• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a 4.511 seguidores más

  • Archivos

Negando las emociones…

Lidiar con emociones poderosas puede ser retador, especialmente cuando hemos estado atravesando experiencias caóticas, tristes o crueles en nuestras vidas. A menudo parece que tenemos dos opciones para lidiar con nuestros sentimientos y hacer que no nos sean tan abrumadores. Podemos permitir expresar nuestros sentimientos de una manera visceral o los embotellamos para reprimirlos alojándolos en nuestros cuerpos. La mayoría de las personas eligen la segunda opción en un intento por negar sus sentimientos. La verdad es que hay muchas maneras positivas de lidiar con nuestras emociones. Experimentar sentimientos negativos no tiene por qué ser una experiencia negativa.Negar tus emociones no solamente es una manera no saludable para la mente y el cuerpo sino también es una manera de perder valiosa información que podría enseñarte sobre ti y tu vida.Suprimir tus emociones puede dificultar tu memoria a corto plazo. Reconocer tus emociones puede ayudarte a entenderlas y a recuperarte del dolor y la amargura. Si encuentras que encarar tus emociones es muy difícil durante periodos de dolor emocional, puedes explorar otras alternativas para expresarlas. De otra forma, las emociones que tu niegas pueden enquistarse en tu inconsciente en forma de ira o de desprecio hacia ti mismo.Expresar tus pensamientos a amigos o familiares puede ser muy útil. Si tu no te sientes listo para compartir con ellos. Trata de de escribir en palabras simples lo que estas sintiendo. Dale a lo que sea que estés sintiendo palabras simples como: rabia, tristeza, ira, depresión.Puedes canalizar tus sentimientos realizando ejercicios físicos, tareas creativas, o tareas domésticas. Respirando profundamente mientras estas caminando o haciendo alguna labor, puede ayudarte a responder a tus sentimientos en forma saludable. Aún hablando en voz alta para ti mismo puede ser una manera saludable de liberación.Para liberar emociones intensas es mas beneficioso reconocer la emoción permitirte sentirla, expresarla y luego permitirle que se vaya.Aquellos quienes tienen la valentía de experimentar el liberar sus emociones sin juicios, encontraran que sus vidas se vuelven menos estresantes.Mientras enterrar emociones negativas o sentimientos incómodos puede congelar el dolor esto inevitablemente puede apagar tu habilidad de experimentar emociones positivas y sentimientos placenteros.Los sentimientos que podemos negar no solo están limitados a la rabia o a la tristeza. Suprimir nuestra felicidad o alegría tampoco es saludable.En el aprendizaje de cómo expresar tus emociones intensas en forma saludable, estas dándote a ti mismo la libertad para experimentar a plenitud la más conmovedora de las emociones que viene con el hecho de estar vivos: La alegría de vivir.

 Traducido de la página: www.dailyom.com

¿Cómo comunicar malas noticias?

Con frecuencia, diversas circunstancias de la vida nos enfrentan con la dificultad de tener que comunicar malas noticias a familiares, amigos o según la profesión a clientes o pacientes. En algunos casos las habilidades propias no alcanzan, ya que es necesario tener en cuenta ciertas pautas antes de hablar. Ten en cuenta estos consejos para que comunicar una noticia de este tipo se convierta en una tarea Bien Simple.

Pasos

 

1

Elige el contexto adecuado. Debes lograr que las condiciones estén dadas para poder hablar tranquilamente. Asegúrate de que el diálogo pueda llevarse a cabo en un ambiente oportuno, en el mejor lugar y momento. Comunicar una mala noticia en una fiesta, cumpleaños o reunión de amigos, desde ya, no constituye la mejor opción. Además, evita variables contaminadoras, tales como terceros que se entrometan y modifiquen el vínculo entre tú y el destinatario de la noticia.

 

2

Ponte en el lugar del otro: ten solidaridad emocional. Ten sumo cuidado de que la empatía no obstaculice la comunicación. Evita los extremos: si eres solidario por demás, correrás el riesgo de involucrarte en exceso y de sentirte culpable por la respuesta emocional del otro, pero si eres demasiado frío puedes provocar un efecto de gran dificultad para la aceptación de tu interlocutor y, sin dudas, causarás un daño mayor.

 

3

Cuida las formas. Comunicar una mala noticia no es una tarea sencilla y pareciera que a la hora de hacerlo las palabras no alcanzarán. Sin embargo, deben alcanzar y ser las adecuadas. Evita los rodeos o perderte en los detalles, sólo lograrás generar mayor ansiedad en quien te escucha. Sé lo más claro, preciso, ordenado y sincero posible.

 

4

Contiene la reacción emocional de quien escucha. La recepción de una mala noticia puede desencadenar fuertes emociones en tu interlocutor y es saludable que así sea. Permanece en silencio, al menos en un primer momento, y con la cabeza en alto. De esta manera podrás expresar tu respeto a sus tiempos de reacción.

 

5

Actúa como sostén emocional: suele ocurrir con frecuencia, que al no contar con las herramientas necesarias para contener a otro se genere angustia y se paralice quien da la mala noticia. No dejes que ello te ocurra. Escucha atentamente, otorgando al otro el espacio para que exprese su malestar, disconformidad, enojo o tristeza. Deja que se apoye en ti y sólo en caso de que te lo pida, aconséjalo.

 

6

Ofrece tu ayuda para que quien haya recibido la mala noticia pueda buscar una solución o alternativa para resolver el malestar. Si bien la recepción de la mala noticia puede ser traumática, es importante que puedas colaborar u ofrecer tu ayuda a quien la haya recibido. De este modo, al otro le será más sencillo mantener su fortaleza para arribar a alguna posible solución.

Importante

  • La comunicación de cuestiones dolorosas o complicadas no es tarea sencilla. Sin embargo, es muy probable que la vida te enfrente con alguna ocasión en la que te tocará hacerlo, y es entonces cuando deberás estar preparado. Ten confianza en tus intenciones.