• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.505 seguidores

  • Archivos

Maytte: Un buen escucha

Es importante aprender a escuchar a las demás personas con atención, apertura y respeto para darles el espacio que les permita expresarse, sin interrumpirlas o invalidar sus argumentos simplemente porque son diferentes del nuestro o porque tratemos de anteponer a sus planteamientos nuestros juicios e ideas.

Escuchar con calma y atención no significa negar nuestros argumentos para darle la razón absoluta a los demás; más bien implica darnos el espacio necesario para aclarar nuestras ideas y elegir la respuesta o el comentario que vamos a hacer, para clarificar la situación o mantener la conversación con la otra persona, además de mostrarle que estamos sinceramente interesados en conocer su opinión y punto de vista.

Claves para escuchar con atención
• Siéntete interesado en escuchar a la persona que tienes delante de ti. Recuerda que los gestos revelan nuestra disposición al diálogo. Es importante que mantengas una postura relajada, sin cruzar los brazos y con una expresión amable que transmita confianza.

• Hazle saber que no estás apurado y que tienes tiempo para escucharla. A veces solo hacen falta unos minutos para que la persona se exprese y recupere la tranquilidad o la claridad que le hacía falta.

• En lugar de atender solo a las ideas que tienes en tu mente, practica escuchar a la otra persona, sin prejuicios y sin justificarte. Muéstrate interesado en conocer su punto de vista sin interrumpirla y sin corregirla. Cuando llegue tu momento de hablar, úsalo para decir lo que piensas o sientes, siempre de la mejor manera.

• Cuando vayas a conversar con una persona querida, recuerda colocarte en su lugar para comprender mejor sus comentarios y evitar así tomarlos de una manera personal. Elige las palabras adecuadas para expresarte y evita usar la agresión velada para lastimarla y tener que justificarte más tarde esgrimiendo una malentendido de tu parte.

• Evita dar consejos. Muchas veces, cuando la otra persona se siente escuchada, va encontrando por sí misma ideas que le ayudan. Otras veces, el solo hecho de poder expresar sus emociones o pensamientos en un espacio de confianza, le permite recuperar la claridad que le hacia falta.

• Con la expresión corporal, muéstrale a la persona que sigues atentamente la conversación. De vez en cuando asentir con un movimiento de tu cara o repetir alguna frase o comentario le reafirmará tu interés en continuar escuchando.

• Cuando la persona te lo pida, anímate a compartir tu punto de vista. Hazlo de forma respetuosa, recordando que una misma situación puede ser interpretada de manera distinta y que estas diferencias, en lugar de separarlos, pueden enriquecer la comunicación.

Maytte: Detente y vuelve a empezar

Hay personas que tienen sus vidas tan perfectamente organizadas que les resulta imposible considerar la posibilidad de incluir algún cambio en la rutina. Pero lo cierto es que, a pesar de vivir en esta supuesta zona de confort y de haber logrado una serie de objetivos, descubren que continúan sintiendo una especie de vacío interior que les impide sentir la paz y la alegría que soñaron disfrutar. Y ante esta situación, la lista de deseos personales como terminar de leer un libro, tomarse el café con la pareja, irse de vacaciones… va quedando en el olvido porque no es algo urgente.

La vida se ha convertido en una interminable lista de cosas por hacer, y a pesar de emplear todo nuestro tiempo para realizarlas, nunca se acaba. El deber siempre se enfrenta al querer en nuestra vida diaria, y cuando nos tomamos algún momento de disfrute o descanso experimentamos un gran sentimiento de culpa o de angustia, el que nos produce actuar por placer, en lugar de hacerlo por deber.

Hemos sido programados para vivir ocupados la mayor parte del tiempo, hasta el punto en que, si ya cumplimos con el trabajo, los compromisos y las responsabilidades que teníamos, la mente se encarga de traer el recuerdo de aquel pequeño asunto pendiente del cual debemos ocuparnos de inmediato, sacrificando el poco tiempo libre que tenemos. Hay personas que se crean ocupaciones y actividades que no tienen frente a la incapacidad de disfrutar del tiempo libre, sin culpa y con tranquilidad

Vale la pena que revisemos nuestro estilo de vida y nos preguntemos: ¿Qué podemos hacer para simplificarlo y ganar el tiempo de calidad que nos permita disfrutar más de las cosas sencillas pero esenciales de la vida?

Casi sin darnos cuenta, la rutina, el estrés y las presiones causadas por un exceso de responsabilidad hacen que le demos más valor a las cosas superficiales y materiales pensando que de esta manera nos vamos a sentir bien aunque sea momentáneamente, mientras que postergamos los viejos sueños y el deseo de compartir con las personas queridas o de realizar actividades más sencillas y relajantes. Los vacíos existenciales no pueden llenarse con un exceso de actividad o consumiendo cosas que te hagan evadir la realidad; por el contrario, es bajando la velocidad y reduciendo el numero de actividades como podemos volver al encuentro con nosotros mismos y con nuestras verdaderas necesidades.

Encontrarle un sentido trascendente a nuestra vida hará que valga la pena cada pequeño o gran esfuerzo dirigido a conseguir el bienestar, la tranquilidad y la libertad esencial que nos lleven a ser auténticos, seguros y determinados para disfrutar más y compartir lo mejor de cada uno de nosotros con los demás.

Para algunas personas perder la actividad o el ritmo de trabajo que llevaban en los últimos años puede significar quedar deshabilitados en todos los aspectos de su vida, perdiendo la motivación, la pasión y el entusiasmo. Cuando una persona se retira, es muy conveniente que mantenga cierto tipo de actividad mental y física para no perder la vitalidad, la claridad mental y la juventud del espíritu, tan necesarias para descubrir y disfrutar de los aspectos que tiene una nueva etapa en la vida.

Recordemos que la verdadera juventud es del espíritu, y se mantienen en la medida en que tenemos buena actitud, energía, entusiasmo y ganas de vivir cada día


Maytte Sepulveda. Escritora Master.

Comunicadora social con más de 20 años llevando mensajes de esperanza, cambio y mejoramiento. Articulista y presentadora del programa “Hola Maytte” transmitido por Casa Club TV. Tiene cinco libros publicados http://maytte.com/

Copyright © 2012 Maytte Sepulveda & .  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.