• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.477 seguidores

  • Archivos

CHM Hoy: Estelas

En algún lugar escuché una vez que no es lo mismo vivir que saber hacerlo, y lo creí. Transitar por la vida no es lo mismo que exprimirle hasta la última gota de aprendizaje a cada experiencia vivida; entonces es eso lo que hace la diferencia entre los seres humanos…la forma como se experimente cada vivencia y sobre todo como se comprenda, se asimile, se internalice y se use como herramienta de aprendizaje aquella simple emoción que nos movió el alma en un momento determinado. En la medida en que se acumulan experiencias, y sus enseñanzas se superan unas a otras haciéndose cada vez más compleja nuestra visión de vida; en esa misma medida nos llevamos entre los pies mucha gente con quien compartimos a diario y que se ven influenciados queramos o no por nuestras conductas y comportamientos. Es muy importante el cultivo del ser y la forma individual como cada uno de nosotros emprenda cualquier proceso de formación por mínimo  que sea, pero también tiene muchísima importancia lo que las personas que están en nuestro entorno reciben de nosotros. Por eso es que saber vivir es una tarea durísima, porque al mismo tiempo que tratamos personalmente de aprenderlo, estamos sirviendo de lección a un gran número de personas con las que convivimos diariamente. Si tratamos de aprender esto desde el intelecto, manejando todas las variables conocidas para la creación de una verdadera conciencia de vida y ordenándolas en la forma más lógica posible para obtener resultados altamente eficientes, el fracaso es casi seguro!!! Así estemos llenos de muchísimo conocimiento, no es a partir de allí desde donde se fijan los principios de la apertura consciente del espíritu. La fórmula es mucho más sencilla, simple y placentera, y sin embargo se nos hace siempre más difícil y cuesta arriba. La única forma eficiente de generar la conciencia del ser humano es desde la práctica del amor!!! Y del amor en todas sus variantes posibles…amor al trabajo, al prójimo, a la familia, a la pareja, a los animales, al planeta, a todo!!! Cuando nuestras acciones parten de allí, aquel cúmulo de conocimientos filosóficos, psicológicos y hasta científicos que nos devoramos en los libros buscando estar mejor  preparados para vivir, se vuelven completamente innecesarios porque la intuición del ser humano comienza a funcionar a la perfección sólo siguiendo el camino de la emoción sincera desplegada hacia todo cuanto hacemos. He aquí donde aparecen nuestras verdaderas estelas.

Las estelas son los verdaderos legados que podemos dejarle a los demás, las verdaderas huellas que dejamos en nuestro andar por la vida y que hacen que ellos nos recuerden con afecto, admiración, cariño y verdadero amor. Nada tienen que ver estas estelas con herencias tangibles que dejemos, con bienes materiales o con seguridades que trabajemos para dejar “amparados” a nuestros hijos y descendientes. Las estelas son las enseñanzas más puras y sencillas, pero muy profundas que podemos otorgar a nuestros semejantes a través de una palabra, de un comportamiento o de un simple gesto que vaya cargado al máximo energéticamente como para que se quede fijado en el inconsciente de aquella otra persona y le mueva el alma entera hacia la felicidad. Cuando actuamos así, generamos automáticamente que el ser que recibe nuestra estela sea feliz aunque sea por un instante, y además le dejamos una lección implícita en aquella estela incitándolo a ser una mejor persona y un mejor ser humano.

Cuando imprimimos a cualquier acción un verdadero sentido de querer hacer el bien común, llegamos a influenciar el pensamiento de seres que ni siquiera conocemos, por lo que muchas veces ni siquiera somos conscientes de cuántas y cuales estelas podemos dejar en el mundo; y de eso se trata, de hacer el bien sin esperar nada a cambio, de hacerlo porque lo sentimos verdaderamente y de hacerlo conociendo nuestros límites y medidas para no ocasionar en nosotros mismos altos niveles de sacrificios que nos lleven al sufrimiento.

Dejar estelas es dejar huellas!!! Huellas sanas, llenas de verdadero amor que inspiren a otros a seguir en la búsqueda de su camino. Hay grandes personalidades en el mundo que han dejado estelas maravillosas para muchos: grandes gobernantes, grandes filósofos, grandes artistas, y hasta grandes personalidades del cine y la canción; cuyas vidas han significado ejemplo para muchos, en primera instancia por ser públicas, y en segundo lugar por servir de inspiración a quienes les siguen por tener actos de amor muy auténticos con el resto de la gente, o por brindar amor a través de lo que hacen. Sin embargo, no hay que ser famoso ni tener una vida pública para generar estelas auténticas. Basta con regalarle a un hijo o a un buen amigo una sola palabra que lo levante si está caído o que lo haga sentir mejor así este muy bien, para marcar la vida de aquel ser en forma positiva para siempre.

Las marcas que dejamos en otras personas impulsándoles a crecer, a seguir viviendo, a aumentar su visión de la vida, a encontrar su verdadera conciencia!!!! Esas son las estelas!!! Y lo más curioso de todo es que el universo tiene unos caminos muy misteriosos y perfectamente sabios como para hacer llegar nuestras estelas a los seres que menos imaginamos; y de igual forma, algunas veces nosotros recibimos estelas en la forma más inverosímil de gente que ni siquiera sabemos de dónde salió. Por eso, porque no alcanzamos a ver con nuestra corta visión la grandeza de la sincronía universal, debemos actuar siempre desde el bien y desde el amor, de una forma natural y sincera, sin sentarnos a pensar y a estudiar metódicamente cómo hago para dejar estelas, sino deseando desde el alma que todo cuanto hago le sirva a alguien para algo bueno.

Las estelas solo se dejan cuando abandonamos nuestro ser a la confianza de que todo estará bien para mí porque sólo procuro que otros también estén bien a partir de lo poco o mucho que puedo brindarles. Aprender a detectar cuando puedo dar y cuando no, lo dice sólo la felicidad que siento cuando estoy en paz conmigo porque sé que hice lo que correspondía en un momento determinado. Alguien se dará cuenta de eso, y entonces allí estaremos dejando una estela.

Feliz día para todos y que aprendan a reconocer y a dejar estelas a lo largo de su seguro y grandioso caminar por este hermoso mundo!!
Elizabeth Craswford Pritt. Editora Estrella

Una Artista, creativa, escritora, fiel creyente del poder de la palabra y apasionada de la búsqueda de la conciencia humana. Docente por más de 25 años en Venezuela, y como ella misma diría ”Mamá de mis propias hijas y de todos los ajenos que la vida me regala a diario”

Copyright © 2012 Elizabeth Craswford Pritt & Camino a la Grandeza.  Todos los Derechos reservados.

Editado desde un Blackberry®

Anuncios

CHM Hoy: Deslumbramiento: disfraz del éxito.

Las exigencias del mundo actual nos hacen vivir en una eterna competencia con nuestros semejantes por lograr cosas. Coleccionar títulos, cargos y reconocimientos es una tarea que consideramos diaria para no pasar desapercibidos en una sociedad galopante que avanza a pasos agigantados. Sólo una alternativa tenemos: correr al paso que va la sociedad o pasaremos a formar parte de los tantos insatisfechos que hay caminando en las calles de nuestras ciudades. Sin embargo, yo particularmente pienso que los logros que realmente otorgan felicidad son los logros del espíritu, y esos son pocos reconocidos en diplomas o credenciales que otorgan los títulos profesionales. No quiero restarle importancia tampoco al valor que tienen esos logros tangibles: con ellos la gente eleva su autoestima, escala posiciones en su gremio y sobre todo demuestra y usa sus capacidades personales para sí mismo y para el resto de la gente. La fórmula más conveniente sería que los logros del espíritu fueran de la mano con los logros tangibles reconocidos en la sociedad y viceversa. Así se estaría formando un ser humano integral que sin ir apartado del proceso social que lo envuelve, también cultive su esencia y avance internamente hacia la autorrealización.

El problema viene cuando hay un desequilibrio interno en el ser y por no tener satisfecha su vida personal, sus sentimientos y sus emociones, entonces busca en logros externos a sí mismo  su estabilidad y aún más de su felicidad. La vida entonces nos marcará “error”. Aquí encontramos no sólo el peligro de la inconformidad contenida en ese “error”, sino la posibilidad de un deslumbramiento ante una aparente fructífera idea de probable avance social. Como hay tanta incomodidad con nuestra vida interior fantaseamos a diario con alcanzar posiciones elevadas de reconocimiento y fama en el medio donde nos desenvolvemos, creyendo erróneamente que si los alcanzamos seremos seres realizados y felices. Esas fantasías son más y más frecuentes cada vez y llega el momento en que estamos desfasados totalmente de nuestras posibilidades reales de avance, y en los casos más patéticos nos convertimos en mitómanos de oficio que creemos firmemente en éxitos sociales que jamás llegaran. Y jamás llegaran por una sola causa…el éxito se alcanza cuando en realidad no lo necesitas para vivir sino para ayudar a vivir a los demás.

Lo peor de todo esto es que invertimos gran cantidad de tiempo y energía en iniciar nuevos proyectos prácticamente a diario y luego, cuando nos damos cuenta que no tenemos bases firmes ni certeras para ejecutarlos…entonces…inventamos otro nuevo proyecto!!! Más irreal y menos alcanzable que el anterior. Bajo frases como… “aquí si voy con todo”, “esto si será un éxito” o “ahora sí es verdad que nadie me para”, establecemos planes llenos de euforia que nunca llegan a concretarse…y saben por qué???? Porque jamás ha existido un proceso desde el inicio de la idea hasta su total ejecución. Se cree que todo es fácil, nos hacemos presas de un lastimoso y volátil entusiasmo y lo último que manejamos es el trabajo constante, la disciplina y la lucha que indiscutiblemente se debe librar para demostrar que somos los mejores y los merecedores del gran éxito que deseamos conquistar.

Los planes y las metas deben estar todos girando alrededor del mismo interés o la inversión de energía será un total desperdicio. Hoy no podemos desear ser exitosos abogados y mañana pensar que abrir el mejor taller mecánico de la ciudad me hará alcanzar el éxito que tanto anhelo. La gente exitosa va trabajando poco a poco su idea, luego estudia y consigue los requerimientos necesarios para tratar de ejecutarla, luego pule y afila su ingenio pasando por todas las posiciones anteriores al estrellato y finalmente, un buen día cuando menos lo espera, el éxito premia su tesón y su buena voluntad y hace su estelar aparición. Pero andar de fantasía en fantasía y no hacernos conscientes de nuestras limitaciones y capacidades, solo nos hará deslumbrarnos ante cosas imposibles de alcanzar para nosotros. Luego de una larga colección de deslumbramientos tendrán lugar dos situaciones muy lamentables: la primera, nuestra sensación de frustración personal será insostenible y la segunda, perderemos total credibilidad ante quienes nos rodean alejando más las posibilidades de un éxito real porque nadie querrá acompañarnos en cualquier otra nueva empresa que deseemos iniciar.

Por todo lo anterior, resulta tan necesario e importante que soñemos impulsando nuestros deseos más anhelados, pero que la fantasía no nos envuelva ante irrealidades lejanas a nosotros. Igualmente resulta lo más necesario de todo que usted esté claro y enfocado en qué es lo que verdaderamente desea conquistar y que establezca pasos y procesos para lograr aquella meta. La estabilidad interior y la claridad y el equilibrio mental lo acercarán más al éxito, pero la total perdida de su brújula personal señalando a todas partes y al mismo tiempo a ninguna, no le proporcionará éxito ninguno jamás.

No se deslumbre, trabaje por su éxito!!! Y una cosa más, tenga mucho cuidado con quienes vengan a ofrecerle éxito gratis, porque eso no es más que un disfraz de éxito donde el único que saldrá perjudicado seguramente será usted.

Comience hoy cualquier proyecto sin deslumbrarse, con calma y seguridad y le auguro un gran éxito muy pronto!!! Feliz y exitoso día para todos!!!
Elizabeth Craswford Pritt. Editora Estrella

Una Artista, creativa, escritora, fiel creyente del poder de la palabra y apasionada de la búsqueda de la conciencia humana. Docente por más de 25 años en Venezuela, y como ella misma diría ”Mamá de mis propias hijas y de todos los ajenos que la vida me regala a diario”

Copyright © 2012 Elizabeth Craswford Pritt & Camino a la Grandeza.  Todos los Derechos reservados.

Editado desde un Blackberry®

CHM Hoy: Amores de Paso

Nada hay más efervescente y excitante que una relación amorosa. Los seres humanos, ansiosos de compañía siempre, buscamos durante largos períodos de la vida, a un alguien que nos complemente y nos haga ver una luz distinta, que aparentemente es el éxtasis total de la existencia. Sin embargo, la gran mayoría de nosotros experimentamos un vacio muy extraño cuando pasan los primeros días de convivencia o relación y se acaba la magia. Más fue la emoción en la búsqueda que en el encuentro de aquella pareja. La razón? Nuestra eterna búsqueda de realización siempre está proyectada hacia afuera, hacia otros y nuestro encuentro con nosotros mismos se ve cada vez más turbado por compromisos y por un sinfín de esquemas preestablecidos, dentro de los cuales a la pareja se le situado en un lugar de honor. Y sin el más mínimo interés de convencer a los eternos enamorados de que se alejen de su placer, hoy sólo quiero que entiendan y sobre todo que se atrevan a experimentar, que los amores son de paso y que el cultivo de la existencia queda.

Cultivar nuestro espíritu, nuestros gustos, nuestras preferencias, nuestras afinidades, nuestros aciertos… Enmarcarnos en llevar a la excelencia lo que hacemos bien, afinar nuestros canales perceptivos, ordenar nuestras ideas y pensamientos ante tal o cual situación o premisa debe convertirse en el principio de vida de cada ser humano en forma INDIVIDUAL… Supongo que luego de que nuestra inteligencia ha sido ensayada y ejercitada muchas veces en el convivir diario con nosotros mismos, entonces podremos pensar en un compartir EXITOSO  con alguna pareja. Pero aquello de ir a descubrirnos juntos, es un mito que creo que ha dado más fracasos que logros.

Quiero aclarar que no se trata de no tener pareja hasta que seamos maduros o estemos entrados en años, NO!!! , se trata de tenerla guardando muy bien las distancias físicas y emocionales para que nadie se sienta invadido y mucho menos frenado en su crecimiento como ser. Tener pareja hasta limita de alguna forma la posibilidad de conocer más gente y  automáticamente entonces, limita la posibilidad de conocer muchas más variadas y novedosas visiones de la vida. Si hablamos de matrimonio y de vivir juntos, eso son palabras mayores y las opciones son dos: o la pareja tiene un nivel de desarrollo personal muy elevado que le permite convivir en el mismo espacio respetándose sus diferentes procesos evolutivos espirituales e intelectuales, o ambos deben estar muy dispuestos a que todo crecimiento espiritual, intelectual y hasta material se vea frenado por la presencia a destiempo de una pareja en su vida. En el último caso, inevitablemente se termina en ruptura!

El asunto es queridos amigos, que compartir nuestra vida con alguien en forma metódica puede ser un arma de doble filo para la evolución de nuestro propio ser. Podemos volvernos ciegos ante las novedades, incoherentes con las acciones y en muchos casos hasta podemos perder personalidad y dejarnos influenciar en nuestros pensamientos en nombre de aquel supuesto amor.  Hay otros casos en que los amores de pareja impulsan y le dan un vuelco total a la energía de vida de los dos miembros de aquel amor y todo se convierte en avance, progreso y evolución. Pero lamentablemente estos son los casos mínimos.  Y si, durante el tiempo que duró la relación todo “fue bello”, es innegable que al momento de una ruptura amorosa la energía que nos envuelve es gris, desalentadora y triste y esto, siempre, siempre retrasa nuestro proceso de avance personal.

Los amores son hermosos; deliciosas aventuras que contribuyen también a hacernos más sabios, pero hay que tener sumo cuidado del tiempo invertido en estas experiencias, y sobre todo de cuánto tiempo le quitamos a nuestro crecimiento como ser único para entregarlo a ese placer mágico de ser pareja… No vaya a ser que las cuentas no cuadren y nos demos cuenta al final… Que los amores fueron de paso y que nuestra vida que era más importante, ni siquiera nos dimos cuenta si vino a visitarnos!
Elizabeth Craswford Pritt. Editora Estrella

Una Artista, creativa, escritora, fiel creyente del poder de la palabra y apasionada de la búsqueda de la conciencia humana. Docente por más de 25 años en Venezuela, y como ella misma diría ”Mamá de mis propias hijas y de todos los ajenos que la vida me regala a diario”

Copyright © 2012 Elizabeth Craswford Pritt & Camino a la Grandeza.  Todos los Derechos reservados.

Editado desde un Blackberry®

CHM Hoy: Logros y Reconocimientos

El camino de la evolución espiritual también representa ciertos peligros. Ir en la búsqueda constante de una mentalidad superior y de un nivel elevado de conciencia nos hace transitar por algunos intrincados laberintos que algunos han coincidido en llamar “pruebas” y que yo en uno de mis libros he llamado “esquinas peligrosas”. El asunto es que es todo un arte también avanzar en la búsqueda de la energía espiritual y como cualquier otra meta del mundo terrenal, también es una carrera que inspira trabajo, esfuerzo, disciplina y mucha constancia. Sin embargo, yo en lo personal creo que el valor más importante que se requiere para avanzar espiritualmente es la humildad.

Es innegable que a medida que preparamos nuestra mente y nuestro espíritu y lo enriquecemos a diario con rituales que hacemos hábitos como la lectura, la meditación, la sana comida, las distintas formas de terapia conocidas y la práctica consecuente y constante de alguna filosofía o religión, comenzamos a sentirnos “superiores” a las situaciones y escenarios que nos rodean, y muy rápidamente superiores a nuestros semejantes. Eso no está mal, porque las diferencias entre los seres humanos son válidas y aún más, son necesarias. De lo contrario no existirían los líderes. Pero lo interesante de esto es que esa superioridad a la que estamos accediendo debe servir para catapultarnos aun más adelante, y no para paralizarnos en un estatus siendo presas del ego por parte de nosotros mismos y del adulamiento por parte de otros. Es aquí, justo aquí, donde se quedan muchos; donde se pierden potenciales líderes y donde se frena total y abruptamente una posible conciencia para el planeta. Por eso son tan pocos los que llegan al final. Por eso son tan pocos los sabios y reconocidos maestros con los que ha contado el planeta a lo largo de toda su historia.

Sin embargo, como seres de amor si es cierto que necesitamos un refuerzo constante hacia nuestras acciones positivas y hacia nuestros comportamientos asertivos, porque por la ley de la atracción o por la psicología, que nuestros semejantes aplaudan nuestras conquistas es el mayor incentivo para seguir alcanzando más y más metas. Es aquí donde se presenta la disyuntiva más fuerte de porqué avanzo???? Para lograr una conciencia personal que contribuya a enriquecer espiritualmente el planeta??? O para ser reconocido por mis semejantes porque así mi proceso de evolución personal se hace cada vez más perfecto???

Justa medida queridos amigos!!!! Esa sería mi respuesta. El logro personal es muy importante. Estar en paz conmigo, saber que voy en una búsqueda franca de mi mismo para servir de impulso a otros, conseguir ver cada vez más claro y dejar algún aporte al maravilloso engranaje universal es definitivamente una sensación magnánima. Pero somos seres sociales, y entonces un aplauso, el éxito, y el reconocimiento público de nuestros colegas, amigos y familiares por un gran acierto que tengamos, también es indudable que nos llena de regocijo. Cuando eso sucede es porque lo merecemos, entonces de ser reconocidos no tenemos porque sentirnos culpables. Aceptar con humildad un reconocimiento es comprometernos a ser mejores cada día para ayudar al resto, no para que el resto nos adule.” El logro es esa hermosa contentura con nuestro propio yo cuando sabemos que lo hicimos bien; el reconocimiento es el agradecimiento de otros por el legado” para citarme a mí misma. Y ambos son necesarios e importantes en la vida de cualquier ser. Siempre, siempre debemos apuntar primero al logro que es intangible y personal, luego llegará sólo el reconocimiento, que es tangible y público. Nunca apuntemos en busca del reconocimiento sin pasar por el logro porque iremos directo al fracaso. Y asegurémonos que cuando llegue el reconocimiento la humildad sea nuestra primera y más fiel compañera. Solo esto nos garantizará seguir avanzando.

Una cosa más… ser reconocido nos llena más de responsabilidades ante el resto. Un dirigente debe tener más responsabilidades que privilegios. Así que para ser reconocido se necesita también una preparación que solamente la dan los logros.

Justa medida reitero!!! Un perfecto equilibrio entre lo que somos y lo que aparentamos ser nos dará una conciencia más clara y más pura y la forma perfecta de vivir en paz.

A todos, que siempre estén llenos de logros, y alguna vez de reconocimientos!!!!

Elizabeth Craswford Pritt. Editora Estrella

Una Artista, creativa, escritora, fiel creyente del poder de la palabra y apasionada de la búsqueda de la conciencia humana. Docente por más de 25 años en Venezuela, y como ella misma diría ”Mamá de mis propias hijas y de todos los ajenos que la vida me regala a diario”

Copyright © 2012 Elizabeth Craswford Pritt & Camino a la Grandeza.  Todos los Derechos reservados.

Editado desde un Blackberry®

Luis Padrón: Reconstruyéndonos (Rascacielos)

Siempre nos debemos fijar en vivir como en una construcción, en el tiempo que tarda en terminarla, como una torre de babel que nunca terminara y cuando culmina simplemente comenzaremos de nuevo, si se cae debemos recomenzar y así todas las acciones que tomemos irán escalando piso a piso hasta llegar a la cima de los sueños.

Hoy el es momento de recomenzar mi construcción, me he dado cuenta que el tomar decisiones a la ligera siempre trae problemas y hoy con los planos extraviados he decidido reconstruir este rascacielos llamado vida.

Muchas han sido las caídas que en esa construcción he tenido, los desengaños e incluso las llamadas de atención cuando la humildad se ha ocultado. Pero hoy más que nunca he decidido ser feliz, porque esa es una elección, no importa lo que en el camino halla pasado sin la felicidad nunca podremos ponernos las curitas a tiempo para curar las secuelas de la caída, siempre nosotros decidiremos el plazo que la herida sanara, solo se trata de nuestra mente, de decidir no repetir los errores y de aceptar lo perfecto que somos de una manera imperfecta.

Siempre pensando en el futuro en el final de la obra pero trabajando en el ahora para que eso sea como piensas que será, siendo siempre lo más positivo posible y teniendo fe te guiaran a alcanzar esos logros que siempre has querido.

Escalón por escalón esforzándote cada día más, recordando los frutos y la belleza que está a nuestro alrededor, siempre cuando esperes que algo suceda en tu vida, pídelo y lucha, confía en que la vida y Dios te ayudaran a realizarlo para ti. Nunca dudes. Aunque se demore una fase, ella tarde o temprano terminara. Recuerda que cada paso y cada acción es un ciclo y siempre el girara hasta terminar.

Cada uno de esos ciclos de la vida son verdaderamente hermosos. Estan llenos de momentos maravillosos junto a nuestros seres queridos. Nos dan la oportunidad de conocer lugares increíbles. Posee color y poesía donde quiera que miremos o escuchemos. Aún en medio de la oscuridad más profunda estará la belleza.

Es posible contemplar la hermosura del resplandor de un nuevo amanecer. El amanecer de otra oportunidad, el comienzo de un nuevo reto, de una nueva experiencia y de un continuar del camino.

Cada día más tenemos que aprender a reírnos de los problemas, a que todo tiene solución en la vida. Algunas cosas se resuelven antes, otras después, pero todas son pasajeras. Limitémonos a pensar en lo que harás después que la tormenta haya pasado. Lo bien que la vas a pasar al festejar el triunfo.

Comienzar de nuevo, no es producto de un fracaso sino el resultado de un razonamiento de amor por la vida. Es el resultado de un análisis exitoso. Es poner a andar la confianza en la sabiduría que nos dio la experiencia.

Quien se anima a empezar otra vez es un valiente que al final del camino estará satisfecho con su vida. Habrá hecho de ella una aventura maravillosa. Un cofre del que podrá sacar preciosas joyas para regalar a sus descendientes a la hora de instruir. Y cuando ya no esté, su recuerdo ocupará un lugar privilegiado entre los suyos.

Volver a empezar es permitir que los que nos siguen entiendan que en la vida todo se trata de vivir. Que la vida nos brinda siempre nuevas oportunidades, ya sea para reparar errores, borrar cosas desagradables, o simplemente crear nuevas posibilidades.

La vida siempre nos da la ocasión de dibujar nuestros planos y comenzar a construirnos. SOLO DEBEMOS ANIMARNOS a hacerlo!

Luis Padrón. Director General-Editor EjecutivoEstudiante de Mercadeo, Comunicador (Ancla de programas de TV [Mundo de Sueños], actor de teatro y televisión) colaborador en la creación de la imagen institucional de Ricky Martin Foundation, Ecologista, Dharma, Semi Vegano y practicante de Yoga desde hace 4 años. Cuando creo esta web su intención era una manera de instruirse e instruir de manera reciproca, mostrando herramientas para el crecimiento recopiladas y escritas incluso por el mismo, Hoy día luego de 3 años de Camino y de la creación del GrupoCHM creado por él, ha conseguido reconocimientos internacionales 3 de ellos por sus artículos (Artículos producido por Ricky Martin Foundation [2010-2011], Libertad y Siempre nos Quedara París [2011]) y uno por Peta como certificado de colaborador. [2010])

Copyright © 2012 Luis Padrón & Ediciones Ediciones Urano.  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.

CHM Hoy: Sueños Menores de Edad

Hace poco, un gran maestro hizo popular una frase que parece trillada pero que no lo es…”mientras estemos vivos, cualquier milagro puede suceder”….y yo le creo. Sobre todo si consideramos que el primer milagro que debemos agradecer es estar vivos….pero entender que estar vivos tiene una mágica y sustancial razón, no resulta tan fácil para todos. Son muchos los que no internalizan el verdadero sentido de sus vidas y entonces viven para llevar a cabo las acciones básicas de supervivencia: trabajar, comer, dormir…. Y permítanme decirles queridos amigos que eso…no es vivir!!!!!  Estoy muy segura que cuando mi admirado maestro se refirió a que todo milagro era posible si estábamos “vivos”, se refirió a una acepción superior del término “vida” que se le aleja totalmente de la vida natural y se acerca a la vida consciente y espiritual. Para que se den los milagros hay que estar vivos del alma, no solamente del cuerpo, porque todos lo estamos y no en todos nosotros se operan milagros. O si??? Los milagros se dan en quienes están vivos desde su centro, en quienes han sabido reconocer su misión de vida, en quienes saben conscientemente canalizar su inteligencia y en quienes orientan su energía y su amor hacia la consecución de sus sueños en beneficio propio y de sus semejantes. Pero no se darán los milagros en quienes ni siquiera sepan quienes son…

Es aquí donde yo le puse edad a los sueños….los sueños de gente consciente, que los decreta y los ordena con su pensamiento, que los hace obra con la palabra y que los visualiza y se visualiza en ellos, son sueños mayores de edad con identificación propia, con bases firmes, con una mínima posibilidad de falla para hacerse reales…..siempre se cumplirán porque sus dueños han trabajado dura y conscientemente para verlos. Por el contrario, los sueños de gente incongruente, alejada del cultivo del espíritu, perdido en un deambular de vida sin trasfondo y sin filosofía, son los sueños que yo llamo menores de edad….sueños infantiles, inconsistentes, sin bases, de esos que lamentablemente jamás veremos hacerse realidad. Esta diferencia radica fundamentalmente en los dueños de esos sueños, quienes son tan distintos que sería imposible compararles. Sin embargo, todos en nuestra juventud tuvimos sueños menores de edad, todos deseamos ser artistas de cine y aspiramos tener mansiones y autos lujosos (que son sueños normales en el periodo adolescente), pero el peligro está en seguir aspirando a cumplir sueños que se escapan totalmente a nuestra realidad o aún peor, en no hacer nada por acercarnos a esa realidad donde está nuestro sueño cuando ya vamos avanzando en edad…..Hay que ir a buscarlo!!!! Definitivamente hay que ir al fin del mundo si allí está el sueño, pero hay que hacerlo en una forma congruente alineando nuestro pensamiento, nuestro sentimiento y nuestra acción!!!!  Si eso no es así, nuestros sueños siempre serán menores de edad y nunca, nunca crecerán….. Como todo….no sólo se trata de soñar sino de saber hacerlo.

Entonces, retomando la idea original que inspiró este artículo…. Vivir no es respirar…soñar no es fantasear….. Muchos son los que repiten alguna filosofía de vida…pero muy pocos los que la entienden y la internalizan como para aplicarla!!! Igual sucede con los sueños…. Todos soñamos!!!! Pero hay sueños menores de edad a los que les falta mucha idea y sustento para ser verdad…. Hay otros ya grandes, adultos, bien fundamentados que se harán realidad pronto porque la filosofía que los sustenta es equilibrada en el mismo centro del soñador.

Esta es la razón por la que algunos sueños se alcanzan y otros no…casi nunca conseguir un sueño es producto del azar; muy por el contrario, alcanzar un sueño es producto de la practica constante en la búsqueda del éxito, del trabajo diario y constante por pulirnos a nosotros mismos y de llevar una competencia sana pero muy precisa con la vida. La orden para hacer realidad un sueño es ganarle a la vida,  y una velocidad constante de entusiasmo y de acción resulta un secreto mágico para convertir algo soñado en realidad.

Por eso, “mientras estemos vivos, cualquier milagro es posible”….pero la vida no es transitar por ella, es hacernos conscientes de cada mínimo movimiento de nuestro cuerpo hasta cada orden que emitimos con el pensamiento. Todo, nuestra forma de conducirnos, de obrar, de sentir y sobre todo de pensar determina si nuestros sueños llegaran algún día a ser mayores de edad o si, por el contario, se quedarán flotando en algún lugar siendo sueños menores de edad por siempre.

Elizabeth Craswford Pritt. Editora Estrella

Una Artista, creativa, escritora, fiel creyente del poder de la palabra y apasionada de la búsqueda de la conciencia humana. Docente por más de 25 años en Venezuela, y como ella misma diría ”Mamá de mis propias hijas y de todos los ajenos que la vida me regala a diario”.

Copyright © 2012 Elizabeth Craswford Pritt & Camino a la Grandeza.  Todos los Derechos reservados.

CHM Hoy: Segunda Vista

Día a día  amanecía mi vida en forma sistemática y ordenada…Tanta perfección aburría hasta en las relaciones con mis seres más queridos. Todo lo socialmente anhelado parecía haberlo conquistado y la facilidad con que fluía toda mi vida exterior era hasta frívola. Tenía todo lo que quería… Más no era todo lo que deseaba.

Un evento extraño, un cualquiera ocurrido afuera puede detonarnos a empezar a ver distinto. Una muerte en mi caso. Pero en el caso de ustedes puede ser cualquier cosa por simple que les parezca. Primero se siente una sensación de desdoblamiento, como si nos apartáramos de nuestro propio cuerpo y empezáramos a vernos a nosotros mismos desde lejos. Luego, todos hablan y a nadie escuchamos Sólo oímos una lluvia enmarañada de voces que se entrecruzan sin entender qué dicen. Es como si estamos absortos o aislados en una burbuja dentro de nuestro propio mundo. Lo que sigue es lo mejor… Quedarnos solos más y más veces “por coincidencias” que no son tales, como para tener la oportunidad de conversar más a diario con nuestra conciencia y hacerla entrar en confianza para que termine de salir porque apenas se está empezando a asomar… Luego el despliegue, la perdida de los miedos, las novedades, la ruptura total de las rutinas, los cambios de imagen, de espacio, de hábitos y muy determinantemente los cambios en las relaciones… Nos volvemos más selectos, mucho más selectos para establecer relaciones con el resto de nuestros semejantes!!!!

Lo que les acabo de contar es el proceso de apertura espiritual que protagonice hace más de diez años, y al que agradezco la nueva visión que tengo ahora de mi vida y de la de ustedes. Cuando nos despertamos a la conciencia, aflora una nueva forma de ver todo que muchos autores coincidimos en llamar “segunda vista” y que tiene que ver con la percepción diferentísima que se tiene de los hechos y de las acciones propias y ajenas. Ya todo tiene un sentido distinto y diferente que se esconde a través del más aparente. Entonces nos volvemos más sabios, y empezamos a apreciar detalles que antes eran imperceptibles y que al no verlos la vida tenía el tilde lineal y aburrido del que les hable al principio.

Cuando nos abrimos a la segunda vista, experimentamos una transformación interna que empieza a llenar aquel “algo” que nos hacía falta en nuestra incompleta vida anterior y automáticamente somos dueños de un regocijo apacible, de una certeza y una tranquilidad ante los hechos y de un fluir sin resistencias que nos otorga una conexión universal perfecta con todo cuanto está dispuesto para nosotros y no lo sabíamos. Cuando nos abrimos a la segunda vista, entendemos causas y consecuencias de todo, aceptamos los sucesos sin oponernos y entendemos los cambios radicales como oportunidades y no como tragedias. Cuando nos abrimos a la segunda vista, el diario vivir y sus avatares pasa a un segundo plano, adquiriendo más importancia las experiencias que nos produzcan placer espiritual… Cuando nos abrimos a la segunda vista la inversión de energía de nuestro ser va concentrada en el cultivo de nuestra nueva amiga, la conciencia, y el mundo terrenal pierde un poco su protagonismo y su seriedad.

Lo más interesante de comenzar a ver diferente es que a partir de aquí empieza un nuevo proceso de entendimiento y aceptación del mundo en general y el ser humano se hace más versátil, más sensible, más creativo, más artista de sí mismo… Y entonces es posible que comience un proceso de avance espiritual y material que vayan a la par. La mayor conquista de alcanzar la segunda vista es precisamente esa… Establecer un equilibrio entre progreso y éxito tanto en el campo espiritual como en el campo material, porque se empieza a utilizar la emoción, el sentimiento y el pensamiento como el arma más poderosa para generar los cambios más trascendentales de la existencia humana.

Complejo verdad??? Pero se alcanza, y la sensación de paz es extraordinaria cuando un día cualquiera empezamos a ver distinto y al mismo tiempo empezamos a sentir que también somos distintos!!!! Mis mayores deseos porque algún día empiecen a ver con la segunda vista!!!

Elizabeth Craswford Pritt. Editora Estrella

Una Artista, creativa, escritora, fiel creyente del poder de la palabra y apasionada de la búsqueda de la conciencia humana. Docente por más de 25 años en Venezuela, y como ella misma diría ”Mamá de mis propias hijas y de todos los ajenos que la vida me regala a diario”.

Copyright ©2012 Elizabeth Craswford Pritt & Camino a la Grandeza.  Todos los Derechos reservados.