• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.508 seguidores

  • Archivos

Crónicas caraqueñas: Un nuevo camino…

Entre los caminos de mi historia, hoy cierro una página de este libro llamado grandeza, la nostalgia se apodera de mi, pero una lucha se hace mucho más fuerte, la lucha por los sueños, la lucha por volar más alto que lo que ven mis ojos y crecer cada día mas y mas. Muchos han sido los comentarios, algunos buenos, algunos no tanto, pero quizás muchos no se preocuparon por lo que realmente me sucedía a mí o lo que pensaba, por momentos me invadió la tristeza luego de decidir volar, ¿Qué pasaría con mis padres? ¿Estarían mejor? ¿Cómo los cuidaría estando lejos? Fueron algunas de las preguntas que me hice una y otra vez, en otros sentía que el mundo era mío y la ciudad se rendiría a mis pies, todo sería perfecto y mis sueños se cumplirían, pero hoy veo que eso esta tan cerca y a la vez tan lejos, me doy cuenta lo complicado y responsable que debemos ser con nuestras acciones para que ellos se logren y a la vez comprendí lo maravilloso que fue recibir a esos ángeles maravillosos que Dios nos manda llamados Padres y lo grandioso y único que fue compartir 18 años junto a ellos y seguir compartiendo, solo que ahora estaré caminando sobre un campo nuevo. Hoy comienza el verdadero ciclo a la libertad, hoy comienza la ruta a la grandeza y mirando atrás me doy cuenta todo el poder que tenemos para que esa ruta se convierta en la única y verdadera ruta a la felicidad, me doy cuenta del miedo más que nunca que podemos sentir al tomar acciones que pueden cambiar completamente nuestra vida, pero a la vez me di cuenta cómo usarlo para impulsarme más lejos y saber que el camino que he tomado es el correcto, porque el corazón simplemente no comete errores. Sólo puedo decirles que estoy feliz, muy feliz y siento que hoy empieza un nuevo camino, un nuevo punto de partida, una batalla ganada en esta guerra de sueños por cumplir. A la vez quiero agradecer a MIS PADRES y a MI FAMILIA por apoyarme en este camino y seguir siendo mi luz, a ALFONSO LEÓN alguien con quien nunca pensé en que trabajaría como colaborador de un e gran personaje y amigo, sin duda una persona generosa y con una fuerza increíble que te impulsa, a AMBAR NOVA que se despide del blog y aunque es muy sentida su partida me llena de alegría por todo lo que dejo en mi vida y en este blog y todos los mensajes de apoyo en Twitter y en Facebook miles de bendiciones y que se les dupliquen por mil. ¡Ahora es que comienza el NUEVO Camino! E irán conociendo poco apoco mi proceso de asimilación y despegue en un diario llamado como el titulo “Crónicas caraqueñas” por ahora solo adaptare mi visión para que en los nuevos días soleados o grises no entorpezcan la producción de una sonrisa =).

Gracias por la vida

La gratitud es un sentimiento que nos eleva el corazón. Cuando estés cansado, desanimado, con rabia, tristeza o miedo, ponte a hacer una lista de las cosas por las que le darías las gracias a Dios, y principalmente agradece por el mayor de los regalos que te ha dado: la vida.

Respira… toma conciencia de estar vivo. Di: tengo vida, la vida está aquí en mí, en mis células, la vida de Dios está en mí, respira en mí.. La vida es sagrada y está aquí, en mí y a mi alrededor. Gracias Padre por haberme creado.

Y la vida está en la sonrisa que nos expande el alma y que se siente por el privilegio de estar en este planeta en estos tiempos de cambios trascendentales para la humanidad.

Normalmente relacionamos la palabra vida con movimiento, crecimiento, luz, palpitación, flexibilidad, sonido, vibración, cambio, fuerza, energía… Cuando le damos las gracias a Dios por estar vivos nos llenamos de energía.
Siempre pueden surgir pensamientos contrarios, como por ejemplo los famosos “Sí, pero”… sí, estoy vivo, pero no es la vida que quiero; sí, pero no tengo salud o esto o lo otro… Pero la vida es lo principal…

En estos días oí una frase del evangelio de San Mateo: ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Creo que la pregunta nos puede ayudar a ver las cosas desde otras perspectivas. Claro que necesitamos el alimento y el vestido, pero es precisamente porque tenemos vida y cuerpo.

Disfrutemos la vida, disfrutémosla en lo simple y sencillo de muchas cosas, en el aire, en el agua que tomamos. Varias personas me han dicho que en los últimos días se les ha hecho difícil dormir (sobre todo en los días de la luna llena tan grande que tuvimos), si te pasa, te sugeriría que aproveches esos momentos y sientas la noche, el sonido especial que tiene, la temperatura, que mires al cielo y recuerdes que la vida está ahí en lo que estás viendo, que está en ti y más allá de lo que ves en el cielo; que la vida te abraza en ese mismo momento.

El agua es vida
El agua es vida y responde a las vibraciones del ser humano. Hace un tiempo publicamos en este blog una nota sobre los cristales de agua y las investigaciones que ha realizado un señor llamado Masaru Emoto que demuestran cómo cambia y se embellece el agua al recibir bendiciones, cantos devocionales, buenas palabras etc.

En esta semana me llegó por correo electrónico un mensaje firmado por el Sr. Emoto, en el que le pide a la gente del mundo entero enviar pensamientos de amor y gratitud al agua de las plantas nucleares Fukushima en Japón. Propone que se haga el jueves 31 de marzo, a las 12 del mediodía, hora local de cada país, diciendo una oración similar a ésta dirigida al agua: lo sentimos mucho por haber causado este sufrimiento y contaminación. Perdón. Te damos amor y nuestra gratitud.

Me parece excelente que nos unamos para mandar al agua pensamientos de amor, oraciones, mantras, cantos, visualizaciones, etc. para purificarla de toda contaminación, en especial, a las aguas que están cerca de Japón; no sólo ese día sino todos los días al mediodía, por lo menos un minuto… por el agua, por nosotros, por la vida.

De nuevo, demos gracias a Dios por la vida y por la oportunidad que tenemos de influir en forma positiva en el planeta.

Copyright © 2011 Estampas, Teresa León & CHM (Camino a la Grandeza) Todos los Derechos reservados.

Por el huevo de oro…

Perdí mi ciudad durante la guerra. Es por eso que siempre quise construir mi propio pueblo. Lleva un nombre Alemán: Küstendorf. Ahí organizaré seminarios para quienes quieran aprender a hacer cine, conciertos, cerámica, pintura. Es el lugar en el que viviré y donde algunas personas podrán venir de vez en cuando. Por supuesto que habrá otros habitantes que trabajarán ahí. Sueño con un espacio abierto con una diversidad cultural que se organice contra la globalización.” (Emir Kusturica, julio 2004).

Este sueño de un director de cine y músico no sólo es realidad, sino que comienza a tener renombre, sobre todo gracias al festival de cine que porta el mismo nombre de la aldea: Küstendorf; y en el que puedes ganar un huevo de oro. Emir Kusturica, un serbio con un afán de contar historias, construyó un pueblo de la nada y ha cumplido al 100% con su propósito inicial, que además porta ya un premio de arquitectura y que originalmente fue el set de la película “Life is a Miracle” (”La vida es milagro”).

Suena fácil, pero pensemos un poco: hace falta elegir un lugar, diseñar un pueblo, construirlo, contratar gente, promoverlo para conseguir empleados, organizar los cursos, tener alumnos, poco a poco hacer al pueblo sustentable, tener amigos y contactos para hacer un festival de cine de renombre, y por supuesto conocer a Johnny Depp para que se convierta en el invitado de honor en su tercera ocasión y poder obsequiarle con una estatua. Claro que todo comienza con un sueño… El de Kusturica.

¡¿Qué qué?! Resumamos. Küstendorf es un pueblo que comenzó a crearse en el 2004 y hoy es una realidad. Todo está hecho de madera, tiene premios por su diseño y por su amabilidad ecológica, se encuentra en el suroeste de Serbia, tiene ya una estatua en honor a Johnny Depp y premia con huevos de oro a los cineastas más prometedores. ¡Ah! Lo olvidaba, también cuenta con un resort para esquiar en el invierno, a un par de kilómetros, también creado desde cero.

Vale yo no soy Kusturica, pero sí me gustaría ir a conocer tan pintoresco pueblo, que quizá por su propia curiosidad y sus invitados de honor, deje de ser un secreto montañoso y se convierta en obligación curiosa para unos cuantos. No hay alfombras rojas y propone una cultura no-comercial, y ojalá lo siga siendo, ya que parte de su encanto tiene que ver con su “independencia”.

También llamado Drvengrad (el pueblo de madera), Mecavnik (el nombre del pueblo vecino), o hasta Sharingrad (el pueblo multicolor), Küstendorf acoge desde este 13 de enero hasta el 19 su festival de Cine y Música anual.

¿Se te antoja rendirle una visita? Échale un vistazo aquí o aquí y cuéntanos.