• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a 4.511 seguidores más

  • Archivos

A un año del derrame, sigue el impacto en el Golfo de México

Hoy se cumple el primer aniversario del derrame de petróleo ocurrido en el Golfo de México luego de explotara la plataforma petrolera “Deepwater Horizon” de la empresa británica British Petroleum (BP). Con un vertido de casi cinco millones de barriles de crudo, este desastre ambiental se convirtió en el peor de la historia de Estados Unidos y del mundo, con un impacto negativo que permanecerá por varios años.

Si bien el derrame comenzó el 20 de abril de 2010, recién para mediados de julio se logró contener la mancha. Una vez que esto ocurrió, algunos planes del gobierno y de la empresa estuvieron enfocados a mitigar el impacto en la biodiversidad y la población de la zona, mientras que científicos realizaron los correspondientes estudios para determinar las consecuencias del desastre.

Sin embargo, los trabajos realizados hasta el momento no alcanzan y el área afectada por el derrame sigue contaminada por una gruesa capa de petróleo que permanece en el fondo del mar. A pesar de que muchas zonas se reabrieron, todavía hay de cientos de kilómetros de zonas pantanosas y playas que se encuentran cerrados para la pesca comercial o deportiva. Asimismo, miles de aves y peces murieron, y muchos de ellos están contaminados o se ven afectados por la pérdida de otras especies y los cambios en el ecosistema.



Hace unos meses, BP anunció la creación de un fondo para indemnizar a los afectados, sobre todo para aquellos que vieron imposibilitado su trabajo al no haber temporada pesquera durante todo el 2010. Sin embargo, la cifra propuesta por la empresa resulta insignificante no sólo por los trabajadores sino que también por la irreparable pérdida ambiental.

Asimismo, organizaciones ecologistas como Greenpeace denuncian el accionar de BP, quien luego del derrame habría ocultado información para reducir sus responsabilidades sobre el hecho. Lo cierto es que a un año del accidente el problema está lejos de haber sido solucionado y el derrame en el Golfo de México aún demuestra su impacto negativo. La mayor parte del crudo vertido permanece en el mar, por lo que hoy en día se siguen encontrando ostras, camarones y todo tipo de peces y aves afectados con petróleo en sus órganos.

Si bien no se puede rescatar nada de positivo de semejante desastre, lo ocurrido hace un año debe servir para, de una vez por todas, comprender la necesidad de volcarse hacia formas de producción limpias, donde no se ponga más en riesgo el entorno natural y la vida de los seres vivos.

Existen los conocimientos y las herramientas para adoptar formas productivas más sustentables y, si bien puede verse como una tecnología de difícil acceso, lo cierto es que el mundo nos está demostrando la necesidad de invertir a futuro con propuestas donde el respeto y la protección del medio ambiente sean protagonistas.

Más sobre el derrame de petróleo:

Estudio: El Golfo de México tardará al menos diez años en recuperarse
Estudio: El derrame en el Golfo de México es el peor de la historia mundial
Desastre ambiental por derrame de petróleo en el Golfo de México

Tres mil kilos de basura fueron recogidos en el Cerro el Morro (Dia de la tierra)

Fundación La Tortuga llevó a cabo una jornada de limpieza en la concurrida e imponente montaña de Lechería (El Morro de Barcelona), en la que se recolectó una considerable cantidad de desperdicios.  La actividad se realizó en el marco de la celebración del Día de la Tierra y contó con la participación de un equipo de voluntarios y deportistas que se avocaron a esta iniciativa de preservación.

Con el despuntar del día, el Cerro El Morro recibe la visita de numerosas personas que aprovechan las primeras horas de la mañana para ejercitarse. Es sencillo relajarse ante semejante paisaje: el silencio invade cada uno de los rincones de su elevado relieve, la brisa sopla cálida y en las alturas se vislumbra la inmensidad del mary parte de las islas del privilegiado Parque Nacional Mochima. Caminar o trotar en él lejos de ser un tedioso entrenamiento, se convierte en un placentero paseo que invita a contemplar la nobleza de la naturaleza.

Movidos por estas razones, los integrantes de Fundación La Tortuga (FLT) se instalaron desde las 7:00 am en distintos puntos de esta montaña para iniciar una jornada de limpieza que se extendió hasta las 12 del mediodía. La iniciativa llevó como norte optimizar el estado de este montículo que además de ser zona residencial, es uno de los paradores turísticos por excelencia del estado Anzoátegui.

La actividad, que se realizó dentro del marco del Día de la Tierra y del Año Internacional de la Diversidad Biológica, contó con el apoyo de un equipo de voluntarios que se avocaron a la convocatoria de FLT y ayudaron a recolectar tres mil kilogramos de desechos y materiales contaminantesdel terreno de este concurrido lugar. La Asociación de Escalada y Montañismodel estado Anzoátegui, la Asociación de Boxeo Chino de Anzoátegui, la Fundación por Amor al Morro, el equipo de Triatlón y un grupo de alumnos del Colegio Ítalo Venezolano también estuvieron presentes durante el evento ambientalista que no hubiese sido posible sin la colaboración de la Alcaldía de Lechería y de la empresa de aseo urbano Sateca.

Muchas de las personas que a diario seejercitan en el Cerro el Morro hicieron acto de presencia en los diversos sitios de encuentro para desarrollar esta iniciativa de preservación. La redoma principal, los miradores de ambos lados del cerro y la redoma de la Cruz en la cima, fueron los puntos estratégicos en donde se recolectaron la mayor cantidad de desperdicios. Botellas plásticas y de vidrio, chapas, bolsas y papeles abundaron en la zona.

La Limpiezaen el Cerro el Morro estuvo liderada por Gaizkale Garay, Coordinadora de Educación deFLT, y contó con la colaboración de Empanadas El Margariteño, FerreteríaEPA, Mail Boxes Etc., Sateca, Hielo Glacial, Alcaldía de Lechería y Poliurbaneja.

FLT invita a la comunidad a cuidar este cautivador espacio que brinda una inigualable vista, hermosos amaneceres y atardeceres y la oportunidad de estar en contacto con una imponente naturaleza que conjuga vegetación y océano.

“Somos parte de la naturaleza, no sus dueños”