• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.471 seguidores

  • Archivos

El Maestro Interior

Nuestra  naturaleza pura,  por  consiguiente,  tiene  un  aspecto  activo  que  es  nuestro  “Maestro  Interior”.  Desde el momento  mismo  de  nuestro obscurecimiento,  este  maestro  interior  no ha  cesado  de  trabajar  por  nosotros  sin  descanso,  sin  cesar  de  intentar  llevarnos  de  vuelta  al  resplandor  y  la espaciosidad  de nuestro  verdadero  ser. Ha  estado trabajando  sin  cesar  por  nuestra  evolución,  no  sólo  en  esta  vida, sino  también  en  todas  nuestras  vidas  anteriores,  utilizando  toda clase  de  medios  hábiles  y  todo  tipo  de  situaciones  para  enseñarnos  y  despertarnos,  y  para  guiarnos  de  vuelta  a  la  verdad.

Cuando  hemos  rezado  por  la  verdad  y  aspirado  a  ella  y  la hemos   anhelado durante   mucho   tiempo,   durante  muchísimas vidas,  y  cuando  nuestro  karma  se  purifica  lo  suficiente,  ocurre una  especie  de  milagro.  Y  ese  milagro,  si  somos  capaces  de entenderlo  y  aprovecharlo,  puede  conducirnos  a  la  eliminación definitiva  de  la  ignorancia:  el  maestro  interior,  que  ha  estado siempre  con  nosotros,  se  manifiesta  en  forma  de  un  “maestro exterior” al   que  encontramos  en  la  vida  real  casi  como  por  arte de  magia.  Ese  encuentro  es  el  más  importante  que  puede  producirse  en  una  vida.

¿Quién  es  ese  maestro  exterior?  No  es  otro  que  la  encarnación,  la  voz  y  el  representante  de  nuestro  maestro  interior.  El maestro  o  la  maestra  cuya  forma  humana,  voz  humana  y  sabiduría  llegamos  a  amar  con  un  amor  más  profundo  que  cualquiera  que  podamos  experimentar  en  la  vida  no  es  sino  la  manifestación  externa  del  misterio  de  nuestra  propia  verdad  interior.

¿Qué  otra  cosa  podría  explicar  por  qué  nos  sentimos  tan  poderosamente  conectados  con  él  o  ella?

El  maestro  no  sólo  es  el  portavoz  directo  de  su  propio maestro  interior,  sino  también  el  portador,  canal  y  transmisor de  todas  las  bendiciones  de  todos  los  seres  iluminados.  Esto  es lo  que  confiere  a  nuestro  maestro  el  poder  extraordinario  de iluminarnos  la  mente  y  el  corazón.  El  maestro  es  nada  menos que  el  rostro  humano  de  lo  absoluto.

En el Tibet hay una hermosa oración compuesta por Jikmé  Lingpa y  para invocar la presencia del maestro en nuestro corazón.

Del  Loto floreciente de  la  devoción, álzate  en  el  centro  de  mi  corazón, oh  maestro  compasivo,  mi  único  refugio. Estoy acosado por acciones pasadas y emociones turbulentas…  para  protegerme  en  mi  desgracia,  quédate sobre  mi  coronilla  como  una  diadema,  el  mándala  de gran dicha, que  aviva  toda  mi  atención y  conciencia,  te  lo  ruego.

Anuncios