• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.505 seguidores

  • Archivos

Gracias (CHM Comunicado)

Muchas veces he pensado como un blog personal pasó a ser algo tan inmenso, una ventana que me ha permitido desbordar un poco de crecimiento a todo el que se acerca a este camino.

Hoy entre líneas y frases vaciadas en post maravillosos, en un siempre fiel parís, una libertad en la gloria y un Ricky lleno de amor, vemos a un camino a la grandeza distinto al que vimos hace un par de años, ya lejos quedo ese blog personal “sin título” que veíamos en el 2009.

Creo que muchas veces soñé con este momento con el que un Alberto F. Ravel me dijera que adoraba mi blog, con un Roque Valero diciendo lo genial que era mi camino, con un Leonardo Padrón conmovido con uno de mis artículos, con un Coelho , con una editorial… y un millón de cosas más.

Sin duda el 2011 ha sido el año para consagrar mi sueño, mi vida, pero sobre todo la cosa que más amo en el mundo y el único logro que el universo no me puede quitar, mi Camino a la grandeza.

Hoy especialmente quiero agradecer a todos esos soñadores que creyeron en mi camino, a Maytte Sepúlveda por alentarme desde la lejanía por ser mi apoyo y mi aliento cuando solo un seguidor veía mis artículos, a Teresa León por ser la luz en la oscuridad y siempre sacarme una sonrisa, a Estampas.com por creer que tengo potencial aun cuando yo no creía en el, a Random House Mondadori por ser el equipo de trabajo más maravilloso que alguien puede tener, a Jaime Leal, Osho internacional, Mimí Lazo, Nuestro señor Dalai Lama, a mi incansable luchadora y chaman Yoko Ono, a mis lectores, A Norelys Rodríguez por permitirme ser parte de su libro “Vida en Equilibrio”, a la Editorial Aguilar de Santillana por creer en el poder publicitario de CHM al igual que a P. Coelho y sus editoriales por dejarme ser parte de la campaña mundial de “Aleph” a Ricky Martin Foundation, GLAAD, CHA, Greenpeace, Peta, a ka Revista Uno Mismo de Chile y Argentina, a Revista Salud y Bienestar de Venezuela, a Ernesto Gatti y Francisco Tassone por creer que camino a la grandeza puede ser tema para un proyecto universitario y a la Universidad de Palermo por permitirlo y a miles de personas que hoy están tan fundidos en esto como yo. Gracias por creer.

Y aunque sé que hoy por hoy muchos no creen en el camino que Luis Padrón creó hace un par de años, que muchas de las entradas que dicen mi nombre no son mías, sino solo una copia más, se que hoy por hoy mi trabajo como escritor y editor es más grande y más fuerte día a día porque a largo de estos meses he intentado que compartieran también mis sueños, ese trozo de niño que vive en mi, y que creo que debería vivir en todos nosotros. Aunque sea bueno tener los pies en el suelo, nadie dijo que no se pudiera soñar, y más siendo gratis.

 

Paulo Coelho: Veinte años después (II)

En esta tarde en Leon, en el lejano año de 1986, yo todavía no sé que de aquí a seis o siete meses, iré a escribir un libro sobre esta mi experiencia, que ya camina por mi alma el pastor Santiago en busca de un tesoro, en que una mujer llamada Verónica se prepara para ingerir algunas píldoras y tratar de cometer suicidio, que Pilar llegará delante del río Piedra y escribirá, llorando su diario.

Todo lo que sé es que estoy haciendo este absurdo y monótono Camino. No existe fax, celular, los refugios son pocos, mi guía parece irritado todo el tiempo, y no tengo como saber lo que está sucediendo en Brasil.

Todo lo que sé en este momento es que estoy tenso, nervioso, incapaz de conversar con Petrus, porque acabo de darme cuenta que no puedo volver a hacer más lo que venia haciendo – aunque eso signifique abrir mano de un dinero razonable al final del mes, de una cierta estabilidad emocional, de un trabajo que ya conozco y del cual domino algunas técnicas – Necesito mudar, seguir en dirección a mi sueño, un sueño que me parece infantil, ridículo, imposible de ser realizado: convertirme en el escritor que secretamente siempre deseé ser, pero que no tengo coraje de asumir.

Petrus termina de beber su café, su agua mineral, me pide que pague lo gastado y que continuemos caminando, ya que todavía faltan algunos kilómetros hasta la próxima ciudad. Las personas continúan pasando y conversando, mirando de reojo a los dos peregrinos de mediana edad, pensando como hay gente extraña en este mundo, siempre lista para intentar revivir un pasado que ya está muerto. La temperatura debe estar alrededor de los 27oC porque es el final de la tarde, y yo me pregunto silenciosamente, por la milésima vez, si no tomé la decisión equivocada.

Yo quería cambiar? Creo que no, pero al final de cuentas este camino me está transformando. Yo quería conocer los misterios? Creo que sí, pero el camino me está enseñando que no existen los misterios, que – como decía Jesucristo – no hay nada oculto que no haya sido revelado. En fin todo está sucediendo al contrario de lo que yo esperaba.

Nos levantamos, y empezamos a andar en silencio. Estoy inmerso e mis pensamientos, en mi inseguridad, y Petrus debe estar pensando –yo me imagino– en su trabajo en Milán. Está aquí porque de alguna manera fué obligado por la Tradición, pero posiblemente espera que esta caminada termine rápido, para poder volver a hacer lo que le gusta.

Anduvimos casi todo el resto de la tarde sin conversar. Estamos aislados en nuestra convivencia forzada. Santiago de Compostela está adelante, y no puedo imaginar que este camino me conduce no apenas a esta ciudad, sino a muchas otras ciudades del mundo. Ni yo ni Petrus sabemos que en esta tarde, en la planicie de León, estoy también caminando para Milán, su ciudad, donde llegaré casi diez años después, con un libro llamado “El Alquimista”. Yo estoy caminando para mi destino, tantas veces soñado y otras tantas veces negado.

En algunos días llegaré exactamente al lugar donde hoy, veinte años después, escribo estas líneas. Yo estoy caminando en dirección a lo que siempre deseé, y no tengo fe, ni esperanza de que mi vida se transforme. Pero continuo adelante. En un futuro remoto, en uno de los bares por donde pasaré de aquí a algunos días, ya está sentada mi mujer leyendo un libro, y allí estoy yo, digitando este texto en una computadora, que minutos después lo envía por internet hasta el periódico donde será publicado.

Estoy caminando en dirección a este futuro – en esta tarde de agosto de 1986.

(*) En el año que hice la peregrinación, apenas 400 personas habían recorrido el Camino de Santiago. En el año de 2005, según estadísticas no oficiales, 400 personas pasaban -por día – delante del bar mencionado en el texto.

Copyright © 2006-2011 Paulo Coelho Blogs & CHM (Camino a la Grandeza) 

Luis Padrón: Mejorando cada día…

Soy un gran defensor de la desaceleración , de simplificar la vida… pero que pasa cuando no podemos?

¿Y si nuestra vida no puede ser menos desocupada – somos condenados a una vida de ansiedad e infelicidad?

Creo que no, por eso voy a compartir con ustedes una herramienta muy simple que podría transformar tu vida, la descubrí hace mucho tiempo en un libro de OSHO y es algo que he estado intentando en los últimos meses, y puedo dar fe de que funciona muy bien.

Este método nos ayuda:

  • A estar más presente, por lo que la vida no se va más allá de nosotros sin que lo notemos.
  • Disfrutar de todas las actividades que hacemos, así la vida es mejor y mucho mas sencilla.
  • Te hace sentir más relajado, haciendo que cada día sea tan bueno como unas vacaciones.
  • Nos permite estar preparados para manejar cualquier cosa que se presente.

No está mal para un método muy pequeño, ¿no? Vamos a conocerlo.

Ocupado vs relajado

Normalmente tenemos dos modos diferentes en la vida. El ocupado de nuestra vida cotidiana, y luego está el modo relajado, lo que sucede cuando tenemos algo de tiempo y nos relajamos: vacaciones, un día en la playa, una escapada de spa, un tiempo en el parque con los niños.

El moodo relajado es aquel en el que tal vez es pensar menos y sentir más. Disfrutando de los sonidos, las sensaciones. Este es uno de los momentos mas valiosos de la niñes, porque es el modo de que los niños pequeños viven. Aun así hacemos nuestro mejor esfuerzo para entrenar a los niños a no ser así, para que puedan ser buenos trabajadores cuando sean mayores y servir a nuestros amos de las corporaciones.

Y así llegan a vivir en el modo ocupado, viviendo  la mayor parte de la semana trabajando y si tienen suerte teniendo un día o dos, o quizás tal vez sólo una o dos horas para relajarse.

¿Cómo podemos cambiar esto? ¿Cómo podemos volver al niño relajado?

No es tan difícil, sin la práctica.

El Estado Zen

Cuando estamos en el modo relajado, nos damos cuenta de las sensaciones del viento y el sol, los sonidos del agua y las risas, los brillantes colores de la naturaleza, las sonrisas que nos rodea, la hierba o la arena entre los dedos de los pies. Nos sentimos en lugar de pensar. Las sensaciones fluyen de los cuerpos y nos hace relajados y felices.

Podemos volver a aprender este modo de ser con la práctica. Hazlo ahora. Estás leyendo un ordenador o la pantalla del dispositivo móvil, por lo que su mente está en el mundo de la Internet … pero su cuerpo está en el mundo físico. Si estás sentado, tu trasero se puede sentir en la silla. Su espalda puede estar un poco encorvada. Sus dedos se encuentran en un teclado o en el ratón. ¿Esta el aire que te rodea frío o caliente? ¿Hay sonidos que se pueden notar? ¿Esta su mandíbula apretada? Observa tu respiración.

Cuando ponemos atención en las sensaciones FÍSICAS, estamos entrando en el modo relajado en lugar de pensar. No es que estemos completamente relajados, pero estamos está en el mismo estado de ánimo como las veces que nos relajamos, como en el yoga o la playa o al tumbarnos fuera un domingo en la cama.

Una vez que aprendemos a hacer esto, podemos hacerlo en cualquier momento. De hecho, todo el tiempo.

Si estamos tomando una ducha, sintiendo el agua corriendo por nuestro cuerpo, la inmersión de la temperatura y el sonido del agua corriendo. Si estamos comiendo, con el gusto de cada pequeño matiz de la comida, el olor de la comida, sintiendo su textura en la boca, el movimiento de su mano va a la boca.

Si estamos en el trabajo, hablando por teléfono o respondiendo a correos electrónicos o caminando a una reunión o en coche a una cita, observando las sensaciones en la piel, los colores a su alrededor, los sonidos de la humanidad, el aliento que entra y sale. Si estamos en casa,  haciendo las tareas o preparando la comida o limpiando. Haciéndolo durante todo el día, y estaremos en un constante estado de relajación y disfrute.

Se va a transformar todo lo que hagas, si lo haces y la vida será vivida, en lugar de ignorada.

Copyright © 2011 Luis Padrón & Random House Mondadori, S.A Todos los Derechos reservados.

Paulo Coelho: Veinte años después (I)

Sentado en un jardin en Leon, mirando el rio que corre, dia 27 de marzo de 2006.

A mi lado Cristina – mi mujer – está leyendo un libro. La primavera empieza en Europa, ya podemos colocar los abrigos en la maleta. Andamos en coche todos estos dias, pasando por algunos lugares que marcaron nuestras vidas (Cristina hizo el Camino de Santiago en 1990). A pesar de que viajamos sin prisa, cubrimos 500 kms. en menos de una semana.

Agua mineral. Café.

Personas que conversan, personas que caminan.

Personas que también toman su café y su agua mineral.

Entonces vuelvo veinte años en el tiempo, una tarde de Julio o Agosto de 1986, un café, un agua mineral, personas conversando y caminando – sólo que de esta vez el escenario son las planicies que se extienden después de Castrogeriz -, mi cumpleaños se aproxima, ya salí de Sant Jean Pied-de-Port hace tiempo, y estoy un poco más allá de la mitad del camino que conduce a Santiago de Compostela.

Velocidad de caminada: 20 kms por dia.

Miro para adelante, el paisaje monótono, el guia que también toma su café en un bar que parece haber surgido de la nada. Miro para atrás, el mismo paisaje monótono,con la única diferencia que en el polvo del camino están las marcas de las suelas de mis zapatos – pero eso es temporario, el viento las borrará antes de que llegue la noche.

Todo me parece irreal.

Qué estoy haciendo aquí? Esta pregunta continúa acompañándome a pesar de ya haber pasado varias semanas. Estoy buscando una espada. Estoy cumpliendo un ritual de RAM, una pequeña orden dentro de la Iglesia Católica, sin secretos o misterios más allá de la tentativa de comprender el lenguaje simbólico del mundo. Estoy pensando que fui engañado, que la búsqueda espiritual no pasa de una cosa sin sentido o lógica, y que sería mejor estar en Brasil, cuidando de lo que yo siempre cuidaba.

Estoy dudando de mi sinceridad en esta búsqueda, porque da mucho trabajo buscar un Dios que nunca se muestra, rezar en las horas ciertas, recorrer caminos extraños, tener disciplina, aceptar órdenes que me parecen absurdas.

Es eso: dudo de mi sinceridad. Todos estos días Petro ha dicho que el camino es de todos, de las personas comunes, lo que me deja muy decepcionado. Yo pensaba que todo este esfuerzo me fuese a dar un lugar de destaque entre los pocos elegidos que se aproximan a los grandes arquetipos del universo. Yo pensaba que iba finalmente a descubrir que son verdad todas las historias a respecto de los gobiernos secretos de sabios en el Tibet, de pociones mágicas que son capaces de provocar el amor donde no existe la atracción, de rituales donde de repente las puertas del paraiso se abren.

Pero es exactamente lo contrario de lo que Petrus me dice: no existen los elegidos. Todos son elegidos, si en vez de preguntarse “qué estoy haciendo aquí” resolvieran hacer cualquier cosa que despierte el entusiasmo en su corazón. Es en el trabajo con entusiasmo que está la puerta del paraíso, el amor que transforma, la elección que nos lleva hasta Dios.

Es ese entusiasmo que nos conecta con el Espiritu Santo, y no las centenas, millares de lecturas de los textos clásicos. Es la voluntad de creer que la vida es un milagro que permite que los milagros sucedan, y no los llamados “rituales secretos” u “órdenes iniciáticas”. En fin, es la decisión del hombre de cumplir su destino lo que lo hace ser realmente un hombre – y no las teorías que el desenvuelve alrededor del misterio de la existencia.

Y aquí estoy yo. Un poco más allá de la mitad del camino que me lleva a Santiago de Compostela. Si las cosas son tan simples como el dice, porqué esta aventura inútil?

 Copyright © 2006-2011 Paulo Coelho Blogs & CHM (Camino a la Grandeza) 

Cómo cultivar la compasión en nuestra vida

Cultivate Compassion in Your Life

.

¿Por qué desarrollar la compasión en nuestra vida? No solo por los beneficios físicos que existen gracias a ellas también por los beneficios emocionales y espirituales. El principal beneficio es que ayuda a ser más feliz, y trae a otros a tu alrededor más felices. Si estamos de acuerdo en que es un objetivo común de cada uno de nosotros tratar de ser feliz. La compasión es una de las principales herramientas para lograr esa felicidad. Por tanto, es de suma importancia cultivarla en nuestra vida y practicarla todos los días.

¿Cómo lo hacemos? Esta guía contiene siete prácticas diferentes que se pueden probar y tal vez incorporar en su vida cotidiana

Pasos para Cultivarla

Desarrolle un ritual por la mañana . Comience cada mañana con un ritual como el Dalai Lama : “Hoy me siento afortunado de haber despertado, estoy vivo, tengo una preciosa vida humana, yo no voy a desperdiciarla. Voy a utilizar todas mis energías para desarrollarme, para expandir mi corazón a los demás, para alcanzar la iluminación para el beneficio de todos los seres, yo voy a tener buenos pensamientos hacia los demás, no voy a enojarme o pensar mal sobre los demás, voy a beneficiar a otros tanto como puedo. “Entonces, cuando usted ha hecho esto, pruebe una de las prácticas a continuación.

Practica la empatía . El primer paso en el cultivo de la compasión es desarrollar empatía por sus semejantes. Muchos de nosotros creemos que tenemos empatía. Pero muchas veces nos centramos en nosotros mismos y dejamos que nuestro sentido de la empatía se oxide. Pruebe este ejercicio: Imagina que un ser querido está sufriendo. Algo terrible ha ocurrido a él o ella. Ahora trata de imaginar el dolor que están pasando. Imagine el sufrimiento con el mayor detalle posible. Después de hacer esta práctica durante un par de semanas, usted debe tratar de pasar a imaginar el sufrimiento de los demás ya saben, no sólo los que están cerca de usted.

Esto significa que usted debe experimentar el sufrimiento de otras personas o las emociones de las personas de ese marco de referencia, es decir, como si se encuentra en que los zapatos de las personas.

Para mantener la empatía se convierta en simpatía , debes mantener su enfoque en la otra persona, en lugar de permitir su empatía a cambiar su enfoque a su propia experiencia y la memoria del sufrimiento.

La práctica común . En vez de reconocer las diferencias entre usted y los demás, trata de reconocer lo que tienen en común. En la raíz de todo, todos somos seres humanos. Necesitamos comida y refugio, y el amor. Ansiamos la atención, el reconocimiento y el afecto, y sobre todo, la felicidad. Reflexionar sobre estos puntos en común que tiene con cualquier otro ser humano, e ignorar las diferencias.

Paso 1: “Igual que yo, esta persona está buscando la felicidad en su vida.”

Paso 2: “Igual que yo, esta persona está tratando de evitar el sufrimiento en su vida.”

Paso 3: “Igual que yo, esta persona ha conocido la tristeza, la soledad y la desesperación.”

Paso 4: “Igual que yo, esta persona está tratando de cubrir sus necesidades.”

Paso 5: “Igual que yo, esta persona está aprendiendo acerca de la vida.”

Practicar el alivio de sufrimiento . Una vez que pueda empatizar con otra persona, y entender su humanidad y el sufrimiento, el siguiente paso es querer que esa persona sea libre de sufrimiento. Este es el corazón de la compasión – en realidad la definición de la misma. Pruebe este ejercicio: Imagina el sufrimiento de un ser humano que he conocido recientemente. Ahora imagine que usted es el que va a través de ese sufrimiento. Reflexionar sobre lo mucho que le gustaría que el sufrimiento hasta el final. Reflexionar sobre lo feliz que sería si otro ser humano desea el sufrimiento hasta el final, y actuó en consecuencia. Abre tu corazón a ese ser humano y si se siente aunque sea un poco que te gustaría poner fin a su sufrimiento, reflexionar sobre ese sentimiento. Esa es la sensación de que se quiere desarrollar. Con la práctica constante, ese sentimiento puede ser cultivado y nutrido.

Un estudio sugiere que cuanto más se medita en la compasión,  su cerebro se reorganiza para sentir empatía hacia los demás.

Practica el acto de bondad . Ahora que ha conseguido  la práctica en cuarto lugar. Imagina de nuevo el sufrimiento de alguien que usted conoce o conoció recientemente. Imagina otra vez que usted es esa persona, y están pasando por ese sufrimiento. Ahora imagine que otro ser humano le gustaría que su sufrimiento a fin – tal vez su madre u otro ser querido. ¿Qué le gustaría que esa persona debe hacer para poner fin a su sufrimiento? Ahora, invertir los papeles: usted es la persona que desea que la otra persona está sufriendo hasta el final. Imagine que hacer algo para ayudar a aliviar el sufrimiento, o al final del todo. Una vez que ser bueno en esta etapa, la práctica de hacer algo pequeño cada día para ayudar a poner fin al sufrimiento de los demás, incluso de forma pequeña. Incluso una sonrisa o una palabra amable, o hacer un recado o tarea, o simplemente hablando de un problema con otra persona. Practica haciendo algo tipo para ayudar a aliviar el sufrimiento de los demás. Cuando usted es bueno en esto, encontrar una manera para que sea una práctica diaria, y, finalmente, a-la-la práctica día a lo largo.

Ir más allá de practicar la compasión para aquellos que nos maltratan . La etapa final de estas prácticas es la compasión no sólo quieren aliviar el sufrimiento de aquellos a quienes amamos y cumplir, pero incluso aquellos que nos maltratan. Cuando nos encontramos con alguien que nos maltrata, en lugar de actuar con ira, retirarse. Más tarde, cuando se calma y más individual, reflexionar sobre la persona que le maltrataron. Trate de imaginar los antecedentes de esa persona. Trate de imaginar lo que esa persona se le enseñó cuando era niño. Trate de imaginar el día o la semana que esa persona estaba pasando, y qué tipo de cosas malas que había sucedido con esa persona. Trate de imaginar el estado de ánimo y el estado de la mente de esa persona estaba en – el sufrimiento de la persona debe haber estado pasando a maltratar de esa manera. Y comprender que su acción no se ustedes, pero sobre lo que estaban pasando.Ahora piense un poco más sobre el sufrimiento de ese pobre, y ver si se puede imaginar tratando de detener el sufrimiento de esa persona. Y a continuación, reflejan que si maltratado a alguien, y que actuó con bondad y compasión hacia usted, ya sea que te hacen menos propensos a maltratar a esa persona la próxima vez, y más probabilidades de ser amable con esa persona. Una vez que hayas dominado esta práctica de la reflexión, tratar de actuar con compasión y comprensión de la próxima vez que una persona que maltrata. Hágalo en pequeñas dosis, hasta que esté bien. La práctica hace perfecto.

Tomará tiempo para manejar sus emociones en la medida en que se puede practicar la compasión completo, pero las siguientes técnicas ayudan a que, además, la gente que los practica en un estudio elaborado por ciento más de 100 DHEA, una hormona que contrarresta el proceso de envejecimiento , y 23 por ciento menos de cortisol – la extensión “. hormona del estrés”

Corte a través de: Observar sus sentimientos, centrándose en su corazón. Haz de cuenta que es alguien fuera de la situación, dar consejos a ti mismo como “Relax, que no es gran cosa.” Imagine sus sentimientos negativos conseguir absorbida y difundida por su corazón. Esto le ayudará a transformar en lugar de reprimir sus sentimientos negativos.

Corazón del lock-in: Calma tu mente y enfocar tu atención en tu corazón. Toque en los sentimientos que tiene hacia alguien o algo que amas con facilidad, y tratar de quedarse con esa sensación de diez minutos o quince. Luego imagine el envío de esos sentimientos a sí mismo ya los demás.

Nota: Articulo incluido en la Edición Febrero de la Revista Uno Mismo en Chile, Escrito por Luis Padrón

Copyright © 2011 CHM (Camino a la Grandeza), Luis Padrón & Revista Uno Mismo (Ediciones Austral S.A.)

Acuerdate de vivir!!!

“Acuérdate de vivir” es una frase que me llego entre unas de las conversaciones con el gran maestro Swami Shankaratilakananda…

“Acuérdate de vivir”, que gran frase. Cuantas veces una se olvida de eso mismo, de vivir, de algo tan importante e imprescindible como eso. Y es que a veces nos preocupamos por demasiadas cosas que carecen de importancia, nos hundimos una y mil veces por problemas con solución, porque siempre digo que lo único que no tiene solución esta vida es la muerte. Y hacía ella caminamos, sin detenernos, sin saber hasta cuando estaremos aquí, o que nos tiene preparado el destino, y sin embargo todos y cada uno de nosotros caemos una y mil veces en el mismo error, en olvidarnos de vivir.

Cuantas veces habré yo olvidado algo tan importante, cuantas veces me he complicado la vida con cosas sin importancia, cuantos días he preocupado a los míos por humo, solo eso, humo.

Y ahora llega este mensaje tan importante como que tenemos que acordarnos de vivir, no olvidarlo, tenerlo presente siempre. Una Frase que es portadora de muchos mensajes importantes, de muchas frases ciertas, y también portador de crítica y de protestas.

Acuérdense de Vivir sobre todas las cosas.

 

Random House Mondadori & Camino a la Grandeza

He pensado mucho tiempo como un blog personal paso a ser algo tan inmenso que me ha permitido desbordar un poco de crecimiento a todo el que se acerca a este camino. Hoy en camino a la grandeza nace una alianza maravillosa de manos de Random House Mondadori una alianza que junto a Ediciones Urano me permitirán preservar un poco más las maravillosas experiencias que CHM me ha dejado, ya son dos años de trabajo duro, de una vida, de un sueño y de muchas letras fundidas en cada entrada que con toques de amor y detrás de estrellas ha iluminado mi vida y me ha hecho muchísima ilusión.

El 2010 ha terminado con éxitos, pero lejos de eso con un sentimiento de crecimiento y de inspiración para este año plateado, para este conejo juguetón que apenas comienza.

Con Random House Mondadori paso algo muy singular, poco conocía de esta editorial, si he leído algunos libros de ella pero no me había detenido a apreciar y a familiarizarme con ella, claro todo esto cambia una vez más a cargo de Ricky Martin y esa magnífica ventana de perspectivas y vida como lo es su autobiografía “Yo”, ella fue producida por una subsidiaria de esta editorial y por casualidad y curiosidad un mes después aquí me encuentro escribiendo un poco sobre esta unión de titanes, de mundos, de visiones y de oportunidades.

Al hablar con los directivos de Random sentí algo muy grande, inmenso, no es igual escribir solo que escribir a cargo de una editorial, pero lo que mas me alegra es que ellos piensan que tengo futuro en este mundo, en el mundo de la escritura y en los libros. Aunque debo decirles que no he buscado esta unión todo empezó con una forma de apoyo y resulta que ahora decir que pertenezco a algo tan grande, me doy cuenta que en ocasiones el camino se vuelve más suyo que mío y en otras es un camino en conjunto.

Siempre recordare este día como lo posible que salió de lo imposible y el puente hacia la otra frontera, quiero que recuerden que sin sus visitas, sin los comentarios y sin su compañía nada de esto sería posible o bueno quizás sí, pero no sería tan satisfactorio como es poder compartir este triunfo con ustedes.

Hay días en que se hace difícil escribir, porque a veces las cosas que nos suceden parecen no tener importancia. Sin embargo, las entradas que más han gustado siempre son esas, las que yo creía que no le importaban a nadie, las que hablan de sentimientos, de cosas o casos reales, de preocupaciones en las que más de una se ve reflejada. He aprendido que es muy fácil aconsejar a los demás, y decirles lo que deben hacer, pero es muy difícil coger el timón de tu propia vida sin sacrificar cosas, deseos o sentimientos. No siempre lo que queremos es lo correcto, a veces hay que renunciar a nuestras fantasías para poder vivir nuestra realidad.

A los largo de estos meses he intentado que compartieran también mis sueños, ese trozo de niño que vive en mi, y que creo que debería vivir en todos nosotros. Aunque sea bueno tener los pies en el suelo, nadie dijo que no se pudiera soñar, y más siendo gratis.

Gracias por estar ahí, por leerme, por preguntarme si me pasa algo cuando entran en el blog y no encuentran entrada, por aportarme ilusión día a día. Gracias a los que me leen en silencio, sin decirme nada, aunque luego se lo digas a mi madre o mi padre, me hace muchísima ilusión, sobretodo descubrir lectores que ni imaginaba. En fin, que resumiendo…sin ustedes esto no tendría ningún sentido, así que prometo ir mejorando y en conjunto a las editoriales que hoy me acompañan seguir llevandolos a la Grandeza y trayendo a ella a la misma vez.