estilo de vida que nos permitan conservar el espacio y el tiempo que nos hacen falta, sin sentirnos culpable de hacerlo. ¡No dejemos para mañana lo que podemos comenzar a organizar hoy!
Es importante aprender a planificar y administrar el tiempo de una mejor manera, para que seamos nosotros quienes lo manejemos y no ocurra a la inversa y sea él el que nos maneje a nosotros.

CLAVES PARA ORGANIZAR TU TIEMPO
1. Planifica la noche anterior.
Haz una lista con todo lo que tienes pendiente y organízalo por prioridad. Luego establece horarios y plazos para resolverlos.
Toma en cuenta el tiempo real que te tomará cumplir con cada uno de ellos.

2. Comienza por lo más importante.
Recuerda que en las primeras horas del día es cuando más podemos rendir y resérvalas para las tareas que necesitan más atención y responsabilidad. Comienza por aquella que no puedes postergar porque te podría impedir cumplir con las demás.

3. Ocúpate de una sola cosa a la vez.
Puede suceder que te distraigas fácilmente con la invitación o las sugerencias que te hagan las personas que te encuentres… No te disperses, concéntrate en lo que tienes que hacer.

4. Evita las esperas innecesarias.
Esto no significa pasarte el día acelerado y corriendo de un lado a otro. Planifica y toma en cuenta las distancias y el tiempo que te tomará realizar cada una de tus actividades para que no queden tiempos muertos. Si tienes que esperar, aprovecha el tiempo para resolver algún asunto pendiente por teléfono o para leer un libro.

5. Delega y comparte responsabilidades.
Pide la colaboración de todos los miembros de tu familia o de tus compañeros de trabajo si la necesitas. Aprender a delegar te ayudará a sentirte menos abrumado y a disponer de más tiempo libre de calidad.

Maytte Sepulveda. Escritora Master.

Comunicadora social con más de 20 años llevando mensajes de esperanza, cambio y mejoramiento. Articulista y presentadora del programa “Hola Maytte” transmitido por Casa Club TV. Tiene cinco libros publicados http://maytte.com/

Copyright © 2012 Maytte Sepulveda & .  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.

Maytte: Valora lo que hacen los demás

Desde pequeños aprendimos a fijar nuestra atención con más facilidad en los errores o en las limitaciones que tienen los demás, antes que en las características positivas de personalidad que también poseen o en el esfuerzo que realizan para hacer su trabajo o labor con excelencia y responsabilidad.

Si nos dedicamos a buscar y a resaltar las limitaciones o los defectos que tienen otros, es posible que se nos haga más difícil encontrar personas afines con nuestra personalidad e intereses, con quienes podamos compartir un buen momento o el resto de nuestra vida agradablemente.

Además, en la mayoría de los casos, esta actitud negativa se convierte en el principal enemigo del bienestar de nuestras relaciones. Tal vez no te has dado cuenta, y estás actuando como una de esas personas que mantienen una actitud crítica y que, constantemente, buscan resaltar los defectos o los errores que cometen los otros a su alrededor. Si es así, te invito a recapacitar sobre tu comportamiento para que hagas los cambios necesarios que te permitan mejorar tu relación con los demás.

Limpia el cristal a través del cual observas a las personas, no dejes que el prejuicio se convierta en el instrumento que utilices para evaluar el comportamiento o el trabajo que realizan. Aprende a resaltar todos los elementos positivos que también tienen, especialmente si son tus seres queridos, porque, lamentablemente, en la mayoría de los casos somos más atentos y condescendientes con los extraños que con las personas cercanas. Vamos, anímate a reconocer todo lo bueno y lo positivo que también traen otros a tu vida.

Sólo si somos capaces de reconocer los talentos y las capacidades que tienen las personas con las que nos relacionamos, podremos sumar esfuerzos positivos para mejorar nuestro entorno inmediato, nuestro país y el mundo.

Practica un ejercicio de apreciación hacia tu pareja, con cada uno de tus hijos, con tus amigos y hasta con tus compañeros de trabajo, inclusive puedes intentarlo con ese vecino del que te encuentras distanciado por algún malentendido.

Pregúntate si han hecho algo bueno por ti, qué valores o cualidades puedes reconocer en ellos. De esta manera tendrás que volver a catalogar a cada uno de tus seres queridos desde una perspectiva diferente, mucho más respetuosa, positiva y asertiva.

El valor real de una persona no depende de cómo luce físicamente o de cómo se viste, ni siquiera de cuántos bienes materiales posee… sino de los valores esenciales que tenga guardados en su interior y de la capacidad que desarrolle para compartirlos con las demás personas. Decide comenzar a apreciar el valor que tiene lo que hacen los demás.

Maytte Sepulveda. Escritora Master.

Comunicadora social con más de 20 años llevando mensajes de esperanza, cambio y mejoramiento. Articulista y presentadora del programa “Hola Maytte” transmitido por Casa Club TV. Tiene cinco libros publicados http://maytte.com/

Copyright © 2012 Maytte Sepulveda & .  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.

Maytte x2: ( Solucionar los conflictos; Claves para resolverlos del mejor modo)

Solucionar los conflictos

Cuando conozco las historias de las personas que me escriben o me llaman, siempre me pregunto: ¿Por qué seguimos atrapados en situaciones o en relaciones que nos hacen sufrir, a pesar de que, en la mayoría de los casos, sabemos que tenemos que tomar una decisión valiente para salir de ahí y comenzar a vivir de una mejor manera?

Cada vez que nuestros pensamientos, sentimientos, palabras y acciones van en direcciones contrarias a lo que verdaderamente queremos y sentimos, se produce un nudo dentro de nosotros que hace que la energía creadora pare de fluir; ésta se queda estancada dentro de nosotros, lo que produce un efecto negativo instantáneo que, con el tiempo, va creando situaciones difíciles y enredadas que después tenemos que vivir.

La mayor resistencia está en nuestros pensamientos, pues dependiendo de lo positivos o negativos que éstos sean, interpretaremos y afrontaremos las situaciones que se nos presenten cada día.

¿Por qué le permitimos a la mente que nos lleve a pensar en el pasado reviviendo una y otra vez los momentos y las situaciones difíciles que aun no hemos podido superar; resaltando los detalles y las cosas que pudimos haber hecho para evitar que sucedieran? No podemos cambiar lo que ocurrió y aun así nos quedamos recordando a las personas que nos hicieron daño, obligándonos a mantener abiertas las heridas afectivas que nos causaron.

¿Hasta cuándo vamos a revivir esos malos recuerdos que sólo nos afectan a nosotros mismos? No vale la pena guardar, mucho menos postergar el momento en el que afrontaremos la situación y diremos la verdad de lo que pensamos o sentimos.

Lo que creemos acerca de una situación o de una persona es lo que nos hace más o menos felices.

Las personas que evaden enfrentar su realidad terminan atentando contra sí mismas en el medio de su desesperación, al tomar acciones o decisiones equivocadas que las llevan a perder su bienestar, dignidad, derecho a la vida y a la felicidad. ¡Para tener una vida plena tenemos que ser valientes!

La vida es un viaje corto, lleno de aventuras, momentos inesperados y lecciones por aprender. Somos nosotros quienes calificamos cada experiencia de forma positiva o negativa. Recordemos que Dios siempre está de nuestro lado, aun cuando enfrentemos situaciones difíciles que no esperábamos. Muchas veces sólo nos hace falta cambiar nuestra actitud, ganar confianza, creer que merecemos algo mejor, tomar una decisión, para romper los muros mentales que nos tienen atrapados. Busca a Dios y siente su presencia, pídele que te acompañe, pues la vida es demasiado bella para vivirla solo.

Claves para resolverlos del mejor modo

1. Suelta el pasado

No puedes seguir recordando el pasado negativo. Vamos, es tiempo de pasar la página, de tomar lo mejor de todo lo que viviste y de mirar hacia el presente con una actitud mucho más positiva. No permitas que el pasado se interponga entre tú y la felicidad.

2. Perdona

Es determinante tener claras nuestras metas para que podamos enfocar y dirigir nuestro esfuerzo a conseguirlas. Cuando sabemos exactamente lo que queremos, podemos comenzar a visualizarlo y a imaginarnos cómo será cuando lo tengamos.

3. Llénate de valor

No permitas que el temor sea la emoción que te impulse a tomar decisiones equivocadas.

Fortalece la confianza en ti mismo y la fe en Dios, de manera que puedas vencer o superar cualquier situación difícil o inesperada a la que te enfrentes.

4. Toma decisiones

Siempre tienes la alternativa de tomar la decisión de terminar con la relación o la situación que te molesta, pero recuerda hacerlo después de que hallas intentado superar la dificultad inicial. Busca ayuda de un orientador que te de la guía y las herramientas que necesitas.

5. Serena tus emociones

Aprende a aquietar tus emociones y a no dejarte atrapar por ninguna de ellas. Hacer un poco de ejercicio, contarle a una persona de tu confianza lo que te pasa, realizar alguna actividad creativa, pasar tiempo al aire libre son herramientas que pueden ayudarte a recuperar tu balance.

6. Asume el control de tu vida

Deja de buscar culpables y evita sentirte víctima de los demás; ya no te quejes ni te lamentes más. Si quieres renovar tu vida, necesitas cambiar algunas creencias, tener pensamientos más optimistas, mejorar tu actitud, vencer tus temores y ajustar tu comportamiento para que sea el reflejo de tus valores.

7. Ponte una meta

Piensa en una meta que desees alcanzar a corto plazo y concentra tu atención en el proceso para conseguirla. Así recuperarás la motivación y el entusiasmo que te permitan recuperar la serenidad y la estabilidad.

8. Vuelve a comenzar

No importa qué tan difíciles hayan sido los últimos meses, semanas o días, ten presente que todo pasa y que siempre puedes volver a comenzar, con más fuerza, entusiasmo, valor y determinación. Que lo vivido te deje la experiencia y la madurez que te permitan hacer mejores elecciones, corregir los errores y asumir el control y la responsabilidad de tu vida.

La vida es una escuela y cada situación representa una oportunidad para reflexionar, aprender, crecer y madurar sin importar la edad que tengamos. Ábrete para que puedas tener una experiencia más plena y satisfactoria.


Escrito por: Maytte Sepulveda. 
Copyright © 2011 .  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.