• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.510 seguidores

  • Archivos

Diario de un amor: Día 21-22

…. Continuación….

No he dormido ya es el día 22, la estancia en la casa me ha hecho pensar y traído  mil y un recuerdos, pienso como estarán en londres si ella me extrañara aunque sea un poco de lo que yo lo hago por ella. Pienso en este maldito destino que me ha quitado a la única mujer que he amado, pero es mejor así sufriré menos pero amare mas hasta llegar a un punto en donde el olvido sera el único remedio para esta herida. Increible van 22 días en este diario en donde los años han pasado y el amor sigue intacto que días como los que íbamos al teatro y en los que su casa era mi casa y su piel era mi piel, en donde el campo y el té eran mis únicos acompañantes.

El Día de hoy el Intendente me presento a dos chicas Europeas que se quedarían varios días Andrea y Michelle ambas mitad inglesas z mitad francesas, les comente de las piezas en mi casa y ambas decidieron aceptar la propuesta quedamos que mañana enviarían sus pertenencias y todo su equipaje. El intendente me comento que eran de buena familia y que ellas se mudarían a Londres en un tiempo estimado de 2 meses, allí me alegre porque era el momento justo de enviarle una cara privada a mi amada za que los telegramas siempre pasaban por el esposo y el podría percatar lo que era, es y sera este fuere sentimiento.

Nos reunimos con el Presidente un hombre de alto rango en conocimientos un letrado y filosofo reconocido en todo este territorio, tomamos Té, hablamos de lo avanzado de la tecnología quien pensaría que ya existe Energía eléctrica sin fuego en todo el país,  solo los americanos podian haber creado eso, bromeamos un poco y hablamos de los proyectos. Poco a poco entramos en confianza y por mi cara de tristeza me pregunto sobre mi, mi linaje y mi vida amorosa, yo calle me tome un tiempo y hable le comente de mi padre, de mi difunta madre, de mi vida y mi historia amorosa. El me sonrió y me dijo que a el le paso una historia similar pero que prefería guardarla para otra ocasión dos grandes historias no merecen ser contadas el mismo día así nos despedimos y fijamos  fecha para una reunión intima con su familia en la cena en honor a su aniversario, se monto en su automóvil y marcho.

Salí de la oficina en la tarde me dirigí a la plaza era una noche fría me senté en un banquillo y con el sonido de los animales me dormí, paso un par de horas y el barullo de los niños me despertaron era de tarde el reloj marcaba que eran las 8 y tenia que marchar. Camine por toda ciudad hasta llegar a la casa, en ella todo es triste es oscuro, no lleno el vació que dejaron por eso Me refugio en la bùsqueda, en la fè de poder hallarla, de fundir mi corazòn àvido de amores, de volver a amarla aunque sea en la ausencia… Hasta Mañana

Diario de un amor x2: Día 20/21

Diario de un amor: Día 20

Desde allí volví a el campo donde pertenecía tome un jeans y la pase en el granero. Enterré sus recuerdos bajo la lluvia y solo quería evaporarme, pero es imposible. Aun no entiendo como pude comprarles la casa, a veces siento que soy masoquista, pero me respondo que era la única manera de siempre tenerla cerca de mi. Mañana volveré a la ciudad creo que allá me sentiré mas útil, ya aquí no hay lugar para mi, mi padre contrato mas personal y yo tengo un trabajo que me dará futuro y una buena vida.

Dejo de llover y entendí que lo más triste de esto es que solo sea una historia que quedo a medio contar , una historia en unos ojos hermosos y en un paisaje único, porque nunca uno es lo suficientemente detallista para relatar una historia así, nunca uno es capaz de imaginar lo bello y lo triste de un amor que te quema el alma pero a la vez de llena de maravilla… Este es el inicio de un nuevo capitulo en mi vida que espero salir triunfador, pero no me resignare a perderla, le pediré al intendente su dirección en Londres y así en algún momento volver a buscarla, cuando sea lo suficientemente importante para compararme con Luganovich y para recuperar el amor que un día perdí. Dormí una siesta eso solo significaba que estaba triste ya que poco lo hago, me desperté y Pelageya me saludo y me dio un gran abrazo, me preparo unas tostadas y se sentó a llorar, yo aun no sabia que el cocinero se había marchado a otra casa y la había dejado en cinta, me entere y creo que la noticia, mas mi estado puro y lleno de sentimentalismo comenzaron a reaccionar una tristeza que me hizo llorar por un buen rato, ambos nos dábamos paz y nos alentábamos a continuar pero sabiendo que seria difícil volver a amar.

La tarde continuo como siempre  algo fría y llena de te, salimos a un pequeño lago detrás de las montañas acompañados de unos trabajadores del campo, cantamos y nos bañamos un rato, luego llegue y comencé a leer de nuevo un gran libro de amor, pero esta vez lo leería completo y asimilaría lo que allí estaba reflejado. Llego la noche y aquí estoy continuando un diario de un amor que no tiene amor, pero que seguirá buscándolo y luchando por ese final feliz que me prometí.

Diario de un amor: Día 21: Me desperté muy temprano comencé a leer la novela con un trozo de pan y luego baje al pueblo, poco lo visito es algo tenebroso y solo pero tenia que buscar un auto que me llevara a la ciudad, llegue a casa del repartidor de ganado el tiene un monta carga y seguro me llevaría, toque la puerta nos dimos un apretón de manos y me dijo que subiera todo al camión que mi padre había pasado temprano, yo sonreí y le dije una vez mas gracias, durante el viaje me contó muchas historias maravillosas y algo increíbles, pero su sinceridad y su afecto me hacían alegrar, nos fuimos por un  viejo camino que poco se usaba eran dos horas mas de viaje pero cruzaríamos por todas las montañas y me ayudaría a pensar mejor. Me pidió que relatara unos poemas y lo hice así que el comenzó a cantar y en el inmenso paisaje y una gran canción me perdí y luego cuando regrese en mi ya el viaje había terminado, quien pensaría el intelecto y la nobleza de aquel señor, bien lo decía mi madre el traje no hace al monje y el era el reflejo. Le pedí que me dejara en la plaza y así lo hizo, llegue a casa del intendente y estaba con una de las tantas mujeres con quien vivía, me saludo y me dijo que comenzaríamos mañana y que por ahora el único favor que me pediría era el de aceptar un helado que el mismo había hecho. Reímos un rato y entre sus picardías me despedí y me fui a la casa, estaba vacía y decidí que debía rentar algunas habitaciones así no estaría solo en esta casa tan grande. Continué con mi lectura y mi escritura y así paso y paso las horas ya son las 10 de la noche y me iré a dormir, este día a pasado de la mejor manera posible.