• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.505 seguidores

  • Archivos

¿Cuidar la Naturaleza?

Plantando especies de otros continentes se arruina la naturaleza y se deforma la cultura de las personas, contribuyendo al desorden. Pero algunos ven como “enemigo” al que les explica esta realidad. Lo hacen porque en sus carreras y cursos, libros y viveros, y en los parques y jardines y avenidas que ven, están esas especies.

Cuando los encargados de plantar o parquizar tienen posibilidades de hacer las cosas en grande, es casi infalible que planten con confianza y placer miles de fresnos, moreras, paraísos, madreselvas disciplinadas, ligustros disciplinados, coníferas, ligustrinas, robles, palmeras de las canarias, casuarinas, ciprés calvo (Taxodium distichum), plátanos, catalpas, etc., todas las plantas de uso rutinario originarias de otros continentes (ver lista en una nota al final), alineando caminos y rutas, todos a la misma distancia entre sí y del camino, usando en cada camino o monte una especie sola. Plantando con esas especies plazas y parques nuevos, barrios cerrados, plantaciones en lugares públicos. Dominando todo con estas plantas de otros continentes, con desconocimiento de que muchas están entre las plagas peores. Creyendo que están haciendo algo bueno, a favor de la naturaleza.

Lo hacen porque en sus carreras y cursos, libros y viveros, y en los parques y jardines y avenidas que ven, están esas especies.

Mientras tanto los viveros de plantas nativas tienen que seguir manteniendo, regando y cuidando sus 4000 algarrobos que casi nadie compra.

Y algunos plantadores de fresnos hablan de cuidar la naturaleza, el “maravilloso y delicado equilibrio natural” que ellos mismos están arruinando con las plagas que plantan. Es contradictorio. Y le compran esas plagas a los viveros mas exitosos. Dejan olvidados a los viveros de nativas que están en situación desesperante como resultado de que les compran muy poco. Abandonan a los viveristas de nativas, y a las plantas nativas, que están siendo exterminadas, en vez de plantarlas por todas partes para que todos las vean y aprendan a conocerlas, quererlas y admitirlas como parte de la realidad de todos los días.

Y si uno con voz tímida intenta enseñar que el fresno, la morera, etc., son plagas invasoras, los que las plantan se enfurecen y lo acusan a uno de hacer un ataque personal, una traición, algo no ético, imperdonable, inimaginable, desarrollan por uno un odio implacable, hablan mal de uno de la peor manera.

Plantando especies de otros continentes se arruina la naturaleza y se deforma la cultura de las personas, contribuyendo al desorden. Pero algunos ven como “enemigo” al que les explica esta realidad.

Miles de personas trabajan muchísimo para “nivelar”, rellenar, “recuperar” terrenos, exterminando así TODO, y para cortar y quemar algarrobos, acacias nativas, cactus, talas, molles… y para bordear kilómetros de rutas y cubrir miles de hectáreas con coníferas, fresnos, casuarinas, moreras, etc., la lista rutinaria.

Lo hacen silenciosamente, automáticamente. siempre hay plata y tiempo para hacer todo eso.

Hay una contradicción con su declaración de que viven en la naturaleza y la aman. Hacen algo contraproducente: miles de personas van a ver a cada momento esos fresnos, moreras, palmeras de las canarias, casuarinas, coníferas, etc., y por eso se van a acostumbrar a verlas, se van a encariñar con esas especies, van a sentir que son lo que corresponde que haya en el lugar, lo que HAY que plantar. Y esas plantas van a dar semillas que van a invadir la naturaleza cada vez mas. impidiendo que crezcan plantas nativas y dañando así también a los animales silvestres que las necesitan.

Hay que empezar a comprar 3000 algarrobos, acacias nativas, quebrachos y otros árboles nativos para plantar bosquecitos en lugares muy visibles, muy visitados. Eso haría que la gente se acostumbre a verlos y aprenda a quererlos. Hay que se imaginar esta posibilidad. En esto hay esperanza. Traten de entender.

En sus regiones originarias, las plantas tienen belleza y prosperan sin hacerse plagas; son una solución, no un problema; son comida y refugio para animales silvestres y domésticos. Necesitamos que la vegetación tenga esas cualidades. Entonces, ¿por qué matar lo más posible la vegetación nativa y poner plantas de otras regiones, de las que muchas se hacen invasoras, impiden que crezcan bien las plantas que se desean, y no son buena comida para animales? Lo hacen millones de personas, porque en su experiencia diaria no pueden darse cuenta de todo lo que dijimos, que está basado en datos comprobados.

Toda planta es linda cuando está bien, sea silvestre en el lugar o importada. Las de la lista que sigue son comunes y por verlas desde chicos sentimos que es “normal” que estén en parques y jardines, pero muchas de estas plantas llegan a nacer y crecer en cantidades enormes en lugares inconvenientes hasta hacerse plagas muy graves, matan a otras plantas, o no las dejan crecer bien, ninguna es comida buena para animales nativos, muchas son venenosas, algunas causan alergia. Por esas razones no se deberían plantar (en la región central – Este de la Argentina) las plantas de la lista que voy a dar. Si usted ama lo conocido, al leer la lista puede exclamar “¿Qué voy a plantar? ¡No quiere dejar plantar nada!” Pero hay más de 2.500 otras especies que se pueden plantar sin esos inconvenientes, más de 38 son árboles. Y cada vez más viveros las tienen. Más del 95 % de las especies que se cultivan fueron traídas de otros continentes; muchas funcionan, donde fueron llevadas, como invasoras que causan daños. Veamos algunas plantas que son, o están cerca de ser, plagas graves en la Argentina y en otros países:

De: América del Norte: “acacia” blanca (Robinia pseudoacacia), “acacia” negra (Gledizschia triacanthos, muy grave), Campsis radicans , ciprés calvo (Taxodium distichum), Coreopsis sp., fresno (Fraxinus alba, muy grave), negundo (Negundo aceroides).

América Tropical y Subtropical: Asclepias curassavica (“bandera española), campanilla azul (Ipomoea violacea), “enamorada del muro” (Ficus repens), “falso cafeto” (Manihot flabellifolia), guarán (Tecoma stans), Lantana camara, Mirabilis jalapa, palo borracho, Samohú y Yuchán (Ceiba speciosa y C. insignis), pata de buey (Bauhinia candicans).

África: “alegría del hogar” (Impatiens sp.), cala (Zantedeschia aethiopica, Crocosmia, espárrago “helecho” (Asparagus plumosus, sprengeri y otros), “lazo de amor” (Chlorophytum comosum ), palmera de las canarias (Phoenix canariensis), pasto kikuyo (Pennisetum clandestinum, muy grave), ricino (Ricinus communis, muy grave ), Senecio mikanioides, muy grave, tamarisco (Tamarix gallica, muy grave).

Asia: ailanto (Ailanthus altissima), alcanforero (Cinammomum sp.), Ampelopsis, aralia (Fatsia japonica), azarero (Pittosporum tobira), bambú (Phyllostachis indica y otros, muy graves), caña de ámbar (Hedychium coronarium), algunos Cotoneaster, Crataegus, Elaeagnus, glicina (Wisteria sinensis), gomeros (Ficus benjamina, F.elastica, F.pandurata y otros; estos ficus casi nunca se reproducen, pero se hacen inmensos), helecho serrucho (Nephrolepis cordifolia), Humulus japonicus, ligustrina (Ligustrum japonicum, muy grave), ligustro (Ligustrum lucidum, muy grave ), madreselva (Lonicera japonica, m g), morera (Morus alba), níspero (Eriobotrya japonica), paraiso (Melia azedarach declarado plaga nacional), Pyracantha coccinea, m g, rosa “floribunda”.

Europa: álamo, Arum italicum, caña de Castilla (Arundo donax), hiedra (Hedera helix), laurel (Laurus nobilis), laurentino (Viburnum tinus), lirio amarillo (Iris pseudoacorus, plaga grave, cubrió una parte grande del Delta), pasto de invierno (Poa annua), pasto pata de perdiz (Cynodon dactylon), plátano (Platanus planifolia, alergia, demasiado grande), Ranunculus reptans, retama (Spartium junceum, grave), trébol blanco (Trifolium album), Vinca major y V. minor son venenosas, zarzamora..

Australia ::eucaliptus, Casuarina cunninghamiana. Nueva Zelandia :”dracena” (Cordyline dracaenoides) (estas dos ultimas no invaden pero muchos matan todo para plantarlas).

A estas especies, y muchas otras también invasoras se las cuida con esmero; las reproducen y venden, las recomiendan en revistas, cursos y por televisión. Todo esto ayuda a las especies que menos lo necesitan y trae problemas. Muchas de estas plantas son invasoras de un modo mucho peor que las plantas nativas que mas se extienden. Llegan a trastornar paisajes enteros. No confundirse. Si usted es persona observadora y sensible y LAS PLANTA, SE VA A ARREPENTIR (Si no, puede pensar “¡YO hago lo que quiero!”). Cuando se arrepienta PUEDE SER DEMASIADO TARDE. ¿No sería bueno dar el cariño y la promoción que reciben estas plagas, a especies nativas que están siendo extinguidas?

Invito a conocer la armonía de la naturaleza. En Buenos Aires son nativas más de 2.500 especies de plantas, más de 38 son árboles. Estoy a favor de la naturaleza en cada región. No ver solo lo decorativo -es superficial- y la facilidad de cultivo y la resistencia “criterio de conveniencia” sino considerar esos valores y muchos otros: Las plantas autóctonas son mucho mas que adornos, hacen posible vivir con la naturaleza, muchos hablan de esto sin saber qué es. Una de las necesidades menos satisfechas para desarrollar bien la inteligencia, la capacidad de mirar y oír y las emociones, es conocer el paisaje natural maravillosamente complicado: bosque, juncal, prado, laguna, río, plantas y animales silvestres. Conocer esto despierta la capacidad de entender. Es bueno caminar en lo silvestre, con el placer de sorpresas; activa músculos, la circulación; es una experiencia complicada que compensa la rutina de paredes, líneas rectas, ruido, jardines chatos, árboles en líneas rectas. Por eso en Europa y Estados Unidos aprecian mucho los paseos en lo silvestre, muchos argentinos ni lo sospechan, ven lo silvestre como espacio para negocios. Por eso dicen que no hay lugar, tiempo, ni dinero para la naturaleza, los usan para negocios con edificios, máquinas, pavimentos, vidrieras, televisión y propaganda, vacas, soja y trigo. Conocer nada más que esas cosas nos llevó a la crisis actual, la ambición desmedida y la corrupción. El que no aprende a respetar la naturaleza no respeta la vida, el mundo, los humanos, la capacidad de respetar es una sola y se expresa hacia todo.

No hay paz entre humanos si hay guerra contra la naturaleza. San Bernardo enseña: “Encontrarás algo mucho más grande en los bosques que en los libros. Rocas y árboles te enseñarán cosas que nunca aprenderás de maestros”.

“Ya no se puede tener naturaleza”, dijo un funcionario. Eso impulsa a destruir la naturaleza y condena a las personas a no tener acceso a la naturaleza. Su declaración hace evidente que no entiende, muestra que es necesaria la naturaleza en la ciudad. Cree que hay que hacer una “rambla” en la Reserva Costanera Sur. La naturaleza se repone gratis, la prueba está en la misma Costanera Sur, pero este funcionario cree que hay que “reformarla”. Mi intención es: –ayudar a entender que es imprescindible hacer muchas cosas de maneras diferentes a las que se hacen y cuidar lo que hay de naturaleza, –ayudar a darse cuenta que la gente moderna destruye la naturaleza y que eso da resultados malos para humanos, plantas, animales, rocas, ríos. Todos los elementos de la naturaleza merecen buen trato, son mucho mas que “cosas” para que usemos.

Lo que les pase a los animales y las plantas les va a pasar a los humanos. Para vivir tienen que estar bien el aire, el agua, la tierra; creer que antes está la ambición, resulta en la destrucción de la naturaleza, esto aumenta sufrimientos humanos.

Es imprescindible y urgente cuidar y reconstruir la naturaleza lo más posible en todas partes, relieve, vegetación, animales, la diversidad, por su efecto sobre el mundo y sobre el saber y el sentir de la gente que va a cuidar o destruir.

La armonía del ser humano con el mundo natural hace posible la vida; toda meta que no incluya esto o se le oponga, es suicida. Las obras humanas, la urbanización, deben estar EN el paisaje natural, no EN VEZ DE.

* MUSEO ARGENTINO DE CIENCIAS NATURALES “Bernardino Rivadavia” e INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN de las CIENCIAS NATURALES

Ayudemos a las Especies Nativas – Están Siendo Eliminadas – No a otras que son PLAGAS INVASORAS – ¡cuidado!

 

¿Cuánta agua gastamos? Cuidemos Venezuela reduciendo nuestra huella

La sostenibilidad del recurso hídrico debería ser eje transversal en las políticas ambientales, agrícolas, energéticas, industriales/comerciales, de asuntos exteriores y de cooperación internacional. Las políticas internacionales deberían contener tratados o convenios de disminución mundial del uso y contaminación del agua en los procesos de producción, tener mayor acogida en los mercados los productos que cumplan con los requisitos de calidad y que además hayan consumido menos agua en su elaboración. La cooperación y ayuda internacional debería focalizarse en aquellos lugares del mundo donde hay zonas de escasez de agua y aumento de la contaminación.

Todo comienza porque el cuerpo humano está constituido por un 65 a 70% de agua. La disponibilidad de agua dulce en el mundo es del 1% del total de las aguas y de ese 1% hay que potabilizar, distribuir y darle tratamiento a la cantidad que los humanos necesitamos consumir para vivir sin enfermarnos. A esto le sumamos que ya en 2010 nos aproximamos a ser 6.866 millones de pasajeros montados la Tierra, y que en 1949 habían 5 mil grandes presas hidráulicas en el planeta, que a finales del siglo 20 alcanzaron a ser unas 45 mil con sus consecuentes desplazamientos de grupos humanos, casi siempre indígenas, aunado a la destrucción de ecosistemas en una clara competencia entre la obtención de energía y la disponibilidad del recurso aguas abajo.

La huella hídrica es un concepto que surge mundialmente con la intención de contabilizar el volumen de agua dulce necesario para producir los bienes y servicios que consume una persona en el período de un año e inspirado en los conceptos de huella ecológica y huella de carbono. Este concepto tan sencillo, pero de una gran profundidad, ha servido y sirve de herramienta de enseñanza masiva, de fácil visualización y comprensión para todos, cuando se habla del agua, el más esencial de los recursos del planeta, y cuando se habla de la responsabilidad que tenemos todos ante su uso, siendo que ésta es un bien común, insustituible para cualquier forma de vida que exista y que cada vez escasea más en ciertas partes del mundo.

Arjen Hoekstra, creador del concepto (2002), establece que la huella hídrica se refiere a los volúmenes de consumo del agua y la contaminación que hay detrás del consumo de agua de cada uno de nosotros, y extiende posteriormente el concepto a escala país. Implantó el campo interdisciplinario de la huella hídrica y el análisis virtual del intercambio del agua, un área de investigación que aborda la relación entre la gestión del agua, el consumo y el comercio/industria. Habla de la huella de agua del consumo nacional y lo refiere al consumo de agua total que se usa para producir bienes y servicios consumidos por los habitantes de una nación, y debido a que no todos los bienes y servicios consumidos en una nación se producen en ella misma, la huella de agua del consumo nacional la separa en dos partes, uso de las fuentes de agua nacionales y uso de las fuentes de agua transfronterizas.

Hoy día en los países del mundo se tiende a pensar en planes nacionales que consideran opciones de reducción de la demanda de agua además de las opciones tradicionales de suministro de agua, pero pocos países tienden a incorporar la variable sostenibilidad del consumo del recurso y muchos menos incorporan la variable huella hídrica -consumo de agua y contaminación detrás del consumo- cuando por ejemplo se importan productos de alto requerimiento de agua. Lo que sí pudiéramos apostar fuertes a lochas es que cuando se exportan productos con alta huella hídrica no se tiende a pensar en que, en el fondo, el país exportador, está abonando la escasez del recurso agua dentro de sus fronteras y está favoreciendo el ahorro del recurso en el país que está importando.

La sostenibilidad del recurso hídrico debería ser eje transversal en las políticas ambientales, agrícolas, energéticas, industriales/comerciales, de asuntos exteriores y de cooperación internacional. Las políticas internacionales deberían contener tratados o convenios de disminución mundial del uso y contaminación del agua en los procesos de producción, tener mayor acogida en los mercados los productos que cumplan con los requisitos de calidad y que además hayan consumido menos agua en su elaboración. La cooperación y ayuda internacional debería focalizarse en aquellos lugares del mundo donde hay zonas de escasez de agua y aumento de la contaminación.

La verdad es que la huella hídrica de los países tiende a variar de acuerdo a sus patrones de consumo, sus condiciones climáticas y las prácticas de uso de agua del lugar donde se producen los bienes de consumo, pero también es verdad que en la medida en que usemos sosteniblemente el agua accesible en cada país, contaminando menos, y hagamos lo mismo con menos cantidad de agua, en esa medida estaremos manejando el agua como “el” recurso estratégico y considerándola como el más esencial de los recursos del planeta.

¿Por qué pensar en un indicador o herramienta de fácil comprensión para los ciudadanos equivalente a la huella hídrica?

Es sabido por todos la escasez creciente del recurso agua en el mundo, bien debido a la contaminación de cuerpos de agua, a la falta de tratamiento de las aguas servidas, a las deforestaciones crecientes de áreas boscosas o cuencas de ríos, o sencillamente a la falta de la aplicación de políticas públicas dirigidas a la gestión integral del recurso. También es sabido por todos la limitación cada vez más creciente de contar con un suministro continuo de agua a lo largo de todo el año, peor aún, la inaccesibilidad del agua en zonas del mundo donde la disponibilidad es cada vez más precaria, la población va en incremento y aumenta el peligro de extinción de diversas especies por contaminación de cuerpos de agua. Pues bien, herramientas como la huella hídrica informan y a su vez crean un nexo directo entre el problema existente y cómo y con cuánto cada uno de nosotros, como individuo o como país, puede contribuir a no agravar o a mitigar el problema desde nuestras duchas, desde nuestras mesas, desde nuestros hábitos de consumo, desde nuestras comunidades, desde nuestras firmas de tratados internacionales o desde los mercados de bienes y servicios de los que participamos.

Lo que podemos hacer

Como consumidores educados y responsables del recurso agua podemos aplicar muchas conductas que reducen directamente la huella hídrica, y ellas van desde instalar pocetas ahorradoras de agua, o sencillamente introducir una botella plástica llena con agua en el tanque de la poceta; instalar sistemas de duchas ahorradoras de agua, hasta cerrar la llave de la ducha mientras nos enjabonamos; instalar sistemas de atomizadores que inyectan aire al agua de los grifos de los lavamanos o simplemente cerrar la llave del grifo mientras nos cepillamos los dientes; no usar la poceta como pipote de basura, divulgar y enseñar estas prácticas a otros, y sobre todo no verter líquidos contaminantes tales como medicinas, aceites o pinturas a través de los sumideros o albañales.

En cifras

Revisemos cuánta agua consume, cuál es la huela hídrica de varios casos:

Refinar 1 barril de petróleo crudo – Se requieren 7.000 litros de agua

Fabricar un carro de una tonelada – Se requieren de 400.000 litros de agua entre la producción de los materiales que lo componen y su construcción.

Fabricar una hoja de papel – Se requieren 10 litros de agua para papel tipo 80grs/m2

Cultivar un Kg. de papas – Se requieren 900 litros de agua

Cultivar un Kg. de arroz – Se requieren 3.400 litros de agua

Producir un Kg. de carne roja – Se requieren 15.500 litros de agua

Producir un Kg. de carne de pollo – Se requieren 3.900 litros de agua

Siempre tendremos, como consumidores educados y responsables, la libertad de escoger, comprar y consumir el producto que consideremos con la producción más transparente, respetuosa con el medio ambiente y con la huella hídrica más baja, más allá de cubrir una necesidad. Como ciudadanos educados tendremos la claridad en libertad para escoger a los representantes que nos ofrezcan leyes, políticas y programas que consideren como eje transversal el uso sostenible del recurso agua o exigir que se incorpore el mismo a las opciones presentadas.

Siempre serán pocas las líneas que se escriban sobre el agua, el más esencial de los recursos del planeta y elemento componente mayoritario del ser humano.

Día Mundial de las Playas con la Fundación la Tortuga

Fundación La Tortuga (FLT), en conjunto con la Fundación para la Defensa de la Naturaleza (Fudena), invita a participar en la jornada de limpieza por el Día Mundial de las Playas, un evento que se llevará a cabo en diez estados del país y que pretende concientizar a la población sobre el cuidado de los espacios marino-costeros de Venezuela y del mundo.

Esta celebración, organizada por Fudena y coordinada por FLT en Anzoátegui, se realizará en elárea de la costa del emblemático Cerro El Morro de Lechería, lugar escogido por segundo año consecutivo por la gran cantidad de desechos que recibe de los visitantes y por efecto de las corrientes. El objetivo es convocar a toda la población del estado Anzoátegui a que se unan de manera voluntaria en el cuidado de las playas, para así contribuir con la concientización de los usuarios, autoridades y habitantes de las costas ante la indebida disposición de los desperdicios sólidos.

Empresas como Ferreterías EPA, Movistar, Cantv, Bancaribe, Directv, 3M, Banesco y Club Merú de Venezuela ya confirmaron su participación en esta actividad que además contará con el apoyo de los voluntarios de FLT y de organismos como Protección Civil, Policía de Urbaneja y Turística Anzoátegui,  Alcaldía de Urbaneja y Sateca.

El saneamiento está pautado para el día sábado 18 de septiembre desde las 8:00 AM hasta las 2:00 PM, y pretende repetir o mejorar la hazaña alcanzada en el 2009, cuando se logró sacar alrededor de tres toneladas de desechos sólidos de este importante y hermoso lugar ícono del oriente del país.

La idea central de este evento ecológico que este año llega a su vigésima edición, no sólo es devolverle a El Morro su calidad ambiental y proteger su fauna marina, sino también entender la importancia y la fragilidad de estos ecosistemas que se encuentran bajo amenaza por las actividades humanas.

Para quienes deseen integrarse a esta jornada, se les recomienda:  

  •  Llevar suficiente hidratación
  •  Usar bloqueador solar
  •  Vestir zapatos deportivos y gorra
  •  Llevar un botiquín básico de primeros auxilios
  •  Abstenerse de ingerir bebidas alcohólicas
  •  Evitar levantar objetos pesados
  • Llevar sacos resistentes para los desechos oxidados o de vidrio

Para más información, contáctenosa través del correo fundacionlatortuga@gmail.com o por el teléfono (0281) 2817469.

“Somos parte de la naturaleza, no sus dueños”“Somos parte de la naturaleza, no sus dueños”

Necesitamos la naturaleza @GreenpeaceArg

Somos parte de la Tierra. Necesitamos estar en contacto con la naturaleza. Necesitamos respirar aire puro, escuchar los sonidos del aire, el canto de los pájaros, del agua. Necesitamos sentir el sol y el aire, la playa, la montaña, los árboles, la grama…

Algunos sienten esta necesidad con más fuerza que otros. Algunos no están conscientes de la falta que les hace, pero basta que tengan unos tres días libres para irse desbocados de la “selva de cemento”.

En muchos casos llevamos una vida antinatural. No me refiero a que debamos renunciar a las comodidades del agua potable tibia y todas las facilidades que da la tecnología. Me refiero a que también necesitamos estar Somos parte de la Tierra. Necesitamos estar en contacto con la naturaleza. Necesitamos respirar aire puro, escuchar los sonidos del aire, el canto de los pájaros, del agua. Necesitamos sentir el sol y el aire, la playa, la montaña, los árboles, la grama…

Algunos sienten esta necesidad con más fuerza que otros. Algunos no están conscientes de la falta que les hace, pero basta que tengan unos tres días libres para irse desbocados de la “selva de cemento”.

Pasar un día viendo televisión, rodeados de ondas electromagnéticas de los celulares, microondas, etc. etc. no nos energiza. Ir a un parque, pisar la grama, tocar un árbol nos da energía vital.

“En las ciudades del hombre blanco no hay ningún lugar sereno. Ningún lugar donde se escuche el despliegue de las hojas en primavera o el susurro de las alas de los insectos”, dijo en 1854 el jefe indígena norteamericano Noah Sealth, cuyas palabras han recorrido el planeta, compiladas como la “Carta por la Tierra” de un jefe piel roja. Sus palabras son un manifiesto ecologista que hoy más que nunca tiene vigencia.

2010 © Luis Padrón, Teresa Leon & GREENPEACE® Argentina

La nueva venus eclipsada de Botticelli (PETA)

Lara DuttaEstoy dispuesto a apostar mi último Marry Me bar que no hay una persona en el planeta que se llame a PETA India nuevo “Miss Lechuga” en los anuncios con la actroz Lara Dutta nada menos exquisitos:

Sabemos que una dieta vegana beneficios animales, el medio ambientey la salud humana. Y una de las maneras más fáciles de consumir una dieta balanceada es pensar en Technicolor-casi todos los colores del arco iris aparece en su oficina local de pie producen. ¿Ha pensado alguna vez que nunca se ve verde en la lucha contra la carne, sólo la sangre roja y mármol blanco de grasa?

Aquí está otra apuesta que estaría dispuesto a hacer: La mayoría de la gente pudiera admirar esta imagen durante horas, les muestran estas fotos, y rápidamente va a la espalda un escalofrío. Ese tipo de reacción visceral tiene que significar algo.

McCartney vrs McDonald’s la batalla final (PETA)

Después de encontrar que un McDonald’s restaurante en su ciudad natal de Liverpool había pegado de las paredes con fotos de él y el resto de los Fab Four, Sir Paul McCartney, quien es conocido por todos (excepto tal vez el piloto de caza abandonados en la Isla de Gilligan) como un viejo y franca vegetariana-era inferior a gusto en todo.

Negarse a que así sea, McCartney instó a sus seguidores a boicotear el gigante de comida rápida. Sorprendentemente, el oído musical notoriamente proveedor de hamburguesas parece haber captado el mensajey las fotos habrían llegado de nuevo a donde una vez perteneció.

Tal vez la próxima McDonald’s estarán de acuerdo para hacer mejoras en la forma en pollos se sacrifican por sus restaurantes. Estoy seguro de que Sir Paul no se opondría a los lunes sin carne en McDonald’s, ya sea, o mejor aún, las comidas sin carne ocho días a la semana.

No te preocupes, ocúpate (Maytte)

Las preocupaciones representan una gran pérdida de tiempo, de energía emocional y de tranquilidad, sobre todo cuando lo único que hacemos es darles vueltas en la cabeza una y otra vez, sin pasar a la acción.

Es fácil dejar que las noticias sobre los grandes problemas ecológicos del mundo nos preocupen y nos hagan sentir atemorizados, porque pensamos que la solución está en manos de otros. Pero, mientras los gobiernos y las grandes compañías decidan tomar las medidas necesarias para detener y reparar el daño, somos nosotros los verdaderos perjudicados, los que en verdad podemos comenzar por hacer algo concreto cada día, si somos conscientes y cambiamos algunos hábitos para contribuir a la solución. Millones de personas pueden lograr, con acciones simples y de bajo costo, cambiar y hasta mejorar el panorama.

La solución radica en ocuparse en lugar de preocuparse& ¿Cuál es la diferencia? La preocupación es una respuesta inútil a una situación difícil, puramente emocional que solo provoca estrés y desgaste. Además, cuando uno se preocupa no piensa más que en el problema. Ocuparse, en cambio, es un proceso racional y constructivo, en el que nos convertirnos en parte de la solución, pues dejamos de pensar con temor y comenzamos a buscar, con calma y conciencia, la solución práctica y saludable.

En realidad, todos podemos tomar pequeñas pero constructivas medidas que harán la diferencia, para que nuestra vieja nave espacial recupere su estabilidad y nos siga procurando el bienestar, la abundancia y la vida a nosotros y a las generaciones futuras.

POR DÓNDE COMENZAR
Cambia, desconecta o usa lo menos posible todo lo que despida calor: bombillos incandescentes, calentador de agua, secadora de ropa, aire acondicionado, secador de pelo& No uses más luz de la necesaria, coloca bombillos ahorradores y baja el consumo hasta un 60%. Cambia la potencia, en vez de uno de 100 coloca bombillos de 60 watts y ahorrarás 30% adicional. Enciende el calentador de agua media hora antes de bañarte; mantenerlo prendido es como tener 25 bombillos de alto consumo encendidos al mismo tiempo.

Una nevera con más de 10 años de uso incrementa su consumo en un 35% al mes. Mantén la temperatura recomendada por el fabricante, si la colocas 5° más frío consumirá 25% de energía. No la abras y cierres cada cinco minutos, hazlo cuando estés seguro de lo que quieres y ciérrala lo más pronto posible. Apaga cualquier aparato que consuma electricidad que no estés usando y si es posible, desconéctelo.

No desperdicies el agua. No la dejes correr mientras te cepillas los dientes, te afeitas, te enjabonas, hechas champú o enjabonas los platos. Una familia puede ahorrar hasta 75.000 litros de agua en un año con solo moderar su uso. Cuida las fugas, una llave goteando puede desperdiciar hasta 200 litros de agua. Lavar el carro con manguera gasta 550 litros y con una esponja y un tobo solo 50 litros. Reúne toda la ropa y lava solo una vez a la semana. No botes aceite por el fregadero; un litro de aceite de cocina contamina ¡250.000 litros de agua!

Usa el transporte masivo, la bicicleta o camina. Si manejas, no aceleres o frenes bruscamente, mantén el motor afinado, infla apropiadamente sus cauchos, comparte el carro.

Hay mil cosas que puedes hacer. Tus hijos, amigos y compañeros están observándote, ¡inspíralos!