• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.477 seguidores

  • Archivos

Equipo CHM: La madre divina (Escrito Por Teresa León)

Muchas veces hemos escuchado decir que el amor de madre es el más grande que existe, y que creo que para muchísimas personas es así.

Cuando somos bebés la presencia de la madre, de la mujer que nutre y cuida, ya sea biológica o sustituta, es una de las primeras experiencias que marcan la vida del ser humano. De igual manera, la ausencia de esa figura femenina afectuosa o la carencia afectiva, crean lo que podríamos llamar vacíos en el alma, que luego se manifiestan a lo largo de la vida si no se sanan.

Sin duda, el amor materno es una verdadera salvación, no solo para los niños sino para las mujeres que tenemos la dicha de sentirlo.

Algunos dicen que ese deseo de nutrir, de acobijar, arrullar, amar y ayudar a crecer, responde a una cuestión meramente biológica. Me inclino a pensar más bien, que la biología es apenas una respuesta de nuestra naturaleza humano-espiritual, y que ese deseo de sentir el amor materno es el deseo de vivir nuestra dimensión espiritual, de esa que nos conecta con nuestra madre tierra, con la divinidad, con el amor divino… con Dios en su aspecto femenino.
Muchas veces pensamos y hablamos de Dios como masculino… El Padre Celestial. Rara vez nos referimos al creador como La creadora, como LA DIOSA… la Madre Celestial, la Madre Divina. Independientemente de las ideas y conceptos y de lo que enseñan las religiones, creo que la mayoría coincide en que hay un aspecto femenino en lo que es Dios.

Creo que el amor en sí es uno de esos aspectos femeninos de la divinidad y el amor que sentimos hacia los hijos nos conecta con LA divinidad, con esa Diosa Celestial, con nuestra divinidad interna. Por eso digo que es una salvación sentirlo y vivirlo, no solo como hijos sino como madres y como padres.

Soplo de vida
Hay personas que sufren por no poder tener hijos biológicos y es comprensible su dolor. Pero me gustaría decirles que ese amor sí se puede sentir por seres que no son sus hijos biológicos, por esos hijos que les da la vida, si están dispuestos a asumir ese gran personaje de ser padres y madres.

He visto que a veces las personas se enfocan en los tratamientos de fertilidad solamente; y no toman en cuenta las “trabas” y cosas que resolver en su vida de pareja, en su relación con su mamá y papá biológicos o de crianza, y en varios aspectos individuales de su lado emocional, mental y espiritual.

A veces se olvidan que se puede reunir todas las condiciones biológicas para fecundar un óvulo y que si no interviene la gracia divina, Dios, que da su “soplo de vida”… no entra ningún alma a ese embrión. Es algo que el científico no puede hacer por sí mismo.

Tuve la oportunidad y el honor de dar un par de charlas en Fundana – una organización venezolana dedicada a brindar un hogar a los niños que lo necesitan- y fue una experiencia enriquecedora conversar con esas personas que son padres y madres de vocación, por decisión y convicción. Los relatos de “coincidencias” indican claramente que no es casual que un hijo llegue a la vida de estos seres que deciden ser padres adoptivos. Sin escogerlos físicamente, les llegaban niños que se parecían a algún familiar cercano, por ejemplo. Nada es azar.

Almas
Son almas, no son solo cuerpos. Cuando una persona asume la paternidad-maternidad hacia un niño o niña, el universo conspira y les da el regalo de su vida. Aunque no compartan la misma sangre, los mismos genes, comparten una afinidad de almas… y eso es lo más importante. Realmente pueden llegar a decir: mi hijo del alma.

Lo que más quiero resaltar es que el amor materno-paterno se cultiva y es parte de nuestra naturaleza divina. El amor que sentimos como padres nos eleva y también hay que cuidarlo y cultivarlo.

La invitación es para conectarnos con ese amor de la Madre Divina. Todos podemos hacerlo. Los que no tienen hijos también pueden conectarse y sentir ese amor, recordando el afecto que tuvieron de su madre y hacia ella, o avivando el amor y respeto que pueden sentir hacia la madre naturaleza, la tierra, los árboles, las flores, el agua…

Ese amor de la Madre Divina está ahí para todos nosotros, no se detiene…a cada minuto nos lo da en la brisa, las flores, las olas, la fecundación y nacimiento de millones de seres vegetales, animales, humanos… en cada instante con ese soplo divino, con el amor eterno.

Vive y siente ese amor.

Teresa León. Editora colaboradora
Traductora. Estudiante de la escuela de Idiomas de la UCV, con la visión de ser un puente entre personas de diferentes lenguas y culturas. Su búsqueda espiritual desde adolescente y su interés por ahondar en su alma para sentirse más cerca de Dios la llevaron al campo de la psicología y del desarrollo humano… Descubre mas de Teresa León en su blog o en nuestra sección Nosotros.

Copyright © 2011 Teresa León & .  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.

Anuncios

Equipo CHM: Conexión que purifica (Escrito por Teresa León)

Namasté…
La transformación de la humanidad hacia algo mejor – la soñada y anunciada era dorada- tiene que incluir cambios de mentalidad, giros en cuanto a lo que pensamos de nosotros mismos y del planeta. Es necesario que tomemos conciencia de que la Tierra es un ser vivo y que somos parte de ella, no sus dueños.
Como mencionábamos en la nota de la madre divina, la naturaleza es parte de la divinidad y nos podemos conectar con ella para darle amor y recibirlo de ella. Al conectarnos con ella, al sentir su olor, su fuerza, suavidad y magnanimidad nos llenamos de gratitud y amor. Así podemos ver el mundo desde otras perspectivas.

En la película Avatar, producida y dirigida por James Cameron, los habitantes de otro planeta se conectaban con su bosque sagrado con un gran respeto, devoción y comunión; y parecían nutrirse espiritualmente de ese espacio sagrado. Espero que nosotros también lleguemos a ese respeto y devoción. Esa escena podría inspirarnos para buscar una compenetración, por lo menos similar, con un espacio que escojamos de la naturaleza.

Busca ese espacio – un poco de grama, un árbol, una playa… lo que más te inspire. Hazlo un espacio sagrado para ti. Al entrar allí con el respeto de quien entra en un templo sagrado, te oxigenas no sólo el cuerpo sino el alma, y se produce una limpieza de aura muy beneficiosa.

Si en algún momento no puedes ir con tu cuerpo físico a ese lugar, con sólo imaginar que estás en él te cargas positivamente y así estarás creando tu santuario interior.

Esa conexión te purifica y a la vez contribuyes a la purificación del planeta.

Efluvia
Es importante que tomemos conciencia de que lo que hacemos afecta al planeta. No solo afectamos con la basura y desechos físicos, sino con lo que podríamos llamar “basura energética”, con la efluvia – esa energía negativa y densa que rodea el planeta creada por los pensamientos y emociones discordantes.

La enorme cantidad de pensamientos y emociones basados en la guerra, rivalidad, crueldad, venganza, odios, miedos, tristezas, etc. se han ido acumulando en la atmosfera y va ejerciendo presión sobre la vida en el planeta.

Basta que bajes de vibración y te conectes con pensamientos de venganza, por ejemplo, para que te sintonices con pensamientos de igual frecuencia y atraigas lo mismo y contribuyas a aumentar esa energía negativa.

Ya está comprobado que los pensamiento y emociones negativas afectan la salud física, que el resentimiento puede causar cáncer y los miedos pueden generar una presión arterial elevada, por ejemplo. Asimismo, la parte física del planeta se ha ido cargando de esa nube gris de pensamientos y emociones discordantes. Es como ver a una persona pesimista o rabiosa, que muchas veces se le representa y percibe como rodeada de una nube gris o negra. Es lo mismo con el planeta, lo hemos estado impregnando de una energía negativa que para liberarse tal vez necesite sacudirse con movimientos telúricos. Claro, no tiene que ser esa la única manera.

Podemos contribuir para aligerar esas cargas que hemos puesto sobre el planeta. Primero, comenzando por nosotros. Podemos aligerar nuestro clima mental, el ambiente en nuestras casas y sitios de trabajo. Así como uno se baña y se limpia el cuerpo físico también es importante hacer catarsis y liberarse de las tensiones emocionales y mentales que se van quedando en el aura, es decir, también es recomendable hacerse una limpieza de aura y limpiezas energéticas de los sitios. De esto hablaremos en un próximo post.

Estar en la naturaleza, sentir el olor de la hierba, de las plantas, la brisa, sentir el sol, escuchar y conectarte con el centro de la tierra te purifica.
Pidamos perdón por la contaminación. Demos amor a la vida a través de un canto, de una oración sentida, de un baile… de la alegría que compartes con los seres queridos! Emana esa alegría regálasela al planeta con la intención de contribuir a su purificación.

Teresa León. Editora colaboradora
Traductora. Estudiante de la escuela de Idiomas de la UCV, con la visión de ser un puente entre personas de diferentes lenguas y culturas. Su búsqueda espiritual desde adolescente y su interés por ahondar en su alma para sentirse más cerca de Dios la llevaron al campo de la psicología y del desarrollo humano… Descubre mas de Teresa León en su blog o en nuestra sección Nosotros.

Copyright © 2011 Teresa León & .  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.

Teresa León: Define tus intenciones

Hola, hola. Ya estamos montados en la acelerada ola de este año, y estamos deslizándonos rápidamente hacia su segundo mes. Es importante que aprovechemos los días que quedan de enero (si no lo hemos hecho antes) para sentarnos a planificar qué queremos lograr en este año.

Según leí en unas predicciones que me enviaron, lo que hagamos en este mes de enero de 2012, lo que planifiquemos y decidamos será muy importante y marcará pauta para lo que vivamos en todo el año. Así que aprovechemos para soñar, decidir, planificar, actuar y lograr.

Si no buscamos ese momento para ir adentro de nosotros para estar seguros de lo que queremos lograr este año, planificar, organizar nuestras ideas e idear un plan de acción, es probable que pasen los meses de este año metidos en el acelerado ritmo cotidiano, o haciendo las cosas según como se vayan presentando. Esto podría desviarnos de nuestros objetivos, sobre todo de esas metas que realmente queremos alcanzar pero que la hemos estado postergando por alguna razón.

Entonces, te propongo: Define cuándo te sentarás a sincerarte contigo mismo, ponle fecha a ese encuentro contigo mismo. Prepara el momento como si te estuvieras reuniendo con tu mayor socio… y así es, porque es importante que invites a la Divinidad, o sea, a tu ángel de la guarda, a los seres superiores en quienes creas, y que pidas asistencia al Cristo – esa conciencia superior que está en ti y que está conectado con la sabiduría y sabe qué es lo que realmente te conviene para tu desarrollo como ser espiritual en evolución.

Haz unas respiraciones profundas, coloca música que te guste, relájate y pregúntate: ¿qué es lo que quiero lograr en este primer trimestre, o en los primeros seis meses de este año? ¿qué quiero ver hecho realidad al finalizar el 2012?

Escribe tus ideas. Haz un compromiso contigo mismo. Revisa si te sientes merecedor de eso, si crees que lo puedes lograr. Revisa tus emociones.
Pregúntate y escribe: qué tengo para lograrlo, qué me falta, dónde o con quiénes puedo conseguir ayuda…

Tiempo
Es una realidad que el tiempo no es igual que hace unos años, por lo que sería maravilloso poder reducir la cantidad que actividades que pretendemos hacer en un día, semana y en un año. Pero, como muchas veces lo que queremos es precisamente hacer más, es importante organizarse mejor.

Perspectiva
Imagina por un momento que el mundo cambiara al final de este año, que la gente se hace más humana y espiritual, que cambian los valores y hay mayor conciencia de que estamos aquí de paso; imagina que cambia el clima, la manera de ver la economía, etc. … ¿igual quisieras alcanzar esa meta que te estás proponiendo ahora?

Imagina que te dicen que tienes sólo cinco años de vida… ¿igual te empeñarías en lograr esa meta?

Cuando vemos las cosas desde distintas perspectivas a veces replanteamos nuestros deseos, sueños y metas.

Recuerda: si quieres algo, ese algo o algo afín existe para ti. Según las leyes espirituales no existe el vacío, y hay una ley de oferta-demanda superior, que indica que si alguien necesita algo (demanda) hay alguien que quiere ofrecerlo. Si tú quieres algo de corazón, el universo quiere ofrecértelo. Si no lo has conseguido es porque el camino para lograrlo es un camino rico en aprendizajes, que seguramente tú escogiste aunque no lo recuerdes ahora.

Como hijo, hija de Dios, tienes poder y tus intenciones tienen la fuerza de tu poder cuando las haces conscientes y sobre todo si están alineadas con la luz divina, con el bien.

Así que manos a la obra… mente y corazón a la acción.

Ya estás sobre la ola, disfrútala a conciencia. Flexibilízate para que te mantengas arriba. Mantén la vista en tu objetivo y dirigiendo tú mismo, con flexibilidad y fluidez, el movimiento hacia lo que quieres.

Teresa León. Editora colaboradora
Traductora. Estudiante de la escuela de Idiomas de la UCV, con la visión de ser un puente entre personas de diferentes lenguas y culturas. Su búsqueda espiritual desde adolescente y su interés por ahondar en su alma para sentirse más cerca de Dios la llevaron al campo de la psicología y del desarrollo humano… Descubre mas de Teresa León en su blog o en nuestra sección Nosotros.

Copyright © 2011 Teresa León & .  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.

Equipo CHM: ¿Cómo es Dios para ti? (Teresa León)

“Dios es el soplo vital que como un fuego suavísimo e inextinguible anima todo cuanto vive sobre el planeta”.

“Dios es el conjunto unificado de todas las inteligencias llegadas a la Suprema perfección del Nirvana”.

“Dios es la Luz Increada y Eterna, que pone en vibración todo cuanto existe”.

“Dios es el consorcio formidable y eterno del Amor y de la Sabiduría de donde mana todo poder, toda fuerza, toda claridad y toda vida”.

“Dios es el Poder Creador Universal, y como el Universo es su dominio y su obra, es Autor de las estupendas leyes que lo gobiernan y que los hombres no acertamos a comprender”.

Me encantaron estas palabras que leí en el libro que les cité en el post anterior (Arpas Eternas, de Josefa Rosalía Luque Alvarez). Quise compartirlas con ustedes e invitarlos a la reflexión sobre el concepto que tenemos de Dios.

¿Qué es Dios para ti? Muchos dirá que es el Padre Celestial, el Padre-Madre, el Creador, la luz suprema, el amor más puro, la unión de todas las inteligencias y el poder supremo…

Pero, también salen del fondo de la mente y sobre todo del fondo del corazón – cuando hay dolor, miedo y angustia- palabras como: “Dios no hizo a alguien para mí, Dios me está castigando, Dios me quitó lo que yo más quería, siempre he tenido que luchar contra la voluntad de Dios, esto se debe a la ira de Dios, etc.

Estas palabras dejan ver que a veces las personas tienen un concepto de Dios que no las ayuda. Piensan en el creador como si fuera un ser con características humanas, capaz de sentir ira y deseos de castigar…

Tener un concepto de Dios sin duda es difícil, ya que es como si fuéramos hormiguitas queriendo abarcar con nuestra mente la inmensidad del Cosmos. Pero sí podemos tener ciertos destellos, y para mí, lo lógico es pensar que el creador es mucho, mucho, mucho más que un ser queriendo ver a sus hijos arrastrándose de dolor para decidir si les dará lo que necesitan.

Las ideas que tengamos de Dios van a influir mucho en la manera como veamos la vida y nos veamos a nosotros mismos. Si creemos que Dios es vengativo, iracundo o como un padre que abandona… así será para nosotros, porque estamos creando nuestra realidad con nuestras creencias profundas, nuestros temores y convicciones.

Nos conviene revisar el concepto que tenemos de Dios e ir desmontando esas creencias y conceptos que no nos ayudan.

Son esas ideas de un dios vengativo, o distante y que abandona, las que pueden hacer pensar a las personas que tienen que hacer sacrificios y penitencias para “agradar” al creador y recibir su ayuda. Pueden pensar que están luchando contra una fuerza suprema para lograr sus sueños y sus metas.

Confiar

Como han dicho muchos, este planeta es una escuela y parece que una de las principales lecciones es confiar. Confiar en uno mismo, confiar en Dios, confiar en que estamos pasando por alguna situación para aprender a ser mejores, para avanzar en nuestra evolución. Confiar, tener fe.

¿A quién te acercarías más con confianza, a quien le tendrías más fe? ¿A un padre distante, iracundo y vengativo, o a la inteligencia, amor y luz que da vida a todo lo que existe?

Generalmente, cuando comenzamos un nuevo año, planificamos nuestras metas para los próximos meses. Te invito a nadar muy dentro de ti, y preguntarte:

¿Creo que tengo que luchar contra el universo-Dios para lograr mi objetivo? O Ccreo que Dios me apoya y ayuda en esto?

¿Creo que me puedo conectar a la inteligencia divina y tomar las decisiones y acciones correctas?

¿Creo que como hijo de Dios-Amor merezco esta felicidad que sueño?

Si crees que Dios “está demasiado ocupado para ocuparse de ti y de tus metas”… te recuerdo que te asignó por lo menos un ángel sólo para ti… y hay varios “agentes intermediarios” a quien pedirle ayuda celestial. Pide… busca… encuentra una idea de un Dios cercano… muy cercano… muy dentro de ti.

Escrito por: Teresa León. Copyright © 2011 Teresa León & .  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.

Cierra tus ciclos

Qué bueno que la navidad se celebra al final de año.

Para muchos, el fin de año es un momento en que se reflexiona sobre lo que se hizo y se dejó de hacer, sobre los logros, aciertos, errores, postergaciones, nuevas metas…

Al final de un ciclo, ya sea el cierre de un año, o la culminación de una relación laboral o de de pareja, etc. generalmente volvemos la vista atrás y revisamos lo que pasó. Algunos se quedan con el resentimiento, culpando en un 100 porciento al otro, o se quedan molestos con la vida, con Dios… diciendo “no es justo”. Otros se ponen sobre sus hombros toda la responsabilidad y decretan (a veces para sus adentros) que no sirven para intentarlo de nuevo.
Hay cosas que nos toca vivir, por alguna razón. Cuando revisamos lo que vivimos desde la óptica de querer avanzar y evolucionar, desde el amor y el perdón, podemos dejar a un lado las culpas. Si nos llenamos de amor por nosotros mismos, podemos decir: Sí, yo tengo parte de la responsabilidad de todo lo que vivo. Mis pensamientos, creencias, sentimientos, experiencias pasadas, inconformidades, etc. pudieron influir en mis actos y en los otros. Estoy dispuesto a ver mis errores. También reconozco mis valores, mis fortalezas, mis virtudes. No estoy siendo castigado por Dios o por la vida. Acepto que hay cosas que me toca vivir como parte de mi evolución en esta vida, para mi mayor bien. Me amo, me perdono cualquier cosa. Estoy dispuesto a perdonar, a seguir adelante y a ser feliz.

Aceptación
Una vez que hemos soltado el dolor, el resentimiento, la sensación de pérdida y de injusticia, el remordimiento y la culpa y el deseo de venganza, podemos cerrar ese ciclo y empezar otro re-potenciados.

En mi trabajo como terapeuta, veo constantemente que cuando la persona acepta la situación, acepta el final, acepta sus emociones para luego soltarlas y pasar a otra etapa, el avance es más rápido. Se necesita aceptación de lo que pasó y de lo que está. A veces las personas se quedan buscando las causas, las justificaciones, los porqué; o sea, se mantienen en el pasado. Es mejor ubicarse en el presente y aceptarlo.

Una vez un economista me dijo “a veces tratar de recuperar una inversión, es perder más”, en dinero, tiempo, energía… vida.
A veces es mejor dejar atrás esa inversión. Algunos dicen: “son muchos años (con esa persona, o en ese empleo), no quiero perder esos años invertidos. La pregunta: ¿estás bien con este presente? ¿cuánto tiempo tienes tratando de recuperar esa inversión? ¿Cuánto más necesitas invertir en energía, tiempo, dinero, etc. para que haya un cambio favorable?

En espiral
Podemos ver un ciclo como un círculo que se cierra. Pero si lo vemos como un espiral, es un círculo que tiene continuidad en un nivel superior, se cierra y sube un escalón para seguir avanzando.

Tú cierras con esas personas con las que compartiste, con ese tipo de trabajo o actividad que tenías, con ese sitio donde viviste, con ese proyecto. Tú avanzas con los cambios adquiridos, con lo que aprendiste, un escalón más arriba.

La espiral ascendente representa avance y la puedes usar como ayuda para que salgas de alguna situación.

Visualización sanadora
Busca un sitio y momento adecuado para que hagas este trabajo de sanación.

Si lo deseas, pon un incienso y una música que te ayude a relajarte. Pide la asistencia y ayuda de la Divinidad, que te la puede dar a través de tu ángel de la guarda, de un arcángel, o de un maestro, según tus preferencias. Respira y relájate.

Imagina que un espiral de luz violeta (o del color que prefieras) empieza a girar y a subir desde tus pies hasta cubrirte todo el cuerpo, la mente, las emociones, tus recuerdos. Con tu intención y la ayuda de la Divinidad, decretas que esa espiral es una energía que purifica lo que viviste en esa situación que quieres sanar.

Para sanar lo vivido en este año: Pide que esa espiral sane, purifique, libere, transmute todo lo negativo que hayas atraído, producido, generado en este año.
Luego te llenas de amor y gratitud por todo lo vivido, por lo aprendido y por todo el camino que se abre ante ti lleno de la luz divina. Das las gracias.

La navidad nos ayuda a sentir gratitud por todas las cosas que tenemos, que hemos vivido, por las que vamos a vivir; nos llena de amor y de reconciliación y deseos de compartir alegría. Aprovechemos esa magia para cerrar ciclos y avanzar con nuevas fuerzas.

Te invito para el domingo 17 de diciembre a una meditación de cierre de ciclos, para avanzar con mayor alegría y fuerza hacia el 2012.
Para mayor información, escríbeme a teresaleon7@yahoo.com
¡Feliz diciembre!

Copyright © 2011 Teresa Leon, Estampas & CHM (Camino a la Grandeza) Todos los Derechos reservados.

Estamos en plena transformación


Hola, hola. Cada día se nos hace más evidente que estamos pasando por cambios planetarios. Son muchísimas las personas que se han dado cuenta de cómo el tiempo ha cambiado, o mejor dicho de cómo ha cambiado nuestra percepción del tiempo y que sentimos que va mucho más rápido; que lo que era una semana pareciera ahora sólo unos 4 días.

Este cambio en el tiempo es un reflejo de los cambios que estamos experimentado. También hay mucha preocupación y miedo por lo que se dice de los cambios y las profecías sobre el 2012.

Por eso me alegra poder compartir con ustedes el mensaje de un ángel, canalizado por Angeles Rodríguez (como les había contado en la nota anterior):
“Hay una transformación. Están mutando. Hay un cambio en sus ADN. Los niños de esta generación ya vienen con esa modificación en sus ADN. Pero los que nacieron antes de 1987 – 1988 están pasando por la transmutación.

Hubo una alineación del sol con la vía láctea y la manera como llegan sus rayos es distinta. El cambio del ADN de las personas empezó a procesarse desde ese entonces; de ahí que la búsqueda de lo espiritual y del mundo holístico haya tomado auge; se pusieron de moda los temas relacionados con los ángeles y una gran cantidad de técnicas y búsquedas. Se fueron quedando obsoletas ciertas costumbres, religiones y disciplinas… que aún hoy día quieren permanecer y no quieren unirse al cambio y a la evolución; PERO LO QUE NO CAMBIA, DESAPARECE; y están desapareciendo porque no están listos para la transformación.

El mundo NO se va a acabar
Hay muchas cosas que se pueden hacer y una de las más importante es evitar prestar tanta atención al llamado al miedo y la preocupación por pensar que el mundo se podría acabar en el 2012. El mundo no se va a acabar. EL MUNDO Y LA VIDA ESTÁN UNIDOS INQUEBRANTABLEMENTE.

Hay una transformación y así como hay un cambio de ADN en los seres humanos hay uno más grande en la Tierra, ella molecularmente está transformándose. Ya ha sucedido antes en la historia del mundo. Ha habido inversión de los polos, transformaciones en sus estructuras, etc.

Diariamente, se han estado rodando placas en ciertas zonas del mundo. Todo se está moviendo y ustedes los seres humanos también están mutando.

Muchas culturas precolombinas y de la antigüedad dejaron sus predicciones al respecto. Ellos estudiaban los astros y las normas del universo y escuchaban a su ser interno, al ser sabio que está dentro de cada uno de ustedes. Ellos sabían cosas que ustedes también las saben, pero ustedes están sumergidos en una gran cantidad de información contradictoria. ES TIEMPO DE ESCUCHAR DESDE EL INTERNO (al sabio interior).

Nadie les va a salvar. El único responsable de la salvación es cada uno de ustedes mismos. Ninguna religión, dogma o fe, les va a dar la salvación. Mucha religiones están creyendo o haciéndole creer a la gente que son la salvación. No es así. Porque aun cuando seas de la religión que sea, si tú no estás en consonancia con tu interno, con Dios, la divinidad, lo que te rodea… no estarás haciendo el trabajo. Cada uno de ustedes son su propia salvación. Ustedes son los responsables de su propia salvación. Pueden estar en la disciplina o religión que decidan estar, y serán salvados, pero porque ustedes se salvaron, no porque una disciplina, religión, fe o creencia los haya salvado. Crean, porque creer es crear”.

Más que de salvación, yo prefiero hablar de “graduación” de esta etapa en esta escuela Tierra; nadie va a pasar las materias por nosotros.

Copyright © 2011 Estampas, Teresa León & CHM (Camino a la Grandeza) Todos los Derechos reservados.

Qué viva el amor

El amor nos hace divinamente humanos, seres espirituales viviendo como seres humanos.

Lejos de querer buscar definiciones, me gustaría transmitirles el entusiasmo y la gratitud que tengo en este momento por el amor. Amo y agradezco poder vivir el amor, poder sentirlo plenamente de distintas maneras. Agradezco poder sentirlo y verlo en los ojos de mi niño. Me alegra poder verlo en los ojos de la pareja de recién casados y en los ancianos tomados de las manos; en las hermanas y amigas del alma, en los amigos de toda la vida, en las madres recién estrenadas, en los hijos, padres, abuelos…

El amor es la panacea. Es una de las principales enseñanzas que nos trajo el Maestro Jesús: “Amaos unos a los otros”.
Así como es casi imposible encasillar en unas palabras algo tan grande como es el amor, mucho más difícil sería definir a Dios. Sin embargo, a lo largo de la historia de la humanidad, en los labios y escritos de numerosos filósofos, eruditos, creyentes y poetas siempre ha estado presente la palabra Amor al hablar de Dios. Dios es Amor. “Tanto amó Dios al mundo que envió a su hijo al mundo”.

El amor es la esencia que mantiene la vida. Sin el amor de las madres y de los padres poco sobreviviría la humanidad.

Como a ti mismo
“Ama al prójimo como a ti mismo”, decía Jesús Cristo. “Como a ti mismo”, o sea, es importante que te ames. Ya muchos estudios han demostrado la importancia de tener una buena autoestima, de valorarse, respetarse, de quererse, de sentirse con cualidades y capacidades. Es importante para poder soñar y convertir los sueños en metas y alcanzarlas, para respetarse y poder respetar a otros. Si la persona se estima, también puede estimar a otros. Como ya lo hemos dicho, la autoestima debe basarse en el hecho de que somos hijos de Dios (más que en títulos, posesiones, etc.); somos valiosos porque somos seres humanos, hijos del Creador.

Creo que una de las grandes cosas que bien vale enseñarle a los niños es la importancia del amor, el amor a los padres, a la naturaleza, a sí mismos. Es importante enseñarles a amarse, respetarse y valorarse como hijos de Dios que son; como seres espirituales únicos con una misión de vida y una razón para estar en esta tierra, con un don único para dar un servicio y crecer en el proceso. Si se les enseña que el Creador de todo es un ser AMOROSO, un DIOS-AMOR, podrán sentirse protegidos y amparados por una fuerza superior que lo guía.

Con la idea de un Dios-Amor es más fácil buscar una conexión con Dios, entregarse en una oración, confiar en él como un Ser cercano… AMA A DIOS.

Ama lo que haces
Si la persona ama lo que hace, le inyecta una energía de calidad y hace las cosas con mayor entusiasmo y vitalidad. Si la persona ama a su país, al planeta, le importa y lo cuida, evita ensuciar, y es más ecológico.

Me alegra que ahora se celebra el día de San Valentín como el Día del AMOR y la AMISTAD (antes era sólo el día de los enamorados). Realmente la amistad es una manera de amar. Cuando tenemos un buen amigo lo amamos y queremos verlo feliz.

El amor a nosotros mismos, a los demás, a la naturaleza, a lo que hacemos, AMOR A LA VIDA, amor a Dios. En definitiva, el amor es la fuerza de la vida.
Quiero compartir con ustedes una oración de una ceremonia de boda del hinduismo:
Unidas vuestras decisiones, unidos vuestros corazones, que sean uno vuestros espíritus, que podáis vivir juntos mucho tiempo, en unidad y armonía”.

A todas las personas que sienten amor por algo o por alguien, les deseo que la esencia del amor los haga sentir plenos.
Celebremos el amor, ¡todos los amores!
Teresa León