• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.505 seguidores

  • Archivos

Aprendiendo a tomar la actitud de vivir la vida feliz (Segunda parte)

En estos tiempos de crisis, uno no sabe bien que puede pasar mañana. Ante esta situación, nos quedan dos opciones, o ir por la vida seguros y con la alegría de saber de lo que viene será para nuestro bien, o andar preocupados, inseguros, decepcionados de la vida, con lo cual, independientemente de lo que hagamos o lo que nos pase, ya perdimos gran parte de la batalla.

 

La vida, tiene mucho que ver con la forma como la veamos, una cosa es la realidad y otra muy distinta la forma como es percibida por nosotros. Es crítico para sobrellevar bien estos tiempos, nuestra actitud ante lo que nos pase, sean cosas que esperemos o inesperadas, hechos alegres o desgracias. La gravedad de los hechos no está dada por el mismo hecho, sino por el efecto que causa en nosotros el conocerlo, y pasará rápidamente en la medida en que tengamos la suficiente claridad de pensamiento y control de nuestras emociones para entender que ha pasado por nuestro bien, si es que obramos con la conciencia tranquila. Al respecto, se me viene a la memoria un texto que leí hace poco en el que Etty Hillesum, joven judía muerta en Austwicht en Septiembre de 1942 decía: “Pueden hacernos la vida muy dura, pueden despojarnos de algunos bienes materiales…pero es nuestra lamentable actitud psicológica la que nos despoja de nuestras mejores fuerzas: la valentía para enrumbar y luchar nuevamente por nuestros objetivos y la perseverancia para mantener firme esa decisión. Cuando experimentamos un sufrimiento, lo que más daño nos hace no es tanto éste como su rechazo, porque entonces al propio dolor le añadimos otro tormento: el de nuestra oposición, nuestra rebelión, nuestro resentimiento y la inquietud que provoca en nosotros. Desde el momento en que me he mostrado dispuesta a afrontarlas, las pruebas siempre se han transformado en retos. Los peores sufrimientos del hombre son los que se temen. El sufrimiento malo no es el vivido, sino el “representado”, ese que se apodera de la imaginación y nos coloca en situaciones falsas”.

 

Cuando nos lo proponemos, podemos ser nuestro peor enemigo, peor inclusive que la misma realidad que nos pasa. Y es que muchas veces en nuestras vidas ha sido más importante la reacción que la acción que la provoca. Desde una enfermedad que hayamos tenido, la muerte de alguien, un despido, o cualquier otro evento, pensemos si nuestra forma de responder ante ello ha tenido mayor peso que el problema en sí. No sabemos gestionar los eventos inoportunos, estamos acostumbrados a gestionar lo esperado, pero lo imperfecto nos atormenta, nos angustia, en lugar de entender que pasó, y pasó por algo positivo que quizá ahora no entendamos, somos presa de la angustia, la depresión, el miedo, lo cual obviamente provoca que nuestra lectura del problema se agrande inclusive a tamaños completamente desmesurados.

 

Equipo CHM: Nunca Eres Siempre Así

NUNCA ERES SIEMPRE ASÍ

 ¿Sabías que nunca puedes bañarte dos veces en las mismas aguas de un río porque estás fluyen y se renuevan constantemente?

Pues al igual que un río, tú nunca eres siempre el/la mismo, pues a cada respiración estás cambiando completamente por dentro y por fuera.

¿Sabías que cada veinte días renuevas todas las células de tu piel?

¿Y que cada mes cambias toda el agua de tu cuerpo, siendo consciente que eres un 80 por ciento de agua?

¿Y que cada tres meses renuevas todas y cada una de las gotas de tu sangre?

¿Y que cada año cambias la totalidad de las 60 mil millones de células que componen tu cuerpo?

Así pues, no me digas que siempre eres el/la mismo, y mucho menos, que no puedes cambiar.

rio¿Sabías que desde que naciste estás modificando continuamente con tus pensamientos tu cerebro, formado por 100 mil millones de neuronas, y con él la manera de percibir y entender el mundo más inmediato que te rodea?

Y aún más, ¿sabías que con tus emociones y sentimientos estás transformado continuamente tus células y tu ADN a lo largo de tu vida?

Así pues, toma nota, y no me digas que no puedes cambiar.

Para cambiar tu vida debes cambiar por dentro, ya que nuestro mundo exterior es un reflejo de nuestro mundo interior.

Para cambiar tu vida debes fluir por la vida como un río, sin apegos de paisajes pues solo producen estancamientos.

Para cambiar tu vida debes fluir por la vida como un río, porque no hay espada que hiera el agua por mucha fuerza que intente al cortarla.

Para cambiar tu vida fluye por la vida como un río, convirtiendo a tus sentimientos en el maestro que ilumina y guía el curso de tu destino.

Para cambiar tu vida fluye por la vida como un río, renovando conscientemente tus pensamientos sabedor que eres el único responsable de qué conceptos, ideas, valores y percepciones deseas que entren y salgan de tu cerebro, que como piedras del río se modela a lo largo del trayecto.

Para cambiar tu vida fluye por la vida como un río de pensamientos y sentimientos, que fluyen y refluyen depurando todo lo que ya no te sirve en una transformación imparable que iniciaste el día en que naciste.

Amigo, no me digas que no puedes cambiar, porque al igual que el agua del río desde que leíste esto tú y yo ya no somos los mismos.

Y ahora que ya lo sabes, ¿a qué esperas a desestancarte y mostrarte felizmente renovado y diferente?

Tuyo es el cambio, porque está en ti, y con él el renacimiento diario.

Escrito por: Jesús A. Mármol. Copyright © 2011-2012 Inspirulina.com.  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.

Equipo CHM: Guía Para Hacer Realidad Tus RESOLUCIONES de FIN de AÑO

GUÍA PARA HACER REALIDAD TUS RESOLUCIONES DE FIN DE AÑO

 Todos queremos una mejor versión de nosotros mismos. Y la única forma de lograrlo es cambiando, imponiéndonos metas en las que mejoremos positiva mente algún aspecto de nuestras vidas. Cada vez que llega el final del año vemos una oportunidad de lograr un comienzo nuevo, una oportunidad de hacer el “upgrade” de nuestros sistemas operativos. El fin de algo, el comienzo de otra cosa: un mundo de posibilidades.

Y es quizás esa visión de interrupción, de romper con algo para empezar algo nuevo lo que hace que la mayoría de nuestras resoluciones de año nuevo se vayan por el caño antes de terminar enero. El problema es que nos imponemos metas inalcanzables en un plazo demasiado corto.

La recomendación es enfocar este periodo de fin de año como un momento de transición paulatina y no como un borrón y cuenta nueva.

huella_arenaHay un proverbio italiano que dice que “piano piano se va lontano” que significa “poco a poco se llega lejos” y éste debería ser nuestro lema a la hora de hacer cambios significativos y permanentes en nuestra vida.

Uno, dos, tres objetivos cha cha cha

Recomiendo siempre plantearnos pocos objetivos -no más de tres-, de esta manera podemos mantenernos enfocados.

Por otro lado es importante tratar que nuestras metas estén de alguna forma relacionadas, que formen todas parte del mismo paso, como si fuera una danza. Si decidimos que vamos a despertar más temprano todos los días, también podemos ponernos de objetivo hacer algo con ese tiempo, por ejemplo salir a caminar todos los días. De esta manera, un objetivo ayudará al otro.

 “Mini Metas” como fin, “Mini Victorias” como estímulo

Aunque nuestras metas sean ambiciosas debemos siempre contemplar un plan de etapas cortas que nos permita celebrar y mantener el moméntum – la emoción – de estar avanzando hacia nuestro gran final.

Supongamos que queremos adelgazar 20 kilos en el 2.012. No podemos concentrarnos en la meta final sin contemplar que será un periodo de al menos unos 6 o 9 meses hasta llegar a cumplir con la misión. Pero ¿cómo mantener el foco durante tanto tiempo?

Podemos establecer “mini metas” para poder avanzar sin frustrarnos. Como es totalmente falso que adelgazaremos 20 kilos en dos semanas, lo más sensato es empezar con una meta más real como ½ kilo por semana. De esta manera convertimos nuestra meta en algo real y realizable en un corto periodo de tiempo.

Con este plan podremos pesarnos (Es solo un ejemplo. A quienes hacen dieta también les recomiendo evaluar otras cosas además del peso, como medidas, y cantidad de grasa corporal) todas las semanas y ver cómo va funcionando (o no) la dieta que hemos decidido hacer.

De esta forma no solo podremos evaluar, ajustar y acelerar la pérdida de peso, sino mantener el foco en la próxima meta semanal, sin siquiera preocuparnos por la meta final -aunque sin duda estaremos en camino-. Además, podremos tener un feedback real y un estímulo que refuerce nuestra idea de que estamos en buen camino.

Siempre recomiendo hacer algún pequeño ritual de celebración para aplaudir ese momento. Puede ser anotar nuestro nuevo logro en una libreta o compartirlo con nuestros amigos en twitter (también lo puedes compartir conmigo a través de mi twitter: fba ). La celebración de esa mini victoria nos ayudará a continuar en el camino hacia la meta final.

Epifanías duraderas

pesaMuchos abogan por el pensamiento positivo y la visualización para conseguir nuestras metas, y estoy totalmente convencido de que ayuda en nuestros planes, pero es importante entender nuestros motivos antes de continuar. Debemos estar totalmente convencidos de que lo que nos estamos imponiendo es algo que realmente queremos y no algo que estamos buscando para complacer a alguien o para conseguir algo momentáneamente.

Hace unos cuatro años decidí que no volvería a trabajar en una oficina como empleado de alguien. Fue una epifanía con consecuencias instantáneas: llegué a la oficina en la que trabajaba en Londres, tenía una reunión de trabajo y cuando salí de la reunión había renunciado. Ni sé cómo sucedió. No tenía un plan, no tenía una meta, solo sabía que no quería volver a ser un empleado.

Salí de allí haciendo un plan de acción mental. Contemplaba mudarme de país, hacer equis cantidad de dinero anualmente y sobre todo, no tener que depender de un empleador ni de un lugar para poder trabajar.

Pero ¿cómo lograr todas esas metas? Paso a paso.

Comencé poniéndome como meta firmar un contrato fijo con alguna compañía que me pagara por ser su consultor freelancer. De esta manera, podría moverme libremente sin necesidad de estar atado a una oficina. Como consecuencia vino otra de las fases del plan como la mudanza de país y seguir ampliando mi negocio.

Eran 3 objetivos relacionados (cha cha cha), que contemplaban mini metas y mini victorias. La misma receta que usé en ese momento es la misma que estoy compartiendo hoy contigo. Es mi manera de darte las gracias por leernos y de desearte un ¡Feliz Año!

Espero puedas sacar provecho de esta guía y lograr tus objetivos en este 2012

Escrito por: Flavio Bastos Amiel. Copyright © 2011-2012 Flavio Bastos Amiel.  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados 

 

Equipo CHM: Volver a Empezar

Todos los años encierran un aprendizaje. Para eso estamos aquí. Por esa razón es la que encarnamos. La de experimentarnos para que nuestra conciencia, aquello que “pensamos” de nosotros mismos, se expanda. Por eso es vamos cambiando. Y con ese cambio, el cambio de todo lo que nos rodea.

Siento que el 2011 fue un año especial, un año significativo entre tantos otros. Y esta experiencia la siento compartida con el mundo. La mayoría de la gente con quien conviví en el 2011 también tuvo que dejar partir algo que consideraban importante para su vida: una relación, una carrera, la comodidad financiera o algún rasgo de su personalidad que creía imposible de cambiar. El 2011 nos empujó a hacerlo. Nos mostró nuestros propios miedos y nos asustamos. Pero, lejos de correr, nos animamos a enfrentarlos con valor.

Estamos transitando un tiempo revolucionario, la antesala a una nueva manera de vivir. Pero esa revolución, manifestada con cierto caos en lo externo, está ocurriendo en nuestro interior. Por eso es que encontrar la paz en estos días es el tesoro que muchos buscamos conseguir. Y para alcanzarla hemos tenido que purificarnos, soltando aquello a lo que estábamos atados y creíamos que “sin eso, no podríamos vivir”. Por eso convocamos a fuertes tormentas para que se llevaran lo que nos pesaba, nos distraía o, simplemente, no nos dejaba ver más adelante en el camino.

volverEl 2012 será un tiempo para reorganizar la energía, para tomar decisiones, para afirmar nuestros propósitos y para darle forma a aquello que realmente deseamos en el área donde el huracán haya golpeado: las relaciones, el trabajo, las finanzas o nuestra personalidad. El 2012 marca el tiempo para volver a construir, pero eligiendo conscientemente, cuidadosamente, un nuevo modelo.

Dediquemos un momento para agradecer a la tormenta y otro para abrir aun más nuestra mente y el corazón para saber elegir con responsabilidad lo que vamos a crear.

Confiemos, demos el paso, entreguémonos a lo que viene.

Esta semana recordamos a Jesús, el que se hizo Cristo a los 30 años cuando pudo despertar la máxima conciencia a la que tenemos acceso desde esta dimensión. Y cuando se “dio cuenta”, nos dejó una formula infalible para convertir cualquier infierno en paraíso: amarse, amar a los otros y abrirnos a un amor superior, mas grande del que nuestra mente pueda jamás imaginar.

Comencemos entonces, a tratarnos mejor, a tratar mejor y cuando no podamos hacerlo, a confiar en que hay un amor mas grande que puedo dejar colar en mi corazón.

El 2012 es un campo verde, con nuevo aire para respirar. Un escenario ideal para que nuestra vida vuelva a empezar como si nunca nada hubiera pasado.

Escrito por: Julio Bevione. Copyright © 2011 Inspirulina.com.  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.