• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.477 seguidores

  • Archivos

La Vida es Hoy: Amor y Enamoramiento

carlos iniciosiguiente

Si deseas aprender mas sobre este y otros temas no te puedes perder  la Vida es Hoy de lunes de Viernes de 7:30 a 8:00 a.m. por Televen!

ficha 13El Lic. Carlos Fraga, Profesor de Literatura (Instituto Pedagógico de Caracas) y Periodista (UCV), es un ferviente investigador del crecimiento y el bienestar del ser humano. Su constante y creciente interés en la psicología humana lo ha llevado a una reveladora actividad que inspira y motiva cada vez más a un mayor número de personas a través de sus múltiples actividades. Durante más de cinco años, y hasta finales del año 2002, condujo un programa diario de televisión y otro de radio que alcanzaron una altísima sintonía en un gran sector de la población que decidió iniciar su día desde el lado positivo de la vida. Desde finales del año pasado y hasta marzo Carlos Fraga condujo el programa radial “DE LO HUMANO Y LO DIVINO” que se transmitía diariamente por Onda La Superestación, hoy en continua su participación en radio a través de micros que se transmiten diariamente a nivel nacional en tres horarios al día.

Copyright © 2013 Carlos Fraga.  Con licencia de publicación para Caminalagrandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.

Anuncios

La vida es HOY

carlos iniciosiguiente

Bien sabido es que nos encontramos viviendo un momento de alta velocidad, eficiencia, éxito y triunfo. Palabras éstas que encienden en nosotros una serie de estímulos muy particulares, sobre todo el de mirar nuestra vida desde arriba y observar que falta mucho y que hemos hecho muy poco para sentirnos dueños de esos trofeos.

Pareciera que la vida tiene, en sí misma, un ritmo que nunca ha cambiado. El niño necesita una gestación de aproximados nueve meses para nacer, hacerlo antes, pone en peligro, tanto al niño como a la madre. Un polluelo, en su gestación golpea una y cientos de veces el cascarón con su blando pico para romperlo desde adentro, pero es inútil, pues sólo en el momento en que el pico endurece, es cuando de sólo tocarlo, se rompe. Así, la naturaleza se ha mostrado inalterable en su ritmo y tempo.

Entonces, ¿quién nos ha metido en esta ola gigante que parece amenazar con alcanzarnos si no corremos, acabando con todo, y sobre todo, con lo más preciado de la vida: nosotros? ¿Qué y quienes nos pusieron a abandonar lo más preciado y amado por atender a lo más efímero y superficial en el vivir? ¿Quiénes nos exigieron ser los mejores estudiantes, los más goleadores del equipo, los más líderes del grupo y los que más tenían, olvidando que la vida se hace del relax, la sonrisa y el amor a cada cosa que hacemos? ¿Quiénes nos empujaron a olvidarnos y pisotear al hoy, a la naturaleza como espejo de nosotros, persiguiendo un mañana inexistente?

No importa quién ni quienes, lo que sí es importante es detenernos, respirar, sonreír, observar lo que amamos y no verlo, escuchar lo que tenemos alrededor y no oírlo, ese es el trabajo que ahora nos toca para hacer desaparecer esa impresión de ansiedad que nos da esa ola que nos amenaza y esa sensación de insuficiencia que nos rapta a cada minuto.

¿Por dónde comenzar? Por ese aire que nos relaciona con la vida, que nos alimenta y que nos permite conectarnos: la respiración. Hoy, afortunadamente hay cientos de herramientas a la mano; métodos, técnicas, disciplinas orientales, etc. Pero todo debe partir de una decisión que sí es nuestra, y que tiene que resonar en cada órgano de nuestro cuerpo y en cada espacio de nuestro ser: LA VIDA ES HOY Y AQUÍ ESTÁ.

Todo puede cambiar afuera si cambia en ti. En la medida que nuestra relación con nosotros nos permita abrazarnos, aliarnos, amigarnos, apoyarnos, amarnos, esto se convertirá en polo de atracción en los seres que nos rodean.

No temas, la vida es ahora y tú que me estás leyendo la tienes completa, abrázala.

Hasta la próxima sonrisa:
Carlos Fraga

Si deseas aprender mas sobre este y otros temas no te puedes perder  la Vida es Hoy de lunes de Viernes de 7:30 a 8:00 a.m. por Televen!

ficha 13El Lic. Carlos Fraga, Profesor de Literatura (Instituto Pedagógico de Caracas) y Periodista (UCV), es un ferviente investigador del crecimiento y el bienestar del ser humano. Su constante y creciente interés en la psicología humana lo ha llevado a una reveladora actividad que inspira y motiva cada vez más a un mayor número de personas a través de sus múltiples actividades. Durante más de cinco años, y hasta finales del año 2002, condujo un programa diario de televisión y otro de radio que alcanzaron una altísima sintonía en un gran sector de la población que decidió iniciar su día desde el lado positivo de la vida. Desde finales del año pasado y hasta marzo Carlos Fraga condujo el programa radial “DE LO HUMANO Y LO DIVINO” que se transmitía diariamente por Onda La Superestación, hoy en continua su participación en radio a través de micros que se transmiten diariamente a nivel nacional en tres horarios al día.

Copyright © 2013 Carlos Fraga.  Con licencia de publicación para Caminalagrandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.

¿Cerrar qué?

carlos iniciosiguiente

En esta cultura triunfalista hay, entre muchas, una exigencia por demás contundente que consiste en que: “hay que cerrar lo que se abre” poniéndonos en una lucha yerma ante esa sensación que se parece a la angustia que se nos puede crear en nuestro vehículo, camino a nuestro trabajo, se nos cruza el pensamiento de haber dejado una llave de agua o del gas abierta.

Tampoco es plausible quien, en un tono irresponsable, pica aquí, pica allí, prueba aquí, prueba allí. Es muy importante cerrar lo que se abre, pero este cerrar es un proceso, primero que nada interno, es una sensación que nos regala el hábito menos común en estos tiempos de velocidad: la conexión. Cuando estamos conectados con eso que elegimos concientemente abrir; y el vivirlo y experimentarlo cambió, o transformó nuestras expectativas, puede que un camino sano sea dejarlo así, salirnos, pero siempre con la sensación clara y sensible de que no era eso lo que esperábamos, lo que estábamos buscando; nos reconciliemos con el intento, por demás válido, y sigamos nuestra muy humana búsqueda, quizás ahora desde una perspectiva distinta.

Quiero insistir que no pretendo con estas letras estimular la ya irresponsable inmadurez que como colectivo expresamos, sino que este mandato se nos haga más interno, más entrañable, más íntimo, lo que nos otorgará un sentido más claro de lo que queremos y de lo que hacemos.

Insisto siempre en la responsabilidad, y este término lo concibo desde un: “Dar respuestas a…” y no de seguir transitando en terrenos secos y vacíos, esperando que los otros te digan: “¡Qué bueno, cerraste!”.

En el caso de un país, grupo o sociedad, más que necesitar que la gente termine una carrera, por ejemplo, mucho más útil e importante es que lo haga con la convicción de querer y amar estar ahí, así en los trabajos, las relaciones, las camas, etc.

Imaginemos lo que significaría comenzar la lectura de un libro de quinientas páginas que me aburra, llegar a la página cien, y que me imponga cerrar el ciclo abierto, leyéndolo hasta el final; ¿Se imaginan cuántos libros que me gustan dejaría de leer?

Hasta la próxima sonrisa:
Carlos Fraga

ficha 13El Lic. Carlos Fraga, Profesor de Literatura (Instituto Pedagógico de Caracas) y Periodista (UCV), es un ferviente investigador del crecimiento y el bienestar del ser humano. Su constante y creciente interés en la psicología humana lo ha llevado a una reveladora actividad que inspira y motiva cada vez más a un mayor número de personas a través de sus múltiples actividades. Durante más de cinco años, y hasta finales del año 2002, condujo un programa diario de televisión y otro de radio que alcanzaron una altísima sintonía en un gran sector de la población que decidió iniciar su día desde el lado positivo de la vida. Desde finales del año pasado y hasta marzo Carlos Fraga condujo el programa radial “DE LO HUMANO Y LO DIVINO” que se transmitía diariamente por Onda La Superestación, hoy en continua su participación en radio a través de micros que se transmiten diariamente a nivel nacional en tres horarios al día.

Copyright © 2013 Carlos Fraga.  Con licencia de publicación para Caminalagrandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.

CHM Hoy: Estelas

En algún lugar escuché una vez que no es lo mismo vivir que saber hacerlo, y lo creí. Transitar por la vida no es lo mismo que exprimirle hasta la última gota de aprendizaje a cada experiencia vivida; entonces es eso lo que hace la diferencia entre los seres humanos…la forma como se experimente cada vivencia y sobre todo como se comprenda, se asimile, se internalice y se use como herramienta de aprendizaje aquella simple emoción que nos movió el alma en un momento determinado. En la medida en que se acumulan experiencias, y sus enseñanzas se superan unas a otras haciéndose cada vez más compleja nuestra visión de vida; en esa misma medida nos llevamos entre los pies mucha gente con quien compartimos a diario y que se ven influenciados queramos o no por nuestras conductas y comportamientos. Es muy importante el cultivo del ser y la forma individual como cada uno de nosotros emprenda cualquier proceso de formación por mínimo  que sea, pero también tiene muchísima importancia lo que las personas que están en nuestro entorno reciben de nosotros. Por eso es que saber vivir es una tarea durísima, porque al mismo tiempo que tratamos personalmente de aprenderlo, estamos sirviendo de lección a un gran número de personas con las que convivimos diariamente. Si tratamos de aprender esto desde el intelecto, manejando todas las variables conocidas para la creación de una verdadera conciencia de vida y ordenándolas en la forma más lógica posible para obtener resultados altamente eficientes, el fracaso es casi seguro!!! Así estemos llenos de muchísimo conocimiento, no es a partir de allí desde donde se fijan los principios de la apertura consciente del espíritu. La fórmula es mucho más sencilla, simple y placentera, y sin embargo se nos hace siempre más difícil y cuesta arriba. La única forma eficiente de generar la conciencia del ser humano es desde la práctica del amor!!! Y del amor en todas sus variantes posibles…amor al trabajo, al prójimo, a la familia, a la pareja, a los animales, al planeta, a todo!!! Cuando nuestras acciones parten de allí, aquel cúmulo de conocimientos filosóficos, psicológicos y hasta científicos que nos devoramos en los libros buscando estar mejor  preparados para vivir, se vuelven completamente innecesarios porque la intuición del ser humano comienza a funcionar a la perfección sólo siguiendo el camino de la emoción sincera desplegada hacia todo cuanto hacemos. He aquí donde aparecen nuestras verdaderas estelas.

Las estelas son los verdaderos legados que podemos dejarle a los demás, las verdaderas huellas que dejamos en nuestro andar por la vida y que hacen que ellos nos recuerden con afecto, admiración, cariño y verdadero amor. Nada tienen que ver estas estelas con herencias tangibles que dejemos, con bienes materiales o con seguridades que trabajemos para dejar “amparados” a nuestros hijos y descendientes. Las estelas son las enseñanzas más puras y sencillas, pero muy profundas que podemos otorgar a nuestros semejantes a través de una palabra, de un comportamiento o de un simple gesto que vaya cargado al máximo energéticamente como para que se quede fijado en el inconsciente de aquella otra persona y le mueva el alma entera hacia la felicidad. Cuando actuamos así, generamos automáticamente que el ser que recibe nuestra estela sea feliz aunque sea por un instante, y además le dejamos una lección implícita en aquella estela incitándolo a ser una mejor persona y un mejor ser humano.

Cuando imprimimos a cualquier acción un verdadero sentido de querer hacer el bien común, llegamos a influenciar el pensamiento de seres que ni siquiera conocemos, por lo que muchas veces ni siquiera somos conscientes de cuántas y cuales estelas podemos dejar en el mundo; y de eso se trata, de hacer el bien sin esperar nada a cambio, de hacerlo porque lo sentimos verdaderamente y de hacerlo conociendo nuestros límites y medidas para no ocasionar en nosotros mismos altos niveles de sacrificios que nos lleven al sufrimiento.

Dejar estelas es dejar huellas!!! Huellas sanas, llenas de verdadero amor que inspiren a otros a seguir en la búsqueda de su camino. Hay grandes personalidades en el mundo que han dejado estelas maravillosas para muchos: grandes gobernantes, grandes filósofos, grandes artistas, y hasta grandes personalidades del cine y la canción; cuyas vidas han significado ejemplo para muchos, en primera instancia por ser públicas, y en segundo lugar por servir de inspiración a quienes les siguen por tener actos de amor muy auténticos con el resto de la gente, o por brindar amor a través de lo que hacen. Sin embargo, no hay que ser famoso ni tener una vida pública para generar estelas auténticas. Basta con regalarle a un hijo o a un buen amigo una sola palabra que lo levante si está caído o que lo haga sentir mejor así este muy bien, para marcar la vida de aquel ser en forma positiva para siempre.

Las marcas que dejamos en otras personas impulsándoles a crecer, a seguir viviendo, a aumentar su visión de la vida, a encontrar su verdadera conciencia!!!! Esas son las estelas!!! Y lo más curioso de todo es que el universo tiene unos caminos muy misteriosos y perfectamente sabios como para hacer llegar nuestras estelas a los seres que menos imaginamos; y de igual forma, algunas veces nosotros recibimos estelas en la forma más inverosímil de gente que ni siquiera sabemos de dónde salió. Por eso, porque no alcanzamos a ver con nuestra corta visión la grandeza de la sincronía universal, debemos actuar siempre desde el bien y desde el amor, de una forma natural y sincera, sin sentarnos a pensar y a estudiar metódicamente cómo hago para dejar estelas, sino deseando desde el alma que todo cuanto hago le sirva a alguien para algo bueno.

Las estelas solo se dejan cuando abandonamos nuestro ser a la confianza de que todo estará bien para mí porque sólo procuro que otros también estén bien a partir de lo poco o mucho que puedo brindarles. Aprender a detectar cuando puedo dar y cuando no, lo dice sólo la felicidad que siento cuando estoy en paz conmigo porque sé que hice lo que correspondía en un momento determinado. Alguien se dará cuenta de eso, y entonces allí estaremos dejando una estela.

Feliz día para todos y que aprendan a reconocer y a dejar estelas a lo largo de su seguro y grandioso caminar por este hermoso mundo!!
Elizabeth Craswford Pritt. Editora Estrella

Una Artista, creativa, escritora, fiel creyente del poder de la palabra y apasionada de la búsqueda de la conciencia humana. Docente por más de 25 años en Venezuela, y como ella misma diría ”Mamá de mis propias hijas y de todos los ajenos que la vida me regala a diario”

Copyright © 2012 Elizabeth Craswford Pritt & Camino a la Grandeza.  Todos los Derechos reservados.

Editado desde un Blackberry®

CHM Hoy: Deslumbramiento: disfraz del éxito.

Las exigencias del mundo actual nos hacen vivir en una eterna competencia con nuestros semejantes por lograr cosas. Coleccionar títulos, cargos y reconocimientos es una tarea que consideramos diaria para no pasar desapercibidos en una sociedad galopante que avanza a pasos agigantados. Sólo una alternativa tenemos: correr al paso que va la sociedad o pasaremos a formar parte de los tantos insatisfechos que hay caminando en las calles de nuestras ciudades. Sin embargo, yo particularmente pienso que los logros que realmente otorgan felicidad son los logros del espíritu, y esos son pocos reconocidos en diplomas o credenciales que otorgan los títulos profesionales. No quiero restarle importancia tampoco al valor que tienen esos logros tangibles: con ellos la gente eleva su autoestima, escala posiciones en su gremio y sobre todo demuestra y usa sus capacidades personales para sí mismo y para el resto de la gente. La fórmula más conveniente sería que los logros del espíritu fueran de la mano con los logros tangibles reconocidos en la sociedad y viceversa. Así se estaría formando un ser humano integral que sin ir apartado del proceso social que lo envuelve, también cultive su esencia y avance internamente hacia la autorrealización.

El problema viene cuando hay un desequilibrio interno en el ser y por no tener satisfecha su vida personal, sus sentimientos y sus emociones, entonces busca en logros externos a sí mismo  su estabilidad y aún más de su felicidad. La vida entonces nos marcará “error”. Aquí encontramos no sólo el peligro de la inconformidad contenida en ese “error”, sino la posibilidad de un deslumbramiento ante una aparente fructífera idea de probable avance social. Como hay tanta incomodidad con nuestra vida interior fantaseamos a diario con alcanzar posiciones elevadas de reconocimiento y fama en el medio donde nos desenvolvemos, creyendo erróneamente que si los alcanzamos seremos seres realizados y felices. Esas fantasías son más y más frecuentes cada vez y llega el momento en que estamos desfasados totalmente de nuestras posibilidades reales de avance, y en los casos más patéticos nos convertimos en mitómanos de oficio que creemos firmemente en éxitos sociales que jamás llegaran. Y jamás llegaran por una sola causa…el éxito se alcanza cuando en realidad no lo necesitas para vivir sino para ayudar a vivir a los demás.

Lo peor de todo esto es que invertimos gran cantidad de tiempo y energía en iniciar nuevos proyectos prácticamente a diario y luego, cuando nos damos cuenta que no tenemos bases firmes ni certeras para ejecutarlos…entonces…inventamos otro nuevo proyecto!!! Más irreal y menos alcanzable que el anterior. Bajo frases como… “aquí si voy con todo”, “esto si será un éxito” o “ahora sí es verdad que nadie me para”, establecemos planes llenos de euforia que nunca llegan a concretarse…y saben por qué???? Porque jamás ha existido un proceso desde el inicio de la idea hasta su total ejecución. Se cree que todo es fácil, nos hacemos presas de un lastimoso y volátil entusiasmo y lo último que manejamos es el trabajo constante, la disciplina y la lucha que indiscutiblemente se debe librar para demostrar que somos los mejores y los merecedores del gran éxito que deseamos conquistar.

Los planes y las metas deben estar todos girando alrededor del mismo interés o la inversión de energía será un total desperdicio. Hoy no podemos desear ser exitosos abogados y mañana pensar que abrir el mejor taller mecánico de la ciudad me hará alcanzar el éxito que tanto anhelo. La gente exitosa va trabajando poco a poco su idea, luego estudia y consigue los requerimientos necesarios para tratar de ejecutarla, luego pule y afila su ingenio pasando por todas las posiciones anteriores al estrellato y finalmente, un buen día cuando menos lo espera, el éxito premia su tesón y su buena voluntad y hace su estelar aparición. Pero andar de fantasía en fantasía y no hacernos conscientes de nuestras limitaciones y capacidades, solo nos hará deslumbrarnos ante cosas imposibles de alcanzar para nosotros. Luego de una larga colección de deslumbramientos tendrán lugar dos situaciones muy lamentables: la primera, nuestra sensación de frustración personal será insostenible y la segunda, perderemos total credibilidad ante quienes nos rodean alejando más las posibilidades de un éxito real porque nadie querrá acompañarnos en cualquier otra nueva empresa que deseemos iniciar.

Por todo lo anterior, resulta tan necesario e importante que soñemos impulsando nuestros deseos más anhelados, pero que la fantasía no nos envuelva ante irrealidades lejanas a nosotros. Igualmente resulta lo más necesario de todo que usted esté claro y enfocado en qué es lo que verdaderamente desea conquistar y que establezca pasos y procesos para lograr aquella meta. La estabilidad interior y la claridad y el equilibrio mental lo acercarán más al éxito, pero la total perdida de su brújula personal señalando a todas partes y al mismo tiempo a ninguna, no le proporcionará éxito ninguno jamás.

No se deslumbre, trabaje por su éxito!!! Y una cosa más, tenga mucho cuidado con quienes vengan a ofrecerle éxito gratis, porque eso no es más que un disfraz de éxito donde el único que saldrá perjudicado seguramente será usted.

Comience hoy cualquier proyecto sin deslumbrarse, con calma y seguridad y le auguro un gran éxito muy pronto!!! Feliz y exitoso día para todos!!!
Elizabeth Craswford Pritt. Editora Estrella

Una Artista, creativa, escritora, fiel creyente del poder de la palabra y apasionada de la búsqueda de la conciencia humana. Docente por más de 25 años en Venezuela, y como ella misma diría ”Mamá de mis propias hijas y de todos los ajenos que la vida me regala a diario”

Copyright © 2012 Elizabeth Craswford Pritt & Camino a la Grandeza.  Todos los Derechos reservados.

Editado desde un Blackberry®

Maytte: Un buen escucha

Es importante aprender a escuchar a las demás personas con atención, apertura y respeto para darles el espacio que les permita expresarse, sin interrumpirlas o invalidar sus argumentos simplemente porque son diferentes del nuestro o porque tratemos de anteponer a sus planteamientos nuestros juicios e ideas.

Escuchar con calma y atención no significa negar nuestros argumentos para darle la razón absoluta a los demás; más bien implica darnos el espacio necesario para aclarar nuestras ideas y elegir la respuesta o el comentario que vamos a hacer, para clarificar la situación o mantener la conversación con la otra persona, además de mostrarle que estamos sinceramente interesados en conocer su opinión y punto de vista.

Claves para escuchar con atención
• Siéntete interesado en escuchar a la persona que tienes delante de ti. Recuerda que los gestos revelan nuestra disposición al diálogo. Es importante que mantengas una postura relajada, sin cruzar los brazos y con una expresión amable que transmita confianza.

• Hazle saber que no estás apurado y que tienes tiempo para escucharla. A veces solo hacen falta unos minutos para que la persona se exprese y recupere la tranquilidad o la claridad que le hacía falta.

• En lugar de atender solo a las ideas que tienes en tu mente, practica escuchar a la otra persona, sin prejuicios y sin justificarte. Muéstrate interesado en conocer su punto de vista sin interrumpirla y sin corregirla. Cuando llegue tu momento de hablar, úsalo para decir lo que piensas o sientes, siempre de la mejor manera.

• Cuando vayas a conversar con una persona querida, recuerda colocarte en su lugar para comprender mejor sus comentarios y evitar así tomarlos de una manera personal. Elige las palabras adecuadas para expresarte y evita usar la agresión velada para lastimarla y tener que justificarte más tarde esgrimiendo una malentendido de tu parte.

• Evita dar consejos. Muchas veces, cuando la otra persona se siente escuchada, va encontrando por sí misma ideas que le ayudan. Otras veces, el solo hecho de poder expresar sus emociones o pensamientos en un espacio de confianza, le permite recuperar la claridad que le hacia falta.

• Con la expresión corporal, muéstrale a la persona que sigues atentamente la conversación. De vez en cuando asentir con un movimiento de tu cara o repetir alguna frase o comentario le reafirmará tu interés en continuar escuchando.

• Cuando la persona te lo pida, anímate a compartir tu punto de vista. Hazlo de forma respetuosa, recordando que una misma situación puede ser interpretada de manera distinta y que estas diferencias, en lugar de separarlos, pueden enriquecer la comunicación.

CHM Hoy: Amores de Paso

Nada hay más efervescente y excitante que una relación amorosa. Los seres humanos, ansiosos de compañía siempre, buscamos durante largos períodos de la vida, a un alguien que nos complemente y nos haga ver una luz distinta, que aparentemente es el éxtasis total de la existencia. Sin embargo, la gran mayoría de nosotros experimentamos un vacio muy extraño cuando pasan los primeros días de convivencia o relación y se acaba la magia. Más fue la emoción en la búsqueda que en el encuentro de aquella pareja. La razón? Nuestra eterna búsqueda de realización siempre está proyectada hacia afuera, hacia otros y nuestro encuentro con nosotros mismos se ve cada vez más turbado por compromisos y por un sinfín de esquemas preestablecidos, dentro de los cuales a la pareja se le situado en un lugar de honor. Y sin el más mínimo interés de convencer a los eternos enamorados de que se alejen de su placer, hoy sólo quiero que entiendan y sobre todo que se atrevan a experimentar, que los amores son de paso y que el cultivo de la existencia queda.

Cultivar nuestro espíritu, nuestros gustos, nuestras preferencias, nuestras afinidades, nuestros aciertos… Enmarcarnos en llevar a la excelencia lo que hacemos bien, afinar nuestros canales perceptivos, ordenar nuestras ideas y pensamientos ante tal o cual situación o premisa debe convertirse en el principio de vida de cada ser humano en forma INDIVIDUAL… Supongo que luego de que nuestra inteligencia ha sido ensayada y ejercitada muchas veces en el convivir diario con nosotros mismos, entonces podremos pensar en un compartir EXITOSO  con alguna pareja. Pero aquello de ir a descubrirnos juntos, es un mito que creo que ha dado más fracasos que logros.

Quiero aclarar que no se trata de no tener pareja hasta que seamos maduros o estemos entrados en años, NO!!! , se trata de tenerla guardando muy bien las distancias físicas y emocionales para que nadie se sienta invadido y mucho menos frenado en su crecimiento como ser. Tener pareja hasta limita de alguna forma la posibilidad de conocer más gente y  automáticamente entonces, limita la posibilidad de conocer muchas más variadas y novedosas visiones de la vida. Si hablamos de matrimonio y de vivir juntos, eso son palabras mayores y las opciones son dos: o la pareja tiene un nivel de desarrollo personal muy elevado que le permite convivir en el mismo espacio respetándose sus diferentes procesos evolutivos espirituales e intelectuales, o ambos deben estar muy dispuestos a que todo crecimiento espiritual, intelectual y hasta material se vea frenado por la presencia a destiempo de una pareja en su vida. En el último caso, inevitablemente se termina en ruptura!

El asunto es queridos amigos, que compartir nuestra vida con alguien en forma metódica puede ser un arma de doble filo para la evolución de nuestro propio ser. Podemos volvernos ciegos ante las novedades, incoherentes con las acciones y en muchos casos hasta podemos perder personalidad y dejarnos influenciar en nuestros pensamientos en nombre de aquel supuesto amor.  Hay otros casos en que los amores de pareja impulsan y le dan un vuelco total a la energía de vida de los dos miembros de aquel amor y todo se convierte en avance, progreso y evolución. Pero lamentablemente estos son los casos mínimos.  Y si, durante el tiempo que duró la relación todo “fue bello”, es innegable que al momento de una ruptura amorosa la energía que nos envuelve es gris, desalentadora y triste y esto, siempre, siempre retrasa nuestro proceso de avance personal.

Los amores son hermosos; deliciosas aventuras que contribuyen también a hacernos más sabios, pero hay que tener sumo cuidado del tiempo invertido en estas experiencias, y sobre todo de cuánto tiempo le quitamos a nuestro crecimiento como ser único para entregarlo a ese placer mágico de ser pareja… No vaya a ser que las cuentas no cuadren y nos demos cuenta al final… Que los amores fueron de paso y que nuestra vida que era más importante, ni siquiera nos dimos cuenta si vino a visitarnos!
Elizabeth Craswford Pritt. Editora Estrella

Una Artista, creativa, escritora, fiel creyente del poder de la palabra y apasionada de la búsqueda de la conciencia humana. Docente por más de 25 años en Venezuela, y como ella misma diría ”Mamá de mis propias hijas y de todos los ajenos que la vida me regala a diario”

Copyright © 2012 Elizabeth Craswford Pritt & Camino a la Grandeza.  Todos los Derechos reservados.

Editado desde un Blackberry®