• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.505 seguidores

  • Archivos

Feng Shui: Tips para entrevistas de Trabajo

No pierdas de vista tus logros anteriores, por mínimos que parezcan. Conseguir un trabajo requiere tener buenos antecedentes: coloca en tu cuarto, en la esquina más alejada de la puerta, un diploma, fotografía u objeto que tenga que ver con tus logros profesionales o académicos y que sea clave para el trabajo que buscas.

Mantén la motivación. Coloca en un lugar bien visible (enfrente de tu escritorio o de tu cama) algo que represente el trabajo que quieres lograr. No importa si recortas una foto de una revista en donde se vea a alguien trabajando: busca la manera de tener algo que te muestre el objetivo al que quieres llegar.

Usa tu mejor dirección. Toma los dos últimos dígitos de tu año de nacimiento (si naciste antes del 4 de febrero, toma como año de nacimiento el año anterior). Lleva el resultado a un solo dígito, por ejemplo, si naciste el 19 de enero de 1968, toma el año 67, 6+7=13, 1+3=4.

Al número resultante las mujeres deben sumarle 5 y los varones deben restarlo de 10. Siguiendo el ejemplo anterior, si eres mujer 5+4=9 es tu número. Si eres varón 10-4=6 es tu número. Si al sumarlo a 5 resulta un número de dos dígitos, vuelve a reducirlo a uno solo: el resultado debe ser siempre un dígito del 1 al 9.

Si tu número es 1, 3, 4 o 9, tus direcciones favorables son el Norte, el Sur, el Este y el Sudeste.

Si tu número es 2, 5, 6, 7 u 8 tus direcciones favorables son el Oeste, el Noroeste, el Noreste y el Sudoeste.

Es muy importante que realices tus llamadas o actividades de búsqueda de trabajo siempre mirando hacia alguna de tus direcciones favorables.

Despídete bien de tu hogar: Coloca una foto de tus seres queridos o alguna cosa que te de ánimo y energía cerca de la puerta de tu casa, de modo que la veas antes de salir y te despida con buenas energías para tus entrevistas de trabajo.

Usa el color adecuado para las entrevistas: si quieres parecer activo, usa algo rojo, si quieres parecer confiable y serio usa colores terrosos o azul, verde si la creatividad es importante, violeta para transmitir jerarquía e individualidad, naranja para transmitir capacidad de trabajo en equipo, blanco para trasmitir franqueza y honestidad ¡Suerte!

Copyright © 2012 Camino a la Grandeza.  Todos los Derechos reservados.

Editado desde un Blackberry®

Nuestra recompensa

Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.

Tomado de nuestro Blog Hermano http://caminoalaplenitud.blogspot.com/

Trabajar Feliz

Hace algunas semanas te comentábamos que, hasta cierto punto, es prácticamente normal (por no decir habitual), sentir ansiedad en el trabajo, algo que puede llegar a repercutir en mayor o menor medida para triunfar en el trabajo.

Para poder tratarlo, evitarlo y solucionarlo de raíz, existen una serie muy interesante de trucos que ayudan a superar la ansiedad, a la par que nos enseña una serie de estrategias básicas para no decaer en los momentos difíciles.

En el mundo laboral, nos encontramos –por un lado- a las personas que en algún momento puntual pueden sentirse desbordadas, apareciendo el estrés y la ansiedad en su día a día. Pueden o no disfrutar de su trabajo, pero la mayoría tienden a no sentirse valoradas y rechazan sentirse a gusto en él.

Por otro lado, observamos personas que disfrutan con su trabajo, y que desean avanzar cada día para conseguir un mejor puesto. Pero sea como fuere, ambas cosas no pueden conseguirse si no se trabaja con voluntad.

Trabajar con voluntad para conseguir tus metas

El ser humano necesita voluntad para conseguir sus metas, principalmente porque sin ella no hay felicidad, ya que no conseguimos con esfuerzo aquello que tiene valor para nosotros.

Prácticamente se podría decir que no hay vida sin emoción, sin decisión, sin reto o sin entrega.

Para trabajar con voluntad se debe en primer lugar de tener en cuenta cuál es nuestra meta, cuáles son nuestros sueños y, sobretodo, si éstos son reales o no (esto es, alcanzables).

En caso de que sea una meta que pueda conseguirse con esfuerzo y dedicación, debes estar dispuesto a hacer lo necesario, en el momento en que sea preciso y todo el tiempo que haga falta para poder llegar a ello.

En cualquier caso, no debes nunca olvidar una máxima que, casi con total seguridad, te ayudará a trabajar con una mayor voluntad: no existen los fracasos, sólo abandonos prematuros.