• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a 4.511 seguidores más

  • Archivos

Sobre el estrés y cómo manejarlo

El problema no es sentir estrés, pues es una reacción fisiológica que nos prepara para responder en situaciones de peligro.  El problema surge cuando el estrés ha dejado de ser algo eventual para convertirse en crónico. Nos sentimos amenazados y en riesgo continuamente y se convierte en  “normal”  estar estresado.La  tensión sólo es  interrumpida por eventuales y breves momentos cuando nos percibimos libres de amenazas y nos relajamos.

Las consecuencias del estrés sobre nuestra calidad de vida y la salud son devastadoras. Con frecuencia no le prestamos la atención que amerita,  lo consideramos como un estado desagradable que nos molesta y de lo que hablamos continuamente, sin darle importancia. No lo vemos como una condición favorable para la aparición de enfermedades.  En encontramos el siguiente reporte:

“Un estudio de la Universidad de California demostró que un estrés fuerte durante un corto período, por ejemplo, la espera previa a la cirugía de un ser querido, es suficiente para destruir varias de las conexiones entre neuronas en zonas específicas del cerebro. Esto es, un estrés agudo puede cambiar la anatomía cerebral en pocas horas. El estrés crónico, por su parte, demostró la disminución del tamaño de la zona cerebral responsable de la memoria. Por lo menos, éste es el efecto encontrado en experimentos con ratas.”     Fuente: www.wikipedia.org 

Estos resultados nos llevan a pensar en la importancia de  mirar el estrés como el encendido de una luz roja que no dice:

 

PELIGRO, usted esta abonando el terreno para las enfermedades, deténgase y vuelva al AQUÍ Y AHORA.

No obstante, la idea no es angustiarse por el estrés, la intención es que usted decida disminuir cada vez más la presencia de esta amenaza en su vida.

¿SABES CÓMO  TE ESTRESAS?

Como vimos antes nos estresamos cuando nos estamos sintiendo amenazados y en peligro.   ¿Has estado estresado últimamente?

¿Sientes estrés en este momento?

¿Qué amenaza tienes frente a usted?

¿Qué peligro te acecha?

¿Ocurrió lo que imaginaste?

¿Te sirvió de algo estar estresado?

Podemos afirmar que un elevado porcentaje de las veces que nos sentimos amenazados, la amenaza no está ahí frente a nosotros, la estamos imaginando, está en nuestra mente. La alteración fisiológica propia del estrés, la producimos con nuestra imaginación  y aunque en ocasiones ocurre lo que fantaseamos, es mucho mayor el número de veces que eso no sucede.Cuando estamos estresados lo que estamos experimentando es miedo. Y el miedo surge  porque no estamos en el aquí y el ahora, estamos proyectándonos al futuro, imaginando algo que puede ocurrir más adelante, que no está sucediendo en este momento.

 

En síntesis, nos estresamos con nuestros pensamientos, con nuestra imaginación, por no estar en contacto con el momento presente.

¿CÓMO EVITAR EL ESTRÉS?

Para  manejar el estrés, es preciso comenzar por estar en el aquí y el ahora, nos ayuda mantener un continuo contacto nuestro cuerpo y con lo que estamos sintiendo en cada momento.

Manejar el estrés implica estar alerta y tomar conciencia cuando surja y regresar al momento presente. Contactar lo que sentimos en nuestro cuerpo y con nuestra respiración. También  ayuda preguntarse ¿qué es lo que realmente está ocurriendo en este momento y describir los hechos concreto, quitando todo lo que agrega la imaginación.

Pongamos un ejemplo usted tiene una presentación en su trabajo y estámuy ansioso. ¿Qué lo angustia?  lo que usted imagina que va a ocurrir: no lo voy  a hacer bien, no voy  a explicarme con claridad, no voy  a saber responder, a su jefe no gustará, no cubriré las expectativas del cliente,  y así sucesivamente.   ¿Qué hacer en este caso? Sienta las sensaciones que producen estos  pensamientos en su cuerpo, sólo mírelas sin juzgarlas, haga contacto con su respiración y manténgase en el aquí en el ahora tanto como le sea posible. También ayuda  pregúntese. ¿Cuál es el hecho? y describirlo sin agregarle juicios de ningún tipo:  El próximo lunes, a las 10:00 AM  tengo una presentación, en ….Concéntrese por completo en lo que está haciendo en el momento presente. No permita que las interpretaciones y su imaginación construyan un futuro aterrador.

La próxima vez que comience a elaborar toda una película ante un hecho que esta ocurriendo, simplemente pregúntese ¿Cuál es el hecho? y quite el drama imaginario.

Otro aspecto importante es no sobre estimar lo que podemos hacer en un tiempo determinado y reservar en nuestra agenda espacio para estar relajado y realizar actividades que ayuden a liberar tensión, tales como actividades deportivas, yoga, tai-chi, artes marciales, bailes, meditaciones, paseos al aire libre, ciclismo, caminatas, masajes, biodanza, en fin la lista es larga, lo importante es que sea alguna actividad que usted disfrute, que pueda comprometerse a realizar y mantener este compromiso en el tiempo. Déle importancia al tiempo que usted dedica a ellas, no las deje, al final de la lista. Usted con el tiempo verá como esto se revierte positivamente en todo los aspectos de su Vida.

Maytte x2: ( Solucionar los conflictos; Claves para resolverlos del mejor modo)

Solucionar los conflictos

Cuando conozco las historias de las personas que me escriben o me llaman, siempre me pregunto: ¿Por qué seguimos atrapados en situaciones o en relaciones que nos hacen sufrir, a pesar de que, en la mayoría de los casos, sabemos que tenemos que tomar una decisión valiente para salir de ahí y comenzar a vivir de una mejor manera?

Cada vez que nuestros pensamientos, sentimientos, palabras y acciones van en direcciones contrarias a lo que verdaderamente queremos y sentimos, se produce un nudo dentro de nosotros que hace que la energía creadora pare de fluir; ésta se queda estancada dentro de nosotros, lo que produce un efecto negativo instantáneo que, con el tiempo, va creando situaciones difíciles y enredadas que después tenemos que vivir.

La mayor resistencia está en nuestros pensamientos, pues dependiendo de lo positivos o negativos que éstos sean, interpretaremos y afrontaremos las situaciones que se nos presenten cada día.

¿Por qué le permitimos a la mente que nos lleve a pensar en el pasado reviviendo una y otra vez los momentos y las situaciones difíciles que aun no hemos podido superar; resaltando los detalles y las cosas que pudimos haber hecho para evitar que sucedieran? No podemos cambiar lo que ocurrió y aun así nos quedamos recordando a las personas que nos hicieron daño, obligándonos a mantener abiertas las heridas afectivas que nos causaron.

¿Hasta cuándo vamos a revivir esos malos recuerdos que sólo nos afectan a nosotros mismos? No vale la pena guardar, mucho menos postergar el momento en el que afrontaremos la situación y diremos la verdad de lo que pensamos o sentimos.

Lo que creemos acerca de una situación o de una persona es lo que nos hace más o menos felices.

Las personas que evaden enfrentar su realidad terminan atentando contra sí mismas en el medio de su desesperación, al tomar acciones o decisiones equivocadas que las llevan a perder su bienestar, dignidad, derecho a la vida y a la felicidad. ¡Para tener una vida plena tenemos que ser valientes!

La vida es un viaje corto, lleno de aventuras, momentos inesperados y lecciones por aprender. Somos nosotros quienes calificamos cada experiencia de forma positiva o negativa. Recordemos que Dios siempre está de nuestro lado, aun cuando enfrentemos situaciones difíciles que no esperábamos. Muchas veces sólo nos hace falta cambiar nuestra actitud, ganar confianza, creer que merecemos algo mejor, tomar una decisión, para romper los muros mentales que nos tienen atrapados. Busca a Dios y siente su presencia, pídele que te acompañe, pues la vida es demasiado bella para vivirla solo.

Claves para resolverlos del mejor modo

1. Suelta el pasado

No puedes seguir recordando el pasado negativo. Vamos, es tiempo de pasar la página, de tomar lo mejor de todo lo que viviste y de mirar hacia el presente con una actitud mucho más positiva. No permitas que el pasado se interponga entre tú y la felicidad.

2. Perdona

Es determinante tener claras nuestras metas para que podamos enfocar y dirigir nuestro esfuerzo a conseguirlas. Cuando sabemos exactamente lo que queremos, podemos comenzar a visualizarlo y a imaginarnos cómo será cuando lo tengamos.

3. Llénate de valor

No permitas que el temor sea la emoción que te impulse a tomar decisiones equivocadas.

Fortalece la confianza en ti mismo y la fe en Dios, de manera que puedas vencer o superar cualquier situación difícil o inesperada a la que te enfrentes.

4. Toma decisiones

Siempre tienes la alternativa de tomar la decisión de terminar con la relación o la situación que te molesta, pero recuerda hacerlo después de que hallas intentado superar la dificultad inicial. Busca ayuda de un orientador que te de la guía y las herramientas que necesitas.

5. Serena tus emociones

Aprende a aquietar tus emociones y a no dejarte atrapar por ninguna de ellas. Hacer un poco de ejercicio, contarle a una persona de tu confianza lo que te pasa, realizar alguna actividad creativa, pasar tiempo al aire libre son herramientas que pueden ayudarte a recuperar tu balance.

6. Asume el control de tu vida

Deja de buscar culpables y evita sentirte víctima de los demás; ya no te quejes ni te lamentes más. Si quieres renovar tu vida, necesitas cambiar algunas creencias, tener pensamientos más optimistas, mejorar tu actitud, vencer tus temores y ajustar tu comportamiento para que sea el reflejo de tus valores.

7. Ponte una meta

Piensa en una meta que desees alcanzar a corto plazo y concentra tu atención en el proceso para conseguirla. Así recuperarás la motivación y el entusiasmo que te permitan recuperar la serenidad y la estabilidad.

8. Vuelve a comenzar

No importa qué tan difíciles hayan sido los últimos meses, semanas o días, ten presente que todo pasa y que siempre puedes volver a comenzar, con más fuerza, entusiasmo, valor y determinación. Que lo vivido te deje la experiencia y la madurez que te permitan hacer mejores elecciones, corregir los errores y asumir el control y la responsabilidad de tu vida.

La vida es una escuela y cada situación representa una oportunidad para reflexionar, aprender, crecer y madurar sin importar la edad que tengamos. Ábrete para que puedas tener una experiencia más plena y satisfactoria.


Escrito por: Maytte Sepulveda. 
Copyright © 2011 .  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.