• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a 4.511 seguidores más

  • Archivos

Árnica privilegio de la naturaleza

Es un buen remedio para el dolor y las infecciones; conozca sus propiedades, beneficios y precauciones en su consumo.

El género Árnica está constituido por aproximadamente 30 especies distintas. La más conocida por sus virtudes curativas, a lo largo de los siglos, es la Árnica Montana, planta medicinal y tóxica a la vez, por lo que no debe ingerirse sin prescripción médica.

Una de sus virtudes medicinales más conocida es su acción analgésica; esta función se debe a su composición, principalmente al ácido gálico. También posee propiedades antiinflamatorias, debido a la presencia de aceites esenciales que favorecen la circulación sanguínea. Además, la planta tiene propiedades antisépticas y cicatrizantes.

El nombre del género se deriva del griego arna, “cordero”, en referencia a las hojas suaves y peludas.

Las flores tienen un olor agradable que, bajo la influencia de la desecación puede recordar al del tabaco, con sabor acre y amargo. La inhalación de polvo de árnica provoca intenso picor y estornudo de manera casi inmediata.

Un poco de historia

Hay que remontarse a la Baja Edad Media para encontrar una primera referencia a esta especie en la obra de santa Hildegarda de Bingen, la abadesa benedictina, gran conocedora de las hierbas y que presentó el árnica como una planta nociva, ya que su solo contacto volvía a los hombres y mujeres víctimas de la líbido, lo cual les privaba de la razón y les hacía caer en locuras, tal como lo explica en el libro I de su Physica.

Esta opinión de la santa fue recogida a mediados del siglo XIX por Samuel Hahnemann, el padre de la homeopatía, quien entre los 638 síntomas que provoca el árnica incluye la posibilidad de dar vitalidad a los ancianos sexualmente agotados.

Otro autor que habla de la planta es Mattheus Sylvaticus, en 1498, para quien la árnica, que denomina doronica, es un remedio excelente para los dolores y las ventosidades causadas por la flema, especialmente las de la matriz, combate las mordeduras de bestias venenosas y fortifica el corazón.

Pero no será sino hasta el siglo XVI que se empieza a encontrar la indicación más actual del árnica. Fue en 1666 cuando el botánico danés Simon Paulli, en su libro Quadripartitum botanicum la menciona por su capacidad de reducir los hematomas, aplicadas sus hojas apiladas encima de la herida, denominándola Panacea lapsorum (“La panacea de las caídas”).

Durante los siglos XVII y XVIII, su uso como medicina se extendió de modo que la tintura de árnica no faltaba en ningún botiquín para el tratamiento de traumatismos o caídas. Fueron, sin embargo, los militares quienes popularizaron su empleo; tanto en el ejército francés como en el alemán, era elementos indispensable del botiquín.

Remedios populares
La propiedad curativa del árnica, por excelencia, es la de incrementar la circulación sanguínea local. Por ello es muy utilizada en caso de contusiones, hematomas, esguinces y dolores musculares. Además, calma el dolor y mejora la debilidad muscular y nerviosa. A continuación algunas aplicaciones utilizadas por la medicina popular.

• Pies adoloridos y cansados: Agregar algunas gotas del tinte de árnica en un balde que contenga agua caliente y luego introducir los pies en dicha preparación.

• Golpes y reumatismo: Aplicar paños del cocimiento de 2.5 gramos de raíz y hojas de árnica para medio litro de agua. Otra alternativa es friccionar la parte afectada con paños que contengan la tintura.

• Neuralgias: diluir una cucharada de tintura de árnica en cinco cucharadas de agua y frotar las zonas doloridas con la solución. Repetir esta operación varias veces al día.

• Várices: friccionar con suavidad las piernas con tintura de árnica diluida en medio litro de agua.

• Hemorroides: diluir una cucharada de árnica en cinco cucharadas de agua y con ayuda de una bolita de algodón empapada con esta preparación, aplicar sobre el área de las hemorroides. Si se tiene la posibilidad de realizar un baño de asiento, mucho mejor. En este caso, diluir dos cucharadas de la tintura en dos litros de agua tibia y agregar al baño de asiento.

• Amigdalitis: agregar de cinco a diez gotas de árnica en un vaso de agua tibia y proceder a realizar gargarismos profundos y prolongados.

• Precauciones: se recomienda el no consumo interno del árnica, ya que en grandes cantidades ha dado lugar a envenenamiento con síntomas tóxicos, tales como vómito, diarrea y hemorragia e incluso la muerte.

Efectos adversos

La aplicación del árnica provoca reacciones nocivas en algunas personas, en forma de irritaciones, alergias y enrojecimiento por contacto de la piel, que se atribuyen principalmente a algunos principios amargos, como la helenalina y la dihidrohelenalina.

Las personas que tienen una piel especialmente sensible responden de forma negativa al árnica. En estos casos los especialistas recomiendan diluir la tintura y aplicarla con la siguiente fórmula: tintura de árnica 20 gramos, glicerina 50 gramos y agua 60 gramos. El efecto suavizante de la glicerina parece garantizar la menor presencia de efectos secundarios, aunque el árnica está contraindicada en embarazo y lactancia.

Por vía interna y en dosis excesiva, provoca náuseas y vómitos. Tiene también un efecto purgante y se han dado casos de llegar a producir la muerte por coma y parálisis respiratoria. Una dosis de 30 cc de tintura o ingerir un buen puñado de flores puede resultar mortal.

El árnica por vía interna se utiliza poco y dosis moderadamente elevadas pueden dar lugar a problemas digestivos importantes. Sin embargo, se utilizan las soluciones homeopáticas o biológicas del árnica en el tratamiento de trastornos del corazón, al cual fortifica; pero siempre bajo prescripción facultativa.

Tom Grasso: Un Momento en la Cima de la Montaña

Hoy llegué a disfrutar de muchos momentos del amor: la felicidad, la armonía y la paz, pura y absoluta. Me sentí hoy que era el amor, y una alegría impregnaba mi cuerpo y mi alma de una manera que me hizo sentir como si yo era uno con el universo entero. Podía sentir la creación dentro de mí … una nueva vida en el Universo creado en y alrededor de mi.

Medité esta mañana antes del amanecer, tumbado en la cama absorbando todo lo que estaba alrededor y en mí. Me sentía ligero y completamente satisfecho con el momento en que me había … y luego el siguiente … y luego el siguiente. Cada momento me pasó como las nubes en un día brisa de primavera. Los tomé y los dejé ir. Me encantó cada uno de ellos y no los eché de menos mientras desaparecieron hasta lo que permitaba que sean.

Es de tanta alegría que yo pueda ver la experiencia de mi vida que me llevó a la cima de esta montaña de la felicidad. A esas alturas, puedo mirar a mi alrededor y estudio todo lo que había sin necesidad de revivir esos momentos. Este lugar le permite reflejar sin llegar a la reflexión, sin que se sienta la sensación, sin ver el apego y la creación de lo que se ve como lo que es.

Desde este punto de vista, yo podía ver la tormenta que se avecina. Podía oír los gritos, las bofetadas, el cruel “Lo he hecho porque te amo.” Podía escuchar a un niño llorando para que termine el dolor. Podía ver un alma solitaria, abatida tratando de ser aceptado. Podía ver a una madre golpeando a su hijo en la sumisión. Yo podía oír las oraciones que rogaba a que termine todo.

Podía ver a un adolescente preguntando si podía detener la tormenta que se desencadenó en su mente. Podía sentir su tormento en las contusiones y verdugones que formaban en su cuerpo. Podía sentir la agonía de la sensación de aislamiento y el sentimiento interminable de desprecio que él sentía que los otros tenían por él. Podía verlo en sus rodillas pidiendo a Dios que “Permite que este cáliz pase por mí.”, sólo para que se haga su voluntad. Podía ver la mirada de sus ojos mientras golpeó con cuero, mano, puño, o cualquier otro objeto que pudiera hacer el trabajo.

Podía ver la violencia invade su alma, cerrando por completo el niño alguna vez cariñoso y amable mientras él se convirtió en un hombre violento y enojado. Podía ver el daño que dejó en su estela, la sangre, el dolor, el miedo y el enojo. El río de la ira nunca dejó en la mente de este hombre, que fluía libremente y con frecuencia inundado su cuerpo con la satisfacción de haber compartido este dolor con otro en las maneras más violentas y enojadas.

También podía ver las lágrimas formando en los ojos de los que este hombre amó. El necesitaba el control. Tenía una sed de poder. Tenía miedo de todo. Yo podía oír los sollozos de los que querían desesperadamente amarlo. Lo podía ver abusando de su deseo por él, tomándolos en las profundidades de la pasión y luego tirandolos a la basura una vez que la ola se había calmado. Ellos lo necesitan, pero nunca se los necesitaba.

Podía ver todo esto desde mi cumbre. Una sonrisa salió de mis labios, mientras las lágrimas corrían por mi cara. En este momento de reflexión que podía verlo todo, y todo se me podía ver. El chico me miró, y sonrió también. “Voy a soportar todo esto para ti.”, me dijo. “Voy a sufrir para que puedas vivir. Voy a llevar el peso de todo esto porque te amo. Perdónalos porque no saben lo que hacen.”

Me di cuenta de que el joven me miraba. “Voy a aguantar todo esto para ti.”, me dijo. “Voy a sufrir, a pesar de mí mismo, y ver tanto dolor en los ojos de aquellos a quienes amo, para que siempre se acordará de mí. Voy a llevar el peso de todo lo que es porque tengo fe en ti. Por favor, perdóname, porque yo no sé lo que hago.”

Yo quería desesperadamente a abrazarlos y decirles que estaría bien. “No se preocupen”, grité, “el tiempo va a cambiar el mundo y serán amado y van a amar!” Pero se habían desaparecidos, perdidos en el momento como si las nubes en un día brisa de primavera. Sin embargo, yo sabía que sabían, porque yo vivía en ellos y ellos, a su vez, vivían en mí. La mano que ya acaricia en el amor una vez hizo pedazos en enojo. Los labios que dicen la verdad clara del amor hablaron una vez las mentiras distorsionadas del miedo. La espalda que una vez tenía las cicatrices de un alma perdida ahora apoya los abrazos de amor y paz. Los brazos que una vez rechazaron a todo, hoy en día abrazan a todo.

En mi mente veo a ese muchacho y le doy las gracias. Él llevó el peor de los demás para que yo sea. Él sufrió para que yo lo sepa ahora mismo. No era frágil o débil, fue mi mejor maestro y mi mejor amigo. Yo lo amo y él me ama, por primera vez amamos a nosotros mismos. Sí, muchacho, yo les he perdonado.

Veo a ese hombre y le doy las gracias. Él creó la peor de sí mismo por los demás y vivió con lo peor de sí mismo para que yo pueda ver. Él sabía estas cosas para que yo pudiera experimentar lo que es que no lo soy. Tomó los golpes y les dio las palizas para que las cicatrices puedan recordarme de él. Veo esas cicatrices cada vez que miro en el espejo, y sonrío. Yo le amo, y lo perdono, porque yo no puedo ser yo sin él.

Así que hoy estoy en la cumbre, disfrutando de las vistas desde la cima de la montaña. Tuve que subir para llegar hasta aquí, y ahora me doy cuenta de que no estoy terminado. Mi camino se dirige en una dirección que aún no puedo ver. Eso no es importante, sin embargo, porque ahora estoy aquí, y yo soy amor….

Copyright © 2011  

Con acreditación de publicacion a cargo de CHM (Camino a la Grandeza)