• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.433 seguidores

  • Archivos

CHM Hoy: Logros y Reconocimientos

El camino de la evolución espiritual también representa ciertos peligros. Ir en la búsqueda constante de una mentalidad superior y de un nivel elevado de conciencia nos hace transitar por algunos intrincados laberintos que algunos han coincidido en llamar “pruebas” y que yo en uno de mis libros he llamado “esquinas peligrosas”. El asunto es que es todo un arte también avanzar en la búsqueda de la energía espiritual y como cualquier otra meta del mundo terrenal, también es una carrera que inspira trabajo, esfuerzo, disciplina y mucha constancia. Sin embargo, yo en lo personal creo que el valor más importante que se requiere para avanzar espiritualmente es la humildad.

Es innegable que a medida que preparamos nuestra mente y nuestro espíritu y lo enriquecemos a diario con rituales que hacemos hábitos como la lectura, la meditación, la sana comida, las distintas formas de terapia conocidas y la práctica consecuente y constante de alguna filosofía o religión, comenzamos a sentirnos “superiores” a las situaciones y escenarios que nos rodean, y muy rápidamente superiores a nuestros semejantes. Eso no está mal, porque las diferencias entre los seres humanos son válidas y aún más, son necesarias. De lo contrario no existirían los líderes. Pero lo interesante de esto es que esa superioridad a la que estamos accediendo debe servir para catapultarnos aun más adelante, y no para paralizarnos en un estatus siendo presas del ego por parte de nosotros mismos y del adulamiento por parte de otros. Es aquí, justo aquí, donde se quedan muchos; donde se pierden potenciales líderes y donde se frena total y abruptamente una posible conciencia para el planeta. Por eso son tan pocos los que llegan al final. Por eso son tan pocos los sabios y reconocidos maestros con los que ha contado el planeta a lo largo de toda su historia.

Sin embargo, como seres de amor si es cierto que necesitamos un refuerzo constante hacia nuestras acciones positivas y hacia nuestros comportamientos asertivos, porque por la ley de la atracción o por la psicología, que nuestros semejantes aplaudan nuestras conquistas es el mayor incentivo para seguir alcanzando más y más metas. Es aquí donde se presenta la disyuntiva más fuerte de porqué avanzo???? Para lograr una conciencia personal que contribuya a enriquecer espiritualmente el planeta??? O para ser reconocido por mis semejantes porque así mi proceso de evolución personal se hace cada vez más perfecto???

Justa medida queridos amigos!!!! Esa sería mi respuesta. El logro personal es muy importante. Estar en paz conmigo, saber que voy en una búsqueda franca de mi mismo para servir de impulso a otros, conseguir ver cada vez más claro y dejar algún aporte al maravilloso engranaje universal es definitivamente una sensación magnánima. Pero somos seres sociales, y entonces un aplauso, el éxito, y el reconocimiento público de nuestros colegas, amigos y familiares por un gran acierto que tengamos, también es indudable que nos llena de regocijo. Cuando eso sucede es porque lo merecemos, entonces de ser reconocidos no tenemos porque sentirnos culpables. Aceptar con humildad un reconocimiento es comprometernos a ser mejores cada día para ayudar al resto, no para que el resto nos adule.” El logro es esa hermosa contentura con nuestro propio yo cuando sabemos que lo hicimos bien; el reconocimiento es el agradecimiento de otros por el legado” para citarme a mí misma. Y ambos son necesarios e importantes en la vida de cualquier ser. Siempre, siempre debemos apuntar primero al logro que es intangible y personal, luego llegará sólo el reconocimiento, que es tangible y público. Nunca apuntemos en busca del reconocimiento sin pasar por el logro porque iremos directo al fracaso. Y asegurémonos que cuando llegue el reconocimiento la humildad sea nuestra primera y más fiel compañera. Solo esto nos garantizará seguir avanzando.

Una cosa más… ser reconocido nos llena más de responsabilidades ante el resto. Un dirigente debe tener más responsabilidades que privilegios. Así que para ser reconocido se necesita también una preparación que solamente la dan los logros.

Justa medida reitero!!! Un perfecto equilibrio entre lo que somos y lo que aparentamos ser nos dará una conciencia más clara y más pura y la forma perfecta de vivir en paz.

A todos, que siempre estén llenos de logros, y alguna vez de reconocimientos!!!!

Elizabeth Craswford Pritt. Editora Estrella

Una Artista, creativa, escritora, fiel creyente del poder de la palabra y apasionada de la búsqueda de la conciencia humana. Docente por más de 25 años en Venezuela, y como ella misma diría ”Mamá de mis propias hijas y de todos los ajenos que la vida me regala a diario”

Copyright © 2012 Elizabeth Craswford Pritt & Camino a la Grandeza.  Todos los Derechos reservados.

Editado desde un Blackberry®