• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a 4.511 seguidores más

  • Archivos

Decálogo indispensable: De cómo tener amigos

Qué pregunta tan interesante… es más que una realidad que la amistad, desde que en los primeros años establecemos los primeros contactos con nuestros grupos de pares en el colegio, supone un gran desafío para las personas.

Nuestras debilidades…

Buenos y con grandes cualidades si, pero también “defectuosos” los seres humanos tenemos una tendencia general al egoísmo y el beneficio propio que, casi en el 100% de los casos, son los grandes responsables de la ruptura de las relaciones con nuestra red de amigos.

Como tener amigos no es un tema menor si lo analizamos profunda y exhaustivamente. Es bien cierto que, transcurrido el ciclo que comienza a los 8 años y finaliza con la culminación de los años de estudios, las amistades comienzan a ser para todos, selectas y reducidas pero… ¿por qué nos resulta tan complejo mantener la amistad?

La amistad y la seducción

Ciertamente éste es un tema que bien puede analizarse desde una perspectiva eminentemente seductora, no es baladí el hecho de tomar conciencia con la realidad; las relaciones interpersonales que se construyen en base a puntos en común, requieren de altas dosis de perseverancia para consolidarse e integrarse de forma no desechable en nuestro haber social.

Dentro de los grandes obstáculos a los que se enfrenta la amistad, destacamos la falta de confianza, la imposibilidad para asumir al otro diferente y la posesión inherente a los seres humanos.

Al igual que sucede con los hijos, es necesario saber que estamos ante personas distintas a nosotros, sus necesidades pueden no ser coincidentes y sin duda, las expectativas son grandes enemigos de los lazos afectivos.

Así pues… si buscamos tener amigos debemos hacer una autocrítica de nuestras debilidades, establecer las bases de la confianza necesarias para que ambas partes se sientan libres a la hora de compartir sus lazos y erradicar las expectativas de nuestro radio de acción.

Respeto, confianza y compromiso, más presentes que nunca

Respeto, confianza y compromiso, que se consolidan como el triángulo indispensable para lograr que la frase “cómo tener amigos” tenga una respuesta inmediata.

Asistimos a la eclosión de una sociedad 2.0… sociedades para las que la confianza es un acto de fe… pero que cuentan con grandes fortalezas ya que, todos asistimos al mismo acto de fe por lo que, en el ciclo social, las amistades serán sin duda, más sólidas y comprometidas.

Finalmente, es esencial tener presente que un amigo es un vínculo emocional, un cable a tierra cuando nos sentimos vulnerables, decaídos o sin salida… pero también es un a persona que necesita ser escuchada por lo que es necesario tomar conciencia que la amistad es un ejercicio de confianza desinteresado… al igual que las relaciones de pareja aunque… a excepción de los amigos con derecho… sin sexo.

Y por último… y no por ello menos importante; el decálogo indispensable para tener y mantener a los amigos

• Se empático
• Ofrece sonrisa
• Recuerda los nombres, fechas importantes etc.…
• Escucha activamente
• Acepta los errores
• Escapa de las críticas
• No hables únicamente de tus problemas
• Cuando algo sea importante es necesario estar ahí
• Es imposible tener siempre razón
• Y finalmente… es esencial tener presente que los ciclos de la vida se suceden para todos, hay que respetar los ritmos y necesidades de los amigos que no siempre coincidirán con los nuestros.

Los amigos son relaciones… hay que cultivarlas para que se mantengan bonitas y nos ayuden a transitar por la vida sintiéndonos más alejados del fantasma de la soledad… son uno de los elementos indispensables del “juego de la seducción de la vida”… cultivarlos es esencial….

Articulo Prestado de seduccionysuperacion.com

OSHO: La meditación es TOMAR CONCIENCIA

Y recuerda: cada situación debe transformarse en una oportunidad para la meditación. ¿Qué es la meditación? Ser consciente de lo que estás haciendo, ser consciente de lo que te está pasando.

Alguien te insulta: adquiere conciencia de qué te sucede cuando recibes el insulto. Medita acerca de ello; esto modifica toda la estructura de la situación. Cuando alguien te insulta, te concentras en la persona: “¿Por qué me insulta? ¿Quién se cree que es? ¿Cómo podría vengarme?” Si el otro es muy poderoso, te rindes, comienzas a mover ligeramente la cola. Si no es muy poderoso y lo ves débil, te abalanzas sobre él. Pero en todo esto te olvidas por completo de ti mismo. El otro se transforma en el foco de tu atención. Esto implica perder una oportunidad para la meditación. Cuando alguien te insulte, medita. Como dijo Gurdjieff: “Cuando mi padre estaba agonizando, yo tenía sólo nueve años. Me pidió que me acercara a su lecho y me murmuró al oído: -`Hijo, no te dejo mucho, al menos no en cosas terrenales. Pero tengo algo para contarte, algo que a mí me dijo mi padre en su lecho de muerte. Me ha ayudado muchísimo; siempre ha sido mi tesoro. Aún no estás muy maduro; tal vez no entiendas lo que digo, pero consérvalo, recuérdalo. Alguna vez crecerás y entonces podrás comprender. Ésta es la clave que abre las puertas de grandes tesoros.

Por supuesto que Gurdjieff no podía entenderlo en ese momento, pero fue esto lo que habría de modificar toda su vida. Y su padre dijo algo muy simple. Dijo: “Cuando alguien te insulte, hijo mío, dile que meditarás acerca de ello durante veinticuatro horas y después volverás para responderle.”

Gurdjieff no podía creer que esto fuera una clave tan importante. No podía creer que eso fuera algo tan valioso que debiera recordarlo. Y podemos ser indulgentes con un pequeño de nueve años. Pero, como eso fue algo dicho por su agonizante padre, que tanto lo había amado y que, apenas lo dijo, dio su último aliento, quedó grabado en él. No podía olvidarlo. Cada vez que se acordaba de su padre, recordaba su frase.

Sin comprenderla realmente, comenzó a practicarla. Si alguien lo insultaba, decía:

“Señor, tengo que meditar respecto de ello durante veinticuatro horas. Es lo que me ha dicho mi padre, que ya no está aquí. Y yo no puedo desobedecer a un anciano muerto. Me quería muchísimo, y yo lo quería muchísimo a él; ahora, no hay manera de desobedecerlo. Uno puede desobedecer a su padre mientras está vivo pero, cuando ha muerto, ¿cómo podría no hacerle caso? Así que, por favor, discúlpeme. Volveré en veinticuatro horas y le responderé.”

Decía: “Meditar durante veinticuatro horas me ha aportado las más claras visiones de mí mismo. A veces, he descubierto que el insulto era correcto, que eso es lo que soy. Entonces, buscaba a la persona y le decía: ‘Señor, gracias, tenía usted razón. No fue un insulto, sino sólo un comentario sobre algo real. Me llamó estúpido, y lo soy.’

O a veces me ha pasado que meditar durante veinticuatro horas me llevaba a darme cuenta de que se trataba de una absoluta mentira. Pero, cuando algo es mentira, ¿por qué ofenderse? Entonces, nunca iba a decirle a esa persona que había mentido. Una mentira es una mentira, ¿por qué molestarse por ella?”

La contemplación y la meditación, poco a poco, lo volvieron más atento a sus propias reacciones que a las de los demás.

Osho.

Copyright © 1993-2011 OSHO Foundation… Licencia de publicación a nombre de CHM (Camino a la Grandeza) Todos los Derechos reservados.