• Lo + Más Visto

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4.508 seguidores

  • Archivos

Salud: Auyama o Calabaza para recobrar la figura

Este fruto contiene muy pocas grasas e hidratos de carbono y colabora en las funciones de desintoxicación del organismo…

Hipocalórica o ligera (aporta entre 13 a 30 calorías cada 100 gramos, según la variedad), diurética, desintoxicante, reguladora de los niveles de los niveles de azúcar en sangre y además, muy económica, la auyama o calabaza es un aliado al momento de disminuir peso o mantener la figura. Y además, saludablemente, pues este fruto -de la familia de las cucurbitáceas como el pepino, el cabello de ángel y el calabacín- es rico en fibras que ayudan a combatir el estreñimiento y en alfa y beta betacaroteno, esenciales para la belleza de la piel, las mucosas, la salud de la visión, además de prevenir el cáncer por sus propiedades antioxidantes.

La bella auyama -usada también en la decoración de la fiesta estadounidense de Halloween y como recipiente para platos festivos- también contiene vitamina C, vitaminas del grupo B, ácido fólico y minerales como calcio, magnesio, fósforo y hierro. Muchas dietas la proponen como una hortaliza ligera que puede sustituir con éxito cereales y tubérculos con alto contenido en almidón, ya sea hervida, al vapor; como puré, complemento para tortillas, guisos.

Diurética y laxante
Contiene muy pocas grasas e hidratos de carbono (5,4 gr. cada 100 gr.). Su alto contenido en potasio (entre 140 y 360 mg), así como su pobreza en sodio, le confieren poder diurético, algo muy importante cuando la figura se altera por retención de líquidos. Las personas hipertensas también se beneficiarán de ella al incluirla en su dieta.

Es ligeramente laxante gracias a la fibra dietética que contiene, lo que también colabora en la restitución del peso ideal, pues al normalizarse las funciones de eliminación también se incrementa la velocidad de metabolización de grasas y otros productos de desecho. Su pulpa, rica en mucílagos, ejerce una acción emoliente (suavizante) y protectora de la mucosa del estómago, lo que la hace apropiada en quienes sufran de acidez estomacal, mala digestión, gastritis o úlcera.

En la base de datos de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, Medline Plus (http://www.nlm.nih.gov) se recomienda como alimento adecuado para dietas de adelgazamiento, de transplantados de hígado y en enfermos de diabetes tipo II.

De compras y en la cocina
En Venezuela se conocen principalmente dos variedades de auyama, la grande, de forma esférica, que presenta variaciones en el color de la pulpa y la dureza de la concha y la alargada, muy común en los Andes, conocida también como calabaza. Ambas son aptas para sopas, cremas, guisos, soufflés, tortillas, como complemento de granos o como “pan” ligero si solo se hierve -mejor hacerlo al vapor, pues como tiene un alto contenido de agua -màs del 90 por ciento.-, suele ablandarse demasiado.

También la auyama es base de preparaciones criollas como el quesillo o el ponche crema navideño, al que añade un bello color dorado. Los niños gustarán de este fruto si se hace un puré con ella luego de haberla sancochado, al que se le añaden huevos, harina de trigo y un toque de leche y azúcar; la mezcla se vierte con un cucharón en un sartén caliente -a la manera de crepes-, se cocina por unos minutos y se le agrega azúcar luego de enfriar.

La pulpa de la auyama rallada se puede consumir cruda en ensaladas o agregar en arroces y sopas cuando faltan pocos minutos para finalizar la cocción de los mismos. Si no está a régimen, puede freír bastoncitos de esta verdura, a la manera de las papas fritas, rehogarla o gratinarla. Rellena con arroz, guisos a base de vegetales, aves o mariscos y horneada, resulta deliciosa. Combinan bien con ella especias como comino o nuez moscada; la cocción realza su sabor dulce. Sus semillas, ricas en magnesio y zinc, se pueden consumir tostadas y sus flores, rellenas o rebozadas también son muy ricas. Si quiere preparar unos ñoquis más ligeros, sustituya la pulpa de papa por la de auyama.

La auyama puede durar varios meses fuera de la nevera -hasta seis- si no es cortada y conserva su rabo o pedúnculo. Una vez cocinada, se puede congelar y conservar durante unos 30 días.

Cuando la vaya a comprar, verifique que tenga la piel brillante, sin marcas y no sea excesivamente dura. Elija las que tienen un tamaño mediano, pues las más grandes pueden tener la carne más amarga.

Natalia Mendoza. Editora-Recopiladora
Periodista de nacimiento, Nutricionista de convicción y Socióloga de profesión, Nati es la fuerza creativa e innovadora de Camino a la grandeza. Recopiladora de la sección Salud y Belleza de CHM. Este Articulo Fue escrito por CARMEN ISABEL MARACARA  para la Revista Estampas (Venezuela) recopilado por nuestra Editora. Aclaramos que no es un Articulo escrito por Natalia Mendoza.

Este Articulo utiliza referencias webs de:

http://www.euroresidentes.com
http://www.telva.com
http://www.hagodieta.com
verduras.consumer.es

Copyright © 2012 .  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.

Natalia Mendoza. Editora.
Periodista de nacimiento, Nutricionista de convicción y Socióloga de profesión, Nati es la fuerza creativa e innovadora de Camino a la grandeza

Nutrición: cómo elegir opciones de comida saludable…

¿Por qué es importante comer saludable?

Cuando se combina con el ejercicio, una dieta saludable le puede ayudar a bajar de peso, a disminuir su nivel de colesterol y a mejorar el funcionamiento de su cuerpo diariamente.

La Pirámide Guía de Alimentos Departamento de Agricultura de los Estados Unidos de Norteamérica (USDA) divide los alimentos en seis grupos básicos; 1) granos 2) frutas 3) verduras 4) carnes y leguminosas 5) lácteos 6) grasas.

La USDA recomienda que la dieta diaria de un adulto incluya lo siguiente:

  • 3 onzas de granos integrales y 6 onzas de granos en total
  • 2 tazas de fruta
  • 2 1/2 tazas de vegetales
  • 3 tazas de lácteos sin grasa o con un bajo contenido en grasa

Las siguientes sugerencias son maneras de elegir opciones sanas de alimentos y de obtener las cantidades recomendadas de granos, frutas, verduras y lácteos.

Granos

Los panes integrales tienen bajo contenido graso; también tienen alto contenido de fibra y carbohidratos complejos, lo cual le ayuda a usted a sentirse lleno durante más tiempo y a prevenir que usted coma en exceso. Elija panes cuyo primer ingrediente diga ser “integral” después del grano; por ejemplo, de “trigo integral”, o de “harina blanca integral”; a la harina enriquecida u otros tipos de harina les han removido la fibra y otros nutrientes importantes. Elija panes integrales para sus sándwiches y como complemento para sus comidas.

Evite los alimentos preparados en panadería que contengan mucha azúcar y grasa tales como las donas, los panecillos dulces y los panecillos ingleses llamados “muffins”. ya que éstos pueden contener más de un 50% de calorías grasas. Los bocadillos livianos como pastel de Ángel y las galletas de jengibre pueden satisfacer a los golosos sin incorporar grasas a la dieta.

Los cereales calientes y fríos usualmente tienen un contenido bajo en grasa. Pero los cereales instantáneos con crema pueden contener aceites ricos en grasas o grasa láctea. Los cereales de granola también pueden tener aceites ricos en grasas y un contenido adicional de azúcares. Busque opciones con un contenido bajo de azúcar tanto para cereales instantáneos como para cereales de granola.

Evite los bocadillos fritos tales como las papitas fritas de paquete y las tortillas fritas. En vez de esas pruebe sus versiones al horno o de bajo contenido graso.

En lugar de éstos: Pruebe estos:
Croissants, galletas, panes blancos y rollos Panes integrales con un bajo contenido en grasa (trigo, centeno y “pumpernickel”)
Donas, pasteles y scones Panecillos ingleses “muffins” y roscas “bagels” integrales pequeñas
Cereales con azúcar y granola regular Tortillas suaves (de maíz o trigo integral)
Galletas dulces Avena, granola con un bajo contenido en grasa y cereal de granos integrales
Papitas fritas u hojuelas de maíz frito y crispetas con mantequilla Galletas de jengibre, de centeno, galletas de soda, saltinas, etc.
Pasta blanca Roscas tipo “pretzel” (sin sal) y crispetas sin mantequilla
Arroz blanco Arroz integral
Arroz frito o pasta y mezclas de arroces que contienen salsas con un alto contenido de grasas Arroz o pasta (sin yema de huevo) con salsas (aderezos) vegetales
Harina multiuso blanca Harina 100% integral

Frutas y verduras

Las frutas y verduras naturalmente tienen un contenido bajo en grasa. Le añaden sabor y variedad a su dieta. También contienen fibra, vitaminas y minerales.

La margarina, mantequilla, mayonesa y crema agria añaden grasa a los vegetales y las frutas Ensaye usar las versiones sin grasa o con un bajo contenido en grasa de estos alimentos. Usted también puede usar yogur sin grasa o yogur con un bajo contenido de grasa o hierbas para aderezar en vez de ello.

En lugar de éstos: Pruebe estos:
Vegetales fritos o servidos con crema, queso o salsas con mantequilla Todos los vegetales crudos, al vapor, asados, horneados o roseados con una pequeña cantidad de aceite de oliva, sal y pimienta.
Coco Fruta fresca
Papas fritas, viruta de papa y papitas fritas de paquete Papas blancas o amarillas al horno

Carne ave y pescado

Carne de res, cerdo, ternera y cordero.
Las formas más saludables para preparar la carne son al horno y asada Los cortes magros pueden cocerse en una cacerola o freírse en poco aceite removiendo constantemente. Use ya sea una sartén que no se pegue o cubra con aceite en aerosol que no se pega en vez de mantequilla o margarina.

Elimine el exceso de grasa en los bordes antes de cocinar. Quite la grasa interior que pueda desprenderse antes de comer. Seleccione cortes con bajo contenido de grasa, es decir magros. Los cortes magros de carne de res y de cordero contienen en su etiqueta la expresión “loin” (solomillo) o “round” (posta de cuarto). Los cortes magros de cerdo contienen la expresión “loin” (solomillo) o “leg” (pierna) en sus etiquetas.

Use hierbas, especias, vegetales frescos y aderezos sin grasa para sazonar la carne. Evite las salsas con un alto contenido de grasa y las salsas hechas a base de jugos de carnes espesados con harina.

Aves
Las formas de preparación más saludables son al horno y asadas. Las aves sin piel pueden cocerse en una cacerola o freírse en poco aceite removiendo constantemente. Use ya sea una sartén que no se pegue o cubra con aceite en aerosol en vez de mantequilla o margarina.

Elimine el exceso de grasa en los bordes antes de cocinar. Las pechugas son una buena alternativa por su bajo contenido graso y alto contenido proteico. Consuma el ganso y pato doméstico solamente de vez en cuando porque ambos tienen un alto contenido en grasa.

Pescado
Cocinar con agua, al vapor, al horno y asado son las maneras más saludables de preparar el pescado. El pescado fresco debe tener un color claro, aspecto húmedo, olor suave, la carne debe tener aspecto firme y elástico. Si no puede obtener pescado fresco de buena calidad cómprelo congelado.

La mayoría de los mariscos tienen un contenido alto de grasa poliinsaturada que es saludable. Los ácidos grasos omega 3 también se encuentran en algunos pescados grasos tales como el salmón y la trucha de agua fría. Estos pueden ayudar a disminuir el riesgo de enfermedad coronaria en algunas personas.

Alimentos intercambiables (“cross-over”)
Los granos secos, las arvejas y las lentejas ofrecen proteína y fibra sin el colesterol y grasa de las carnes. De vez en cuando, trate de sustituir granos en vez de carne en su receta favorita, por ejemplo en la lasaña o el chili.

La Proteína Vegetal Texturizada, PVT (TVP en inglés) se usa ampliamente en muchos alimentos. Una alternativa al consumo de carne con un bajo contenido graso y que no contiene colesterol.son los “perros calientes”, “hamburguesas” y “trocitos de pollo” vegetarianos.

En lugar de éstos: Pruebe estos:
Trocitos de pescado o tortas de pescado apanado regular, pescado enlatado en aceite, mariscos preparados con mantequilla servidos con aderezos con un alto contenido de grasa Pescado (fresco, congelado o enlatado en agua),. trocitos de pescado, tortas de pescado y mariscos (por ejemplo camarones) apanados con bajo contenido graso
Carnes de primera y con bastante grasa Seleccione cortes de carne magra (posta de cuarto, solomillo y lomo)
Costillitas de cerdo y tocineta Cerdo magro (filete y chuleta de cerdo) y tocineta de pavo
Carne molida regular Carne molida magra o extra magra, pollo molido y pechuga de pavo
Carnes frías tales como pepperoni, salami, mortadela y salchicha de hígado “liverwurst” Carnes frías magras tales como pavo, pollo y jamón
Perros calientes regulares o salchicha Perros calientes sin grasa y perros calientes de pavo

Lácteos

Consuma leche descremada o suero de leche.con un contenido bajo en grasa En las recetas de sopas, salsas y café reemplace la crema por leche descremada evaporada.

Pruebe los quesos con un contenido bajo en grasa. Puede utilizar queso ricota descremado en lugar de queso crema para untar las roscas tipo “bagel” o en las salsas para acompañar vegetales. Use quesos parcialmente descremados en sus recetas. Utilice queso “cottage” -requesón- al 1% para cocinar y preparar sus ensaladas. El queso Oaxaca (pera o queso que se deshilacha) es un queso con un contenido bajo en grasa que es rico en calcio y que es un buen bocadillo (“snack”).

El yogur descremado sin azúcar puede reemplazar la crema agria en muchas recetas. Para mantener la textura, mezcle una cucharada de almidón de maíz en cada taza de yogur que emplee en la cocina. Trate de mezclar yogur descremado o con un bajo contenido en grasa con fruta como postre.

El helado de fruta con leche desnadatada es una buena alternativa para sustituir el helado de leche. Tanto el helado con base de agua como el helado común también tienen menor contenido graso que el helado “premium”.

En lugar de éstos: Pruebe estos:
Leche entera o leche al 2% Leche desnatada o leche al 1%
Leche evaporada Leche evaporada desnatada
Suero de leche regular Suero de leche hecho con leche desnatada o con leche al 1%
Yogur hecho con leche entera Leche sin grasa o baja en grasa
Queso regular (ejemplos americano, azul, brie, cheddar, colby y parmesano) Queso con un contenido bajo en grasa con menos de 3 gramos de grasa por porción (ejemplo: queso campesino, queso procesado y queso no lácteo como queso de soja (soya)
Requesón regular Requesón bajo en grasa, descremado y queso campesino con menos de 2% de grasa
Queso crema regular Queso crema bajo en grasa (no más de 3 gramos de grasa por onza)
Helado regular Sorbete, helado de fruta y helado sin grasa o helado con un bajo contenido en grasa (no más de 3 gramos de grasa por 1/2 taza de helado).

Grasas, aceites y dulces

Comer demasiados alimentos ricos en grasas no solamente añade calorías en exceso que pueden causar obesidad y aumento de peso, sino que también aumentan su factor de riesgo para varias enfermedades. Enfermedad del corazón,diabetes, ciertos tipos de cáncer y osteoartritis se han asociado con dietas con un contenido muy alto en grasa. Si usted consume demasiadas grasas saturadas y grasas trans usted tiene mayor probabilidad de tener colesterol alto y enfermedad coronaria.

Los refrescos endulzados tales como jugos de frutas, bebidas de frutas, refrescos carbonatados, bebidas para deportistas, bebidas que dan energía, leche endulzada o con sabor, té helado endulzado, etc. añaden muchas calorías al número total de calorías que usted consume diariamente. Sustituya estas bebidas por agua, por agua con sabor sin calorías, por leche desnatada o con un bajo contenido en grasa, por té no endulzado o por refrescos dietéticos.

En lugar de éstos: Pruebe estos:
Galletas Barras de higos (brevas), galletas de jengibre, y galletas de melaza
Materia grasa para repostería, mantequilla o margarina Aceites de oliva, de soya y de canola
Mayonesa regular Mayonesa con un bajo contenido en grasa o sin grasa
Aderezo para ensaladas regular Aderezo para ensaladas con un contenido bajo en grasa o sin grasa
Usar grasa (incluso mantequilla) para engrasar la sartén Aceite en aerosol que no se pega

Otras organizaciones

 Copyright © 2011 .  Con licencia de publicación a cargo del Grupo CHM Para Camino a la Grandeza.com.ve. Todos los Derechos reservados.

Viernes sin carne: Patatas

Patatas rellenas Gratinadas

Ingredientes

  • Patatas
  • Cebolla
  • Tomate rallado o triturado
  • Champiñón
  • Calabacín
  • Pimienta
  • Aceite
  • Sal
  • Necesitaremos además hacer bechamel vegana
Patatas rellenas gratinadas :: receta vegetariana

Preparación

Abrimos las patatas en dos mitades y las vaciamos haciendo barcas de pata con un borde de un centimetro aproximadamente.

Horneamos las patatas hasta que queden blanditas.

Mientras se hornean las patatas aprovechamos para hacer el relleno y la bechamel: (preparación de bechamel vegana).

Para el relleno troceamos a daditos pequeños los corazones de patata que hemos extraido para hacer las barcas, el calabacín,el champiñon y la cebolla.

Ponemos dos sartenes al fuego, en una freimos los daditos de patata y en otro freimos el calabacin,el champiñón y la cebolla.Una vez estén todas las verduritas fritas, las juntamos en una misma sartén y añadimos el tomate rallado o triturado hasta freir. Al sofrito le añadimos una pizca de pimienta y sal al gusto.

Con este sofrito rellenamos las barcas de patatas que hemos sacado del horno y espacimos por encima la bechamel que hemos preparado.

Volvemos a meter las barcas de patata rellenas al horno y gratinamos. Luego sacamos del horno y a servir.

Comentarios

Es importante poner papel de aluminio o papel de cocina bajo las barcas de patata en la bandeja donde las dispongamos para el horno ya que si no seguro que se pegarán.

Otra opción alternativa a la bechamel es tofu rallado o queso vegano para fundir.

Patatas al ajillo con pimentón

Ingredientes

  • 3 patatas grandes ó 4 medianas
  • de 4 a 6 dientes de ajo
  • 1/3 de vaso (de los de vino) de vinagre aprox.
  • 1 cucharilla de pimentón aprox.
  • aceite para freír
Patatas al ajillo con pimentón :: receta vegetariana

Preparación

Pelar y cortar las patatas en rodajas finas y freírlas.

Mientras se hacen, triturar los ajos en un mortero con algo de sal para facilitar el trabajo. Mezclar en un vaso el vinagre con el pimentón y echar el ajo machacado (cuanto más vinagre y más ajo más fuerte el sabor).

Cuando a las patatas les quede poco para hacerse, quitar casi todo el aceite de freír, echar la mezcla de vinagre y bajar el fuego. Dejar unos minutos y listo.

Comentarios

Receta muy fácil de preparar. Estas patatas son perfectas, por su intenso sabor, para acompañar en el aperitivo con un vinito.

vegetarianismo.net

Vivir Mejor: A mayor descanso, menor obesidad

Un reciente estudio médico demuestra que dormir 10 horas diarias reduce, en los niños, el riesgo de sufrir de sobrepeso.

El despertador suena a las 5:00 de la mañana y, en Venezuela, como en otros países, son muchos los infantes que a esa hora ya deben estar en pie para que sus padres o el transporte escolar de turno los lleve al colegio. El asunto —visto por muchos como una “crueldad” contra las necesidades de descanso de los pequeños de la casa— se ha convertido en una cotidianidad inevitable, debida, principalmente, a los “tempraneros” horarios de las instituciones, a los que se suma el congestionado tráfico citadino, que obliga a salir de casa previendo la cola de costumbre.

Partiendo de este contexto, quizás es pertinente poner sobre la mesa la importancia que tienen las horas de reposo que deben cumplir los niños de acuerdo a su edad. Entre otras aristas del tema, recientemente se determinó, por ejemplo, que el sueño es una nueva arma contra la obesidad infantil. Esto según una investigación llevada a cabo por el Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (Ciberon), ubicado en el Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela. Los resultados del estudio -pulicados recientemente por el diario El Mundo, de España, arrojaron, según una explicación química, que la falta de descanso aumenta la producción de ghrelina, la hormona que aumenta el apetito y, por el contrario, disminuye la leptina, que suprime el hambre. De manera que, quien duerme mal, come más.

Ni lo sueñan
El trabajo de campo de Ciberon fue puesto en práctica en un grupo de niños obesos, cuyas horas de descanso se disminuyen notoriamente, entre otras causas por padecer de trastornos como insomnio, apnea, ronquidos o sonambulismo y otras -más comunes en estos tiempos- como pasar un sinfín de horas nocturnas frente al televisor, la computadora o la videoconsola.

Ocho no son suficientes
Los especialistas de la salud recomiendan, como medidas de higiene del sueño las siguientes: Si bien los adultos deben dormir entre seis y ocho horas diarias, los niños deben cumplir hasta 10 horas de descanso, conducta que reduce en 36% su riesgo de padecer de sobrepeso. Adicionalmente, debe evitarse la estimulación de la actividad cerebral de los pequeños -por lo menos- una hora antes de acostarse. Esto se traduce en asuntos como: ubicar el televisor fuera de la habitación y no leer en la cama, entre otras típicas costumbres domésticas a erradicar en pro de la calidad de vida de quienes están en constante desarrollo orgánico.

Copyright © 2011 Estampas & CHM (Camino a la Grandeza) Todos los Derechos reservados.

 

 

 

Vivir Mejor: cómo aprender de los niños

Tips para readquirir conductas a la hora de sentarnos a la mesa; buscar nuevos sabores y ser más selectivo con los alimentos son algunos de los consejos.

Tips para readquirir conductas a la hora de sentarnos a la mesa; buscar nuevos sabores y ser más selectivo con los alimentos son algunos de los consejos

Existen conductas que se van perdiendo con el paso de los años, como los hábitos saludables que teníamos de chicos y ahora dejamos de lado.

La falta de tiempo, el stress y las nuevas actividades son algunos de los factores que influyen en nuestros hábitos de todos los días, como sentarnos a comer.

Para volver a adquirir esas conductas que dejamos atrás, TuAlmaZen.com comparte los consejos de la especialista en nutrición Michelle May, M.D. y fundadora de Am I Hungry? .

1. Comé cuando sientas hambre. Desde el momento en que nacen, los bebes saben cuándo y cuánto necesitan comer – ¡y van a ponerse a llorar para que nos enteremos!-. Así como van creciendo este instinto fundamental se puede des-aprender. Llegado el momento de la adultez, puede que hayan aprendido a comer según otras razones que no se relacionen con el sentir hambre -horarios de las comidas, tentaciones, stress, bronca, aburrimiento, entre otros incontables disparadores. A partir del reconocimiento de la diferencia entre la necesidad de comer y las ganas de comer, los adultos podemos re-aprender cuándo y cuánto comer.

2. Pará de comer cuando te sientas lleno. Un bebe va a girar la cabeza fuera de la llegada de la cuchara o del tenedor cuando ya tuvo suficiente comida. Y un niño puede tirar la comida en el suelo para demostrar que ya comió lo suficiente. Pero como adultos tenemos el hábito de “limpiar” nuestros platos.

3. Tener hambre nos pone de mal humor: estar cansado, tener hambre o sentir una frustración nos asegura un niño ofuscado ¡y esto afecta a los adultos de igual manera!

4. Los snacks son buenos. Los niños naturalmente prefieren comer o picar pequeñas porciones de comida entre la cena o el almuerzo siempre y cuando sientan hambre. Ese patrón de conducta mantiene el metabolismo en movimiento todo el día.

5. Juega con tu comida. La mayoría de los niños ama examinar, oler y tocar la comida que tienen delante. Desde que al acto de comer es una experiencia sensorial completa, ellos aprovechan lo máximo de cada bocado. Este tipo de acercamiento “infantil” a la comida te va a ayudar a comer menos y disfrutar más.

6. Todas las comidas encajan. Los niños tienen una preferencia natural por el dulce y los sabores altos en grasas. Aunque los padres se preocupen por esto, estas comidas “divertidas” pueden ser parte de una dieta saludable.

7. Sé un comensal quisquilloso. Los niños no comen facilmente aquello que no les agrada. Pensá cuánto menos comerías si dejaras a un lado aquello que sabe “más o menos”.

8. Puedes aprender a que te gusten nuevas comidas. Alimentarse sanamente es un gusto que se adquiere. Una buena nutrición es esencial, por eso proveerse de una variedad de comida que se vea bien y sea saludable va a beneficiar a la familia por entero.

9. Sigue al líder: follow the leader. Enfrentémoslo… los niños suelen observar y muchas veces imitar lo que hacemos. Si nos observan comiendo una variedad de comidas saludables y ejercitándonos con asiduidad, van a aprender de tomar un buen cuidado por sus propios cuerpos.

10. ¡Hay más que helado y torta para una buena fiesta!: invitá a un niño a una fiesta y seguro va a estar más interesado en lo que hay para hacer que en lo que hay de comer. Invitá a un adulto a una fiesta y te va a preguntar qué comida se va a servir. No tenés que evitar las fiestas para seguir en forma o no salirte de la dieta: tan sólo enfocate en el principal propósito del evento – ser social.

11. Comer con tu familia es divertido. Desde que los bebes y niños deben ser alimentados por sus padres, tienen una tendencia a disfrutar comer con otras personas. El tiempo de comer en familia es tu oportunidad para modelar buenos hábitos y conectarse con los otros.

12. ¡Es aburrido sentarse! Los niños suelen preferir seguir en movimiento constante porque están explorando el mundo que los rodea. Los chicos aman correr en el césped o en el jardín, mientras se desafían a ellos mismos con otras actividades con mayor complejidad. Así como van creciendo, la televisión, los video juegos y las computadoras van acaparando su atención. Por estas razones, es positivo estimular otras actividades que permitan usar el tiempo en algo más que la pura pantalla.

13. Dormir está bueno. Después de un día repleto de cosas, los niños necesitan un buen descanso nocturno que los prepare para todas las aventuras del día que sigue.

14. Vive en el aquí y ahora. Los niños son los maestros de la vida en el presente. No pierden energía de más en preocuparse por lo que acaba de pasar o lo que ocurrirá mañana. ¡Podemos aprender muchísimo de los niños!

Vivir Mejor: Beneficios del Té Verde

1) Cáncer
El té verde ayuda a reducir el riesgo del cáncer.
El antioxidante en el té verde es 100 veces más efectivo que la vitamina C y 25 veces mejor que la vitamina E.
Esto ayuda al cuerpo a proteger sus células del daño que se asocia con el cáncer.

2) Enfermedades del Corazón
El té verde ayuda a prevenir enfermedades del corazón y derrame cerebral al reducir el nivel del colesterol.

Aún depués de un ataque al corazón, previene la muerte de las células y acelera la recuperación de las células del corazón.

3) Anti- evejecimiento
El té verde contiene antioxidantes conocidos como polifenoles que atacan a los radicales libres.
Lo que significa que ayuda a combatir los efectos del envejecimiento y promueve la longevidad..★

4) Perder Peso
El té verde ayuda a que el cuerpo pierda peso.
Quema la grasa y es un estimulante natural del metabolismo.
Puede ayudar a quemar hasta 70 calorías por día, lo que se traduce en 3.17 kg por año.

5)Piel
El antioxidante en el te verde protege la piel de los efectos dañinos de los radicales libres, que son los causantes de las arrugas y el envejecimiento de la piel.
El té verde también ayuda en la lucha contra el cáncer de piel.

6) Artritis
El té verde ayuda a prevenir y a reducir el riesgo de artritis reumatoide.
Es de gran beneficio para la salud ya que protege el cartílago y bloquea las enzimas que destruyen el cartílago.

7) Huesos
La clave es su alto contenido de fluoruro que ayuda a mantener los huesos fuertes.
Al beber té verde cada día, se ayuda a preservar la densidad ósea.

8) Colesterol
El té verde ayuda a reducir el nivel de colesterol.
También mejora la proporción de buen colesterol y mal colesterol, reduciendo el nivel del colesterol malo.

9) Obesidad
El té verde ayuda a prevenir la obesidad al detener el movimento de la glucosa en las células grasas.
Quien siga una dieta sana, haga ejercicio regularmente y beba té verde, es muy poco probable que llegue a estar obeso.

10) Diabetes
El té verde mejora el metabolismo en relación a los lípidos y la glucosa, y previene de súbitos incrementos en el nivel de azúcar en la sangre, equilibrando el metabolismo general.

11) Alzheimer
El té verde ayuda a fortalecer la memoria.
Aunque aún no se conoce cura para el Alzheimer, el té verde ayuda a ralentizar el proceso de reducción de acetilcolina en el cerebro, que es lo que provoca el Alzheimer.

12) Mal de parkinson
Los antioxidantes en el té verde ayudan a prevenir el daño celular en el cerebro, que es una de las causas del mal de Parkinson.
Quien toma té verde regularmente es muy poco probable que desarrolle esta enfermedad.

13) Enfermedades Hepaticas
El té verde ayuda a prevenir las fallas de trasplante de hígado en personas con disfuncionamiento hepático.
Las investigaciones muestran que el té verde destruye los radicales libres en el hígado graso.

14) Alta Presion
El té verde ayuda a prevenir la alta presión sanguínea.
Beber té verde ayuda a reducir la presión sanguínea al reprimir la angiotensina, que hace elevar la presión sanguínea.

15) Intoxicación por alimentos
El catechin que se encuentra en el té verde puede matar las bacterias que causan el envenenamiento por alimentos y destruye las toxinas producidas por esas bacterias.

16) Azucar en la Sangre
El azúcar en la sangre tiende a incrementar con la edad, pero los polifenoles y los polisacáridos en el té verde ayudan a reducir el nivel de azúcar en la sangre.

17) Inmunidad
Los polifenoles y flavonoides que se encuentran en el té verde ayudan a estimular el sistema inmunológico, fortaleciendo la salud en su lucha contra las infecciones.

18) Gripe
El té verde ayuda a evitar la gripe y los resfriados.
La vitamina C en el té verde ayuda en el tratamiento del resfriado y la gripe común.

19) Asma
La Teofilina en el té verde relaja los músculos que soportan los tubos bronquiales, reduciendo la severidad del asma.

20) Infección de Oidos
El té verde es de gran ayuda para combatir el problema de infección de oídos.
Para una limpieza natural de oídos, empapar un cotonete en té verde y limpiar el oído infectado.

21) Herpes
El té verde incrementa la efectividad del tratamiento de interferon para el Herpes.
Primero se aplica una compresa de té verde y luego se deja secar la piel antes de aplicar el tratamiento de interferon.

22) Caries
El té verde destruye las bacterias y virus que causan muchos de los problemas dentales.
También ralentisa el crecimiento de bacterias que provocan el mal aliento.

23) Stress
La L-teanina, que es un tipo de amino ácido que se encuentra en el té verde, puede ayudar a reducir el stress y la ansiedad.

24) Alegias
El EGCG que

se encuentra en el té verde mitiga las alergias.

Entonces, si existen alergias, debe considerarse seriamente el beber té verde con regularidad.

25) Vih

Los científicos en Japón han encontrado que el EGCC (Epigallocatechin Gallate) del té verde puede ayudar a reducir el ataque del VIH a las células saludables del sistema inmunológico.
Lo que esto significa es que el té verde puede ayudar a detener que se extienda el VIH.

Vivir Mejor: 10 dias para limpiar nuestro cuerpo

LIMPIADORA DE 10 DÍAS

• Comience cada mañana con el Té de la Polaridad y Limpieza de Hígado.

• Para el resto del día, coma únicamente frutas y verduras (no coma verduras almidonadas como papas y calabacitas)

• Puede ingerir aceite de oliva, limón, y aderezo de ajo, pero sólo después de que las verduras hayan sido cocinadas – No cocine en aceite!

• Mantenga esta dieta por 3-10 días. Los dolores de cabeza, náusea, y flatulencia son una parte normal de la limpieza del proceso y no deben ser motivo de preocupación.

• Tome las cosas con calma durante este período limpiador.

• Usted puede comer tanto como desee.

TÉ DE LA POLARIDAD

1 onz. Raíz de regaliz (en trozos)
1 onz. Semilla de hinojo
1 onz. Semilla de fenegreco
2 onz. Semilla de lino

Preparación: Mezcle los ingredientes juntos mientras están secos. Tome 1 cucharadita de la mezcla y cuézala a fuego lento en aproximadamente 2 tazas de agua. Cuélela y bebida. La dosis recomendada es 2 tazas por día.

LIMPIEZA DEL HÍGADO (Receta Simple Indú)

6 onzas de jugo cítrico fresco (naranja o toronja)
½ Limón
1 diente de ajo o ½ cucharadita de jengibre fresco
1 cucharadita de aceite de oliva