• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.499 seguidores

  • Archivos

Colección de Cuentos CHM: El perro aterrado y la percepción errónea (Cuento Hindú)

Se trataba de un perro callejero. Le gustaba curiosear todos los rincones e ir de aquí para allá. Siempre había sido un vagabundo y disfrutaba mucho con su forma de vida. Pero en una ocasión penetró en un palacio cuyas paredes estaban recubiertas de espejos.

El perro entró corriendo en una de sus acristaladas estancias y al instante vio que innumerables perros corrían hacia él en dirección opuesta a la suya. Aterrado, se volvió hacia la derecha para tratar de huir, pero entonces comprobó que también había gran número de perros en esa dirección. Se volvió hacia la izquierda y comenzó a ladrar despavorido. Decenas de perros, por la izquierda, le ladraban amenazantes.

Sintió que estaba rodeado de furiosos perros y que no tenía escapatoria. Miró en todas las direcciones y en
todas contempló perros enemigos que no dejaban de ladrarle. En ese momento el terror paralizó su corazón y murió víctima de la angustia.
*El Maestro dice: La percepción errónea conduce a la muerte espiritual. Sólo el discernimiento purificado abre una vía hacia el despertar definitivo.

Dibujando mil sonrisas…

Yo salto y tu vienes detrás de mi, y salto bien alto de nuevo y caigo en otra nube
Pufffff, los algodones de azúcar no son tan suaves como se ven!
Saltamos una y otra nube, ven a mi mundo!
Mi aldea es demasiado grande para mi solo.
Te dibujare sueños en tu libreta y te prestare mi luz
Te dibujare mis sonrisas y te las regalare en un pedazo de papel
Para que las lleves en tus bolsillos
Y te prestare mi corazón para que guardes en el todos tus secretos
En mi cofre de los tesoros guardaremos nuestras fantasías
Y le tomaremos una vida prestada al tiempo
Para seguir viviendo cuando nuestro reloj decida detenerse
Te invitare a mi Constelacion para seguir saltando nubes contigo
Haremos carreras piloteando sobre los planetas
Nuestra meta serán las estrellas

Solo tienes que venir a mi mundo

El lanzador de estrellas…

Muchas veces tenemos gente que nos dice que no comer carne no va a hacer una diferencia, que debemos tener una religión fija. O vemos que el maltrato de animales esta pasando muy seguido, es abrumador y parece imposible hacer nada para hacer una diferencia.  Sé que lo he sentido así demasiado lejos demasiado a menudo. Un día vi este cuento sobre un joven arrojando estrellas de mar en el agua y me hizo comprender que todo lo que hacemos, no importa cuán pequeño, es importante y siempre sirve de algo.

Había una vez un hombre sabio que solía ir al océano para hacer sus escritos. Él tenía la costumbre de caminar en la playa antes de comenzar su trabajo. Un día, mientras caminaba por la orilla, miró hacia la playa y vi una figura humana que se movía como un bailarín. Se sonrió ante la idea de alguien a quien le baile al día, y así, apretó el paso para ponerse al día.

Medida que se acercaba, se dio cuenta de que la cifra era de un hombre joven, y que lo que él hacía no era bailar a todos. El joven estaba llegando a la orilla, recoger objetos pequeños, y tirarlos al mar. Se acercó más aún y gritó: “¡Buenos días! ¿Puedo preguntar qué es lo que estás haciendo?”

El joven se detuvo, miró hacia arriba, y respondió: “Arrojo estrellas de mar en el océano.”

“Tengo que preguntar, entonces, ¿por qué tirar estrellas de mar en el océano?” Para ello, el joven respondió: “El sol y la marea va a salir. Si no estan en el agua van a morir”.

Al oír esto, el sabio comentó: “Pero, muchacho, no te das cuenta que hay millas y millas de playa y hay estrellas de mar a lo largo de cada milla? Usted no puede hacer la diferencia!”

Ante esto, el joven se inclinó hacia abajo, recogió otra estrella de mar, y la arrojó en el mar. vio como se reunió con el agua, dijo, “yo marcó la diferencia para que una no muera”

Este cuento es de uno de los  Ensayistas, filósofos y naturalistas mas geniales que he podido leer Loren Corey Eiseley.