• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.508 seguidores

  • Archivos

Maytte x2: ( Solucionar los conflictos; Claves para resolverlos del mejor modo)

Solucionar los conflictos

Cuando conozco las historias de las personas que me escriben o me llaman, siempre me pregunto: ¿Por qué seguimos atrapados en situaciones o en relaciones que nos hacen sufrir, a pesar de que, en la mayoría de los casos, sabemos que tenemos que tomar una decisión valiente para salir de ahí y comenzar a vivir de una mejor manera?

Cada vez que nuestros pensamientos, sentimientos, palabras y acciones van en direcciones contrarias a lo que verdaderamente queremos y sentimos, se produce un nudo dentro de nosotros que hace que la energía creadora pare de fluir; ésta se queda estancada dentro de nosotros, lo que produce un efecto negativo instantáneo que, con el tiempo, va creando situaciones difíciles y enredadas que después tenemos que vivir.

La mayor resistencia está en nuestros pensamientos, pues dependiendo de lo positivos o negativos que éstos sean, interpretaremos y afrontaremos las situaciones que se nos presenten cada día.

¿Por qué le permitimos a la mente que nos lleve a pensar en el pasado reviviendo una y otra vez los momentos y las situaciones difíciles que aun no hemos podido superar; resaltando los detalles y las cosas que pudimos haber hecho para evitar que sucedieran? No podemos cambiar lo que ocurrió y aun así nos quedamos recordando a las personas que nos hicieron daño, obligándonos a mantener abiertas las heridas afectivas que nos causaron.

¿Hasta cuándo vamos a revivir esos malos recuerdos que sólo nos afectan a nosotros mismos? No vale la pena guardar, mucho menos postergar el momento en el que afrontaremos la situación y diremos la verdad de lo que pensamos o sentimos.

Lo que creemos acerca de una situación o de una persona es lo que nos hace más o menos felices.

Las personas que evaden enfrentar su realidad terminan atentando contra sí mismas en el medio de su desesperación, al tomar acciones o decisiones equivocadas que las llevan a perder su bienestar, dignidad, derecho a la vida y a la felicidad. ¡Para tener una vida plena tenemos que ser valientes!

La vida es un viaje corto, lleno de aventuras, momentos inesperados y lecciones por aprender. Somos nosotros quienes calificamos cada experiencia de forma positiva o negativa. Recordemos que Dios siempre está de nuestro lado, aun cuando enfrentemos situaciones difíciles que no esperábamos. Muchas veces sólo nos hace falta cambiar nuestra actitud, ganar confianza, creer que merecemos algo mejor, tomar una decisión, para romper los muros mentales que nos tienen atrapados. Busca a Dios y siente su presencia, pídele que te acompañe, pues la vida es demasiado bella para vivirla solo.

Claves para resolverlos del mejor modo

1. Suelta el pasado

No puedes seguir recordando el pasado negativo. Vamos, es tiempo de pasar la página, de tomar lo mejor de todo lo que viviste y de mirar hacia el presente con una actitud mucho más positiva. No permitas que el pasado se interponga entre tú y la felicidad.

2. Perdona

Es determinante tener claras nuestras metas para que podamos enfocar y dirigir nuestro esfuerzo a conseguirlas. Cuando sabemos exactamente lo que queremos, podemos comenzar a visualizarlo y a imaginarnos cómo será cuando lo tengamos.

3. Llénate de valor

No permitas que el temor sea la emoción que te impulse a tomar decisiones equivocadas.

Fortalece la confianza en ti mismo y la fe en Dios, de manera que puedas vencer o superar cualquier situación difícil o inesperada a la que te enfrentes.

4. Toma decisiones

Siempre tienes la alternativa de tomar la decisión de terminar con la relación o la situación que te molesta, pero recuerda hacerlo después de que hallas intentado superar la dificultad inicial. Busca ayuda de un orientador que te de la guía y las herramientas que necesitas.

5. Serena tus emociones

Aprende a aquietar tus emociones y a no dejarte atrapar por ninguna de ellas. Hacer un poco de ejercicio, contarle a una persona de tu confianza lo que te pasa, realizar alguna actividad creativa, pasar tiempo al aire libre son herramientas que pueden ayudarte a recuperar tu balance.

6. Asume el control de tu vida

Deja de buscar culpables y evita sentirte víctima de los demás; ya no te quejes ni te lamentes más. Si quieres renovar tu vida, necesitas cambiar algunas creencias, tener pensamientos más optimistas, mejorar tu actitud, vencer tus temores y ajustar tu comportamiento para que sea el reflejo de tus valores.

7. Ponte una meta

Piensa en una meta que desees alcanzar a corto plazo y concentra tu atención en el proceso para conseguirla. Así recuperarás la motivación y el entusiasmo que te permitan recuperar la serenidad y la estabilidad.

8. Vuelve a comenzar

No importa qué tan difíciles hayan sido los últimos meses, semanas o días, ten presente que todo pasa y que siempre puedes volver a comenzar, con más fuerza, entusiasmo, valor y determinación. Que lo vivido te deje la experiencia y la madurez que te permitan hacer mejores elecciones, corregir los errores y asumir el control y la responsabilidad de tu vida.

La vida es una escuela y cada situación representa una oportunidad para reflexionar, aprender, crecer y madurar sin importar la edad que tengamos. Ábrete para que puedas tener una experiencia más plena y satisfactoria.


Escrito por: Maytte Sepulveda. 
Copyright © 2011 .  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.

Alfonso León: Consigue la pareja que te mereces

Cuando hablamos del amor surgen las más variadas opiniones, prejuicios y convicciones. La idea que tienes del amor es la que has heredado de tus padres, y aunque no lo creas o estés en desacuerdo con su proceder, esta es la creencia que determina tus relaciones aquí y ahora. Antes de tratar de conseguir una pareja o mejorar tu relación actual debes mirar con ojos de amor a tus padres, perdonarlos por los errores que cometieron y dar las gracias, porque como lo hicieron fue “perfecto”. Recuerda que tu misión en la vida no es hacerlo mejor, si no hacerlo “diferente”. Recuerda que atraes para tu vida lo que deseas.

Activa tu santuario del amor

Si deseas conseguir una nueva pareja, fortalecer tu relación actual e impulsar tus relaciones de amistad y de trabajo, debes activar la coordenada Suroeste de tu casa u oficina. Recuerda que para determinar dónde se encuentra esta dirección, debes utilizar una brújula.

Abre un espacio disponible en tu alma y en tu hogar

Ordena tus espacios. Debes sacar de tu habitación todo lo que te impide conseguir la pareja que anhelas. Juguetes, recuerdos de relaciones pasadas, objetos que te atan a personas que ya no están en tu vida e imágenes que proyectan soledad deben desecharse o donarse. Recuerda que donde hay desorden no puede circular una buena energía o Chi. También debes abrir un espacio en tu clóset para atraer la llegada de una nueva pareja. No importa si eres soltera o vives con tus padres: tu habitación debe reflejar un lugar donde serías capaz de vivir tu mayor aventura amorosa. Visualiza de manera objetiva el estado actual de tu cuarto y pregúntate: ¿Recibirías a una pareja en tu habitación?

Alfonso León el ARQUITECTO DE SUEÑOS“  coach, moderador, Experto en Feng Shui, astrologia y maestro de “La Escuela de Feng Shui”, Luz Venezolana radicada en Mexico y USA.  de Lunes a Viernes trasmite sus conocimientos en su programa de TV  “Arquitecto de Sueños” a las 8AM por Venevisión. Para mas información sobre sus talleres y enseñanzas visita: www.alfonsoleon.com.o su Facebook ARQUITECTO DE SUEÑOS.

Copyright © 2011 Alfonso León & .  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.

Equipo CHM: ¿Cómo es Dios para ti? (Teresa León)

“Dios es el soplo vital que como un fuego suavísimo e inextinguible anima todo cuanto vive sobre el planeta”.

“Dios es el conjunto unificado de todas las inteligencias llegadas a la Suprema perfección del Nirvana”.

“Dios es la Luz Increada y Eterna, que pone en vibración todo cuanto existe”.

“Dios es el consorcio formidable y eterno del Amor y de la Sabiduría de donde mana todo poder, toda fuerza, toda claridad y toda vida”.

“Dios es el Poder Creador Universal, y como el Universo es su dominio y su obra, es Autor de las estupendas leyes que lo gobiernan y que los hombres no acertamos a comprender”.

Me encantaron estas palabras que leí en el libro que les cité en el post anterior (Arpas Eternas, de Josefa Rosalía Luque Alvarez). Quise compartirlas con ustedes e invitarlos a la reflexión sobre el concepto que tenemos de Dios.

¿Qué es Dios para ti? Muchos dirá que es el Padre Celestial, el Padre-Madre, el Creador, la luz suprema, el amor más puro, la unión de todas las inteligencias y el poder supremo…

Pero, también salen del fondo de la mente y sobre todo del fondo del corazón – cuando hay dolor, miedo y angustia- palabras como: “Dios no hizo a alguien para mí, Dios me está castigando, Dios me quitó lo que yo más quería, siempre he tenido que luchar contra la voluntad de Dios, esto se debe a la ira de Dios, etc.

Estas palabras dejan ver que a veces las personas tienen un concepto de Dios que no las ayuda. Piensan en el creador como si fuera un ser con características humanas, capaz de sentir ira y deseos de castigar…

Tener un concepto de Dios sin duda es difícil, ya que es como si fuéramos hormiguitas queriendo abarcar con nuestra mente la inmensidad del Cosmos. Pero sí podemos tener ciertos destellos, y para mí, lo lógico es pensar que el creador es mucho, mucho, mucho más que un ser queriendo ver a sus hijos arrastrándose de dolor para decidir si les dará lo que necesitan.

Las ideas que tengamos de Dios van a influir mucho en la manera como veamos la vida y nos veamos a nosotros mismos. Si creemos que Dios es vengativo, iracundo o como un padre que abandona… así será para nosotros, porque estamos creando nuestra realidad con nuestras creencias profundas, nuestros temores y convicciones.

Nos conviene revisar el concepto que tenemos de Dios e ir desmontando esas creencias y conceptos que no nos ayudan.

Son esas ideas de un dios vengativo, o distante y que abandona, las que pueden hacer pensar a las personas que tienen que hacer sacrificios y penitencias para “agradar” al creador y recibir su ayuda. Pueden pensar que están luchando contra una fuerza suprema para lograr sus sueños y sus metas.

Confiar

Como han dicho muchos, este planeta es una escuela y parece que una de las principales lecciones es confiar. Confiar en uno mismo, confiar en Dios, confiar en que estamos pasando por alguna situación para aprender a ser mejores, para avanzar en nuestra evolución. Confiar, tener fe.

¿A quién te acercarías más con confianza, a quien le tendrías más fe? ¿A un padre distante, iracundo y vengativo, o a la inteligencia, amor y luz que da vida a todo lo que existe?

Generalmente, cuando comenzamos un nuevo año, planificamos nuestras metas para los próximos meses. Te invito a nadar muy dentro de ti, y preguntarte:

¿Creo que tengo que luchar contra el universo-Dios para lograr mi objetivo? O Ccreo que Dios me apoya y ayuda en esto?

¿Creo que me puedo conectar a la inteligencia divina y tomar las decisiones y acciones correctas?

¿Creo que como hijo de Dios-Amor merezco esta felicidad que sueño?

Si crees que Dios “está demasiado ocupado para ocuparse de ti y de tus metas”… te recuerdo que te asignó por lo menos un ángel sólo para ti… y hay varios “agentes intermediarios” a quien pedirle ayuda celestial. Pide… busca… encuentra una idea de un Dios cercano… muy cercano… muy dentro de ti.

Escrito por: Teresa León. Copyright © 2011 Teresa León & .  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.

Acaricie su Estomago

La mayoría de las personas se queja del aumento de molestias digestivas después de las fiestas, sin saber que hay alimentos y rutinas cotidianas que ayudan a su recuperación.

Estudios científicos avalados por la Facultad de Medicina de la Universidad de California, Estados Unidos, aseguran que 75% de la población laboralmente activa en los países occidentales sufre molestias digestivas con frecuencia; y cuando se suceden fechas en las que las comidas copiosas son una constante, ese padecimiento intestinal aumenta.

Y es que, por más que los individuos se digan que no van a caer en excesos, la historia se repite año tras año. Por supuesto que la digestión va a depender de cómo usted se alimente durante los días de fiesta, pero existen unos sencillos consejos, acreditados por nutricionistas, que pueden ayudar a mejorarla.

Sensación de hinchazón, estreñimiento, flatulencias, incluso dolor de cabeza y dificultad para conciliar el sueño. ¿Le suenan estos síntomas? Seguro que sí. Los especialistas repiten que para evitarlos basta con llevar una dieta sana y equilibrada que sea rica en vegetales, fibra y alimentos con probióticos; y pobre en grasas saturadas, azúcar, pastelería y congelados. Seguramente el resto del año su alimentación cumple esas normas, pero ¿quién puede durante estas semanas escapar a la vorágine de las numerosas comilonas?

Esto no significa que tenga que amargarse con la comida, sino saber qué elegir, cuándo y cómo tomarlo.

Alimentos protectores

1. Agua. Si lo primero que hace por la mañana es beber un par de vasos de este líquido, estará favoreciendo el vaciado intestinal. También, tómela durante el día (de cuatro a seis vasos) para ayudar a la eliminación de tóxicos.

2. Piña y lechosa. Ambas contienen enzimas muy beneficiosas. La piña es rica en bromelina, que actúa como sustitutivo de los jugos gástricos, mejorando la digestión y destruyendo la cubierta de quitina que protege a los parásitos intestinales, que son expulsados del organismo. Por su parte, la lechosa aporta papaína que deshace las proteínas y puede suplir, parcialmente, la falta de jugos digestivos. Estas frutas se pueden tomar en jugo durante el desayuno y como postre, pero también ayudan a digerir una comida copiosa si se incluyen en ensaladas.

3. Manzana y germinados. Tomar vegetales crudos en muy saludable y las ensaladas son las preparaciones idóneas para ello, pero a veces cuesta digerirlas y provocan gases. Para evitarlo añada una manzana en trozos y un puñado de germinados.

4. Yogur y requesón. Sus organismos vivos contribuyen a normalizar algunas funciones del aparato digestivo. Una de sus notables propiedades es la de neutralizar la acidez gástrica.

5. Cereales integrales. En opinión de la nutricionista francesa Brigitte Coudray, “una porción de un alimento integral tiene más vitamina B, más hierro y más fibra que la misma porción de uno refinado”. Una de las ventajas de la fibra reside en que favorece la saciedad y hace que tengamos menos hambre rápidamente. Otra de sus grandes virtudes es el efecto positivo sobre el tránsito intestinal. La fibra constituye una verdadera ayuda contra el estreñimiento. Por eso, si es fanática del pan blanco, intente sustituirlo durante unos días por su versión integral. Comprobará como mejora su tránsito intestinal, sintiéndose más ligera.

6. Cúrcuma. Constituye un gran aliado del estómago ya que combate la acidez. Además de preparar salsas para aderezas arroces, pescados o pollos, puede usarse como sustituto de la pimienta.

7. Comino e hinojo. El mejor cóctel para combatir los molestos gases y la hinchazón abdominal. Facilita la evacuación y es un auténtico tónico estomacal que combina muy bien tanto con vegetales como con carnes.

8. Canela. Es la especie digestiva por excelencia. Sus aceites esenciales estimulan los jugos gástricos y la salivación, ahorrándole así trabajo al estómago. También combate las flatulencias y muchos estudios han demostrado su eficacia para combatir el colesterol.

9. Boldo. Las infusiones de esta planta son estupendas para el buen funcionamiento del hígado y el páncreas, debido a que estimula la producción de bilis desde la vesícula, favoreciendo la digestión; también tiene un efecto diurético.

Hábitos que ayudan

Lo que se come es esencial, pero también lo es la actitud ante la mesa. Y es que si no mastica adecuadamente, ingiere los alimentos bajo un estado de tensión, lleva una vida muy sedentaria o respira de forma incorrecta, su aparato digestivo también se resentirá, aunque evite las comidas abundantes o con demasiadas grasas. Por eso tenga en cuenta los consejos de los especialistas:

1. Hablar poco y masticar mucho. No renuncie a una buena compañía y a una mejor conversación a la hora de comer, pero recuerde que los alimentos requieren una correcta masticación. Fíjese y observe si, cuando habla, tiene tendencia a comer más rápido o a no masticar como debiera e intente corregirlo.

2. Ni muy caliente ni muy frío. Las temperaturas extremas irritan la mucosa digestiva. Saque las bebidas de la nevera al menos media hora antes de la comida. Deje reposar las comidas calientes, y las sopas e infusiones el tiempo suficiente para que se templen.

3. Las emociones afectan la asimilación. El proceso de digestión jamás será el adecuado si en el ambiente en el que transcurre la comida se respira tensión. Ese tipo de situaciones pueden hacer que coma rápido, sin masticar; por no hablar de los nervios que pueden concentrarse en el estómago, provocando dolor. Procure evadirse de los problemas durante el tiempo que le dedica a la comida y no deje que nada le afecte.

4. La respiración también cuenta. Cuando se respira bien el estómago recibe mayor cantidad de oxígeno, con lo que realiza mejor su función. La respiración ideal es la abdominal.

5. Caminar 10 minutos. Hacerlo tras el almuerzo ayuda a tener una mejor digestión y a combatir eficazmente el estreñimiento.

6. Evitar los refrescos o beberlos con moderación para que los gases que contienen no se acumulen en el estómago y se unan a los que ya han ocasionado la fermentación de determinados alimentos. Además, el alcohol y el exceso de azúcar tampoco facilitan la digestión.

Escrito por: Beatriz García Cardona. Copyright © 2011 .  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.

Consejos Para ser Feliz

Escuche la sabiduría de su cuerpo que se expresa mediante senales de comodidad y de incomodidad. Cuando esté escogiendo un comportamiento, consúlteselo a su cuerpo: “Cómo se siente al respecto?”. Si el cuerpo le manda señales de dolor físico o emocional, cuídese’; si el cuerpo responde con alegría y bienestar, sígalo’

Viva el momento. El presente es el único momento que tiene. Dirija su atención a aquello que ES y contemple su plenitud momento tras momento. Tenga la aceptación, psicológica total y completa que el momento presente es tal como debe ser. Cómo podría ser de otra forma?. Este momento es como es porque el universo es como es. No luche contra el universo.

Tómese tiempo para estar en silencio, para callar el diálogo interno, para dejarse guiar por su intuición, en vez de dejarse guiar por interpretaciones externas impuestas de lo que es o no es bueno.

Abandone su necesidad de ser aprobado. Con esa elección se obtiene una gran libertad.

Cuando se sorprenda reaccionando con furia o violencia contra alguna persona, situación o circunstancia, reconozca que está luchando contra usted mismo. No sean tan duro con usted mismo.

Percátese de que aquellos hacia los que reacciona tan poderosamente, con amor o con odio, son reflejo de usted mismo. Use el espejo de sus relaciones para guiar su evoluciónespiritual.

Deshágase del peso del juicio, se sentirá mucho más ligero.

No contamine su cuerpo con toxinas en la comida, la bebida o toxinas emocionales.

Reemplace el comportamiento motivado por el miedo por el comportamiento motivado por el amor.

Comprenda que el mundo físico es el espejo de nuestra propia conciencia. Limpiar el medio ambiente y deshacerse de desperdicios tóxicos y basura que contaminan nuestras tierras, ríos y océanos esmeritorio pero es aún más importante vaciar la mente humana de las ideas tóxicasque la contaminan.

Ser Vegetariano: ¿Mucha Carne o pocos Vegetales? Relato de Flavio Bastos Amiel

Al cabo de 1 año como vegetariano solo pude llegar a una interrogante: “¿necesitamos menos carne o más vegetales?”

Cuando decidí ser vegetariano asumí que era una etapa, temporal o no, en la cual debía aprender lo más posible de este tipo de vida para beneficiarme lo más posible. Y aprendí algunas cosas, que hoy decido compartir con vegetarianos y no vegetarianos. Sé que es un tema polémico y por eso quiero decir que yo no soy una autoridad o un experto en la materia, y sólo estoy poniendo en perspectiva mi opinión al respecto.

Como otros experimentos que he hecho, comenzó de golpe. Aunque ya tenía algún tiempo considerándolo, el impulso final me lo dió un documental bastante cruento sobre la realidad del maltrato animal. Pero las razones no fueron sólo éticas, también hubo una razón de bienestar: no tengo vesícula y a mi cuerpo le cuesta un poco más digerir las carnes. Quería usar el vegetarianismo para sentirme mejor.

gallo_omnivoroConsulté a un par de amigos vegetarianos qué debía saber, y sus consejos se resumieron básicamente a “desaprender” la clásica estructura de carne, carbohidratos y ensalada-o-vegetales para cada plato.

No me fue difícil hacer la transición. No extrañé en ningún momento “comerme un pedazo de carne”. De hecho, descubrí que el sabor de la carne no era algo que me gustara demasiado. Empecé a recordar cómo mis amigos babeaban cada vez que había una parrillada, y a mi simplemente me daba igual. Comía por razones culturales, no por gusto.

La industria vs la industria

Al principio no me preocupé por nada, pero seguí informándome y leyendo y solo pude llegar a una conclusión: hay una fuerte inversión por las dos industrias para proteger sus productos.

La industria de la carne, que es sin duda de las más grandes del mundo, ignora constantemente los beneficios de una dieta baja en carnes, no solo en el sentido individual, sino en el sentido ético global de nuestros días. Ignorar, por ejemplo,  que para hacer 1 kilo de carne se usan los recursos con los que se podría alimentar a una familia grande durante más de un mes, es algo por decir lo menos, inhumano.

No darle crédito a los cientos de estudios que hay sobre la relación directa que existe entre las enfermedades vasculares en la vida adulta, o los problemas hormonales que presentan los adolescentes debido al alto grado de medicamentos a los que se ven sometidos los animales que comemos; o la exageración con el tema de la leche y los problemas con el calcio: consumimos mucha más leche de la que necesitamos.

Por otro lado la industria que se beneficia del vegetarianismo, tampoco advierte de los problemas de salud a los que puede conllevar una dieta vegetariana. Las deficiencias como vegetarianos también pueden ser grandes, especialmente si hablamos del grupo de la Vitamina B. Pero muy pocos vegetarianos hablan sobre los potenciales problemas a largo plazo de una dieta 100% vegetariana. En mi caso tuve deficiencia de globulina (un grupo de proteínas insolubles), a pesar de estar consumiendo (después de varios meses de investigación) varios suplementos para evitar cualquier problema nutricional.

Otro ejemplo, muchas personas adjudican que los hombres que tienen dietas vegetarianas tienden a desarrollar “mamas” (casos muy raros debo acotar). Lo que puede pasar es que el alto consumo de estrógenos en la soya y la poca generación de testosterona (cero carne) conlleve a este tipo de casos raros. Pero cosas parecidas pasan también con los omnívoros, al consumir hormonas a través de la carne.

Más vegetales, menos carne

Durante mi experimento llegué a varias conclusiones, la más importante fue que es vital aumentar el consumo de vegetales, leguminosas, frutas y demás.  Además aprendí diferentes y fáciles recetas vegetarianas. Creo que ahora como más sano, a pesar de que en estos momentos consumo carne.

vegetalesDe hecho, está mal pensar que los vegetarianos son más sanos por el simple hecho de serlos: muchos vegetarianos “poco educados” en la cocina pueden comenzar a engordar por el simple hecho de resolver todo con carbohidratos. Cuando probablemente los carbohidratos en exceso sean mucho peores que la misma carne.

Otra de las reflexiones es que, los vegetarianos que abogan por convertir a todas las personas casi religiosamente a su estilo de vida -bastante improbable-, tendrían más éxito en la disminución del consumo de carne inspirando a cosas más factibles como los “lunes sin carne” -mucho más probable-.

Los omnívoros por otro lado, sin duda necesitan incrementar la ingesta de frutas y vegetales en su dieta. Las deficiencias en estos casos también son abismales. La recomendación es ampliar la base de elementos que usan para cocinar, usar más granos, más vegetales y cortar la dependencia de las carnes: no se necesitan en cada comida. Si sustituyes un bisteck por un plato de frijoles, tofu, tempeh, etc.  tendrás suficientes proteínas para reemplazar ese plato. De hecho, puedes convertir fácilmente la mitad o más de tu dieta a algo vegetariano sin ningún problema.

Por otro lado,  para los que quieren asumir el reto de una dieta vegetariana les recomiendo tener un control de sus niveles sanguíneos, especialmente aquellos elementos relativos a la carga proteíca y las deficiencias vitamínicas.

Con ambas dietas se pueden presentar problemas a la salud. Les animo a lograr una dieta lo más equilibrada posible. Y si están pensando hacer la transición a una dieta vegetariana consultar con un profesional, especialmente si se tienen algunas condiciones físicas particulares (diabetes, osteosporosis, tendencias depresivas, bajo apetito sexual, etc.)

Escrito por: Flavio Bastos Amiel. Copyright © 2011-2012 Flavio Bastos Amiel.  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados

Estrés: cómo afrontar mejor los retos de la vida

¿Qué causa el estrés?

Las sensaciones de estrés son ocasionadas por el instinto que el cuerpo tiene de defenderse a sí mismo. Este instinto es bueno en emergencias, como salirse del camino si viene un carro a alta velocidad. Pero el estrés puede causar síntomas físicos si continúa por mucho tiempo, por ejemplo, en respuesta a los retos de la vida diaria y a los cambios. Ante esta situación, es como si su cuerpo se preparara para saltar del automóvil pero usted aún esta ahí. Su cuerpo está trabajando más de lo necesario sin tener ningún lugar donde poner toda esa energía adicional. Esto puede hacerlo sentir ansioso, temeroso, preocupado y tenso.

¿Qué cambios pueden causarle estrés?

Cualquier tipo de cambio puede hacerlo sentir estresado así sea un cambio bueno. No es solamente el cambio o el suceso en sí, pero también la forma como usted reacciona ante éste, lo que importa. Lo que es estresante es diferente para cada persona. Por ejemplo, una persona puede sentirse estresada al jubilarse, a diferencia de otras. Entre otras situaciones estresantes, se encuentran un despido laboral, cuando su hijo o hija se marcha de la casa o regresa a ella, la muerte de un cónyuge, el divorcio o el matrimonio, una enfermedad, una lesión, una promoción en el trabajo, problemas de dinero, una mudanza o el nacimiento de un hijo.

¿Puede el estrés causarme problemas de salud?

Sí e, incluso, puede empeorarlos. Hable con su médico de la familia si usted piensa que algunos de sus síntomas son por causa del estrés. Es importante cerciorarse de que sus síntomas no son causados por otros problemas de salud.

Señas posibles de estrés

  • Ansiedad
  • Dolor de espalda
  • Estreñimiento o diarrea
  • Depresión
  • Fatiga
  • Dolores de cabeza
  • Presión arterial (sanguínea) elevada
  • Dificultad para conciliar el sueño o insomnio
  • Problemas en sus relaciones con los demás
  • Sensación de “falta de aire”
  • Rigidez en el cuello o en la mandíbula
  • Malestar estomacal
  • Subir o bajar de peso

¿Qué puedo hacer para disminuir mi estrés?

El primer paso es aprender a reconocer cuando usted se está sintiendo estresado. Las primeras señas de estrés incluyen tensar los hombros y el cuello, o cerrar las manos en forma de puño. El siguiente paso consiste en escoger un método para manejar el estrés. Una forma es evitar el evento o la cosa que le produce el estrés; pero con frecuencia esto no es posible. Una segunda alternativa es cambiar la forma como usted reacciona ante el estrés. Por lo general, esta es la mejor opción.

Consejos para manejar el estrés

  • No se preocupe por las cosas que usted no puede controlar, tales como el clima.
  • Resuelva los pequeños problemas. De este modo, puede adquirir una sensación de control.
  • Prepárese lo mejor que pueda para sucesos que usted sabe que pueden ocasionarle estrés, como una entrevista de trabajo.
  • Trate de ver los cambios como un reto positivo, no como una amenaza.
  • Trate de resolver los conflictos con las demás personas.
  • Hable con un amigo en el cual usted confía, con un familiar o con un asesor psicológico.
  • Fíjese metas realistas tanto en la casa como en el trabajo. Evite el exceso de planes.
  • Haga ejercicio de manera regular.
  • Coma comidas bien balanceadas en forma regular y duerma lo suficiente.
  • Medite.
  • Participe en algo que no le produzca estrés, tal como en deportes, eventos sociales o aficiones.

¿Por qué el ejercicio resulta útil?

El ejercicio es una buena forma de tratar el estrés, pues es una forma saludable de aliviar la energía y la tensión reprimida. Nos consta que el ejercicio libera sustancias químicas en el cerebro que lo hacen sentir bien. Además, le ayuda a ponerse en mejor condición física, lo cual lo hace sentirse mejor en general.

Pasos para la respiración profunda

  • Acuéstese sobre una superficie plana.
  • Coloque una mano sobre el estómago, inmediatamente por encima del ombligo. Coloque la otra mano sobre el pecho.
  • Llene los pulmones de aire despacio y trate de levantar un poco el estómago.
  • Mantenga la respiración por un segundo.
  • Exhale lentamente y deje que el estómago regrese a la posición baja.

¿Qué es la meditación?

La meditación es una forma de pensamiento guiado. Puede tomar muchas formas. Usted puede implementarla con algún ejercicio en que se repiten los mismos movimientos una y otra vez, como caminar o nadar. Usted puede meditar practicando las técnicas de relajación, haciendo ejercicios de estiramiento o respirando profundamente. El entrenamiento para relajarse es fácil. Empiece con un músculo. Manténgalo tenso por unos cuantos segundos y luego relájelo. Repita este paso con cada uno de los músculos empezando por los dedos de los pies, siguiendo por los pies y subiendo por las distintas partes del cuerpo, un grupo muscular por vez. El estiramiento también sirve para aliviar la tensión. Déle vuelta a su cabeza haciendo un círculo suave. Levante los brazos tratando de alcanzar el techo y dóblese de lado a lado lentamente. Haga movimientos circulares con los hombros. La respiración relajada y profunda por sí misma puede ayudar a aliviar el estrés (ver el cuadro a la derecha). De este modo, puede obtener bastante oxígeno y activar la respuesta a la relajación, el antídoto del cuerpo para el estrés. Si desea recibir más ayuda para el tratamiento de los síntomas del estrés, pídale consejos a su médico de familia.

Copyright © 2011-2012 . Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.